Es­fe­ras má­gi­cas

TAO - Tomo I - - Reflexología -

La te­ra­pia del Jian Sheng Qiu (fuer­za sa­lud pe­lo­ta, se­gún su tra­duc­ción li­te­ral), bao ding o tam­bién co­no­ci­da co­mo es­fe­ras chi­nas, se uti­li­za en orien­te des­de ha­ce mi­les de años pa­ra lo­grar la ar­mo­nía ener­gé­ti­ca. Se tra­ta de dos bo­las de ace­ro li­viano es­mal­ta­das y de­co­ra­das ge­ne­ral­men­te con im­pre­sio­nes de fi­gu­ras mí­ti­cas, co­mo un Ave Fé­nix o un Dra­gón, que al mo­ver­las ge­ne­ran un so­ni­do sua­ve y di­fe­ren­te en ca­da una, por­que uno co­rres­pon­de a Yin (fe­me­nino) y el otro a Yang (mas­cu­lino), y que ayu­dan a re­la­jar­se y lo­grar con­cen­tra­ción.

“Con las bao ding es po­si­ble apli­car re­fle­xo­lo­gía en las ma­nos, - se­ña­la el maestro Liú Ming. En las palmas se en­cuen­tra re­pre­sen­ta­do el ma­pa de to­dos los ór­ga­nos de nues­tro cuer­po y una se­rie de pun­tos me­ri­dia­nos. Ca­da uno de és­tos es un ca­nal por el que flu­ye el Chi y se co­nec­ta a los ór­ga­nos. Con las es­fe­ras es­tos pun­tos de pre­sión son es­ti­mu­la­dos pa­ra equi­li­brar la ener­gía in­ter­na, me­jo­ran­do así la sa­lud ge­ne­ral. Por otra par­te, las ye­mas de los de­dos tie­nen con­tac­to di­rec­to con el co­ra­zón y, al po­ner­los en mo­vi­mien­to, es­ta­re­mos es­ti­mu­lán­do­lo a que fun­cio­ne me­jor. Tam­bién el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral se reac­ti­va, me­jo­ran­do el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral”.

“Ca­da mano tie­ne una fun­ción ener­gé­ti­ca di­fe­ren­te: la iz­quier­da co­rres­pon­de a Yang y se re­la­cio­na con la ener­gía vi­tal; la de­re­cha co­rres­pon­de a Yin y se re­la­cio­na con la san­gre,

El Jian Sheng Qiu o bao ding es una te­ra­pia sen­ci­lla que

per­mi­te lo­grar la ar­mo­nía ener­gé­ti­ca a tra­vés del sua­ve ma­sa­je de las palmas de las ma­nos. Pun­tos me­ri­dia­nos y téc­ni­ca

de apli­ca­ción.

por eso las es­fe­ras de­ben usar­se pri­me­ro en una mano y lue­go en la otra.

Tam­bién, en ca­da de­do de la mano co­mien­za un me­ri­diano y los efec­tos de su es­ti­mu­la­ción son di­ver­sos. Vea­mos cuá­les son”.

El ma­pa de la mano

Pul­gar: co­mien­za el me­ri­diano del pul­món. Ayu­da a que el me­ca­nis­mo de la res­pi­ra­ción fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te.

Ín­di­ce: co­mien­za el me­ri­diano del in­tes­tino grue­so; su mo­vi­mien­to fa­vo­re­ce la des­in­to­xi­ca­ción del or­ga­nis­mo.

Ma­yor: me­ri­diano del pe­ri­car­dio; es­te es muy im­por­tan­te por­que re­gu­la el áni­mo, en­ton­ces es­ti­mu-

lar­lo tran­qui­li­za, re­la­ja y nos po­ne de buen hu­mor.

Anu­lar: me­ri­diano del tri­ple ca­len­ta­dor; ar­mo­ni­za al or­ga­nis­mo en ge­ne­ral.

Me­ñi­que: me­ri­diano del co­ra­zón (me­ñi­que la­do in­terno), me­ri­diano del in­tes­tino del­ga­do (me­ñi­que la­do ex­terno).

Pa­ra que la es­ti­mu­la­ción de to­dos los me­ri­dia­nos sea co­rrec­ta lo re­co­men­da­ble es que el mo­vi­mien­to de las es­fe­ras si­ga el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj aun­que, una vez que se do­mi­ne la téc­ni­ca, tam­bién pue­de gi­rar­se en sen­ti­do con­tra­rio. El mo­vi­mien­to tie­ne que ser sua­ve y cons­tan­te.

Quie­nes prac­ti­can Tai Chi sue­len usar las es­fe­ras chi­nas pa­ra me­di­tar y, tam­bién unas si­mi­la­res de hie­rro bas­tan­te más pe­sa­das pa­ra desa­rro­llar ma­yor fuer­za en las ma­nos.

En cuan­to a los be­ne­fi­cios, ade­más de la es­ti­mu­la­ción de los me­ri­dia­nos y la res­tau­ra­ción de la ener­gía vi­tal, la prác­ti­ca otor­ga una gran agi­li­dad en los de­dos, ma­nos y mu­ñe­cas. Es un ejer­ci­cio ideal pa­ra ha­cer en to­das las eta­pas de la vi­da y pre­ve­nir ma­les de los hue­sos y el en­tu­me­ci­mien­to de las ar­ti­cu­la­cio­nes de las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res. Tam­bién ayu­da en los ca­sos de ar­tro­sis e in­clu­so cuan­do se ha su­fri­do al­gu­na pa­rá­li­sis par­cial de­ri­va­da de una he­mi­ple­jia por­que otor­ga fle­xi­bi­li­dad, ya que el mo­vi­mien­to per­mi­te una me­jor cir­cu­la­ción de la ener­gía. Tam­bién me­jo­ra no­ta­ble­men­te el sín­dro­me del tú­nel car­piano, muy co­mún por el uso pro­lon­ga­do del te­cla­do de las compu­tado­ras.

Pa­ra com­ple­men­tar la te­ra­pia se pue­den uti­li­zar bol­sas de agua ca­lien­te pa­ra ca­len­tar las ma­nos, no las es­fe­ras. Las vi­bra­cio­nes del ca­lor pe­ne­tran en los hue­sos otor­gán­do­le ener­gía y mo­vi­li­dad.

Ha­cer­se so­nar los de­dos

Aun­que sue­le creer­se que ha­cer­se so­nar los de­dos trae com­pli­ca­cio­nes en las ar­ti­cu­la­cio­nes de las fa­lan­ges, des­de la medicina chi­na lo des­mien­te siem­pre y cuan­do se sue­nen los de­dos en la di­rec­ción y for­ma co­rrec­ta, tie­ne que fluir en la mis­ma di­rec­ción del de­do (co­mo si es­tu­vie­se es­ti­rán­do­lo). Es­ta cos­tum­bre ayu­da a re­co­lo­car las fa­lan­ges en su lu­gar y re­la­jar­las de la ten­sión que im­pli­can los tra­ba­jos ma­nua­les. Tam­bién se pue­de uti­li­zar co­mo aler­ta con res­pec­to a la sa­lud ósea, ya que cuan­do una ar­ti­cu­la­ción no sue­na, sig­ni­fi­ca que está in­fla­ma­da y es ne­ce­sa­rio tra­tar­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.