Có­mo pre­ve­nir y c Urar las vá­ri­ces

TAO - Tomo I - - Salud -

Las vá­ri­ces se pro­du­cen por la ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea y son múl­ti­ples los fac­to­res que in­ci­den en es­te as­pec­to, des­de ge­né­ti­cos o ali­men­ta­rios has­ta de es­ti­lo de vi­da. Pe­ro más que la ca­li­dad de la san­gre, lo que más pre­dis­po­ne a su­frir de vá­ri­ces es el es­ta­do de las ve­nas y ar­te­rias. Cuan­do la san­gre es muy es­pe­sa, no pue­de pa­sar por las ve­nas y su es­tan­ca­mien­to pro­du­ce in­fla­ma­ción y ro­tu­ra de las mis­mas – ex­pli­ca el maestro Liú Ming. Las con­se­cuen­cias de es­ta en­fer­me­dad son mu­chas, aun­que so­la­men­te se ten­ga en cuen­ta el as­pec­to es­té­ti­co. El do­lor y la pe­sa­dez de los miem­bros in­fe­rio­res son los pri­me­ros sín­to­mas, pe­ro el pro­ble­ma más gra­ve es la ma­la irri­ga­ción de los ór­ga­nos, fun­da­men­tal­men­te del hí­ga­do, el ba­zo y el ri­ñón”.

Exis­ten di­ver­sas for­mas de tra­tar­las, sin em­bar­go quie­nes quie­ren so­lu­cio­nar rá­pi­da­men­te el pro­ble­ma, sue­len re­cu­rrir al tra­ta­mien­tos in­va­si­vo, es de­cir a la ci­ru­gía. Pe­ro los es­pe­cia­lis­tas en medicina tra­di­cio­nal chi­na no es­tán de acuer­do con es­te mé­to­do, ya que lo con­si­de­ran agre­si­vo, des­ar­mo­ni­za­dor y de re­sul­ta­dos re­la­ti­vos. “En Chi­na se si­gue uti­li­zan­do un mé­to­do muy efec­ti­vo pa­ra cu­rar la vá­ri­ces que es la san­gría du­ran­te la lu­na llena. Se rea­li­za una vez por mes, en­tre las 11 y las 13 ho­ras de los días de lu­na llena, que es cuan­do el cie­lo tie­ne más ener­gía, y con­sis­te en pin­char la ve­na afec­ta­da va­rias ve­ces pa­ra que la san­gre flu­ya du­ran­te unos mi­nu­tos. Si bien se tra­ta de un pro­ce­so sen­ci­llo es re­co­men­da­ble que lo reali­ce un ex­per­to”. Pe­ro vea­mos los tra­ta­mien­tos que nos pro­po­ne aquí la medicina chi­na pa­ra cu­rar y pre­ve­nir las vá­ri­ces.

Di­gi­to­pun­tu­ra

Exis­ten tres pun­tos muy im­por­tan­tes, que unen tres me­ri­dia­nos de ener­gía Yin. Es­ti­mu­lán­do­los se lo­gra que la san­gre cir­cu­le mu­cho me­jor y tan­to las pier­nas co­mo los pies se sien­tan más ali­via­dos.

Pun­to SAN YIN JIAO

Se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la pier­na, a una dis­tan­cia de 4 de­dos so­bre el hue­so del to­bi­llo, en lí­nea rec­ta a es­te. Se es­ti­mu­la en am­bos pies con un mo­vi­mien­to as­cen­den­te, apro­xi­ma­da­men­te unas 10 ve­ces. El ali­vio es in­me­dia­to.

Pun­to YIN LING QUAN

Se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la pier­na a la al­tu­ra del ex­tre­mo in­fe­rior de la ro­di­lla; jus­to don­de se for­ma el plie­gue al do­blar­la. El ma­sa­je tam­bién se efec­túa 10 ve­ces en am­bas pier­nas, con un mo­vi­mien­to ha­cia aba­jo y arri­ba.

Pun­to XUE HAI

Tam­bién se co­no­ce co­mo pun­to Mar de San­gre. Se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la pier­na, a la al­tu­ra del ex­tre­mo su­pe­rior de la ro­di­lla. Tam­bién hay que es­ti­mu­lar­lo diez ve­ces.

Ma­sa­je pre­ven­ti­vo

El ma­sa­je diario es muy im­por­tan­te pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de vá­ri­ces, cal­mar el do­lor ca­rac­te­rís­ti­co de es­te mal y me­jo­rar­las. Con él es po­si­ble ac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ener­gé­ti­ca des­de los ri­ño­nes has­ta los pies.

1-Sen­ta­dos en la ca­ma o en el pi­so, con el tor­so er­gui­do, las pier­nas jun­tas y ex­ten­di­das. Am­bas ma­nos, con las palmas abier­tas, apo­ya­das a la al­tu­ra de los ri­ño­nes.

2-Ins­pi­rar pro­fun­da­men­te­por la na­riz y cuan­do ex­ha­la ma­sa­jear en for­ma inin­te­rrum­pi­da con las ma­nos ha­cia aba­jo con una sua­ve pre­sión.

3- Mien­tras si­gue ex­ha­lan­do avan­zar re­co­rrien­do la cin­tu­ra por los cos­ta­dos; se­guir por la par­te de afue­ra de las nal­gas, mus­los, las ro­di­llas, las pier­nas, los ta­lo­nes, has­ta los de­dos

4-Ins­pi­rar pro­fun­da­men­te, y su­bir ma­sa­jean­do con una sua­ve pre­sión,en for­ma inin­te­rrum­pi­da, por la plan­ta del pie, la par­te de aden­tro de las pier­nas, ro­di­llas, mus­los, in­gles, pa­sa por el ab­do­men, a los la­dos de la cin­tu­ra y nue­va­men­te al ri­ñón.

5-El mo­vi­mien­to de­be rea­li­zar­se 10 ve­ces, to­dos los días y en cual­quier mo­men­to.

Ade­más de los as­pec­tos ge­né­ti­cos, ali­men­ta­rios y de es­ti­lo de vi­da, lo que más pre­dis­po­ne a su­frir vá­ri­ces es la ca­li­dad de la san­gre y de los va­sos san­guí­neos. Con di­gi­to­pun­tu­ra, mo­xa

y ma­sa­jes se pue­den cu­rar y pre­ve­nir.

Acei­te de dra­gón

Es un pro­duc­to muy usa­do por los chinos pa­ra mu­chas do­len­cias con muy bue­nos

efec­tos. En el ca­so pun­tual de las vá­ri­ces se apli­ca so­bre la zo­na afec­ta­da con un sua­ve ma­sa­je. In­me­dia­ta­men­te des­pués se co­lo­ca una bol­sa de agua ca­lien­te, de es­ta for­ma el ca­lor ayu­da a que el pro­duc­to pe­ne­tre y ace­le­re la irri­ga­ción san­guí­nea.

In­fu­sio­nes de mo­xa

Co­mún­men­te se uti­li­za el ca­lor te­ra­péu­ti­co de la mo­xa. Sin em­bar­go es po­si­ble apli­car­la tam­bién co­mo in­fu­sión. Co­lo­car 5 gra­mos de ho­jas de mo­xa en un re­ci­pien­te y cu­brir­lo con agua; lle­var­lo a fue­go fuer­te has­ta que hier­va, lue­go ba­jar al mí­ni­mo 15 o 20 mi­nu­tos. De­jar en­ti­biar y co­lo­car en una bol­sa de nai­lon (muy po­ca can­ti­dad) e in­tro­du­cir los pies (tam­bién pue­de usar­se una pa­ra ca­da pie), atar­la en los to­bi­llos y su­mer­gir am­bos pies en un re­ci­pien­te con agua ti­bia. En es­te pro­ce­so la bol­si­ta se pe­ga­rá a la piel y

ab­sor­be- rá el lí­qui­do de mo­xa.

Rea­li­zar el tra­ta­mien­to to­das las no­ches an­tes de dor­mir, es­pe­cial­men­te en in­vierno, du­ran­te 30 mi­nu­tos.

Acu­pun­tu­ra

Es­ta téc­ni­ca chi­na da tam­bién ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos pa­ra el me­jo­ra­mien­to de las va­ri­ces, en par­ti­cu­lar pa­ra el do­lor y pe­sa­dez de pies y pier­nas. Des­de lue­go, de­be ser apli­ca­da por un pro­fe­sio­nal.

Pos­tu­ra pa­ra dor­mir

Al con­tra­rio de lo que sue­le creer­se, al es­tar acos­ta­dos los pies siem­pre tie­nen que es­tar más ba­jos que la ca­be­za, de ma­ne­ra que si tra­za­mos una lí­nea ima­gi­na­ria el de­do gordo has­ta la pun­ta de la na­riz, és­ta de­be es­tar unos cen­tí­me­tros más ele­va­da. Si ocu­rre a la in­ver­sa, se es­ta­rá con­fun­dien­do la tra­yec­to­ria de las ener­gía Yin-Yang; re­cor­de­mos que los pies son Yin y la ca­be­za Yang, y la al­te­ra­ción ener­gé­ti­ca no de­ja fluir la san­gre ade­cua­da­men­te.

El cal­za­do ideal

Mu­cho se ha dis­cu­ti­do con res­pec­to a la al­tu­ra de los ta­cos de los za­pa­tos; se­gún los orien­ta­les, usar ta­cos es an­ti­na­tu­ral, es­pe­cial­men­te los muy al­tos.

La ra­zón es sen­ci­lla: en el ta­lón te­ne­mos un pun­to ner­vio­so que se es­ti­mu­la al ca­mi­nar, el ta­co ejer­ce un tra­ta­mien­to de di­gi­to­pun­tu­ra pe­ro ne­ga­ti­va­men­te, re­per­cu­tien­do en la ca­be­za con ca­da pa­so; es una es­pe­cie de gol­pe sua­ve pe­ro con­ti­nuo, la con­se­cuen­cia es un ex­tre­mo ner­vio­sis­mo y enojo.

Di­fe­ren­te es el ca­so de las pla­ta­for­mas, siem­pre y cuan­do res­pe­ten la mis­ma al­tu­ra en to­da la su­per­fi­cie. Lo me­jor es usar za­pa­tos cha­tos o za­pa­ti­llas, por­que es una ma­ne­ra de que los pies ten­gan un fir­me con­tac­to con la tie­rra y re­ci­ban su ener­gía.

Los ma­los há­bi­tos

Exis­ten una se­rie de há­bi­tos in­co­rrec­tos que pro­pi­cian la apa­ri­ción de vá­ri­ces y ara­ñi­tas. El ochen­ta por cien­to de la cu­ra está en co­rre­gir­los.

-No abri­gar­se co­rrec­ta­men­te. El frío es uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos de la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

-Ce­nar ali­men­tos con al­to te­nor gra­so, por ejem­plo que­sos du­ros o car­nes gra­sas, ya que la san­gre se vuel­ve más es­pe­sa.

- Mo­jar­se los pies con agua fría, es­pe­cial­men­te lue­go de ha­ber ca­mi­na­do o es­ta­do de pie mu­cho tiem­po ya que im­pi­de que la san­gre lle­gue a ellos. Re­cor­de­mos que los pies son la raíz de la vi­da y de­ben man­te­ner­se a una tem­pe­ra­tu­ra de 37 gra­dos.

- Usar san­da­lias, por­que de­jan a los pies ex­pues­tos a cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

- Per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po de pie o sen­ta­dos, por­que no per­mi­ten el flu­jo co­rrec­to de la san­gre

El uso de ta­cos al­tos no es re­co­men­da­ble

pa­ra pre­ve­nir o com­ba­tir las vá­ri­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.