Có­mo co­mer con pa­li­tos

TAO - Tomo II - - Técnicas -

Le­van­tar unos gra­nos de arroz con un par de ma­de­ri­tas pa­re­ce un ar­te re­ser­va­do a la pa­cien­cia de los orien­ta­les. Sin em­bar­go, con un po­co de prác­ti­ca y al­gu­nos secretos se­rá una ta­rea sen­ci­lla. Ani­ma­te!

La cos­tum­bre de co­mer con pa­li­tos no es ex­clu­si­va de la cul­tu­ra chi­na; tam­bién en Co­rea, Japón, Tai­wán y Viet­nam son los uten­si­lios más usa­dos pa­ra lle­var los ali­men­tos a la bo­ca. Los más co­mu­nes es­tán he­chos de ca­ña de bam­bú, pe­ro tam­bién hay de ma­de­ra, me­tal y hue­so. An­ti­gua­men­te, en el pa­la­cio im­pe­rial se uti­li­za­ban de pla­ta pa­ra de­tec­tar el ve­neno, por­que se creía que es­te me­tal cam­bia­ba de co­lor al en­trar en con­tac­to con de­ter­mi­na­das sus­tan­cia; y en en oca­sio­nes es­pe­cia­les usa­ban de oro, co­mo sím­bo­lo de ri­que­za.

Se­gún los re­gis­tros, la cos­tum­bre de co­mer con ellos sur­gió en Chi­na y lue­go fue co­pia­da en los de­más paí­ses de oriente. “El in­ven­tor de los pa­li­tos chi­nos es el em­pe­ra­dor Huang Di, tam­bién lla­ma­do el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, cuen­ta el maes­tro Liu Ming. Y res­pon­dió a la ne­ce­si­dad de uti­li­zar un uten­si­lio pa­ra po­der to­mar los ali­men­tos, ya que en Chi­na la tra­di­ción era (y es) con­su­mir­los ca­lien­tes y se ha­cía im­po­si­ble ha­cer­lo con las ma­nos. Apa­ren­te­men­te su crea­dor se ins­pi­ró en la pin­za que for­man los de­dos ín­di­ce y pul­gar y, se­gu­ra­men­te, tu­vo en cuen­ta la fa­ci­li­dad pa­ra con­se­guir­los (se usa­ban dos ra­mi­tas pa­re­jas de un ár­bol). De pa­so co­la­bo­ró con la hi­gie­ne, al evi­tar la con­ta­mi­na­ción de los ali­men­tos con las ma­nos”.

Mo­da­les chi­nos

Co­mer con pa­li­tos chi­nos es muy sen­ci­llo pa­ra los orien­ta­les, pe­ro es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do pa­ra los oc­ci­den­ta­les. Pe­ro aun aque­llos que do­mi­nan la téc­ni­ca, se­gu­ra­men­te ig­no­ren que exis­ten cier­tas re­glas que nun­ca hay que trans­gre­dir, por­que se con­si­de­ran una fal­ta de res­pe­to ha­cia los dio­ses y los de­más co­men­sa­les.

“Fue mi abue­lo quien me en­se­ñó a uti­li­zar los pa­li­llos; era muy exi­gen­te en cuan­to a la téc­ni­ca y ri­gu­ro­so con los mo­da­les. Por ejem­plo, me re­pren­día cuan­do los cla­va­ba en el arroz o si los ha­cía cho­car en el fon­do del po­te pa­ra em­pa­re­jar­los, ya que con­si­de­ra­ba que eso traía ma­la suer­te. Ade­más me ex­pli­ca­ba que era una fal­ta de res­pe­to ha­cia la co­mi­da que nos ali­men­ta­ba y ha­cia Huang Di, que ya no re­pre­sen­ta­ba a un em­pe­ra­dor, sino a una es­pe­cie de dios. Y, se sa­be, nun­ca de­be ofen­der­se a los dio­ses. Los bue­nos mo­da­les chi­nos es­ti­pu­lan que los pa­li­tos no de­ben te­ner con­tac­to con los la­bios ni con el in­te­rior de la bo­ca y mu­cho me­nos chu­par­los o mor­der­los. Tam­po­co hay que apo­yar­los cru­za­dos ya que es un sím­bo­lo de muer­te en la cul­tu­ra chi­na, y es­tá mal vis­to se­ña­lar a al­guien con ellos.

Có­mo usar­los

Apren­der a co­mer con pa­li­tos pue­de re­sul­tar una ta­rea ti­tá­ni­ca, pe­ro co­no­cien­do al­gu­nos secretos pue­de ser bas­tan­te más sen­ci­lla. Lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta es que siem­pre uno de­be que­dar fi­jo y mo­ver el otro; el fi­jo se ubi­ca en­tre el de­do ma­yor y el hue­co que for­man el pul­gar y la mano, des­can­san­do so­bre ellos de ma­ne­ra fir­me, pa­ra eso es ne­ce­sa­rio re­la­jar la mu­ñe­ca. El otro se to­ma con la ye­ma del de­do pul­gar e ín­di­ce. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que de­ben que­dar paralelos en­tre sí y no to­cán­do­se por las pun­tas, de lo con­tra­rio se ha­rá im­po­si­ble le­van­tar el bo­ca­do. Pa­ra prac­ti­car lo me­jor es co­men­zar to­man­do pe­que­ños ob­je­tos y lue­go otros de ma­yor ta­ma­ño y for­mas es­cu­rri­di­zas, co­mo cor­chos, bo­li­tas, etc. Pro­bar­lo pri­me­ro en ca­sa con un po­te de arroz y lue­go ir a un lindo res­tau­rant chino pa­ra lu­cir­se. ¡Suer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.