Gim­na­sia pa­ra la her­nia de disco

TAO - Tomo I - - Arte -

Es uno de los ma­les más fre­cuen­tes en per­so­nas de me­dia­na edad y sus con­se­cuen­cias pue­den pro­vo­car pro­ble­mas pos­tu­ra­les de por vi­da. Có­mo ha­cer pa­ra pre­ve­nir­lo y ali­viar los do­lo­res.

La her­nia de disco se pro­du­ce cuan­do una par­te de una vér­te­bra se des­pla­za de su lu­gar y ocu­pa un es­pa­cio que no le co­rres­pon­de, com­pri­mien­do la mé­du­la es­pi­nal o un ner­vio y, co­mo con­se­cuen­cia, pro­du­ce un do­lor pun­zan­te.

Las mo­les­tias que pro­vo­ca una her­nia pue­den ser de dis­tin­ta in­ten­si­dad, ubi­car­se en un lu­gar con­cre­to de la es­pal­da, o ex­ten­der­se ha­cia las pier­nas se­gún el gra­do de da­ño de la vér­te­bra. Tam­bién pue­de pre­sen­tar­se ador­me­ci­mien­to o fal­ta de sen­si­bi­li­dad en las ex­tre­mi­da­des.

“Pa­ra en­ten­der un po­co más es­te pro­ble­ma es ne­ce­sa­rio que co­noz­ca­mos có­mo fun­cio­na la ener­gía vi­tal en el in­te­rior de nues­tro or­ga­nis­mo – afir­ma Liú Ming. Aun­que no nos de­mos cuen­ta, se tra­ta de un me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción muy so­fis­ti­ca­do. En el ca­so pun­tual de la co­lum­na, cuan­do dor­mi­mos me­di­mos por lo me­nos dos cen­tí­me­tros más que cuan­do es­ta­mos de pie y co­mún­men­te se cree que es por­que el cuer­po se re­la­ja y el es­pa­cio in­ter­ver­te­bral se di­la­ta, pe­ro es­te es un pen­sa­mien­to equi­vo­ca­do. La ver­da­de­ra ra­zón tie­ne que ver con el me­ca­nis­mo de cir­cu­la­ción de la ener­gía cor­po­ral: du­ran­te el día la ener­gía va de Yin a Yang, es de­cir se mue­ve de aden­tro ha­cia fue­ra; en la no­che, en el mo­men­to del des­can­so, va de Yang a Yin, es de­cir, des­de afue­ra ha­cia aden­tro. Es­ta ener­gía lle­ga has­ta la pro­fun­di­dad del hue­so pa­ra re­vi­ta­li­zar­lo y en ese pro­ce­so “llena” el disco in­ter­ver­te­bral, dán­do­le ma­yor vo­lu­men”.

Si no des­can­sa­mos de­bi­da­men­te es­te me­ca­nis­mo no se cum­ple, los dis­cos ver­te­bra­les no se ali­men­tan y el hue­so to­ma un lu­gar in­de­bi­do.

Prin­ci­pal­men­te hay tres cau­sas que ge­ne­ran es­te pro­ble­ma: pue­de por un ac­ci­den­te, por rea­li­zar un es­fuer­zo ex­ce­si­vo o por de­bi­li­dad del cuer­po. Es­te úl­ti­mo ca­so es, en ge­ne­ral, por te­ner un ex­ce­so de re­la­cio­nes se­xua­les o por una ma­la ali­men­ta­ción. “Re­cu­pe­rar­se de es­ta do­len­cia lle­va tiem­po pe­ro no es im­po­si­ble. En pri­mer lu­gar hay que dor­mir la can­ti­dad de ho­ras ne­ce­sa­rias se­gún la es­ta­ción del año; tam­bién la me­di­ta­ción es ne­ce­sa­ria en es­tos ca­sos, por­que po­dre­mos di­ri­gir la res­pi­ra­ción y la ener­gía ha­cia ese lu­gar afec­ta­do”.

Co­mo en ca­si to­das las le­sio­nes óseas o ar­ti­cu­la­res es im­por­tan­te tam­bién

ha­cer al­gún ejer­ci­cio fí­si­co pun­tual pa­ra re­pa­rar ese da­ño. Exis­te uno muy sen­ci­llo de rea­li­zar y muy efec­ti­vo, só­lo es ne­ce­sa­rio con­tar con un tra­pe­cio o bien se pue­de ins­ta­lar una ba­rra por­tá­til (se ven­den en ca­sas de de­por­tes) en el mar­co de una puer­ta pa­ra po­der col­gar­se de las ma­nos. Vea­mos pa­so a pa­so ca­da ejer­ci­cio es­pe­cí­fi­co se­gún la zo­na de la co­lum­na a tra­tar:

Pa­ra la zo­na cer­vi­cal y dor­sal

1-To­mar­se fir­me­men­te de la ba­rra con am­bas ma­nos en la pos­tu­ra que re­sul­te más có­mo­da.

2-De­jar caer el pe­so ha­cia ba­jo, apo­yan­do en el sue­lo só­lo las pun­tas de los pies.

3-In­ten­tar le­van­tar am­bos pies fle­xio­nan­do la ro­di­lla.

4-Una vez que se do­mi­nen los pa­sos an­te­rio­res cru­zar las pan­to­rri­llas por de­trás y se­pa­rar las ro­di­llas.

“Cuan­do dor­mi­mos me­di­mos por lo me­nos dos cen­tí­me­tros más

que cuan­do es­ta­mos de pie y co­mún­men­te se cree que es por­que el cuer­po se re­la­ja y el es­pa­cio in­ter­ver­te­bral se di­la­ta, pe­ro es­te es un pen­sa­mien­to

equi­vo­ca­do”.

Pa­ra la zo­na lum­bar

1- Par­tien­do de la pos­tu­ra 1 del ejer­ci­cio an­te­rior, jun­tar las pier­nas y fle­xio­nar am­bas ro­di­llas; as­cen­der to­do lo que sea po­si­ble.

2- Gi­rar ha­cia la de­re­cha, sos­te­ner y re­la­jar.

3- En la mis­ma po­si­ción gi­rar ha­cia la iz­quier­da, sos­te­ner y re­la­jar. To­dos los mo­vi­mien­tos de­ben ir acom­pa­ña­dos por la res­pi­ra­ción; siem­pre se ins­pi­ra y se ex­ha­la per­fec­ta­men­te por la na­riz, el ai­re de­be en­trar y sa­lir por el mis­mo con­duc­to, de es­ta for­ma lle­ga a ca­da lu­gar del cuer­po, abrien­do las ar­ti­cu­la­cio­nes de to­dos los hue­sos y ajus­tán­do­las, al mis­mo tiem­po se con­cen­tra la res­pi­ra­ción en la zo­na afec­ta­da.Al mo­men­to de ele­var el cuer­po hay que ins­pi­rar, pa­ra lo­grar con­se­guir la fuer­za; al ba­jar y re­la­jar la pos­tu­ra hay que ex­ha­lar.

Di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra las con­trac­tu­ras

Cuan­do el do­lor a lo lar­go de la co­lum­na se pro­du­ce por una con­trac­tu­ra mus­cu­lar, po­de­mos re­cu­rrir a la di­gi­to­pun­tu­ra.

En el se­gun­do me­ta­car­po (co­rres­pon­dien­te al de­do ín­di­ce), se en­cuen­tra re­pre­sen­ta­da to­da la co­lum­na ver­te­bral. Si di­vi­di­mos es­te hue­so en tres, te­ne­mos que la pri­me­ra par­te (la más cer­ca­na a la fa­lan­ge) co­rres­pon­de a la co­lum­na cer­vi­cal, la del me­dio a la co­lum­na dor­sal y la úl­ti­ma a la co­lum­na lum­bar y sa­cra.

Cuan­do es­ta­mos muy do­lo­ri­dos de­be­mos apli­car pre­sión en el tra­mo que co­rres­pon­da; al ha­cer­lo se sen­ti­rá un do­lor pro­fun­do, sin em­bar­go se de­be con­ti­nuar has­ta ali­viar la mo­les­tia de la co­lum­na.

Al mo­men­to de ha­cer pre­sión en es­te pun­to, se de­be rea­li­zar un mo­vi­mien­to sua­ve de la zo­na de la co­lum­na afec­ta­da e ins­pi­rar y ex­ha­lar, pa­ra que la ener­gía se des­pla­ce co­rrec­ta­men­te.Re­cor­de­mos que siem­pre se tra­ta el la­do iz­quier­do pa­ra emer­gen­cias y do­lo­res re­cien­tes y el de­re­cho pa­ra do­lo­res de lar­ga da­ta

Pos­tu­ra 1:

to­mar­se fir­me­men­te de la ba­rra

y de­jar caer el pe­so ha­cia aba­jo.

Pos­tu­ra 2:

in­ten­tar cru­zar las pier­nas por de­trás y re­la­jar.

Pos­tu­ra 3: Fle­xio­nar las pier­nas, gi­rar ha­cia la de­re­cha y

sos­te­ner.

Pos­tu­ra 4: gi­rar ha­cia la iz­quier­da

y sos­te­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.