La le­yen­da de la ser­pien­te blan­ca

TAO - Tomo II - - Mitología -

Es­ta his­to­ria es una de las más po­pu­la­res de la li­te­ra­tu­ra chi­na, fue re­pre­sen­ta­da du­ran­te mu­chos años por la Ópe­ra e in­clu­so tie­ne va­rias ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas: la pri­me­ra de 1962 (“Whi­te sna­ke”), otra de 1993 (“Whi­te sna­ke, Green sna­ke”) y la más re­cien­te de 2011, “El bru­jo y la ser­pien­te blan­ca”, con Eva Huang y Jet Li; tam­bién hay adap­ta­cio­nes en ani­mé y una mi­ni­se­rie pa­ra la te­le­vi­sión. La le­yen­da cuen­ta que ha­ce mu­cho, mu­cho tiem­po, vi­vían en la mon­ta­ña Emei dos ser­pien­tes, una blan­ca y la otra ver­de. En una al­dea muy cer­ca de allí ha­bi­ta­ba uno de los fa­mo­sos in­mor­ta­les, quien en una opor­tu­ni­dad eli­gió a un ni­ño pa­ra dar­le la in­mor­ta­li­dad. Pa­ra con­ver­tir­se, el ni­ño de­bía co­mer un pla­to de fi­deos con un pol­vo má­gi­co que el in­mor­tal ex­tra­jo de su pro­pia ca­be­za; el ni­ño co­men­zó a co­mer­lo con gus­to, pe­ro cuan­do el pa­dre lo vio cre­yó que la co­mi­da es­ta­ba en­ve­ne­na­da y lo obli­gó a vo­mi­tar­la en un arro­yo en el que, ca­sual­men­te, se en­con­tra­ban las ser­pien­tes.

Un can­gre­jo y las dos ser­pien­tes se dispu­taron en­ca­ni­za­da­men­te el bo­ca­do, pe­ro co­mo los tres lo­gra­ron in­ge­rir al­go, se con­vir­tie­ron en in­mor­ta­les.

Las ser­pien­tes apro­ve­cha­ron sus nue­vos po­de­res má­gi­cos y se trans­for­ma­ron en dos be­llas mu­je­res. La blan­ca de­ci­dió lla­mar­se Bai Suz­hen y la ver­de, Xiao­qing. Un día, pa­sea­ban por el La­go del Oes­te de Hangz­hou y lle­ga­ron al fa­mo­so Duan Qiao (Puen­te Ro­to), don­de de re­pen­te se desató una fuer­te tormenta que las obli­gó a re­fu­giar­se de­ba­jo de un enor­me sau­ce. Allí vie­ron acer­car­se a un jo­ven con un paraguas en la mano; se lla­ma­ba Xu Xian y era el pe­que­ño ni­ño que años atrás ha­bía vo­mi­ta­do la co­mi­da má­gi­ca. Les pres­tó su paraguas y lla­mó un bar­co pa­ra que las lle­va­ra a su ca­sa; Bai Suz­hen y el jo­ven se sin­tie­ron in­me­dia­ta­men­te atraí­dos; en­ton­ces, él le pro­pu­so pa­sar al día si­guien­te por su ca­sa pa­ra re­cu­pe­rar el paraguas y vol­ver a ver­la.

El en­cuen­tro

Xu Xian y Bai Suz­hen man­tu­vie­ron una la larga char­la don­de él le con­tó que sus pa­dres ha­bían muer­to, que vi­vía con su her­ma­na y que tra­ba­ja­ba en una her­bo­ris­te­ría. La ser­pien­te blan­ca es­cu­chó em­be­le­sa­da to­do su re­la­to y al fi­nal le pi­dió que se ca­sa­ra con ella.

Tiem­po des­pués la pa­re­ja iins­ta­ló su pro­pia her­bo­ris- te­ría don­de Bai Suz­hen con sus secretos po­de­res, lo­gró cu­rar a mu­chas per­so­nas en­fer­mas. Y pron­to se hi­cie­ron tan que­ri­dos y fa­mo­sos en la al­dea que sus pro­di­gios lle­ga­ron a oí­dos de Fahai, un mon­je bu­dis­ta que vi­vía en un tem­plo cer­cano; era na­da era na­da más ni na­da me­nos que la re­pre­sen­ta­ción hu­ma­na de aquél can­gre­jo con el que ha­bía dispu­tado la sus­tan­cia má­gi­ca en el río y que se­guía odian­do a las otro­ra ser­pien­tes. Fahai cre­yó ver en Xu Xian una opor­tu­ni­dad de ven­gar­se y fue has­ta su ca­sa pa­ra ad­ver­tir­lo so­bre la ver­da­de­ra iden­ti­dad de su mu­jer, pe­ro Xu Xian no le cre­yó ni una pa­la­bra.

Sin em­bar­go tiem­po des­pués, cuan­do lle­gó el Fes­ti­val del Bar­co Dra­gón, se de­jó con­ven­cer por el mon­je pa­ra dar­le de be­ber a su es­po­sa el vino lla­ma­do Xiong Huang, usa­do en esa fe­cha pa­ra ale­jar a los ma­los es­pí­ri­tus, pe­ro

que las ser­pien­tes te­nían prohi­bi­do to­mar por­que re­ve­la­ría su ver­da­de­ra con­di­ción.

Bai Suz­hen be­bió una co­pa y co­men­zó a sen­tir­se des­com­pues­ta, en­ton­ces él la lle­vó al dor­mi­to­rio, la acos­tó so­bre la ca­ma y lue­go fue a la cocina a pre­pa­rar­le una sopa pa­ra ali­viar su ma­les­tar. Cuan­do vol­vió, fue tal el ho­rror que sin­tió al ver una enor­me ser­pien­te blan­ca en­ros­ca­da jun­to a él que mu­rió ins­tan­tá­nea­men­te. Cuan­do Bai Suz­hen des­per­tó y en­con­tró a su es­po­so muer­to la in­va­dió una gran tris­te­za, pe­ro le pi­dió a Xiao Qing (la ser­pien­te ver­de) que cui­da­ra de Xu Xian mien­tras ella iba a la Mon­ta­ña de Ha­da de Wu­long pa­ra con­se­guir ling zhi, una hierba má­gi­ca que po­día vol­ver­lo a la vi­da. Co­mo es­ta­ba em­ba­ra­za­da, Xiao­qing tra­tó de per­sua­dir­la de que ol­vi­da­ra el asun­to ad­vir­tién­do­le so­bre los rie­gos de tal ex­pe­di­ción en esa con­di­ción, pe­ro Bai Suz­hen no es­cu­chó su con­se­jo y par­tió. Cuan­do lle­gó a la mon­ta­ña tu­vo que en­fren­tar­se en una lu­cha fe­roz con un jo­ven cus­to­dio que le im­pi­dió pa­sar, pe­ro en ese mo­men­to apa­re­ció Shou Hsun, dios de la lon­ge­vi­dad, quien con­mo­vi­do por el enor­me amor que ella sen­tía por su ma­ri­do le en­tre­gó la me­di­ci­na que ha­bía ido a bus­car.

El mi­la­gro

Xu Xian re­su­ci­tó lue­go de be­ber­la, pe­ro aún sen­tía mu­cho te­mor y des­con­fian­za. En­ton­ces Bai Suz­hen con un pa­se má­gi­co con­vir­tió una grue­sa cuer­da blan­ca en una ser­pien­te que col­ga­ba des­de la azo­tea y eso fue su­fi­cien­te pa­ra con­ven­cer­lo. Sin em­bar­go, Fahai no se dio por ven­ci­do: lo­gró en­ga­ñar una vez más a Xu Xian, lo lle­vó al tem­plo y lo en­ce­rró. En­fu­re­ci­da, la ser­pien­te blan­ca in­ten­tó res­ca­tar­lo e inun­dó el lu­gar con cria­tu­ras acuá­ti­cas, pe­ro Fahai, quien tam­bién te­nía po­de­res, hi­zo cre­cer la mon­ta­ña y lo­gró es­ca­par. Bai Suz­hen, em­ba­ra­za­da y dé­bil, y Xiao­qing de­ci­die­ron re­ti­rar­se pa­ra re­po­ner fuer­zas y vol­ver a in­ten­tar­lo des­pués, pe­ro Xu Xian, ayu­da­do por un mon­je que ha­bía pre­sen­cia­do lo ocu­rri­do, es­ca­pó del tem­plo y fue en bus­ca de su ama­da, quien fi­nal­men­te le con­fe­só la ver­dad, pe­ro a él ya no le im­por­ta­ba y le pro­me­tió acom­pa­ñar­la pa­ra siem­pre.

Al po­co tiem­po de re­gre­sar a su ho­gar na­ció el hi­jo de am­bos y fue re­ci­bi­do con mu­cha fe­li­ci­dad. Sin em­bar­go, cuan­do el be­bé cum­plió un mes nue­va­men­te Fahai apa­re­ció en es­ce­na y des­oyen­do los rue­gos de su ma­ri­do, atra­pó y en­ce­rró a Bai Suz­hen ba­jo la To­rre Lei­feng, cer­ca­na al La­go de Oes­te, con­de­nán­do­la a pri­sión eter­na por vio­lar los man­da­tos ce­les­tia­les ena­mo­rán­do­se de un ser mor­tal.

Es­ta her­mo­sa his­to­ria de amor es tan an­ti­gua que, trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, fue mu­tan­do su fi­nal a lo lar­go de los años. El más acep­ta­do de ellos cuen­ta que Xiao­qing lo­gró es­ca­par a la Mon­ta­ña Emei, for­ta­le­ció su ma­gia, vol­vió y de­rro­tó pa­ra siem­pre a Fahai, y li­be­ró a Bai Suz­hen de la To­rre, quien vi­vió fe­liz jun­to a su es­po­so y su hi­jo por siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.