Al­gas, re­me­dio pa­ra la ti­roi­des

TAO - Tomo I - - Salud -

Los pro­ble­mas ti­roi­deos son muy fre­cuen­tes y si bien pue­den pa­de­cer­los los hom­bres, son las mu­je­res las más afec­ta­das por es­te mal que, ge­ne­ral­men­te, no tie­ne sín­to­mas con­cre­tos en sus ini­cios y cuan­do apa­re­cen ya el pro­ble­ma está al­go avan­za­do. Por eso, co­mo siem­pre, el me­jor re­me­dio es la pre­ven­ción me­dian­te con­tro­les y, fun­da­men­tal­men­te, con bue­nos há­bi­tos nu­tri­cio­na­les.

La ali­men­ta­ción jue­ga un rol muy im­por­tan­te en las fa­llas or­gá­ni­cas que dan lu­gar a la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des; si el con­su­mo diario se ba­sa en ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos, el cuer­po lo re­ci­be co­mo un tó­xi­co y len­ta­men­te mo­di­fi­ca sus fun­cio­nes, per­ju­di­cán­do­se pro­fun­da­men­te. En la me­di­da que se me­jo­re es­te as­pec­to la si­tua­ción se re­vier­te fa­vo­ra­ble­men­te.

“Pa­ra la medicina tra­di­cio­nal chi­na hay una ex­pli­ca­ción muy sim­ple so­bre el fun­cio­na­mien­to de nues­tro cuer­po, ex­pli­ca el maestro Liú Ming. El or­ga­nis­mo es con­si­de­ra­do una fá­bri­ca, la glán­du­la ti­roi­des co­mo el su­per­vi­sor de la mis­ma, y a la ca­be­za co­mo el lu­gar don­de lle­ga la mer­ca­de­ría, es de­cir la ener­gía. Si des­de la fá­bri­ca se en­vía un pro­duc­to

Las plan­tas que cre­cen en el mar son las más ade­cua­das pa­ra lim­piar y pu­ri­fi­car es­ta glán­du­la de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. So­pa pu­ri­fi­ca­do­ra y tips pa­ra re­for­zar­la.

de bue­na ca­li­dad, el su­per­vi­sor tie­ne me­nos tra­ba­jo pa­ra de­jar­lo pa­sar y el ce­re­bro dis­tri­bu­ye ener­gía lim­pia, por lo cual se pue­de pen­sar me­jor y ver de ma­ne­ra cla­ra las co­sas. Si al con­tra­rio, la ener­gía que sube no es la ade­cua­da (por ma­la ali­men­ta­ción, fal­ta de ejer­ci­cio, etc.) la glán­du­la ti­roi­des de­be es­for­zar­se el do­ble pa­ra pu­ri­fi­car­la y lo­grar que lle­gue lo me­jor po­si­ble a la ca­be­za. Cuan­do ne­ce­si­ta ha­cer un es­fuer­zo ex­tra, se ago­ta y es ahí cuan­do apa­re­cen los pro­ble­mas pun­tua­les co­mo el hi­per o hi­po­ti­roi­dis­mo, nó­du­los, en­tre otros. Sin em­bar­go, es­tos sín­to­mas son un lla­ma­do de aten­ción y de nin­gu­na ma­ne­ra se de­be agre­dir a la ti­roi­des con te­ra­pias in­va­si­vas. La medicina ac­tual apli­ca tra­ta­mien­tos pa­ra la ti­roi­des sin te­ner en cuen­ta al pa­cien­te co­mo una uni­dad; ha­ce una di­vi­sión en­tre la glán­du­la y el res­to

del cuer­po, co­mo si am­bos no tu­vie­ran nin­gu­na re­la­ción. Cuan­do se la ex­tir­pa, el ce­re­bro se que­da sin el fil­tro ne­ce­sa­rio y re­sul­ta muy sen­ci­llo que in­gre­se a él ener­gía ne­ga­ti­va”.

Cuan­do la ti­roi­des está en­fer­ma, la me­jor for­ma de tra­tar­la es con una lim­pie­za pro­fun­da y la ma­ne­ra de ha­cer­lo es con­su­mien­do pro­duc­tos que cre­cen y se desa­rro­llan en el océano. En­tre ellos se en­cuen­tran las al­gas, es­te ve­ge­tal es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la lim­pie­za de los ma­res, ya que trans­for­ma el agua pu­ri­fi­cán­do­la. Por eso cuan­do in­gre­sa al or­ga­nis­mo rea­li­za el mis­mo pro­ce­so, de­bi­do a que está en su na­tu­ra­le­za ha­cer­lo, ac­tuan­do pun­tual­men­te en la ti­roi­des.

Las al­gas se pue­den con­su­mir fres­cas o se­cas, pe­ro las más con­ve­nien­tes son es­tas úl­ti­mas, ya que se pue­de con­ser­var por más tiem­po en óp­ti­mas con­di­cio­nes.

En Chi­na son con­si­de­ra­das un gran ar­mo­ni­za­dor de las ener­gías Yin y Yang, las es­pe­cies más fre­cuen­tes y uti­li­za­das son Zi Cai y Hai Dai, aun­que exis­te una gran va­rie­dad y to­das ellas son ex­ce­len­tes pa­ra la sa­lud.

Tips pa­ra re­for­zar­la

- Nun­ca de­be­mos per­der de vis­ta que pa­ra es­tar sa­lu­da­bles de­be­mos ali­men­tar­nos de un pla­to de tie­rra, es de­cir la co­mi­da na­tu­ral, y de un pla­to de cie­lo o res­pi­ra­ción pro­fun­da. Am­bos de­ben equi­li­brar­se y com­ple­men­tar­se a fa­vor de la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

- Rea­li­zar dia­ria­men­te prác­ti­cas ta­les co­mo me­di­ta­ción, Tai Chi o ca­mi­na­tas al ai­re li­bre pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía vi­tal y co­nec­tar cuer­po y men­te.

- Los ali­men­tos a con­su­mir tie­nen que es­tar lo más des­po­ja­dos po­si­ble de con­ser­van­tes; ade­más es pre­fe­ri­ble co­ci­nar­los ade­cua­da­men­te pa­ra eli­mi­nar me­dian­te el ca­lor cual­quier im­pu­re­za que pu­die­ran te­ner.

- Evi­tar el uso del ai­re acon­di­cio­na­do. Si bien pro­du­ce bie­nes­tar en los días de al­ta tem­pe­ra­tu­ra, la men­te se con­fun­de y el cuer­po ge­ne­ra una ener­gía equi­vo­ca­da que ter­mi­na obli­gan­do a la ti­roi­des a ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra fil­trar­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.