Ve­rano ener­gi­zan­te

TAO - Tomo I - - Nota De Tapa -

El ve­rano es el mo­men­to en que el cuer­po está en su má­xi­ma expresión, la ener­gía Yang do­mi­na es­te ci­clo, es una épo­ca de desa­rro­llo, el Chi y la san­gre aflo­ran a la su­per­fi­cie, se li­be­ran y nos in­cen­ti­van a po­ner­nos en mo­vi­mien­to, la ener­gía quie­ta, acu­mu­la­da en in­vierno, de­be con­su­mir­se, ex­pre­sar­se. En es­te mo­men­to es muy im­por­tan­te via­jar, sa­lir, es­tar afue­ra tan­to de la ca­sa co­mo del lu­gar don­de uno vi­ve, por­que pro­du­ce un in­ter­cam­bio po­si­ti­vo de la ener­gía vi­tal.

Los me­ri­dia­nos del ele­men­to Fue­go, prin­ci­pal­men­te los del co­ra­zón e in­tes­tino del­ga­do, tra­ba­jan en su má­xi­ma po­ten­cia. Re­cor­de­mos que se­gún el mo­men­to del año en que nos en­con­tre­mos, los me­ri­dia­nos fun­cio­nan de dis­tin­ta for­ma, con­cen­tran­do o re­du­cien­do su ac­ti­vi­dad.

El co­ra­zón, pro­ta­go­nis­ta del ele­men­to Fue­go, es el que re­gu­la las emo­cio­nes, los sen­ti­mien­to aflo­ran y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras pue­den pre­dis­po­ner a la irri­ta­bi­li­dad. De­be­mos pro­cu­rar no eno­jar­nos, es im­por­tan­te bus­car la tran­qui­li­dad; si es­ta­mos en cal­ma ayu­da­re­mos al or­ga­nis­mo a es­tar sa­lu­da­bles y apro­ve­char la ener­gía que flu­ye. El mal­hu­mor y la an­sie­dad rom­pen la ar­mo­nía fí­si­ca

Có­mo apro­ve­char es­ta eta­pa y las va­ca­cio­nes pa­ra re­car­gar­se de ener­gía y en­ca­rar el res­to del año a pleno. Ejer­ci­cios de

res­pi­ra­ción, cui­da­dos y con­se­jos de ali­men­ta­ción,

y re­ce­tas con pla­tos sen­ci­llos pa­ra re­for­zar el or­ga­nis­mo.

y men­tal y es el co­ra­zón el que más su­fre.

A cui­dar­se del frío

Aun­que pa­rez­ca una con­tra­dic­ción, en ve­rano te­ne­mos que evi­tar en­friar­nos;no to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios en es­ta es­ta­ción del año pue­de ge­ne­rar en­fer­me­da­des que se ma­ni­fes­ta­rán en el oto­ño. Por ejem­plo, de­be­mos evi­tar con­su­mir ali­men­tos o be­bi­das muy frías, in­clu­yen­do he­la­dos, por­que to­da la ener­gía se ex­pre­sa fue­ra del cuer­po e in­ter­na­men­te se en­cuen­tra des­pro­te­gi­do.

La fres­cu­ra cor­po­ral se lo­gra con el con­su­mo de ali­men­tos y be­bi­das de na­tu­ra­le­za fres­ca, no con co­sas frias.

Por otra par­te, el uso del ven­ti­la­dor no es re­co­men­da­ble, es­pe­cial­men­te cuan­do se duer­me, ya que ge­ne­ra vien­to, con­si­de­ra­do el rey de las en­fer­me­da­des, que arras­tra la ener­gía que ro­dea al cuer­po y no le per­mi­te re­equi­li­brar al or­ga­nis­mo.

En cuan­to a la ali­men­ta­ción, en el ve­rano es me­jor apro­ve­char los pro­duc­tos de es­ta­ción y se­guir al­gu­nas le­yes bá­si­cas (ver re­cua­dro Las seis...), que nos ayu­da­rán a apro­ve­char es­ta eta­pa pa­ra re­car­gar­nos de ener­gía. En cuan­to a los con­di­men­tos, es mo­men­to de con­su­mir me­nos

sal(ener­gía Yin) y más jen­gi­bre que, con su ener­gía Yang y su sa­bor pi­can­te, pro­te­ge con­tra to­do lo ne­ga­ti­vo que ame­na­za al or­ga­nis­mo, es­pe­cial­men­te la hu­me­dad que ge­ne­ra el ve­rano. Tam­bién es im­pres­cin­di­ble pa­ra re­for­zar las de­fen­sas y ase­gu­rar la bue­na sa­lud; lo in­di­ca­do es be­ber un va­so diario de té de jen­gi­bre.

Apro­ve­char las va­ca­cio­nes

A la ho­ra de ele­gir el des­tino de nues­tras va­ca­cio­nes de­be­mos sa­ber que se­gún su na­tu­ra­le­za, ca­da uno tie­ne más afi­ni­dad con de­ter­mi­na­dos am­bien­tes que in­ter­ac­túan de mo­do pun­tual so­bre la ener­gía per­so­nal.

“Las per­so­nas so­li­da­rias y con sen­ti­mien­tos com­pa­si­vos pre­fie­ren las mon­ta­ñas; aque­llas que son tem­pe­ra­men­ta­les, con pen­sa­mien­tos más rá­pi­dos, op­tan por el agua”, ase­gu­ra el maestro Liú Ming. Sea cual fue­re nues­tra per­so­na­li­dad, de­be­mos sa­ber que la mon­ta­ña po­see ener­gía Yin y trans­mi­te quie­tud, des­can­so e in­vi­ta a la me­di­ta­ción; por el con­tra­rio, el mar o el río po­seen ener­gía Yang e in­du­cen al mo­vi­mien­to y la ex­pan­sión. “El bos­que de pi­nos es tam­bién muy ade­cua­do, ya que es­ta es­pe­cie tie­ne una na­tu­ra­le­za ener­gé­ti­ca muy pa­re­ci­da a la hu­ma­na. Pa­sar un tiem­po allí re­fuer­za la ener­gía y ge­ne­ra buen áni­mo y es el lu­gar ideal pa­ra me­di­tar,

ac­ti­vi­dad que de­be­ría­mos apro­ve­char pa­ra ha­cer en es­ta épo­ca”.

Cuan­do se pa­sa gran par­te de las va­ca­cio­nes al ai­re li­bre, es im­por­tan­te pro­te­ger la piel, cu­brién­do­la en un pri­mer mo­men­to has­ta que se adap­te a ese ti­po de cli­ma, lue­go ex­po­ner­la al sol de a po­co, pa­ra no da­ñar­la. “Pe­ro de lo que más nos de­be­mos cui­dar cuan­do es­ta­mos de va­ca­cio­nes es del vien­to –re­cuer­da Liú Ming. Es­tar ex­pues­tos mu­chas ho­ras a él, arras­tra la ener­gía Yang que en­vuel­ve al cuer­po, de­ján­do­lo des­pro­te­gi­do y vul­ne­ra­ble a cual­quier en­fer­me­dad”.

Si ele­gi­mos des­ti­nos con agua es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta al­gu­nos de es­tos con­se­jos: “El im­pac­to del agua muy fría en el cuer­po no es bueno y tie­ne con­se­cuen­cias fí­si­cas a lar­go pla­zo. Hay que in­gre­sar al agua muy pau­la­ti­na­men­te y evi­tar ba­ñar­se en­tre las 13 y las 15 ho­ras, por­que en ese mo­men­to los me­ri­dia­nos tra­ba­jan to­man­do la ener­gía de la tie­rra, y es me­jor es­tar en con­tac­to con ella. En cam­bio, de 15 a 17 ho­ras los me­ri­dia­nos fun­cio­nan con la ener­gía del agua”.

El ai­re que ener­gi­za

En es­ta épo­ca del año la ac­ti­vi­dad fí­si­ca se de­be rea­li­zar ex­clu­si­va­men­te por la ma­ña­na tem­prano o de lo con­tra­rio al fi­nal de la tar­de, cuan­do ba­ja el sol y no de­be re­que­rir de­ma­sia­do des­gas­te de ener­gía. Lo más re­co­men­da­ble es la na­ta­ción, las ca­mi­na­tas y la prác­ti­ca de ejer­ci­cios de Kung Fu in­terno, co­mo Yi Qan, Tai Chi Chuan, Pa Kua, etc. “Es una eta­pa en la que hay que apro­ve­char el día al má­xi­mo; acos­tar­se tar­de, aun­que nun­ca lue­go de la una de la ma­dru­ga­da y le­van­tar­se tem­prano, es de­cir cuan­do ama­ne­ce. En­tre cin­co y seis ho­ras de sue­ño noc­turno son más que su­fi­cien­tes en es­ta épo­ca del año y jun­to con una sies­ta cor­ta de quin­ce o vein­te mi­nu­tos lue­go de al­mor­zar al­can­za­rá pa­ra lo­grar sen­tir­nos ple­nos”.

Pe­ro lo bueno de rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca en es­ta eta­pa está en reali­dad en la res­pi­ra­ción, ya que está allí el se­cre­to pa­ra re­car­gar­se de ener­gía. “Cuan­do voy a la pla­ya veo que las per­so­nas tie­nen la mis­ma cos­tum­bre: acos­tar­se en la are­na a des­can­sar, es­tar in­mó­vi­les. Mi re­co­men­da­ción es que apro­ve­chen ese mo­men­to y, en esa mis­ma pos­tu­ra, prac­ti­quen la res­pi­ra­ción cons­cien­te y be­ne­fi­cien do­ble­men­te al or­ga­nis­mo”. Por otra par­te, hay que ele­gir el ai­re que res­pi­ra­mos se­gún las ne­ce­si­da­des de nues­tro cuer­po en un de­ter­mi­na­do mo­men­to: “Cuan­do lle­ga­mos a un lu­gar po-

de­mos sen­tir­nos có­mo­dos o mo­les­tos, el cuer­po no siem­pre ne­ce­si­ta lo mis­mo y te­ne­mos que es­cu­char­lo, cuan­do no es­ta­mos a gus­to de­be­mos cambiar in­me­dia­ta­men­te de es­pa­cio”.

¿Có­mo prac­ti­car la res­pi­ra­ción cons­cien­te? Es muy sen­ci­llo: acos­ta­dos, abrir los bra­zos y pier­nas has­ta lo­grar es­tar có­mo­dos. Con­cen­trar­se to­do lo po­si­ble, la men­te guia­rá el ai­re que en­tra por la na­riz. Ins­pi­rar, y al ha­cer­lo, ima­gi­nar el re­co­rri­do que está si­guien­do el ai­re y sen­tir có­mo lle­ga a ca­da par­te del cuer­po, mo­di­fi­cán­do­lo y ex­pan­dién­do­lo. Acen­tuar es­ta sen­sa­ción en aque­llos lu­ga­res en los que crea­mos que al­go no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te (el hí­ga­do, los ri­ño­nes, las ar­ti­cu­la­cio­nes, etc.). Ex­ha­lar, en ese mo­men­to to­do vuel­ve a su lu­gar, se reaco­mo­da y se ar­mo­ni­za. El ai­re sa­le por la na­riz, pe­ro pre­via­men­te re­co­rre to­da la bo­ca, pa­sa por la gar­gan­ta y se eli­mi­na jun­to a los tó­xi­cos de nues­tro or­ga­nis­mo. “La ins­pi­ra­ción y la ex­ha­la­ción de­ben ser con­ti­nuas, sin pau­sas y es­pon­tá­neas. El ai­re en­tra, trans­for­ma, lle­ga al má­xi­mo, ba­ja y sa­le, cum­ple un ci­clo. Nun­ca de­be­mos in­flar y va­ciar los pul­mo­nes de ai­re co­mo si fue­sen só­lo una bol­sa ayu­da­da por el dia­frag­ma,el tra­ba­jo de la res­pi­ra­ción es con to­do el cuer­po”.

Las ca­mi­na­tas en la are­na tam­bién ener­gi­zan. En los pies te­ne­mos una se­rie de pun­tos re­fle­jos re­la­cio­na­dos con ca­da par­te del cuer­po, al ca­mi­nar des­cal­zos so­bre una su­per­fi­cie blan­da, se lo­gra es­ti­mu­lar to­dos esos pun­tos a la vez. “De­be­mos con­cen­trar­nos en la pi­sa­da, sen­tir el con­tac­to con la tie­rra y la ener­gía que nos trans­mi­te. Si acom­pa­ña­mos es­te ejer­ci­cio con la res­pi­ra­ción cons­cien­te, lo­gra­re­mos el equi­li­brio to­tal por­que es­ta­re­mos lim­pian­do los ca­na­les ener­gé­ti­cos pa­ra per­mi­tir que és­ta flu­ya na­tu­ral­men­te y vol­ve­re­mos de las va­ca­cio­nes real­men­te re­no­va­dos”, con­clu­ye Liú Ming

En­tre cin­co y seis ho­ras

de sue­ño noc­turno son su­fi­cien­tes

en es­ta épo­ca del año pa­ra sen­tir­se

pleno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.