Vi­vir al lí­mi­te

TAO - Tomo II - - En El Próximo Número -

La ca­li­gra­fía de la pá­gi­na de en­fren­te mues­tra las dos par­tes de Tai Chi. De­cía­mos que una es gran­de y la otra pe­que­ña. Pe­ro es­te mun­do fun­cio­na con am­bas par­tes, es de­cir con lo pe­que­ño y con lo in­men­so. Pen­se­mos en la cien­cia y en sus ade­lan­tos; ca­da día se des­cu­bre al­go nue­vo que nos sor­pren­de, nues­tras ex­pec­ta­ti­vas siem­pre son su­pe­ra­das y a la vez nos po­si­cio­na en un es­pa­cio di­fe­ren­te. Siem­pre se pue­de me­jo­rar, agran­dar los lí­mi­tes ex­ter­nos e in­ter­noss y el Tai Chi es­tá muy re­la­cio­na­do con es­to; prac­ti­cán­do­lo se lle­ga a la ar­mo­nía pe­ro ¿cuál es ese es­pa­cio de ar­mo­nía? La res­pues­ta es to­dos, los pe­que­ños y los enor­mes, to­do el uni­ver­so. Co­mo to­do, los se­res hu­ma­nos te­ne­mos un lí­mi­te, la vi­da. Cuan­do via­jé al Tí­bet su­bí una mon­ta­ña de más de 3.800 me­tros so­bre el ni­vel del mar y co­men­cé a sen­tir­me mal; me fal­ta­ba el oxí­geno y mi cuer­po co­men­zó a cam­biar de co­lor. Lue­go de des­can­sar to­da la no­che, de be­ber más de cua­tro li­tros de agua ca­lien­te y me­di­tar, me sen­tí me­jor, mi cuer­po se es­ta­ba adap­tan­do a ese es­pa­cio. A la ma­ña­na si­guien­te co­men­cé mi ca­mino ha­cia el tem­plo de Pan­chang; en el re­co­rri­do me en­con­tré, se­gún lo que mi vis­ta po­día cap­tar, con mu­chos lí­mi­tes, pe­ro al mo­ver­me nue­va­men­te apa­re­cía lo in­fi­ni­to y al des­pla­zar­me, nue­va­men­te los lí­mi­tes. De­ci­dí se­guir avan­zan­do y nue­va­men­te mi cuer­po me pa­só la cuen­ta: lle­gué a mi lí­mi­te. Los se­res hu­ma­nos po­de­mos lle­gar has­ta los 6.000 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar, no más; si ex­ce­de­mos los 8.000 me­tros es­ta­re­mos in­gre­san­do en la lí­nea de la muer­te; el oxí­geno a esa al­tu­ra no le lle­ga a los ór­ga­nos y co­mien­zan a de­te­rio­rar­se. Mu­chas per­so­nas es­ca­lan el Hi­ma­la­ya desafian­do a la muer­te.

Nues­tra vi­da se ri­ge por los lí­mi­tes de la al­tu­ra y tam­bién de la pro­fun­di­dad, ca­da per­so­na tie­ne su pro­pio Tai Chi, sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y ca­da cual de­be co­no­cer­las, en­ten­der­las, ajustar los es­pa­cios a los que pue­de lle­gar, apren­der a vi­vir en ellos; con la prác­ti­ca es po­si­ble lo­grar­lo. Cuan­do avan­za­dos más allá de lo po­si­ble es­ta­mos fal­tán­do­le el res­pe­to a la Na­tu­ra­le­za.

La hu­ma­ni­dad vi­ve un mo­men­to muy es­pe­cial, se ha ro­to la ar­mo­nía na­tu­ral y eso se ha­ce evi­den­te en el au­men­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des y la apa­ri­ción de nue­vas. Se lle­gó a es­te pun­to por­que no te­ne­mos pre­sen­te el fu­tu­ro, so­la­men­te vi­vi­mos el mo­men­to, sin ana­li­zar qué con­se­cuen­cias po­drán te­ner nues­tras ma­las ac­ti­tu­des y eso no es bueno pa­ra na­die.

La vi­da no pue­de exis­tir sin preo­cu­par­nos por el fu­tu­ro; es ver­dad que una per­so­na no pue­de cam­biar al mun­do pe­ro si ca­da uno de no­so­tros tra­ba­ja­mos pa­ra me­jo­rar co­mo in­di­vi­duos per­te­ne­cien­tes a un to­do, en­ton­ces el pla­ne­ta en­te­ro vol­ve­rá a su es­ta­do na­tu­ral. Mu­chas pe­que­ñas par­tes con­tri­bu­yen a co­rre­gir al­go muy gran­de, se­guir el ca­mino que nos mar­ca­ron los sa­bios es la clave pa­ra re­cu­pe­rar­nos, sal­var el fu­tu­ro y con­se­guir la paz.

¡Has­ta la pró­xi­ma! Shi­fu Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.