El ver­de que cu­ra

TAO - Tomo I - - Fitoterapia -

La fi­to­te­ra­pia da­ta de al me­nos 3000 años an­tes de Cris­to y no son po­cas las tum­bas en las que se han en­con­tra­do bol­si­tas de lien­zo con di­fe­ren­tes hier­bas y plan­tas, co­lo­ca­das jun­to a los cuer­pos a mo­do de ofren­da. Es­to ha­bla de la im­por­tan­cia y el va­lor que se les da­ba en ca­si to­das las cul­tu­ras. “La medicina tra­di­cio­nal chi­na tam­bién uti­li­za las hier­bas con fi­nes te­ra­péu­ti­cos, pe­ro so­la­men­te cuan­do el cuer­po pier­de el equi­li­brio y ne­ce­si­ta ser ar­mo­ni­za­do, ase­gu­ra el maestro Liu Ming. La ad­mi­nis­tra­ción de es­te ti­po de te­ra­pias de­be ha­cer­se siem­pre ba­jo su­per­vi­sión de un es­pe­cia­lis­ta, por­que las do­sis y los tiem­pos de tra­ta­mien­to de­ben ser muy pre­ci­sos se­gún el mal que se quie­re ata­car y ade­más hay que es­tar muy aten­to a la reac­ción que pue­da te­ner ca­da or­ga­nis­mo”.

Si­guien­do con el con­cep­to orien­tal, to­do ser vi­vien­te po­see un ti­po de ener­gía y ca­da es­pe­cie tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes. En el ca­so de las plan­tas exis­ten tres clasificaciones: po­seen 4 Chi; 5 sa­bo­res y 4 di­rec­cio­nes.

Se­gún el Chi son:

Hao: Re: Wen: Liang:

frío ca­lor ti­bio

fres­co

“Si bien al tac­to to­das las plan­tas tie­nen la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra, en con­tac­to con la len­gua la per­cep- ción es to­tal­men­te di­fe­ren­te, en ese mo­men­to es cuan­do se des­cu­bre su na­tu­ra­le­za. Un ejem­plo de ello es la men­ta, que tie­ne na­tu­ra­le­za fres­ca. De es­ta for­ma es po­si­ble re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na del cuer­po, es de­cir, las plan­tas de na­tu­ra­le­za ca­lien­te o ti­bia (jen­gi­bre o gin­seng) se usan pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des ge­ne­ra­das por el frío co­mo pue­de ser la tos, ade­más re­gu­lan el Chi. Las de na­tu­ra­le­za fría o fres­ca,

La medicina tra­di­cio­nal chi­na tam­bién uti­li­za, con cier­tas li­mi­ta­cio­nes, las hier­bas con fi­nes

te­ra­péu­ti­cos.

Las tres gran­des clasificaciones y sus usos se­gún ca­da

ca­rac­te­rís­ti­ca.

pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des ge­ne­ra­das por ca­lor, co­mo la fie­bre, el do­lor de gar­gan­ta. Eli­mi­nan el ca­lor de la san­gre. Por ejem­plo, cúr­cu­ma, cri­san­te­mo”.

Se­gún su sa­bor son:

Suan: áci­do Ku: amar­go Tian: dul­ce Xin: pi­can­te

Xian: sa­la­do

“Tan­to el Chi co­mo el sa­bor de­ter­mi­nan las fun­cio­nes de ca­da es­pe­cie, por eso al ele­gir ca­da plan­ta, se tie­nen en cuen­ta es­tos dos as­pec­tos. Por otra par­te, ca­da sa­bor tie­ne afi­ni­dad so­bre uno o más ór­ga­nos pun­tua­les, ac­tuan­do en su be­ne­fi­cio”.

Aci­do: su fun­ción es as­trin­gen­te. Se usa en los ca­sos de dia­rrea y ex­ce­so de trans­pi­ra­ción. Por ejem­plo la cás­ca­ra de granada y el fru­to de schi­san­dra chi­nen­sis. Ac­túa so­bre el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la bi­liar.

Amar­go: su fun­ción es pur­gan­te, lle­ga has­ta el in­tes­tino del­ga­do y los pul­mo­nes, sa­ca la hu­me­dad del cuer­po. Ac­túa so­bre el co­ra­zón y el in­tes­tino del­ga­do. Por ejem­plo, el rui­bar­bo.

Dul­ce: tie­ne fun­ción to­ni­fi­can­te y ar­mo­ni­zan­te, tran­qui­li­za y es un ener­gi­zan­te na­tu­ral. Ac­túa so­bre el ba­zo, pán­creas y es­tó­ma­go. De to­das ma­ne­ras hay que to­mar­lo con pre­cau­ción. Un ejem­plo es el pa­nax gin­seng y el tian sao o li­quo­ri­ce.

Pi­can­te: es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción del Chi y de la san­gre y eli­mi­na las to­xi­nas. Ac­túa so­bre los pul­mo­nes y el in­tes­tino grue­so. Per­te­ne­cen a es­ta clasificación el jen­gi­bre, cu­rri, men­ta (es fres­ca y pi­can­te a la vez).

Sa­la­do: fun­ción emo­lien­te y la­xan­te. Pu­ri­fi­ca el or­ga­nis­mo li­be­rán­do­lo de to­xi­nas.

Es­te sa­bor ac­túa so­bre el ri­ñón. Por ejem­plo, las al­gas ma­ri­nas.

Se­gún su di­rec­ción son:

Sheng: As­cen­den­te (ha­cia la ca­be­za)

Jiang: Des­cen­den­te (ha­cia los pies)

Chen: Pro­fun­da o In­te­rior (ha­cia los ór­ga­nos)

Fu: Su­per­fi­cial (ha­cia fue­ra del cuer­po)

“Cuan­do una hier­ba in­gre­sa al or­ga­nis­mo pue­de mo­ver­se en es­tas cua­tro di­rec­cio­nes. Las plan­tas con mo­vi­mien­to as­cen­den­te, el chuan­xiong por ejem­plo, son uti­li­za­das pa­ra sín­to­mas de caí­da de ener­gía: he­mo­rroi­des o pro­lap­sos.

Las de mo­vi­mien­to des­cen­den­te, co­mo el Pur­guin cro­tón, se uti­li­zan pa­ra cor­tar el vó­mi­to o la tos. Las plan­tas de mo­vi­mien­to su­per­fi­cial se usan pa­ra in­du­cir la trans­pi­ra­ción y eli­mi­nar así pro­ble­mas su­per­fi­cia­les y evi­tar que se mue­van ha­cia el in­te­rior del cuer­po, co­mo una in­to­xi­ca­ción le­ve. Por ejem­plo, la ep­he­dra.

Las plan­tas de mo­vi­mien­to in­te­rior in­du­cen a los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les y me­jo­ran no­ta­ble­men­te la di­ges­tión. Por ejem­plo, el sán­da­lo”.

“Cuan­do el es­pe­cia­lis­ta pre­pa­ra las re­ce­tas de­be ana­li­zar el ori­gen de la en­fer­me­dad y de­ter­mi­nar cuál o cuá­les son los ór­ga­nos afec­ta­dos. A par­tir de allí se rea­li­za una se­lec­ción mi­nu­cio­sa de va­rias hier­bas; siem­pre hay una que es la que ata­ca­rá al pro­ble­ma prin­ci­pal y otras que se­rán las en­car­ga­das de eli­mi­nar res­tos tó­xi­cos y de ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go to­das de­ben uti­li­zar­se de mo­do con­jun­to pa­ra que su efec­to sea to­tal”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.