Los secretos del pa­raí­so

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

Des­de la an­ti­güe­dad en Chi­na se le ha da­do una gran im­por­tan­cia a los jar­di­nes, tan­to que so­lía de­cir­se que re­pre­sen­ta­ban un pe­que­ño pa­raí­so. En los palacios im­pe­ria­les con par­ques de ex­tra­or­di­na­rias di­men­sio­nes, y en las ca­sas par­ti­cu­la­res de su­per­fi­cies más pe­que­ñas, los jar­di­nes fun­cio­na­ban siem­pre co­mo cen­tro de reunión y dis­fru­te. En el sur de Chi­na, es­pe­cial­men­te en las zo­nas cer­ca­nas al río Yangt­se, se en­con­tra­ban los más be­llos, tan­to que los jar­di­nes de Suz­hou fue­ron de­cla­ra­dos por la UNESCO co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

En la tra­di­ción Chi­na el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za es pri­mor­dial; to­do lo cons­trui­do por el hom­bre de­be in­te­grar­se y con­vi­vir en per­fec­ta ar­mo­nía a ella. Por eso los jar­di­nes nun­ca son di­se­ña­dos al azar y mu­cho me­nos si­guien­do mo­das, ten­den­cias o gus­tos per­so­na­les, sino que de­ben tra­zar­se se­gún los prin­ci­pios ener­gé­ti­cos del Yin-yang. La ra­zón es muy sen­ci­lla: ese es­pa­cio de­be fa­vo­re­cer la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y de to­dos los se­res vi­vos en ge­ne­ral.

Pa­ra no fa­llar en la pla­ni­fi­ca­ción de un jardín al es­ti­lo chino, ya sea en un gran par­que o pe­que­ño es­pa­cio, es ne­ce­sa­rio res­pe­tar al­gu­nos prin­ci­pios bá­si­cos.

El di­se­ño del jardín de la ca­sa re­quie­re de buen gus­to y al­gu­nos co­no­ci­mien­tos pa­ra apro­ve­char me­jor su ener­gía po­si­ti­va. Cuá­les son los prin­ci­pios bá­si­cos que hay que res­pe­tar y las es­pe­cies recomendadas.

Orien­ta­ción

Un an­ti­guo dic­ta­men del

Feng Shui di­ce que la ca­sa ideal de­be es­tar pro­te­gi­da por el Nor­te por una mon­ta­ña; por el Oes­te con un Ti­gre Blan­co, y al Es­te por un Dra­gón Ver­de. La esen­cia de es­te prin­ci­pio es que la ca­sa de­be es­tar res­guar­da­da del la­do del cual pro­vie­nen los vien­tos fríos (pa­ra los chi­nos el Nor­te, pa­ra no­so­tros el Sur), y ex­pues­ta ha­cia la di­rec­ción del sol y el buen cli­ma. La mis­ma re­gla de­be apli­car­se en el jardín. Los cer­cos vi­vos (rea­li­za­dos in­te­gra­men­te con plan­tas) de­ben pro­te­ger al jardín no só­lo de los vien­tos fríos sino tam­bién de las vis­tas ne­ga­ti­vas, mi­ran­do ha­cia el sol. Un jardín bien orien­ta­do es el re­fle­jo de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos.

Ba­lan­cear el Chi

La lí­nea rec­ta no exis­te en la na­tu­ra­le­za. Los ca­mi­nos de­ben ser cur­vos y bor­dean­do el jardín pa­ra que el cen­tro se man­ten­ga des­pe­ja­do. Los ban­cos o me­sas que se co­lo­quen allí tam­bién de­ben te­ner es­tas for­mas, evi­tan­do pun­tas sa­lien­tes y agu­das (fle­chas en­ve­ne­na­das) que afec­ten el flu­jo de ener­gía ha­cia la ca­sa.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio un um­bral que se­pa­re las áreas pú­bli­cas de las pri­va­das, por­que la in­ti­mi­dad es pri­mor­dial pa­ra pre­ser­var la bue­na ener­gía. La ve­ge­ta­ción de­be man­te­ner­se sa­na pa­ra trans­mi­tir la sen­sa­ción de ar­mo­nía y pros­pe­ri­dad. Si por el con­tra­rio las plan­tas se en­cuen­tran en ma­las con­di­cio­nes, se fa­vo­re­ce­rá la co­ne­xión con las ener­gías ne­ga­ti­vas.

Equi­li­brio en­tre lo lleno y lo vacío

Pri­me­ro debemos te­ner en cuen­ta es­te as­pec­to por­que la ar­mo­nía es la ba­se de la sa­lud. Los jar­di­nes en los cua­les las plan­tas cre­cen en for­ma ex­ce­si­va y no tie­nen su pro­pio es­pa­cio, re­pre­sen­tan el

des­con­trol de la ener­gía Yang. Tam­po­co se re­co­mien­da una ve­ge­ta­ción po­bre, mi­ni­ma­lis­ta y con po­cos ejem­pla­res, ya que se es­ta­ría an­te la pre­sen­cia de un ex­ce­so de ener­gía Yin.

Tam­bién hay que ba­lan­cear la di­fe­ren­cia en­tre los abier­to y lo ce­rra­do. Los jar­di­nes chi­nos siem­pre tie­nen un por­tal, es de­cir, un lu­gar de ac­ce­so; és­te sue­le crear­se me­dian­te glo­rie­tas, puer­tas, ar­bo­les y ar­bus­tos de­bi­da­men­te po­da­dos pa­ra dar­le for­ma y otros ele­men­tos que cum­plen la fun­ción de sec­to­ri­zar el jardín. Es­ta puer­ta no só­lo cum­ple una fun­ción es­té­ti­ca sino que tam­bién fa­vo­re­ce que el Chi flu­ya con dis­tin­tas in­ten­si­da­des. Tam­bién se sue­len usar mu­ros ba­jos con fi­gu­ras ta­lla­das, in­clu­so al­gu­nos ca­la­dos, que sir­ven no so­la­men­te pa­ra en­mar­car el jardín sino tam­bién pa­ra con­tem­plar su be­lle­za des­de cual­quier pun­to del mis­mo.

Los des­ni­ve­les

Una su­per­fi­cie to­tal­men­te pla­na es de­ma­sia­do Yang, in­ca­paz de re­te­ner la bue­na ener­gía. Un te­rreno equi­li­bra­do de­be te­ner pe­que­ñas co­li­nas, que pue­den ser de tie­rra, don­de se pue­den plan­tar al­gu­nas flo­res, ar­bus­tos, etc., o de ro­cas de dis­tin­tos ta­ma­ños. Es im­por­tan­te que es­té en la par­te tra­se­ra del jardín pa­ra que re­ten­ga la pros­pe­ri­dad.

Es­pa­cios de agua

Ideal­men­te el agua de­be pro­ve­nir de una fuen­te na­tu­ral, pe­ro co­mo ca­si siem­pre es im­po­si­ble, se pue­de crear un es­tan­que ar­ti­fi­cial o sim­ple­men­te ins­ta­lar una fuen­te de agua. Siem­pre de­be co­lo­car­se en la par­te de­lan­te­ra, la­do fé­nix de los jar­di­nes, pa­ra que trai­ga pros­pe­ri­dad y sa­lud a los ha­bi­tan­tes de la ca­sa. Se­rá muy be­ne­fi­cio­so que tam­bién ten­ga pe­ces, es­pe­cial­men­te car­pas, por­que sim­bo­li­zan la ri­que­za, y flo­res de loto, que re­pre­sen­tan la pu­re­za.

La­te­ra­les pro­te­gi­dos

En el ala iz­quier­da del jardín, mi­rán­do­lo des­de la en­tra­da, hay que co­lo­car ár­bo­les me­dia­nos por­que ese la­do re­pre­sen­ta la pro­tec­ción del dra­gón, ne­ce­si­ta al­tu­ra y mo­vi­mien­to. El la­te­ral de­re­cho re­pre­sen­ta la pro­tec­ción del ti­gre blan­co; de­be ser un lu­gar muy tran­qui­lo y es­tar or­na­men­ta­do con plan­tas ba­jas.

Es­pe­cies recomendadas

En­tre las plan­tas tra­di­cio­nal­men­te usa­das en los jar­di­nes chi­nos se des­ta­ca el bam­bú, por su rá­pi­do cre­ci­mien­to, por­que se man­tie­ne siem­pre ver­de y, ade­más, jun­to con el pino, son sím­bo­los de lon­ge­vi­dad y no­ble­za. En cuan­to a los ár­bo­les fru­ta­les, el du­raz­ne­ro sim­bo­li­za la in­mor­ta­li­dad y los ci­rue­los la vi­ta­li­dad y la for­tu­na. En­tre las flo­res se des­ta­can la peo­nía, con­si­de­ra­da la rei­na de los jar­di­nes chi­nos, ya que sim­bo­li­za el amor y la be­lle­za fe­me­ni­na; los cri­san­te­mos amarillos, que re­pre­sen­tan la sa­bi­du­ría, y la flor de loto, aso­cia­da a la pu­re­za por­que es ca­paz de flo­re­cer en los pan­ta­nos, y ade­más son idea­les pa­ra or­na­men­tar los es­tan­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.