Pa­ra ver­te m Ejor

TAO - Tomo II - - Tui Na -

El ma­sa­je Tui Na apli­ca­do a los ojos es un mé­to­do pre­ven­ti­vo de sa­lud prac­ti­ca­do por los alum­nos de las es­cue­las chi­nas des­de 1949, año en que fue ins­tau­ra­do co­mo obli­ga­to­rio por ley lue­go de com­pro­bar­se que for­ta­le­cía los múscu­los ocu­la­res y pre­ve­nía ma­les co­mo las ca­ta­ra­tas y el as­tig­ma­tis­mo. Ca­da día, y guia­dos por sus maes­tros, los ni­ños des­ti­nan los pri­me­ros 15 mi­nu­tos de cla­se pa­ra rea­li­zar es­te ejer­ci­cio re­co­men­da­do pa­ra quie­nes de­ben fi­jar la vis­ta du­ran­te mu­cho tiem­po en li­bros o pan­ta­llas de compu­tado­ras, que, se­gún re­cien­tes es­tu­dios, son los res­pon­sa­bles del ma­yor cre­ci­mien­to de los pro­ble­mas ocu­la­res en la po­bla­ción adul­ta en los úl­ti­mos 30 años.

Si se lo prac­ti­ca dia­ria­men­te,

El ma­sa­je ocu­lar es, por ley, la pri­me­ra ac­ti­vi­dad que de­ben ha­cer los chi­cos en las es­cue­las chi­nas an­tes de co­men­zar el día de cla­ses. Su ru­ti­na de ape­nas seis mo­vi­mien­tos in­su­me no más de quin­ce mi­nu­tos y si se lo prac­ti­ca dia­ria­men­te pre­vie­ne de ma­les vi­sua­les.

re­la­ja y to­ni­fi­ca los múscu­los del área ocu­lar; me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea, equi­li­bra la ener­gía del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y del ner­vio óp­ti­co. En de­fi­ni­ti­va, op­ti­mi­za las fun­cio­nes vi­sua­les, evi­ta la apa­ri­ción de ca­ta­ra­tas y las me­jo­ra si ya exis­tie­ran. El ma­sa­je se de­be ha­cer an­tes de co­men­zar a tra­ba­jar, es­tu­diar o leer; se rea­li­za en am­bos ojos a la vez, ce­rra­dos y res­pi­ran­do pau­sa­da y si­len­cio­sa­men­te si­guien­do el si­guien­te es­que­ma:

Ar­mo­ni­zar con el cie­lo

(Foto 1)

Apo­yar los pul­ga­res so­bre la par­te su­pe­rior de las ór­bi­tas y los de­dos so­bre la lí­nea de cre­ci­mien­to del ca­be­llo. Con el pul­gar ma­sa­jear la par­te de arri­ba de las ór­bi­tas en for­ma cir­cu­lar, 6 mo­vi­mien­tos ha­cia un la­do y 6 ha­cia el otro.

Acla­rar la pu­pi­la

(Foto 2)

To­mar­se la na­riz con el ín­di­ce y el pul­gar a la al­tu­ra de los la­gri­ma­les y ma­sa­jear ha­cia arri­ba y aba­jo, pre­sio­nan­do sua­ve­men­te.

Ar­mo­ni­zar con la tie­rra

(Foto 3)

Ce­rrar los pu­ños y apo­yar­los de­ba­jo de los pó­mu­los; ex­ten­der el de­do ín­di­ce

y ma­sa­jear de­ba­jo de la par­te in­fe­rior de las ór­bi­tas con mo­vi­mien­tos de arri­ba aba­jo pri­me­ro, y de afue­ra ha­cia aden­tro lue­go.

Ob­te­ner la luz del sol

(Foto 4)

Co­lo­car los pul­ga­res en las sie­nes, fle­xio­nar el ín­di­ce y con el nu­di­llo re­co­rrer la par­te su­pe­rior de la ór­bi­ta de aden­tro ha­cia afue­ra. Lue­go ha­cer lo mis­mo con la par­te in­fe­rior.

Re­la­ja­ción y ener­gía

(Foto 5) Pa­ra ter­mi­nar la se­rie, ca­len­tar las pal­mas de las ma­nos fro­tán­do­las en­tre sí 36 ve­ces, y apo­yar­las so­bre los ojos. Re­la­jar­se ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do 8 ve­ces. El nú­me­ro 36 es Agua y el 8 es Ma­de­ra, igual que los ojos; si a la Ma­de­ra le co­lo­ca­mos Agua, cre­ce­rá me­jor. Ade­más, en el cen­tro de la pal­ma de la mano se en­cuen­tra el pun­to lla­ma­do Pa­la­cio del Tra­ba­ja­dor; cuan­do lo ac­ti­va­mos y po­ne­mos en con­tac­to con los ojos, los es­ti­mu­la ob­te­nien­do así una ma­yor ener­gía pa­ra desa­rro­llar las la­bo­res co­ti­dia­nas, es­pe­cial­men­te las re­la­cio­na­das con lo in­te­lec­tual.

Al fi­na­li­zar el ma­sa­je se sen­ti­rá una me­jo­ría in­me­dia­ta en la vi­sión, so­bre to­do en aque­llas per­so­nas que pa­san mu­chas ho­ras del día le­yen­do o fren­te a la pan­ta­lla de una compu­tado­ra

2

1

3

5

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.