La ca­mi­na­ta te­ra­peu­ti­ca

TAO - Tomo I - - Nota De Tapa -

Am­plia­men­te di­fun­di­do en Europa co­mo com­ple­men­to de te­ra­pias al­ter­na­ti­vas en en­fer­mos gra­ves, el Pa Kua com­bi­na res­pi­ra­ción con ocho pos­tu­ras pre­ci­sas del cuer­po en un cons­tan­te mo­vi­mien­to cir­cu­lar. Sus in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios y los secretos pa­ra ini­ciar­se en la prác­ti­ca.

El Pa (ocho) Kua (sím­bo­lo) es un ar­te chino mi­le­na­rio que re­la­cio­na el Kung Fu in­terno con los he­xa­gra­mas del I Ching, el li­bro de las mu­ta­cio­nes. En la prác­ti­ca se com­bi­na la res­pi­ra­ción con mo­vi­mien­tos es­pi­ra­la­dos del cuer­po que se des­pla­za ma­yor­men­te en círcu­los, aun­que tam­bién se ad­mi­te ha­cer­lo en lí­nea rec­ta. Co­mo en otras dis­ci­pli­nas orien­ta­les, el Pa kua se fun­da­men­ta en la teo­ría del Yin (ma­dre) y Yang (pa­dre). Cuan­do es­tas dos ener­gías son di­vi­di­das, se es­ta­ble­cen las po­la­ri­da­des luz / os­cu­ri­dad, po­si­ti­vo / ne­ga­ti­vo, mas­cu­lino / fe­me­nino.

De es­tas po­la­ri­da­des, que to­man el nom­bre de Liang Yi, se ge­ne­ran cua­tro com­bi­na­cio­nes de­no­mi­na­das Si Xiang, dos Yang: Tai Yang (re­pre­sen­ta­da por dos lí­neas en­te­ras) y Shao Yang (re­pre­sen­ta­da por una lí­neas par­ti­da arri­ba y una en­te­ra aba­jo) y dos Yin: Shao Yin (re­pre­sen­ta­da por una lí­nea en­te­ra arri­ba y una par­ti­da aba­jo) y Tai Yin (re­pre­sen­ta­da con dos lí­neas par­ti­das).

A su vez es­tas cua­tro fa­ses dan lu­gar a los ocho tri­gra­mas que for­man el Ba gua: Chien (cie­lo)- Kun (tie­rra); Li (fue­go)- Kan (agua); Zhen (trueno) Xun (vien­to); Tui (la­go) y

Ken (mon­ta­ña). (Ver fi­gu­ras 1 y 2)

De es­ta ma­ne­ra que­da re­pre­sen­ta­da la na­tu­ra­le­za ex­ter­na (Ba gua ex­terno) y de ma­ne­ra si­mi­lar la na­tu­ra­le­za in­ter­na (Ba gua in­terno): Chien ca­be­za, ti­ra pa­ra cie­lo; Kun pies, los pa­sos; Li el pe­cho en to­da su am­pli­tud; Kan el ab­do­men, cen­tro de la ener­gía Chi; Tui ma­nos y co­dos, que se re­la­cio­nan con to­do el cuer­po; Ken, la len­gua en con­tac­to con el pa­la­dar; Zhen, los hom­bros co­mo ener­gía que sos­tie­ne; Xun, ro­di­llas, cu­bren pe­ri­neo.

“Prac­ti­car Pa kua es ca­mi­nar con la sa­bi­du­ría por­que es el sen­de­ro que

“Con la prác­ti­ca de las 8 pos­tu­ras

es po­si­ble ar­mo­ni­zar la re­la­ción en­tre la na­tu­ra­le­za ex­ter­na y la

in­ter­na”.

re­co­rrie­ron los sa­bios in­mor­ta­les, ase­gu­ra el maestro Liu Ming. Lo más im­por­tan­te en es­ta dis­ci­pli­na es que se ha­ga con el co­ra­zón, mi­nu­cio­sa­men­te y con sen­ti­mien­to. De­be­mos to­mar con­tac­to con to­dos los sen­ti­dos, de lo con­ta­rio no fun­cio­na. Es una téc­ni­ca muy sen­ci­lla pe­ro con mu­chos de­ta­lles y mu­cha ener­gía. Con la prác­ti­ca de las 8 pos­tu­ras es po­si­ble ar­mo­ni­zar la re­la­ción en­tre la na­tu­ra­le­za ex­ter­na y la in­ter­na”.

El des­pla­za­mien­to

El mo­vi­mien­to de­be ser con­ti­nuo, co­mo el fluir del agua, nun­ca hay que de­te­ner­se, ni aún pa­ra cambiar de una pos­tu­ra a otra. Los pa­sos de­ben dar­se siem­pre acom­pa­ña­dos de las ma­nos, es­te ti­po de pi­sa­da se lla­ma Pai Kou Bu.

Pai: se da con el pie ha­cia afue­ra y con ella se lle­ga al me­ri­diano del ori­gen, es de­cir del ri­ñón, y al del co­ra­zón, es­ti­mu­lán­do­los.

Kou: se da con el pie ha­cia aden­tro y lle­va to­da la ener­gía ade­lan­te, al de­do gordo. Así lle­ga a los me­ri­dia­nos del pul­món, hí­ga­do y ba­zo.

To­do el des­pla­za­mien­to del Pa kua, se ba­sa en es­tos dos pa­sos, que es­ti­mu­lan los cin­co ór­ga­nos: co­ra­zón, pul­món, ri­ñón, hí­ga­do y ba­zo. Y con el mo­vi­mien­to de las ma­nos se es­ti­mu­lan las cin­co vís­ce­ras: in­tes­tino del­ga­do, in­tes­tino grue­so, ve­ji­ga, ve­sí­cu­la y es­tó­ma­go. Siem­pre las ma­nos tie­nen que es­tar ali­nea­das con los pies y de­ben avan­zar jun­tos. La ca­mi­na­ta se rea­li­za en círcu­los ha­cia la iz­quier­da y lue­go ha­cia la de­re­cha o, tam­bién, en lí­nea rec­ta.

La im­por­tan­cia de la res­pi­ra­ción

En el Pa kua es fun­da­men­tal res­pi­rar co­rrec­ta­men­te pa­ra lo­grar un per­fec­to in­ter­cam­bio en­tre Yin y Yang y la má­xi­ma ar­mo­nía or­gá­ni­ca.

Al ins­pi­rar se to­ma el Chi del cie­lo y lle­ga a la pro­fun­di­dad del cuer­po, ex­pan­dién­do­lo; y en los mo­vi­mien­tos se apro­ve­cha esa ex­pan­sión pa­ra que to­do vuel­va a su lu­gar.

Al ex­ha­lar, el cuer­po “ajus­ta” ca­da ór­gano en su lu­gar y lo re­fuer­za.

Es­ta prác­ti­ca es ap­ta pa­ra per­so­nas de to­das las eda­des, in­clu­so aque­llas de edad muy avan­za­da, ya que res­ta­ble­ce la ener­gía

cor­po­ral y en par­ti­cu­lar de las pier­nas y los pies. Y tam­bién la agi­li­dad, que es lo pri­me­ro que se pier­de con la edad. Pe­ro tam­bién es bue­na pa­ra los ni­ños por­que au­men­ta el po­der de con­cen­tra­ción y desa­rro­lla el fí­si­co.

An­ti­gua­men­te se la con­si­de­ra­ba un ar­te mar­cial pa­ra la de­fen­sa del em­pe­ra­dor y de la no­ble­za, por­que si se apli­ca fuer­za a

los mo­vi­mien­tos, tam­bién pue­de ser usa­da pa­ra la de­fen­sa per­so­nal. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad la fi­na­li­dad del Pa kua es la ar­mo­nía del hom­bre con la na­tu­ra­le­za y el cuer­po con la men­te.

Be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud

Co­mo sa­be­mos, to­dos los me­ri­dia­nos par­ten de las pun­tas de los de­dos de las ma­nos y de los pies; en el Pa Kua el Chi pa­sa por es­tos pun­tos, don­de se pro­du­ce un in­ter­cam­bio ener­gé­ti­co que ar­mo­ni­za to­do el cuer­po. Pe­ro ade­más: Equi­li­bra los 5 ele­men­tos (Agua, Fue­go, Ma­de­ra, Me­tal, Tie­rra) den­tro del or­ga­nis­mo.

Me­jo­ra el fluir del Chi, des­pla­zán­do­lo al lu­gar del or­ga­nis­mo que lo ne­ce­si­ta pa­ra for­ta­le­cer­lo. Re­fuer­za la ener­gía vi­tal. Desa­rro­lla los re­fle­jos y la coor­di­na­ción e in­cre­men­ta la ha­bi­li­dad en to­das las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas. Me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar. Op­ti­mi­za la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción.

Re­du­ce el es­trés in­cen­ti­van­do la re­la­ja­ción. Li­be­ra en­dor­fi­nas, me­jo­ran­do el es­ta­do de áni­mo. For­ta­le­ce múscu­los, ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos, au­men­tan­do la fuer­za y re­sis­ten­cia fí­si­ca.

In­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar.

Re­gu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Reac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo. Ayu­da a eli­mi­nar las to­xi­nas.

Me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Me­jo­ra no­ta­ble­men­te la pos­tu­ra fí­si­ca

Fi­gu­ra 1

Fi­gu­ra 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.