Se­mi­llas De bon­dad

TAO - Tomo II - - Salud -

Ha­ce ape­nas unas dé­ca­das que co­men­zó a in­cor­po­rar­se gra­nos en la die­ta de los oc­ci­den­ta­les, pe­ro en Chi­na es­tán pre­sen­tes des­de ha­ce mi­les de años por­que ade­más de agre­gar sa­bo­res y tex­tu­ras sin­gu­la­res a so­pas, gui­sos y en­sa­la­das, sus apor­tes pa­ra la sa­lud son in­nu­me­ra­bles.

La im­por­tan­cia de in­cluir se­mi­llas en la die­ta de los oc­ci­den­ta­les cre­ció a la par de la ten­den­cia mundial por la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y cier­tas mo­das, co­mo la de la cocina ve­ge­ta­ria­na. La me­di­ci­na tam­bién hi­zo su apor­te al re­cal­car, en­tre otras ven­ta­jas, la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar gra­sas no sa­tu­ra­das, pre­sen­tes en ca­si to­dos los gra­nos, pa­ra con­tra­rres­tar el co­les­te­rol. Pe­ro las se­mi­llas for­man par­te de la die­ta de los orien­ta­les des­de ha­ce mi­les de años y, a juz­gar por la sa­lud y el as­pec­to ju­ve­nil de la ma­yo­ría de los chi­nos, se tra­ta de un ali­men­to in­dis­pen­sa­ble que agre­ga sa­bor y tex­tu­ras sin­gu­la­res a so­pas, gui­sos y en­sa­la­das; tam­bién pue­den con­su­mir­se co­mo snacks en el desa­yuno o la me­rien­da, pe­ro siem­pre se­rán una im­por­tan­te fuen­te de nu­trien­tes pa­ra el or­ga­nis­mo. Vea­mos al­gu­nas de las más recomendadas por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na en ge­ne­ral y por el maes­tro Liu Ming en par­ti­cu­lar.

Se­mi­llas de za­pa­llo

En Chi­na se con­su­men des­pués de las co­mi­das pa­ra fa­vo­re­cer la di­ges-

tión. Tam­bién se las usa pa­ra eli­mi­nar los pa­rá­si­tos y pa­ra es­to hay que to­mar una vez por se­ma­na una pas­ta ho­mo­gé­nea de una mez­cla he­cha con 120 gra­mos de se­mi­llas tos­ta­das y pi­ca­das y miel. Por su apor­te de gra­sas sa­lu­da­bles con­tro­la el co­les­te­rol, me­jo­ran­do la cir­cu­la­ción, y por su po­der des­in­to­xi­can­te es es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra los fu­ma­do­res. En­tre sus com­po­nen­tes se en­cuen­tra el mag­ne­sio, muy efi­caz pa­ra ali­viar do­lo­res óseos y ar­ti­cu­la­res. Tam­bién ayu­da a pro­du­cir le­che ma­ter­na y evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos en el post par­to. Pa­ra es­to hay que be­ber to­dos los días una mez­cla de 60 gra­mos de se­mi­llas tos­ta­das y mo­li­das con azú­car ne­gra a gus­to en una ta­za de agua ca­lien­te.

Se­mi­llas de gi­ra­sol

En­tre sus in­nu­me­ra­bles vir­tu­des es­te grano for­ta- le­ce el ba­zo y es­ti­mu­la la di­ges­tión, apor­ta ener­gía Yang, lo que be­ne­fi­cia es­pe­cial­men­te a las per­so­nas frio­len­tas y a aque­llas con ten­den­cia a la de­pre­sión, ya que ar­mo­ni­za los es­ta­dos de áni­mo. Por su apor­te de mag­ne­sio ayu­da a desa­rro­llar los múscu­los, me­jo­ra la sa­lud de las ar­te­rias, re­gu­la el co­les­te­rol y la pre­sión ar­te­rial. Tam­bién con­tri­bu­ye a eli­mi­nar in­fec­cio­nes, re­gu­la­ri­zar el co­lon irri­ta­ble y me­jo­rar la cons­ti­pa­ción.

Con las se­mi­llas pi­ca­das y acei­te se ha­ce una pas­ta de­sin­fec­tan­te y ci­ca­tri­zan­te. Y con unas bo­li­tas he­chas con una mez­cla bien ma­cha­ca­da de 100grs. de se­mi­llas, 100grs. de sé­sa­mo ne­gro y 100grs. de ho­jas de mo­ra se so­lu­cio­na la cons­ti­pa­ción.

Co­mer una por la ma­ña­na y otra por la no­che du­ran­te 15 días.

Se­mi­llas de san­día

Al igual que la fru­ta, po­see na­tu­ra­le­za fres­ca, que ba­ja el Fue­go cor­po­ral (Yang), ideal pa­ra co­mer en ve­rano y tam­bién pa­ra cal­mar el ca­lor in­terno que pro­du­cen los ali­men­tos

pi­can­tes. Ayu­da a me­ta­bo­li­zar las gra­sas y, por lo tan­to, re­gu­la el co­les­te­rol; op­ti­mi­za el sis­te­ma uri­na­rio por su po­der diu­ré­ti­co y evi­ta la formación de cálcu­los re­na­les. Tam­bién me­jo­ra los es­ta­dos de an­sie­dad y por en­de el in­som­nio. No es re­co­men­da­ble pa­ra las per­so­nas frio­len­tas.

Sé­sa­mo

Tan­to el sé­sa­mo ama­ri­llo co­mo el ne­gro tie­nen las mis­mas fun­cio­nes so­bre el or­ga­nis­mo, sin em­bar­go en la me­di­ci­na chi­na se con­si­de­ra que el se­gun­do lle­ga más pro­fun­da­men­te al cuer­po. Am­bos ac­túan to­ni­fi­can­do el hí­ga­do y el ri­ñón, re­for­zan­do el Chi del pul­món y eli­mi­nan­do la tos se­ca; es­ti­mu­lan el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral, for­ta­le­cen hue­sos y múscu­los de las ro­di­llas y las vér­te­bras lum­ba­res. Tam­bién apor­tan gra­sas no sa­tu­ra­das y es muy re­co­men­da­ble pa­ra las em­ba­ra­za­das y par­tu­rien­tas, ya que es­ti­mu­la la pro­duc­ción de le­che.

Apor­ta tran­qui­li­dad men­tal, por lo cual es ideal pa­ra com­ba­tir el in­som­nio.

No de­be con­su­mir­se cuan­do el ba­zo es­tá dé­bil o se su­fren dia­rreas fre­cuen- tes; tam­po­co an­te la pre­sen­cia de en­fer­me­da­des de piel, co­mo la pso­ria­sis, aler­gias, etc.

Usa­da co­mo un­güen­to, la cre­ma de sé­sa­mo ne­gro y azú­car ali­via la tos e hi­dra­ta la piel. Si se quie­re for­ta­le­cer la san­gre, el hí­ga­do y el ri­ñón hay que to­mar el bre­ba­je re­sul­tan­te de her­vir du­ran­te 20 mi­nu­tos la mez­cla de 9 gra­mos de cri­san­te­mos y 15 de sé­sa­mo.

Se­mi­llas de pino

Fue uno de los ali­men­tos in­dis­pen­sa­bles de los an­ti­guos mon­jes taoís­tas, quie­nes sa­lían del tem­plo y se in­ter­na­ban en el bos­que pa­ra jun­tar­las. Co­mo vi­vían en las mon­ta­ñas, ne­ce­si­ta­ban te­ner los múscu­los y ten­do­nes fuer­tes y es­te grano le otor­ga­ba li­vian­dad al cuer­po, una gran vi­ta­li­dad y to­ni­fi­ca­ba sus ór­ga­nos. Tam­bién ali­vian el do­lor de gar­gan­ta, hu­me­de­cen los pul­mo­nes, y así eli­mi­nan la tos se­ca, evi­tan la cons­ti­pa­ción, los ma­reos con vis­ta bo­rro­sa, la ex­ce­si­va su­do­ra­ción du­ran­te la no­che y la ta­qui­car­dia. Es ideal pa­ra los adul­tos mayores que es­tén muy de­bi­li­ta­dos y pa­ra ellos hay una re­ce­ta de un cal­do es­pe­cial que sir­ve pa­ra hu­me­de­cer los pul­mo­nes y el in­tes­tino. El mis­mo con­sis­te en mez­clar ½ ki­lo de to­fu, 50 gra­mos se se­mi­llas de pino y 75 de azú­car en me­dio li­tro de cal­do de po­llo. Co­ci­nar

a fue­go lento y con­su­mir re­gu­lar­men­te co­mo una sopa.

Se­mi­llas de loto

For­ta­le­cen el ba­zo, to­ni­fi­can el ri­ñón pre­vi­nien­do in­fec­cio­nes y cálcu­los, tran­qui­li­zan y me­jo­ran el fun­cio­na­mien­to car­dia­co pre­vi­nien­do la ta­qui­car­dia y el in­som­nio; ade­más son un ex­ce­len­te es­ti­mu­lan­te se­xual, for­ta­le­cen la esen­cia y la ener­gía vi­tal y son muy uti­li­za­das pa­ra re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to. No de­ben con­su­mir­se en ex­ce­so si se pa­de­ce de es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co. Co­mo tó­ni­co pue­den con­su­mir­se de la si­guien­te ma­ne­ra: her­vir mu­cho tiem­po can­ti­da­des si­mi­la­res de se­mi­llas de loto y dien­te de dra­gón con azú­car a gus­to. Lue­go co­lar y lle­var a fue­go lento has­ta que to­do se re­duz­ca a una ja­lea sua­ve. Con­su­mir co­mo un dul­ce o mer­me­la­da.

Se­mi­llas de ci­rue­la

Es­ta se­mi­lla es la que se en­cuen­tra den­tro del ca­ro­zo. Si bien es la me­nos co­no­ci­da y uti­li­za­da, tie­ne mu­chí­si­mos apor­tes po­si­ti­vos pa­ra el or­ga­nis­mo. En­tre los más des­ta­ca­dos, hu­me­de­ce el pul­món, eli­mi­na las fle­mas y me­jo­ra la tos y, al igual que su fru­ta, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to in­tes­ti­nal, por lo cual des­in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo y eli­mi­na el ca­lor in­terno. Cal­ma la an­sie­dad y el do­lor en el pe­cho mo­ti­va­do por ese es­ta­do; tam­bién cal­ma el do­lor de ca­be­za y me­jo­ra los ron­qui­dos, per­mi­tien­do un me­jor des­can­so. Una an­ti­gua re­ce­ta chi­na la re­co­mien­da co­mo tó­ni­ca in­te­gral. Con­sis­te en mo­ler 200 gra­mos de se­mi­llas de ci­rue­la, agre­gar­le 200 de azú­car y her­vir esa mez­cla en ¼ li­tro de le­che has­ta ob­te­ner una pas­ta blan­da. Co­mer una cu­cha­ra so­pe­ra por día.

Se­mi­llas de hi­no­jo

Ac­túan so­bre el ba­zo, es­tó­ma­go, ri­ñón e hí­ga­do; es­ti­mu­lan la di­ges­tión, pre­vie­nen fla­tu­len­cias y mo­les­tias es­to­ma­ca­les. Es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co y ayu­da a de­pu­rar el or­ga­nis­mo. Sus acei­tes esen­cia­les fa­ci­li­tan la ab­sor­ción de nu­trien­tes en el es­tó­ma­go y en los in­tes­ti­nos, eli­mi­nan el frío del or­ga­nis­mo y re­gu­lan el Chi, ayu­dán­do­lo a fluir. Cuan­do se tie­ne do­lor de es­tó­ma­go o de ar­ti­cu­la­cio­nes se pue­de re­cu­rrir a es­tas se­mi­llas de una ma­ne­ra sen­ci­lla y con re­sul­ta­dos muy efec­ti­vos. Hi­dra­tar una cu­cha­ra­da de se­mi­llas en agua ca­lien­te, lue­go co­lo­car­las en una toa­lla o ga­sa hu­me­de­ci­da en agua tibia y apli­car so­bre la zo­na do­lo­ri­da. El ca­lor de las se­mi­llas pe­ne­tra­rá pro­fun­da­men­te en la piel y lle­ga­rá a la zo­na in­fla­ma­da cal­man­do efec­ti­va­men­te el do­lor.

Se­mi­llas de car­da­mo­mo

Es­ti­mu­lan el fun­cio­na­mien­to del es­tó­ma­go, pro­vo­can una ma­yor pro­duc­ción de sa­li­va, me­jo­ran­do el pro­ce­so di­ges­ti­vo, ali­vian los có­li­cos ab­do­mi­na­les, eli­mi­nan la aci­dez es­to­ma­cal y es­ti­mu­lan el ape­ti­to. Mue­ven el Chi, ha­cien­do que flu­ya por to­do el cuer­po y eli­mi­nan la hu­me­dad del or­ga­nis­mo fa­vo­re­cien­do el fun­cio­na­mien­to de los pul­mo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.