La die­ta yang in­ver­nal

TAO - Tomo II - - Cocina -

La ali­men­ta­ción ade­cua­da es pri­mor­dial pa­ra man­te­ner los ri­ño­nes sa­nos y fuer­tes, prin­ci­pal fuen­te de ener­gía vi­tal y los más so­bre­car­ga­dos de tra­ba­jo en épo­ca de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Con­se­jos del maes­tro Liu Ming y sus sa­bro­sas su­ge­ren­cias pa­ra en­fren­tar el in­vierno.

Con­cen­tra­do en man­te­ner el ca­lor y la ener­gía en el in­te­rior del cuer­po, en el in­vierno el or­ga­nis­mo se vuel­ve más lento. Es­ta es­ta­ción se aso­cia al ele­men­to Agua e in­vo­lu­cra a ri­ño­nes, ve­ji­ga y to­do el sis­te­ma uri­na­rio en la ta­rea de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral fren­te al des­cen­so de las mar­cas tér­mi­cas ex­ter­nas. De acuer­do con los prin­ci­pios de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, los ri­ño­nes son la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía vi­tal, por lo cual se­rá im­pres­cin­di­ble man­te­ner­lo sa­nos y fuer­tes. Y pa­ra lo­grar­lo es pri­mor­dial la ali­men­ta­ción. Co­mo en ca­da es­ta­ción, el maes­tro Liu Ming re­co­mien­da ajustar la die­ta y pa­ra es­ta épo­ca del año su con­se­jo es in­ge­rir co­mi­das con ma­yor por­cen­ta­je de gra­sas, pa­ra ob­te­ner más ener­gía, y cier­tos ti­pos de car­nes.

“El cor­de­ro es un ani­mal que ge­ne­ral­men­te vi­ve en las mon­ta­ñas y en los lu­ga­res de tem­pe­ra­tu­ra muy ba­ja, lo que ha­ce que su con­tex­tu­ra fí­si­ca es­té com­pues­ta por ca­pas de gra­sa, múscu­lo y ener­gía Yang, de ma­ne­ra que pue­da so­bre­vi­vir en bue­nas con­di­cio­nes, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Al con­su­mir su car­ne se lo­gra ob­te­ner esa ener­gía que, ade­más de ac­tuar co­mo pro­tec­tor con­tra el frío, ayu­da­rá a for­ta­le­cer el co­ra­zón y el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar en ge­ne­ral. Re­cor­de­mos que es­te ór­gano

“La car­ne de cer­do per­te­ne­ce al ele­men­to Agua Y ES muy re­co­men­da­ble pa­ra re­for­zar el ri­ñón”

es­tá muy de­bi­li­ta­do en in­vierno ya que se re­la­cio­na con el ele­men­to Fue­go y la épo­ca es­ti­val”.

Si bien el con­su­mo de cor­de­ro tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, pue­de re­sul­tar de di­fí­cil di­ges­tión, por eso en la cocina chi­na sue­le co­ci­nar­se du­ran­te mu­chas ho­ras, es­pe­cial­men­te el cue­ro, y acom­pa­ñar­se con nabo que ayu­da a di­ge­rir­lo y fa­ci­li­ta que el es­tó­ma­go ab­sor­ba me­jor sus nu­trien-

tes; las za­naho­rias cum­plen una fun­ción si­mi­lar. El cue­ro ani­mal po­see la ma­yor par­te de la ener­gía Yang, por eso se­rá bueno con­su­mir­lo.

“Las car­nes ro­jas se de­ben co­ci­nar du­ran­te mu­cho tiem­po (2 o 3 ho­ras, qui­zás más) pa­ra que el fue­go trans­for­me su gra­sa y no re­sul­te da­ñi­na pa­ra el or­ga­nis­mo”.

El cer­do es otra de las car­nes recomendadas pa­ra in­vierno por­que per­te­ne­ce al ele­men­to Agua y se re­la­cio­na con el ri­ñón, por lo que con­tri­bu­ye a re­for­zar to­do el sis­te­ma uri­na­rio.

Con res­pec­to a los ve­ge­ta­les, los de raíz, tu­bércu­los y aque­llos que cre­cen al ras de la tie­rra son los más in­di­ca­dos. Si bien en la ac­tua­li­dad es po­si­ble con­su­mir ca­si to­dos los ali­men­tos to­do el año e in­clu­so aque­llos traí­dos de otros paí­ses, siem­pre es me­jor con­su­mir los pro­duc­tos de es­ta­ción y, par­ti­cu­lar­men­te, los de la re­gión en que se vi­va o vi­si­te. La ra­zón es sen­ci­lla: ese ali­men­to ten­drá los nu­trien­tes y la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra po­der vi­vir sa­lu­da­ble­men­te en ese lu­gar es­pe­cí­fi­co. Los cí­tri­cos y los fru­tos secos tam­bién son im­por­tan­tes ya que apor­tan gra­sas esen­cia­les y fi­bras, que ba­jan los ni­ve­les de co­les­te­rol y re­gu­lan la pre­sión ar­te­rial. “Las so­pas y los gui­sos son fun­da­men­ta­les en el in­vierno pa­ra man­te­ner la hu­me­dad en los pul­mo­nes y en los in­tes­ti­nos, evi­tan­do en­fer­me­da­des. En in­vierno afue­ra es­ta vacío, aden­tro es­ta lleno, es de­cir com­pa­ra­do con el ve­rano las vís­ce­ras y ór­ga­nos es­tán más fuer­tes ya que la ener­gía es­ta aden­tro, por eso ne­ce­si­tan co­mi­das más sus­tan­cio­sas”.

Re­ce­ta­rio de in­vierno

El maes­tro Liu Ming ela­bo­ró es­te me­nú con un

pla­to ba­sa­do en cor­de­ro y otro en car­ne de cer­do pa­ra for­ta­le­cer el or­ga­nis­mo y en­fren­tar me­jor la épo­ca de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Tam­bién nos pa­sa la re­ce­ta de una sopa y un bre­ba­je es­pe­cial pa­ra no en­fer­mar­se.

Cor­de­ro es­to­fa­do

(Foto 1)

Los in­gre­dien­tes bá­si­cos de es­te pla­to tí­pi­co de Chi­na son la car­ne de cor­de­ro y el nabo. La pre­pa­ra­ción es larga, pe­ro los re­sul­ta­dos va­len la pe­na. En pri­mer lu­gar cor­tar la car­ne de cor­de­ro en tro­zos me­dia­nos y co­lo­car­los en un wok ca­lien­te con agua y vino blan­co o vod­ka. Co­ci­nar ta­pa­do du­ran­te 2 ho­ras a fue­go lento. Lue­go re­ti­rar la car­ne y des­car­tar el fon­do de coc­ción. Vol­ver a co­lo­car­lo en el wok y agre­gar­le nue­va­men­te vino, ju­go de li­món, sal­sa de so­ja, una cu­cha­ra­da de azú­car y con­di­men­tos a gus­to. El lí-

qui­do de­be cu­brir la car­ne. De­jar her­vir y agre­gar el nabo, pe­la­do y cor­ta­do en tro­zos. Se­guir co­ci­nan­do a fue­go mí­ni­mo y, cuan­do el nabo es­té tierno, con­di­men­tar con ce­bo­lla de ver­deo pi­ca­da, un po­co de sal­sa de to­ma­te, le­che de co­co, pi­mien­ta, o cu­rri.

La fun­ción de los con­di­men­tos es abrir el ape­ti­to, an­tes de co­mer, de­bi­do al aro­ma que des­pren­den y ayu­dar a di­ge­rir los ali­men­tos lue­go de ha­ber co­mi­do.en los res­tau­ran­tes chi­nos es­te pal­to se sir­ve en un bra­se­ro pa­ra que no pier­da el ca­lor y se acom­pa­ña con el clá­si­co arroz blan­co glu­ti­no­so.

Cer­do con ver­du­ras al va­por

(Foto 2)

Al igual que el cor­de­ro, la car­ne de cer­do de­be co­ci­nar­se du­ran­te ho­ras pa­ra que no re­sul­te pe­sa- da. Ca­len­tar muy bien un wok, agre­gar­le un cho­rri­to de acei­te y agre­gar el cer­do cor­ta­do en tro­zos me­dia­nos. Cu­brir con vino blan­co y agua, ta­par y co­ci­nar a fue­go fuer­te has­ta que rom­pa en her­vor, lue­go ba­jar­lo y con­ti­nuar la coc­ción dos ho­ras más. Re­ti­rar del fue­go y cor­tar en lá­mi­nas fi­nas, lim­piar con cui­da­do el re­ci­pien­te y vol­ver a co­lo­car­lo allí jun­to con hi­no­jos pe­que­ños, tam­bién pue­de ser otra ver­du­ra a gus­to; sal­sa de so­ja, vino de arroz y con­di­men­tos a elec­ción, pue­de ser anís es­tre­lla­do, ca­ne­la en ra­ma y pi­mien­ta, en­tre otros.

Otra ma­ne­ra de pre­pa­rar­lo, una vez que pre­via­men­te se tie­ne co­ci­do el cer­do, es al va­por, co­lo­can­do la car­ne aba­jo y las ver­du­ras arri­ba, pa­ra que de es­ta ma­ne­ra los ve­ge­ta­les se im­preg­nen del ex­qui­si­to sa­bor del cer­do. Co­ci­nar en­tre me­dia ho­ra y 40 mi­nu­tos y ser­vir in­ver­ti­do, de ma­ne­ra que la ver­du­ra que­de aba­jo.

La ma­ne­ra tí­pi­ca de ser­vir­lo es con pan­ci­tos ca­lien­tes que se cor­ta­rán pa­ra armar pe­que­ños sánd­wich, con pan fri­to (se ha­cen ca­len­tan­do bien el wok con un cho­rri­to de acei­te y tos­tan­do el pan cor­ta­do en re­ba­na­das fi­nas) o tor­ti­llas de maíz

Agra­de­ce­mos a Pan­da Chi­na Res­tau­rant, Men­do­za 1649, Tel. 4783-9606 y al chef Juan su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.