Los ocho i Nmor­ta­les

TAO - Tomo I - - Mitología -

Los Ocho In­mor­ta­les son un gru­po de dio­ses de la mi­to­lo­gía chi­na, pe­ro en reali­dad fue­ron se­res te­rre­na­les -na­ci­dos du­ran­te las di­nas­tías Tang y Song- que desa­rro­lla­ron la al­qui­mia pa­ra lo­grar la eter­ni­dad. Las pri­me­ras re­fe­ren­cias da­tan de la épo­ca de la di­nas­tía Yuan y su po­pu­la­ri­dad se ha de­rra­ma­do des­de el taoís­mo ha­cia la cul­tu­ra po­pu­lar. Ca­da uno de los In­mor­ta­les re­pre­sen­ta a dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad: Zhon­gli Quan a los mi­li­ta­res; Lü Dong­bin a los bu­ró­cra­tas; Li Tie­guai a los en­fer­mos; Han Xiang­zi a los sa­bios; Cao Guo­jiu a la no­ble­za; Zhang Guo Lao a los an­cia­nos; Lan Caihe a los po­bres y He Xian­gu a los inocen­tes.

Lü Dong­bin

Con­si­de­ra­do lí­der del gru­po, su nom­bre real era Lü Yan, aun­que él se lla­ma­ba a sí mis­mo Chun­yang Zi y los taoís­tas lo co­no­cen co­mo Lu zu. Na­ció en Jingz­hao du­ran­te la di­nas­tía Tang y, cuan­do te­nía 20 años, se que­dó dor­mi­do mien­tras co­ci­na­ba mi­jo ama­ri­llo y so­ñó que se con­ver­tía en un fun­cio­na­rio po­de­ro­so. Pe­ro su éxi­to fue tan ver­ti­gi­no­so co­mo efí­me­ro: de la no­che a la ma­ña­na per­dió to­do y en­fer­mó gra­ve­men­te. Ya ago­ni­zan­te, des­per­tó y com­pro­bó que el sue­ño ha­bía ocu­rri­do mien­tras el mi­jo se co­ci­na­ba: el sor­ti­le­gio du­ró die­ci­ocho años y fue in­du­ci­do por Zhon­gli Quan pa­ra mos­trar­le la le­ve­dad del mun­do te­rre­nal.

Co­mo con­se­cuen­cia del sue­ño, Lü par­tió con Zhon­gli pa­ra des­cu­brir el Tao, su­peró las diez ten­ta­cio­nes y le fue otor­ga­da una es­pa­da con po­de­res so­bre­na­tu­ra­les con la que ex­pul­só a los mons­truos que vi­vían en Chi­na.Se lo in­vo­ca pa­ra sa­nar a los en­fer­mos y en las re­pre­sen­ta­cio­nes apa­re­ce ves­ti­do co­mo un eru­di­to, con una es­pa­da pa­ra ale­jar el mal y un es­pan­ta-mos­cas.

Lan Caihe

De edad y se­xo in­de­fi­ni­dos, es el me­nos co­no­ci­do de los Ocho In­mor­ta­les. Suer­te de pa­trono de la hor­ti­cul­tu­ra, su sím­bo­lo es una ces­ta de bam­bú con flo­res, bro­tes de bam­bú y pino, ra­mas de ci­rue­lo y cri­san­te­mos. Es co­no­ci­do por su com­por­ta­mien­to ex­tra­va­gan­te.

En in­vierno lle­va pan­ta­lo­nes cor­tos y ca­mi­sas fi­nas y duer­me so­bre la nie­ve. En ve­rano vis­te una grue­sa cha­que­ta de la­na y pan­ta­lo­nes lar­gos. Siem­pre lle­va un so­lo za­pa­to.

Tam­bién se lo re­pre­sen­ta co­mo un ar­tis­ta ca­lle­je­ro que re­ga­la lo que ga­na a la gen­te po­bre.

Zhang Guo Lao

Co­no­ci­do co­mo el maestro del pro­fun­do co­no­ci­mien­to, re­pre­sen­ta a los an­cia­nos y su sím­bo­lo es un tam­bor de bam­bú con cas­ca­be­les. Se des­pla­za en una mu­la y

cuen­ta la his­to­ria que la Em­pe­ra­triz Wu le pi­dió que aban­do­na­ra la mon­ta­ña don­de vi­vía y fue­ra al pa­la­cio pa­ra ser su mi­nis­tro, pe­ro él fin­gió mo­rir­se. Su cuer­po co­men­zó a pu­drir­se, lo que con­ven­ció a la em­pe­ra­triz de que real­men­te es­ta­ba muer­to, pe­ro po­co des­pués se lo vol­vió a ver por la mon­ta­ña.

He Xian­gu

Úni­ca mu­jer del gru­po de los Ocho In­mor­ta­les, su ver­da­de­ro nom­bre era He Qiong y pro­ve­nía de una fa­mi­lia ri­ca de Zeng­cheng. Na­ció con seis lar­gos pe­los en la co­ro­ni­lla y cuan­do cum­plió 15 años, un per­so­na­je di­vino se le apa­re­ció en un sue­ño y le or­de­nó que co­mie­ra pol­vo de mi­ca pa­ra que su cuer­po se vol­vie­ra eté­reo e in­mu­ne a la muer­te. Cum­plió con el man­da­to y tam­bién hi­zo vo­tos pa­ra per­ma­ne­cer vir­gen.

Su sím­bo­lo es la flor de lo­to, que me­jo­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal. A ve­ces tam­bién se la re­pre­sen­ta con un sheng, ins­tru­men­to mu­si­cal chino.

Li Tie­guai

Tam­bién se lo co­no­ce por Li Kong­mu, el de los ojos hun­di­dos, o Li Ning­yang, el ve­ne­ra­ble an­ciano. Des­de ni­ño de­ci­dió in­ves­ti­gar la al­qui­mia y se fue a vi­vir a una cue­va co­mo er­mi­ta­ño. Lao Tse, fun­da­dor del taoís­mo, y Xi Wang­mu, la Rei­na Ma­dre del oes­te, que po­seían el se­cre­to de la vi­da eter­na, ba­ja­ban del cie­lo pa­ra ins­truir­lo. De­di­có cua­ren­ta años de su vi­da a la prác­ti­ca de la al­qui­mia. Era

be­llo en ex­ce­so, pe­ro Lao Tse lo con­vo­có al mon­te Hua (una de las cin­co mon­ta­ñas sa­gra­das de Chi­na) y en­ton­ces Li tu­vo que de­jar su cuer­po al cui­da­do de una de sus dis­cí­pu­las, di­cién­do­le que si su es­pí­ri­tu no vol­vía a los sie­te días, po­día que­mar­lo. La jo­ven su­frió un per­can­ce y lo que­mó an­tes; cuan­do Li vol­vió tu­vo que me­ter­se en el cuer­po de un men­di­go que ha­bía muer­to de ham­bre, que te­nía una ca­be­za lar­ga y pun­tia­gu­da, la ca­ra en­ne­gre­ci­da, la bar­ba y el pe­lo su­cios, los ojos hun­di­dos y una pier­na in­ser­vi­ble. En­ton­ces Lao Tse le dio una cin­ta do­ra­da pa­ra que man­tu­vie­ra su pe­lo arre­gla­do y trans­for­mó el bas­tón de bam­bú del men­di­go en una mu­le­ta de hie­rro.

Han Xiang­zi

Tam­bién co­no­ci­do co­mo el sa­bio pu­ro, es el pa­trono de la mú­si­ca y el so­ni­do de su flau­ta pue­de ha­cer cre­cer y flo­re­cer las plan­tas. Na­ció du­ran­te la di­nas­tía Tang, y de jo­ven era muy irres­pon­sa­ble y se em­bo­rra­cha­ba en las ta­ber­nas con Lü Dong­bin, otro de los Ocho In­mor­ta­les, por cul­pa de quien ca­yó de un du­raz­ne­ro y per­dió su cuer­po fí­si­co con­vir­tién­do­se en in­mor­tal.

Zhon­gli Quan

Hi­jo de un prín­ci­pe, los taoís­tas lo con­si­de­ran co­mo el pri­mer maestro del Yang ver­da­de­ro. Su aba­ni­co pue­de re­vi­vir a los muer­tos y trans­for­mar las pie­dras en oro y pla­ta. Fue en­via­do por el em­pe­ra­dor a lu­char con­tra los ti­be­ta­nos pe­ro, tras ser de­rro­ta­do, se con­vir­tió en fu­gi­ti­vo y va­gó por las mon­ta­ñas has­ta que un sa­cer­do­te lo lle­vó con el maestro Dong­hua, que ha­bía al­can­za­do la unión con el Tao, con quien des­cu­brió los mis­te­rios de la in­mor­ta­li­dad. Se lo re­pre­sen­ta co­mo un hom­bre cor­pu­len­to, con el pe­cho des­nu­do y bar­ba. Sus em­ble­mas son su cri­sol, que re­pre­sen­ta la al­qui­mia, y un du­razno, sím­bo­lo de la lon­ge­vi­dad. Tam­bién con un aba­ni­co de plu­mas y una es­pa­da de do­ble fi­lo, el em­ble­ma de su alumno Lü Dong­bin.

Cao Guo­jiu

Tam­bién co­no­ci­do co­mo Cao Yi Gong­bo, te­nía un her­mano me­nor lla­ma­do Cao Jingz­hi, quien ase­si­nó a un hom­bre y nun­ca pa­gó por su cri­men por­que co­mo era de la no­ble­za na­die se atre­vió a de­nun­ciar­lo. Pe­ro Cao Guo­jiu se sin­tió tan abru­ma­do por la si­tua­ción que de­jó su ho­gar, ocul­tán­do­se en una cue­va don­de se de­di­có a la me­di­ta­ción y al es­tu­dio del Tao. En una oca­sión se en­con­tró con dos de los In­mor­ta­les que le di­je­ron que ha­bían oí­do que se de­di­ca­ba al cul­ti­vo y le pre­gun­ta­ron qué era lo que cul­ti­va­ba. El res­pon­dió que cul­ti­va­ba el Tao. Le pre­gun­ta­ron dón­de es­ta­ba el Tao y él se­ña­ló el cie­lo. Vol­vie­ron a pre­gun­tar­le dón­de es­ta­ba el cie­lo y él se­ña­ló a su pro­pio co­ra­zón. Los In­mor­ta­les, rien­do, co­men­ta­ron “tu co­ra­zón es uno con el cie­lo y el cie­lo es uno con el Tao. Des­de lue­go has lle­ga­do a un pro­fun­do co­no­ci­mien­to”. En­ton­ces com­par­tie­ron con él el se­cre­to pa­ra vol­ver a la per­fec­ta ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za y lo per­sua­die­ron pa­ra que se unie­ra a los In­mor­ta­les. Cao Guo­jiu es re­pre­sen­ta­do co­mo un an­ciano con bar­ba y la ves­ti­men­ta ofi­cial de la cor­te. Sus em­ble­mas son una ta­bli­lla de ja­de y un so­na­je­ro. Es el pa­trono del tea­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.