El té de la dio­sa bu­dis­ta

TAO - Tomo I - - Tie Guan Yin -

Es­ta va­rie­dad, de sa­bor in­ten­so y le­ve­men­te áci­do, de­be su ori­gen a la ini­cia­ti­va de un jo­ven as­pi­ran­te a mi­li­tar que in­ven­tó una par­ti­cu­lar ma­ne­ra

de fer­men­ta­ción. El por qué de su nom­bre.

El Tie Guan Yin es un té muy fa­mo­so y apre­cia­do en Chi­na, pro­vie­ne de la zo­na sur y su ori­gen se re­mon­ta a la épo­ca de la di­nas­tía Ching (1644-1911). Se­gún cuen­ta la his­to­ria, un jo­ven muy hu­mil­de que que­ría ser ofi­cial del ejér­ci­to de­ci­dió crear una va­rie­dad de té pa­ra ob­se­quiar­le y con­gra­ciar­se con el pro­fe­sor que le to­ma­ría el ri­gu­ro­so exa­men de in­gre­so a la es­cue­la mi­li­tar de Pe­kín. En esa épo­ca era una cos­tum­bre muy arrai­ga­da dar­le un re­ga­lo o di­ne­ro a los maes­tros. Pe­ro es­te jo­ven no te­nía re­cur­sos aun­que sí era un gran ex­per­to en té.

Sor­pren­di­do, el maestro acep­tó el ob­se­quio y al pro­bar­lo su­po de in­me­dia­to que ha­bía re­ci­bi­do al­go muy es­pe­cial, en­ton­ces se lo lle­vó al em­pe­ra­dor Qian Long, un ex­per­to en la ma­te­ria, quien que­dó muy sa­tis­fe­cho con la nue­va va­rie­dad.

El alumno pu­do dar el exa­men y lue­go de apro­bar­lo fue ci­ta­do por el em­pe­ra­dor, quien le pre­gun­to có­mo ha­bía bau­ti­za­do a su té. Sor- pren­di­do, el jo­ven le con­tes­tó con lo que pri­me­ro le vino a la men­te. Le di­jo que se lla­ma­ba tie, que sig­ni­fi­ca hie­rro (por su pe­so su­pe­rior a los de­más) y Guan Yin, por­que es el nom­bre de una dio­sa bu­dis­ta que el em­pe­ra­dor ado­ra­ba por su in­men­sa bon­dad y com­pa­sión. Así na­ció el té de hie­rro de la dio­sa Guan Yin.

El em­pe­ra­dor in­me­dia­ta­men­te le en­tre­gó al alumno un di­plo­ma de ho­nor co­mo maestro del té y lo entusiasmó con la idea de de­di­car su vi­da al es­tu­dio y ex­pe­ri­men­ta­ción de nue­vas va­rie­da­des. El jo­ven le di­jo en­ton­ces que él ha­bía de­ci­di­do ser mi­li­tar por­que que­ría ser­vir a su país, pe­ro el em­pe­ra­dor lo per­sua­dió ex­pli­cán­do­le que el té es tan im­por­tan­te co­mo los gue­rre­ros: uno pa­ra la de­fen­sa del te­rri­to­rio; el otro pa­ra la sa­lud de la po­bla­ción.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

El ras­go dis­tin­ti­vo del tie Guan Yin son sus ho­jas pe­sa­das, de co­lor ver­de os­cu­ro y bri­llan­te. En sí es una va­rian­te del Wu Long y se con­si­gue a par­tir de plan­tas muy pe­que­ñas (no más de dos años). El pro­ce­so pa­ra ob­te­ner­lo es muy com­ple­jo: pri­me­ro se fer­men­ta un 30% y se se­ca al ai­re li­bre, lue­go se hu­me­de­ce y por úl­ti­mo se vuel­ve a fer­men­tar. Es­te tra­ta­mien­to se re­pi­te has­ta vein­te ve­ces.

Be­ne­fi­cios

Su sa­bor in­ten­so y le­ve­men­te áci­do es­ti­mu­la la pro­duc­ción de sa­li­va, que ayu­da a la di­ges­tión, por eso se acon­se­ja be­ber­lo lue­go de co­mer en ex­ce­so o pla­tos muy ela­bo­ra­dos. Tie­ne un gran po­der des­in­to­xi­can­te, lo que lo con­vier­te en la in­fu­sión ideal pa­ra ali­viar la re­sa­ca. Su aro­ma pro­fun­do y pe­ne­tran­te abre los ca­na­les in­ter­nos, fa­ci­li­tan­do el fluir de la ener­gía vi­tal. Por su na­tu­ra­le­za fres­ca ate­núa el fue­go (Yang), y ac­túa co­mo se­da­ti­vo, re­gu­lan­do el enojo. Es ideal pa­ra los hi­per­ten­sos y por su con­te­ni­do de hie­rro ayu­da a pre­ve­nir la anemia. Se lo con­si­de­ra el té más com­ple­to por su can­ti­dad y ca­li­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

El me­jor mé­to­do pa­ra be­ber­lo es el Gong Fu ( ver Tao N° 3 – Oc­tu­bre 2013)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.