Las nue­ces, un buen re­em­pla­zo

TAO - Tomo I - - Reflexología -

Si bien las es­fe­ras sue­len ser muy es­té­ti­cas y fá­ci­les de con­se­guir en di­ver­sos co­mer­cios, no hay que preo­cu­par­se si no te­ne­mos un par a mano. De he­cho, las nue­ces pue­den ser una me­jor elec­ción.

Só­lo te­ne­mos que tra­tar de ele­gir las gran­des, re­don­dea­das y de cás­ca­ra grue­sa y du­ra. La ven­ta­ja es que las irre­gu­la­ri­da­des y po­ro­si­da­des de es­ta fru­ta se­ca per­mi­ten un con­tac­to di­fe­ren­te con la piel. Otro be­ne­fi­cio es el acei­te que des­pren­de la cás­ca­ra de­bi­do al ca­lor que pro­du­ce el ro­ce con los de­dos. En la an­ti­gua Chi­na, e in­clu­so hoy en día, las per­so­nas ma­yo­res las uti­li­zan y es ha­bi­tual ver­los ca­mi­nan­do o sen­ta­dos des­can­san­do mien­tras mue­ven ágil­men­te sus ma­nos.

Tam­bién se sue­len usar dos pie­dras de ta­ma­ño si­mi­lar, aun­que en es­te ca­so las que más se re­co­mien­dan son las de ja­de, más ti­bias que las de otro ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.