Una es­pe­ran­za con­tra el par­kin­son

TAO - Tomo II - - Tai Chi -

La en­fer­me­dad de Par­kin­son es un pro­ce­so cró­ni­co que pro­vo­ca la muer­te pro­gre­si­va de cier­tas cé­lu­las del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral lla­ma­das neu­ro­nas do­pa­mi­nér­gi­cas, en­car­ga­das de ge­ne­rar la do­pa­mi­na y de ayu­dar a con­tro­lar los mo­vi­mien­tos mus­cu­la­res.

Por esas ca­rac­te­rís­ti­cas se la con­si­de­ra una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va y aún se des­co­no­ce su ori­gen. La­men­ta­ble­men­te, los pri­me­ros sín­to­mas co­mien­zan a ma­ni­fes­tar­se cuan­do ya se ha pro­du­ci­do el da­ño y si bien los adul­tos mayores son los más afec­ta­dos, se es­ti­ma que en la Ar­gen­ti­na uno de ca­da diez pa­cien­tes pa­de­ce una manifestación tem­pra­na de la en­fer­me­dad, con al­re­de­dor de 8.000 me­no­res de 50 años afec­ta­dos. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la So­cie­dad Neu­ro­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na, el nú­me­ro to­tal de en­fer­mos de Par­kin­son en nues­tro país es 80.000 per­so­nas.

Los sín­to­mas de la en­fer­me­dad pue­den in­cluir tem­blor en las ma­nos, bra­zos, pier­nas, la man­dí­bu­la y la cara; ri­gi­dez en los bra­zos, las pier­nas y el tron­co; len­ti­tud de mo­vi­mien­tos, pro­ble­mas de equi­li­brio y coor­di­na­ción. A me­di­da que los sín­to­mas em­peo­ran, se acen­túan las di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar o rea­li­zar ta­reas sim­ples; en ca­sos ex­tre­mos, pue­de sur­gir la de­pre­sión, tras­tor­nos del sue­ño o di­fi­cul­ta­des pa­ra mas­ti­car, tra­gar o ha­blar.

“Es­ta en­fer­me­dad se re­la­cio­na con el ex­ce­so en la in­ges­ta de car­nes ro­jas y gra­sas, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. To­dos los ali­men­tos son bue­nos, pe­ro es im­por­tan­te dar­le al cuer­po la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de ca­da uno pa­ra lo­grar el equi­li­brio ener­gé­ti­co. Si la ali­men­ta­ción es ex­ce­si­va, el or­ga­nis­mo no la pue­de di­ge­rir co­rrec­ta­men­te y se po­ne en pe­li­gro. Es fun­da­men­tal que lue­go de co­mer no nos sin­ta­mos pe­sa­dos y can­sa­dos; si es­to ocu­rre es por­que se ha co­mi­do mu­cho más de lo ne­ce­sa­rio. Pa­ra te­ner una idea de lo que ocu­rre po­de­mos com­pa­rar a nues­tro cuer­po con un pa­si­llo, si acu­mu­la­mos per­ma­nen­te­men­te co­sas en él, lle­ga­rá un pun­to don­de no po­dre­mos tran­si­tar de ma­ne­ra fá­cil. Con el cuer­po pa­sa lo mis­mo, si lo lle­na­mos de co­mi­da innecesaria, lle­ga­rá un mo­men­to en el cual la ener­gía no cir­cu­la­rá, ya que los ca­na­les ener­gé­ti­cos y las ve­nas se en­con­tra­rán blo­quea­dos, ge-

Con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va de ori­gen des­co­no­ci­do, el Par­kin­son no tie­ne to­da­vía una cu­ra efec­ti­va. Sin em­bar­go, es­tu­dios re­cien­tes de­mos­tra­ron que la prác­ti­ca de las ar­tes mar­cia­les chi­nas me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes.

ne­ran­do de es­ta ma­ne­ra una de­fi­cien­cia de Yin”.

El equi­li­brio Yin-yang de­be res­pe­tar­se a ni­vel fí­si­co y tam­bién en el as­pec­to aními­co; las per­so­nas muy preo­cu­pa­das o de­pri­mi­das cla­ra­men­te al­te­ran la sa­lud, ya que se rom­pe la ar­mo­nía cuer­po-men­te, es de­cir ma­te­ria-ener­gía. El enojo es una emo­ción que con­lle­va di­rec­ta­men­te a la en­fer­me­dad, de­bi­do a que se re­la­cio­na con el hí­ga­do y con el me­ri­diano de la ve­sí­cu­la (Shao Yang), que re­co­rre la par­te me­dia del cuer­po dis­tri­bu­yen­do ener­gía Yang y con­tac­tán­do­se con los cen­tros ner­vio­sos. La ma­yo­ría de las per­so­nas que pa­de­cen de Par­kin­son fue­ron ner­vio­sas e irri­ta­bles la ma­yor par­te de su vi­da. El es­trés la­bo­ral, es­pe­cial­men­te el tra­ba­jo in­te­lec­tual, tam­bién de­bi­li­ta el Chi del ri­ñón, so-

bre to­do la par­te Yin, pro­vo­can­do un gran des­equi­li­brio or­gá­ni­co.

En cuan­to a los sín­to­mas, el mo­vi­mien­to in­vo­lun­ta­rio que se des­en­ca­de­na en la en­fer­me­dad de Par­kin­son tie­ne

SU RAZØN DE SER “Cuan­do se pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad el cuer­po ma­ni­fies­ta un mo­vi­mien­to que re­pre­sen­ta ali­vio, por­que a tra­vés de esa vi­bra­ción la ener­gía co­mien­za a cir­cu­lar por los ca­na­les; en cam­bio cuan­do la per­so­na afec­ta­da es­tá quie­ta, ma­ni­fies­ta un gran ma­les­tar por­que la mis­ma se es­tan­ca. En­ton­ces el tem­blor vie­ne a ser un me­ca­nis­mo de de­fen­sa del or­ga­nis­mo, que in­ten­ta lo­grar el equi­li­brio pa­ra no mo­rir”.

Si bien has­ta el mo­men­to no hay una cu­ra efec­ti­va pa­ra es­ta en­fer­me­dad, es

PO­SI­BLE ME­JO­RAR SU PRONØSTIPOR co no­ta­ble­men­te y, es­pe­cial­men­te, pre­ve­nir­la; pa­ra ello es in­dis­pen­sa­ble cam­biar los ma­los há­bi­tos. En­tre ellos los más im­por­tan­tes son:

s ,A ALIMENTACIØN ES Ne­ce­sa­rio evi­tar las gra­sas, por­cio­nes abun­dan­tes y mal

COCINADAS ,A CLAVE ES CO­MER

bien, pe­ro que­dar­se con un po­co de ham­bre.

Es im­por­tan­te des­ta­car que los pro­ble­mas de la san­gre (Yin) se re­la­cio­nan con

LA ALIMENTACIØN POR LO TAN­TO

el ali­men­to siem­pre es el re­me­dio.

s %LIMINAR TO­TAL­MEN­TE EL

ta­ba­co, es de­cir no fu­mar y evi­tar es­tar en am­bien­tes don­de se fu­ma.

s %L DES­CAN­SO NOC­TURNO ES

im­pres­cin­di­ble pa­ra que el or­ga­nis­mo fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te; hay que res­pe­tar los ho­ra­rios y la can­ti­dad de ho­ras de sue­ño.

otra par­te, la acu­pun­tu­ra tam­bién pue­de me­jo­rar

LA CIRCULACIØN ENERGÏTICA Y

san­guí­nea, sin em­bar­go, “Lo más im­por­tan­te es cam­biar la ac­ti­tud fren­te a la en­fer­me­dad, no se pue­de me­jo­rar la ma­te­ria si no se cam­bia la men­te. La pre­gun­ta que uno de­be ha­cer­se es ¿real­men­te quie­ro cam­biar es­ta si­tua­ción? Y con­tes­tar ho­nes­ta­men­te. Si uno quie­re re­ver­tir lo que le pa­sa de­be re­vi­sar an­te to­do la for­ma de pen­sar y ac­tuar. Es­ta­mos en es­ta vi­da pa­ra apren­der que to­do cam­bia y que uno de­be adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des que ge­ne­ran esos cam­bios, la ley del uni­ver­so es así.”

,A PRÉCTICA DE EJER­CI­CIOS

que ayu­dan a ma­ne­jar la ener­gía, por ejem­plo, Tai Chi, Chi Kung y Pa Kua, en­tre otros, pue­de sim­pli­fi­car el ca­mino ha­cia la me­jo­ra.

“Ca­da ór­gano y vís­ce­ra cir­cu­la en for­ma in­di­vi­dual, pe­ro, al igual que la ener­gía de la tie­rra, lue­go se en­ca­de­na y flu­ye co­mo una uni­dad. No ol­vi­de­mos que el cuer­po re­pre­sen­ta al uni­ver­so, to­do lo que ocu­rre en és­te se re­fle­ja en nues­tro in­te­rior, ra­zón por la cual es ne­ce­sa­rio res­pe­tar la na­tu­ra­le­za y vi­vir si­guien­do su rit­mo”, ase­gu­ra ,IU -ING

Aval de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal

El Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga

CIØN DE /REGØN /2) Ase­gu­ra que el Tai Chi pue­de apor­tar nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios a los en­fer­mos de Par

KINSON 4AL ALRMACIØN SE

sus­ten­ta en el es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta The New

%NGLAND *OURNAL OF -EDICINE QUE DISTRIBUYØ ALEA­TO­RIA­MEN­TE a 195 pa­cien­tes a sen­dos gru­pos, uno a la prác­ti­ca de Tai Chi, otro a una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia y otro de es­ti­ra­mien

TOS ,OS PA­CIEN­TES PAR­TI­CI­PA­RON en se­sio­nes de ejer­ci­cios de 60 mi­nu­tos, dos ve­ces por se­ma­na, du­ran­te 24 se­ma­nas. De es­te mo­do ob­ser­va­ron que los pa­cien­tes del gru­po de Tai Chi po­dían in­cli­nar­se

EN CUAL­QUIER DIRECCIØN SIN

per­der el equi­li­brio, de­mos­tra­ron me­jor con­trol de su cuer­po y ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra ca­mi­nar.

Ade­más, tam­bién su­pe­raron a los del gru­po de en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia en equi­li­brio y lon­gi­tud de sal­to, y re­du­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la in­ci­den­cia de

CAÓDAS EN COMPARACIØN CON

los del gru­po de es­ti­ra­mien

TO ,OS IN­VES­TI­GA­DO­RES Pun­tua­li­za­ron que, ade­más de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios, es­te ar­te mar­cial se pue­de rea­li­zar en cual­quier mo­men­to y lu­gar una vez apren­di­dos los mo­vi­mien­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.