Co­sa de va­ro­nes

TAO - Tomo II - - Próstata -

La prós­ta­ta es la glán­du­la más im­por­tan­te del sis­te­ma re­pro­duc­tor mas­cu­lino. Tie­ne apro­xi­ma­da­men­te el ta­ma­ño de una cas­ta­ña y ro­dea la ure­tra, el tu­bo ubi­ca­do jus­to de­ba­jo de la ve­ji­ga por don­de pa­sa la ori­na pro­ve­nien­te de és­ta, y el se­men que ex­pul­san las ve­sí­cu­las se­mi­na­les por los con­duc­tos de­fe­ren­tes du­ran­te la eya­cu­la­ción, aun­que nun­ca al mis­mo tiem­po. Las hor­mo­nas mas­cu­li­nas es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to de la prós­ta­ta des­de el na­ci­mien­to y cuan­do és­tas co­mien­zan a men­guar, en­tre los 45 y 50 años, pue­de o bien re­du­cir­se o atro­fiar­se, pro­vo­can­do una hi­per­pla­sia pros­tá­ti­ca. En la ma­yo­ría de los ca­sos es­te mal es be­nigno y sus sín­to­mas más co­mu­nes son la ne­ce­si­dad de ori­nar fre­cuen­te­men­te, in­clu­so por la no­che; di­fi­cul­tad pa­ra co­men­zar a ori­nar; flu­jo de ori­na dé­bil y/o es­ca­so, go­teo in­vo­lun­ta­rio, en­tre otros. No se con­si­de­ra una en­fer­me­dad gra­ve, sin em­bar­go de­be tra­tar­se an­te la apa­ri­ción de los pri­me­ros sín­to­mas pa­ra evi­tar pro­ble­mas mayores co­mo las in­fec­cio­nes re­cu­rren­tes de las vías uri­na­rias.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na los pro­ble­mas en la prós­ta­ta es­tán re­la­cio­na­dos con la de­fi­cien­cia en la cir­cu­la­ción de la ener­gía que tie­ne co­mo con­se­cuen­cia un des­equi­li­brio or­gá­ni­co.

“En el cuer­po te­ne­mos 12 me­ri­dia­nos que lo re­co­rren co­mo ríos, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Uno de ellos es el Ren Mai, que pa­sa por la lí­nea me­dia de­lan­te­ra del cuer­po;

Co­mo la me­no­pau­sia en las mu­je­res, la prós­ta­ta sue­le ser el gran pro­ble­ma de la ma­yo­ría de los hom­bres mayores de 50 años. Pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na apor­ta, de la mano del Chi Kung, una se­rie de ejer­ci­cios pa­ra pre­ve­nir es­te mal y so­lu­cio­nar al­gu­nas dis­fun­cio­nes se­xua­les que el pa­so del tiem­po aca­rrea.

otro, el Du Mai pa­sa por de­trás del cuer­po, tam­bién por el me­dio. Es­tos dos me­ri­dia­nos son los que acu­den con su ener­gía a sub­sa­nar cual­quier par­te del or­ga­nis­mo que es­té de­te­rio­ra­da, por ejem­plo, si se rom­pe un hue­so, se le­sio­na un múscu­lo, etc. La prós­ta­ta, ubi­ca­da tam­bién en la par­te me­dia e in­fe­rior del cuer­po, es­tá re­la­cio­na­da di­rec­ta­men­te con am­bos me­ri­dia­nos”.

Des­de ni­ños y has­ta la ju- ven­tud, la ma­yor par­te de la ener­gía exis­ten­te en el cuer­po es Yang, que en la adul­tez co­mien­za a de­cli­nar len­ta­men­te y en­ton­ces co­mien­za a pri­mar la ener­gía Yin, por lo cual si no se to­man los re­cau­dos ne­ce­sa­rios en cuan­to a los cui­da­dos fí­si­cos (ali­men­ta­ción, ejer­ci­ta­ción, etc.) po­drían apa­re­cer de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, co­mo por ejem­plo, la de­fi­cien­cia funcional de la prós­ta­ta. Des- pués de los 40 años (5 ci­clos de 8 años) co­mien­za a de­cli­nar la ener­gía vi­tal; en­tre los 48 y 56 el cuer­po ya es­ta muy de­bi­li­ta­do, a me­nos que se ha­yan to­ma­do los re­cau­dos ne­ce­sa­rios pa­ra no mal­gas­tar la ener­gía o re­po­ner­la. Es­ta se va per­dien­do a lo lar­go de la vi­da, en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pe­ro, sin du­da, cuan­do más se ago­ta es du­ran­te la ac­ti­vi­dad se­xual, por­que con el lí­qui­do se­mi­nal se eli­mi­na par­te de la ener­gía vi­tal, pro­ve­nien­te de la prós­ta­ta. “A me­di­da que pa­san los años la ac­ti­vi­dad se­xual de­be ser más es­pa­cia­da. El cuer­po de­be con­si­de­rar­se una má­qui­na que hay que sa­ber ma­ne­jar, si no se rom­pe. En el cuer­po es­ta rup­tu­ra se ma­ni­fies­ta con tu­mo­res y cán­cer. La ma­yo­ría de los ani­ma­les pue­den vi­vir una vi­da nor­mal por­que res­pe­tan la na­tu­ra­le­za y si­guen su rit­mo se­gún la edad que ten­gan. Por ejem­plo, se aco­plan en pri­ma­ve­ra pa­ra pre­ser­var la es­pe­cie; y lo ha­cen so­la­men­te du­ran­te su ju­ven­tud, lue­go co­mien­zan a guar­dar la ener­gía pa­ra con­ser­var su cuer­po y no mo­rir tem­pra­na­men­te. Así co­mo un gato pue­de vi­vir 20 años, las per­so­nas po­dría­mos vi­vir 140, siem­pre y cuan­do res­pe­te­mos el rit­mo de la na­tu­ra­le­za. Es im­por­tan­te des­ta­car que el se­men es la esen­cia del cuer­po y de la vi­da”.

Las emo­cio­nes in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te so­bre es­ta

glán­du­la. La preo­cu­pa­ción y el es­trés pro­vo­can que la ener­gía ba­je y en­ton­ces no flu­ye en for­ma ho­mo­gé­nea en el or­ga­nis­mo. Otro fac­tor es la ali­men­ta­ción. “Se de­be cui­dar la ca­li­dad de la co­mi­da, evi­tan­do los pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos y en lo po­si­ble op­tar por la co­mi­da na­tu­ral. Tam­bién es ne­ce­sa­rio con­tro­lar el con­su­mo de ali­men­tos de­ma­sia­do fríos, pi­can­tes, cru­dos o muy con­di­men­ta­dos. Es­te ti­po de die­ta es im­por­tan­te a par­tir de los 40-50 años, es­pe­cial­men­te si no se prac­ti­can ejer­ci­cios que es­ti­mu­len el mo­vi­mien­to de la ener­gía in­ter­na”.

Có­mo for­ta­le­cer el pe­ri­neo

El pe­ri­neo es la zo­na ubi­ca­da en­tre el ano y los ge­ni­ta­les ex­ter­nos, y for­ma par­te del fon­do de la pel­vis.se­gún la me­di­ci­na chi­na, por él pa­san el mar de Yang y el mar de Yin, y si es­tá de­bi­li­ta­do, la ener­gía no po­drá cum­plir su fun­ción. Pa­ra man­te­ner­lo en con­di­cio­nes es ne­ce­sa­ria la prác­ti­ca de ejer­ci­cios que mo­vi­li­cen la ener­gía in­ter­na y es­ti­mu­len al cuer­po a fun­cio­nar na­tu­ral­men­te. El Chi Kung tie­ne en­tre sus pos­tu­ras un ejer­ci­cio ideal pa­ra for­ta­le­cer el pe­ri­neo y se pue­de rea­li­zar va­rias ve­ces al día en cual­quier ám­bi­to, in­clu­so en el lu­gar de tra­ba­jo. Se de­no­mi­na Xin Yi Liu He Zhang prac­ti­cán­do­la fre­cuen­te­men­te, se ob­tie­ne la con­cen­tra­ción de la ener­gía ori­gi­nal y la bue­na cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca.

Pri­me­ra pos­tu­ra:

Pies paralelos, abrien­do las pier­nas en el an­cho de hom­bros, fle­xio­na­das, el cen­tro de­re­cho, las ye­mas de los de­dos y las pal­mas de­ben en­fo­car co­mo lin­ter­nas a un mis­mo pun­to, Dan Tian, ubi­ca­do cua­tro de­dos de­ba­jo del om­bli­go y don­de se en­cuen­tra la ener­gía ori­gi­nal (Foto 1). La men­te de­be es­tar con­cen­tra­da en ese pun­to me­jo­ran­do esa re­la­ción mien­tras que la ener­gía cir­cu­la por to­do el cuer­po;la res­pi­ra­ción de­be ser si­len­cio­sa, ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do por la na­riz, ayu­dan­do a me­jo­rar la ener­gía es ese lu­gar, vol­ver­la más po­de­ro­sa. Es muy im­por­tan­te en es­tos ejer­ci­cios sos­te­ner el pe­ri­neo ha­cia arri­ba y man­te­ner­lo uni­do a la cir­cu­la­ción del cuer­po. Con ca­da in­ha­la­ción el cuer­po ex­pan­de y con ca­da ex­ha­la­ción el cuer­po con­cen­tra sin per­der el es­pa­cio lo­gra­do en la ex­pan­sión.

Se­gun­da pos­tu­ra:

Pa­ra lle­var a ca­bo co­rrec­ta­men­te es­te mo­vi­mien­to in­terno es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la cir­cu­la­ción de la ener­gía Yin y Yang de ma­nos y pies. Del la­do in­terno del cuer­po la ener­gía sube, del la­do ex­terno ba­ja; cuan­do sube pa­sa por el cen­tro del pe­ri­neo.

Jun­tar los pies, las ro­di­llas, fle­xio­nar las pier­nas y le­van­tar el cen­tro del pe­ri­neo de la mis­ma for­ma que en el ejer­ci­cio an­te­rior.(foto

2).

Ce­rrar las ma­nos y jun­tar los nu­di­llos; am­bos pul­ga­res (pun­tos de pul­món, Yin y Yang, res­pi­ra­ción ex­ter­na) se en­fren­tan por las ye­mas y for­man una pun­ta de fle­cha que apun­ta a Dan Tien que es tam­bién el pun­to de res­pi­ra­ción in­ter­na (Foto 3).Am­bos pul­ga­res de­ben es­tar uni­dos en el cen­tro del cuer­po apun­tan­do ha­cia el cen­tro del Dan Tien por de­ba­jo del om­bli­go pa­ra que lle­gue la ener­gía ha­cia el pun­to exac­to. Se pre­sio­na ha­cia es­te pun­to pe­ro no se de­be per­der el es­pa­cio in­terno en el cuer­po, no se de­be em­pu­jar me­tien­do la pan­za ha­cia aden­tro.

Con la men­te se sien­te có­mo el Chi cru­za el cuer­po con el cen­tro de­re­cho, des­de los pies, pa­sa por las pier­nas, por el pe­ri­neo, por los bra­zos has­ta los de­dos, to­do se di­ri­ge al Dan Tien ori­gi­nal y si­gue por el cen­tro del cuer­po has­ta el cen­tro del ce­re­bro. Por aden­tro sube y por afue­ra vuel­ve pa­ra rea­li­zar otro ci­clo de cir­cu­la­ción in­ter­na. “Con es­ta pos­tu­ra se une la res­pi­ra­ción in­ter­na y ex­ter­na y la ener­gía flu­ye ade­cua­da­men­te, pu­dien­do pre­ve­nir y cu­rar tan­to los pro­ble­mas de prós­ta­ta y ayu­dar a so­lu­cio­nar al­gu­nas dis­fun­cio­nes se­xua­les e in­clu­so, pa­ra te­ner se­men de bue­na ca­li­dad, fun­da­men­tal cuan­do se quie­re en­gen­drar un be­bé. Se tra­ta de un co­no­ci­mien­to orien­tal se­cre­to que pa­ra mí va­le oro, y se los quie­ro re­ga­lar”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.