El man­tra de Luz do­ra­da

TAO - Tomo II - - Terapias -

Aun­que con di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des o de­no­mi­na­cio­nes, el man­tra es una prác­ti­ca co­mún a to­das las re­li­gio­nes. El re­zo de los cris­tia­nos, la ple­ga­ria de los ju­díos o la ora­ción de los mu­sul­ma­nes tie­nen una raíz co­mún y una fi­na­li­dad si­mi­lar que, sal­van­do las dis­tan­cias en­tre las dis­tin­tas cul­tu­ras y creen­cias, pu­ri­fi­ca el es­pí­ri­tu. Pe­ro tam­bién re­pe­tir en for­ma con­ti­nua y en un tono uni­for­me de­ter­mi­na­das pa­la­bras tie­ne sus efec­tos po­si­ti­vos a ni­vel fí­si­co, por­que al pro­nun­ciar­se, las sí­la­bas pro­du­cen una vi­bra­ción so­no­ra en la ca­ja to­rá­ci­ca que mo­di­fi­ca la ener­gía y ayu­da a li­be­rar la men­te de ten­sio­nes. En el ca­so de un man­tra se de­be acom­pa­ñar con la res­pi­ra­ción, ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do siem­pre por la na­riz, pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas y lle­nar de ener­gía lim­pia to­do el or­ga­nis­mo.

“Los man­tras pue­den ven­cer cual­quier en­fer­me­dad por­que atraen la bue­na ener­gía y los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Un man­tra pue­de rea­li­zar­se de mu­chas for­mas: a vi­va voz o men­tal­men­te, can­tar­se o es­cu­chan­do a otra u otras per­so­nas. Pe­ro en Chi­na te­ne­mos uno muy par­ti­cu­lar, an­ti­gua­men­te uti­li­za­do por los mon­jes taoís­tas con fi­nes me­di­ci­na­les, en el que se com­bi­nan con­cen­tra­ción, re­pe­ti­ción y ca­li­gra­fía”.

Ar­te y sa­lud

An­tes de co­men­zar hay que pre­pa­rar to­dos los ele­men­tos a uti­li­zar y lue­go to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa-

Re­pe­tir de for­ma con­ti­nua y en un tono uni­for­me de­ter­mi­na­da com­bi­na­ción si­lá­bi­ca pro­du­ce una vi­bra­ción que mo­di­fi­ca la ener­gía y li­be­ra ten­sio­nes. Eso es un man­tra, pe­ro los taoís­tas tam­bién los com­bi­nan con otras téc­ni­cas. Có­mo ha­cer­lo y pa­ra qué sir­ven.

rio pa­ra con­cen­trar­se, ins­pi­ran­do pro­fun­da­men­te y ex­ha­lan­do por la na­riz, lle­van­do el oxí­geno a to­dos los rin­co­nes del cuer­po y lo­gran­do el equi­li­brio en­tre Cie­lo y Tie­rra. Cuan­do la ins­pi­ra­ción lle­gue, pin­tar so­bre un tro­zo de pa­pel de arroz, con pin­cel y zhus­ha (ver re­cua­dro) una ima­gen que ten­ga que ver con aque­llo que desea­mos mo­di­fi­car o atraer. Pue­de ser un di­bu­jo abs­trac­to, un sím­bo­lo que con­no­te un sentimiento per­so­nal par­ti­cu­lar, o al­gu­na fi­gu­ra re­la­cio­na­da con la ener­gía de los cin­co ele­men­tos. Si se quie­re lo­grar el equi­li­brio to­tal es re­co­men­da­ble pin­tar to­das las for­mas, a sa­ber: Tie­rra: cua­dra­do; Ma­de­ra: rec­tán­gu­lo; Fue­go: trian­gu­lo, Agua: on­das y Me­tal: circu­lo u ova­lo.

“La pin­tu­ra se irá rea­li­zan­do al mis­mo tiem­po que se pro­nun­cia el man­tra ele­gi­do; fi­na­li­za­da la obra, se co­lo­ca en un re­ci­pien­te (ap­to pa­ra re­sis­tir el fue­go) y se en­cien­de, de­ján­do­lo arder has­ta que que­de re­du­ci­do a ce­ni­zas, que lue­go be­be­re­mos di­suel­tas en un va­so de agua. En­se­gui­da sen­ti­re­mos su po­der tran­qui­li­zan­te y cu­ra­ti­vo, ya que fun­cio­na con la ener­gía de la men­te. Si fren­te a un pro­ble­ma de­ter­mi­na­do, uno cree que la cu­ra re­si­de en ese tro­zo de pa­pel, su es­tam­pa y las pa­la­bras que se re­pi­ten, en­ton­ces fun­cio­na­rá. La men­te es muy po­de­ro­sa. Yo tra­té con es­ta téc­ni­ca a mu­chas per­so­nas ex­ce­si­va­men­te ner­vio­sas, con pro­ble­mas de in­som­nio o sue­ños per­tur­ba­do­res y lo­gra­ron ar­mo­ni­zar­se. Cuan­do uno rea­li­za es­te man­tra se sien­te la unión del cuer­po con la na­tu­ra­le­za y se per­ci­be có­mo su luz in­va­de el cuer­po. Es­to es pro­vo­ca­do por el mo­vi­mien­to del pin­cel y la con­cen­tra­ción. Ade­más, la ce­ni­za ba­ja el Fue­go del co­ra­zón, cal­ma la an­sie­dad y así se des­can­sa mu­cho me­jor”.

Pa­ra in­vo­car la luz di­vi­na

Los ele­gi­dos por el maes­tro Liu son dos man­tras taoís­tas muy es­pe­cia­les pa­ra in­vo­car la luz di­vi­na, que guía y for­ta­le­ce al es­pí­ri­tu. Pro­ba­ble­men­te no sea muy sen­ci­llo de re­pe­tir y en­ten­der ya que es­tá es­cri­to en pin­yin (trans­crip­ción fo­né­ti­ca del chino man­da­rín), sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que no es el idio­ma sino la in­ten­ción de los so­ni­dos lo que pro­du­ce el re­sul­ta­do. Aquí los acom­pa­ña­mos con su tra­duc­ción pa­ra que re­sul­ten más ama­bles, pe­ro lo me­jor es re­pe­tir­los en su for­ma ori­gi­nal.

Man­tra de luz do­ra­da

TIAN GUANG DI GUANG

Luz del Cie­lo y Luz de la Tie­rra.

RI YUE XING GUANG

Luz de Sol, Lu­na y es­tre­llas

PU PIAN DA GUANG

Luz gran­de, to­tal.

GUANG ZHAO SHI FANG

Luz que cu­bre las diez di­rec­cio­nes

FENG TAI SHANG LAO JUN

Mi­sión del Dios más im­por­tan­te.

JI JI RU LU LING!

Rá­pi­do, rá­pi­do es­tar a la or­den de la na­tu­ra­le­za por or­den de Dios.

Otro man­tra taoís­ta, tam­bién muy co­no­ci­do y em­plea­do por los mon­jes, ha­bla de la im­por­tan­cia de la prác­ti­ca de los ejer­ci­cios pa­ra lle­gar a la sa­bi­du­ría y al­can­zar la luz. TIAN TI XUAN ZONG

Ori­gen del Cie­lo y la Tie­rra

WAN CHI BEN GEN

Diez mil ener­gías tie­nen el mis­mo ori­gen.

GUANG XIU WAN JIE

Mu­cha prác­ti­ca pa­ra re­ver­tir el mal.

ZHENG WU SHEN TONG

Ava­lan mi ca­pa­ci­dad y po­ten­cia.

SAN JIE NEI WAI

Lo ex­terno e in­terno de tres par­tes: Cie­lo, Per­so­na y Tie­rra.

WEI TAO DU ZUN

En­tre Cie­lo, Vi­da y Tie­rra el único lí­der es Tao.

TI YOU JIN GUANG

El cuer­po tie­ne la luz do­ra­da. FU YING WU SHEN

La luz re­fle­ja a mi cuer­po.

SHI ZHI BU JIAN

Mi­ran­do y no se ve.

TING ZHI BU WEN

Es­cu­chan­do y sin so­ni­do.

BAO LUO TIAN DI

Por­que cu­bre el Cie­lo y la Tie­rra .

YANG YU QUN SHENG

Ali­men­ta to­das las vi­das.

SHUO CHI WAN BIAN

Sos­te­ner diez mil ve­ces esa prác­ti­ca.

TI YOU GUANG MING

Del cuer­po sa­lió la Luz.

SAN JIE SHI WEI

Las tres par­tes es­tán pro­te­gi­das.

WU DI SI YING

Los cin­co em­pe­ra­do­res me dan la bien­ve­ni­da.

WAN SHEN CHAO LI

Diez mil di­vi­ni­da­des pre­sen­tan su res­pe­to.

YU SHI LEI TING

Ma­ne­jar y usar la fuer­za de ra­yos y true­nos.

GUI YAO SANG DAN

Los es­pí­ri­tus de los de­mo­nios per­die­ron va­lor.

JING GUI WANG XING

El es­pí­ri­tu eterno ol­vi­da su for­ma.

NEI YOU PI LI

En su in­te­rior tie­ne ra­yos.

LEI SHEN YIN MING

El Dios del ra­yo ig­no­ró su nom­bre.

DONG HUI JIAO CHE

La sa­bi­du­ría ven­ce to­dos los obs­tácu­los.

WU CHI TENG TENG

La ener­gía de los cin­co ele­men­tos es­tá en ple­ni­tud.

JING GUANG SU XIAN

Rá­pi­da­men­te la Luz Do­ra­da se pre­sen­ta.

FU HU ZHENG REN

Vuel­ve y cu­bre a la per­so­na ver­da­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.