El año del ca­ba­llo

TAO - Tomo I - - En El Próximo Número - Shi­fu Liu Ming

La tra­di­ción cuen­ta que en mi tie­rra los años co­men­za­ron a nu­me­rar­se a par­tir de que Huang Di, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo ( 2698 – 2598 a. de C.), creó las le­tras y así hi­zo po­si­ble que la his­to­ria pu­die­ra em­pe­zar a trans­mi­tir­se en for­ma es­cri­ta. Cla­ro está que en Chi­na nos re­gi­mos por el ca­len­da­rio lu­nar. El pa­sa­do 1 de fe­bre­ro fes­te­ja­mos el co­mien­zo del año 4712, re­gi­do por el Ca­ba­llo de Ma­de­ra. De acuer­do al ho­rós­co­po chino y se­gún la teo­ría de los cin­co ele­men­tos, ca­da ci­clo du­ra 60 años por­que en to­tal son do­ce ani­ma­les y ca­da uno de ellos de­be pa­sar por los cin­co ele­men­tos (12 ani­ma­les x 5 ele­men­tos, es 60). Y es­to hay que te­ner­lo muy en cuen­ta, por­que en ca­da fin de ci­clo ocu­rren cam­bios im­por­tan­tes.

El Ca­ba­llo de Ma­de­ra tie­ne un ca­rác­ter muy enér­gi­co, de ma­ne­ra que es­te año to­dos los acon­te­ci­mien­tos se pre­sen­ta­rán de for­ma in­me­dia­ta, tan­to lo bueno co­mo lo ma­lo. Tam­bién se­rá un mo­men­to de cam­bios y re­vo­lu­cio­nes; la ener­gía pre­sen­te nos ayu­da­rá a en­fren­tar y a te­ner éxi­to en to­do lo que que­ra­mos em­pren­der e in­clu­so cambiar (tra­ba­jo, es­tu­dio, amor, etc.). En ca­da pa­so la ener­gía se in­cre­men­ta­rá, así que apro­ve­chen el mo­men­to, ya que es­ta si­tua­ción se vol­ve­rá a re­pe­tir re­cién den­tro de ¡60 años!

Re­cor­de­mos que, se­gún la fi­lo­so­fía del I Ching, las co­sas ma­las no exis­ten. Si al­go sa­le mal es por­que no­so­tros no su­pi­mos ma­ne­jar­las, es­pe­cial­men­te por fal­ta de co­no­ci­mien­to, por eso es tan im­por­tan­te im­preg­nar­nos de sa­bi­du­ría.

Es­te año de­be­re­mos po­ner es­pe­cial aten­ción a la sa­lud, por­que el ele­men­to Ma­de­ra no ayu­da­rá al buen fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te del hí­ga­do y la ve­sí­cu­la. Se­rá ne­ce­sa­rio en­ton­ces que cui­de­mos ese as­pec­to evi­tan­do los ex­ce­sos y guar­dan­do un or­den en los ho­ra­rios de las co­mi­das y en la elec­ción de los ali­men­tos. Se de­be pres­tar ma­yor aten­ción du­ran­te el oto­ño (es­pe­cial­men­te los me­ses de abril y ma­yo), ya que en ese mo­men­to ri­ge el ele­men­to Me­tal que do­mi­na al ele­men­to Ma­de­ra al que per­te­ne­ce el año. El res­to del año, si bien no sur­gi­rán gran­des pro­ble­mas, tam­bién de­be­mos cui­dar­nos.

Co­mo en oc­ci­den­te, tam­bién en mi país exis­ten ri­tua­les pa­ra re­ci­bir el año y atraer de es­ta ma­ne­ra a la suer­te, la sa­lud y la fe­li­ci­dad. La pre­pa­ra­ción del fes­te­jo co­mien­za a la ma­ña­na del úl­ti­mo día del año, cuan­do to­dos lim­pian mi­nu­cio­sa­men­te su ca­sa y ti­ran to­do aque­llo que no sir­ve. Lue­go se ador­nan las puer­tas con car­te­les ro­jos con poe­mas y fra­ses con bue­nos de­seos y se co­lo­can fa­ro­les ro­jos. Por úl­ti­mo se pre­pa­ra co­mi­da de­li­cio­sa y abun­dan­te, es­pe­cial­men­te bo­las de car­ne, pes­ca­do y ver­du­ra, que re­pre­sen­tan la unión fa­mi­liar.

Por la no­che, to­dos nos po­ne­mos ro­pa nue­va y lin­da, tra­di­cio­nal­men­te ro­ja, y nos reuni­mos a co­mer en fa­mi­lia. Per­ma­ne­ce­mos des­pier­tos to­da la no­che con to­da la ca­sa ilu­mi­na­da, pa­ra que Nian, el mons­truo que emer­ge del agua pa­ra co­mer­se a la gen­te, se ale­je, ya que le te­me a las lu­ces y a los rui­dos. Por su­pues­to, Nian re­pre­sen­ta a la ma­la ener­gía. La cos­tum­bre su­gie­re que­dar­se des­pier­to to­da la no­che así el año nue­vo trae­rá mu­cha, mu­cha suer­te.

Al día si­guien­te to­dos los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia de­ben vi­si­tar al pa­rien­te más vie­jo pa­ra mos­trar­le su res­pe­to, ge­ne­ral­men­te son los abue­los o bi­sa­bue­los, pe­ro si ellos no es­tán, pue­den ser tíos u otro pa­rien­te.

Has­ta la pró­xi­ma y

¡Fe­liz Año Nue­vo!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.