El MÉ­TO­DO QUI CHU JI PA­RA FOR­TA­LE­CER EL RI­ÑÓN

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

La lle­ga­da del in­vierno y sus ba­jas tem­pe­ra­tu­ras impone una es­tra­te­gia pa­ra evi­tar res­fríos, gri­pes y otros ma­les que afec­tan las vías res­pi­ra­to­rias. Sin em­bar­go, el ór­gano do­mi­nan­te de es­ta es­ta­ción y con­si­de­ra­do por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na re­ser­vo­rio de la ener­gía ori­gi­nal, es de­cir aque­lla que per­mi­te lle­var una vi­da sa­lu­da­ble, es el ri­ñón. Por eso, y sin des­cui­dar los otros as­pec­tos vin­cu­la­dos al frío, debemos apro­ve­char es­ta eta­pa pa­ra for­ta­le­cer­lo.

“Los me­ses de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y días más cor­tos son el mo­men­to ideal pa­ra ar­mo­ni­zar el es­pí­ri­tu en to­dos los as­pec­tos de la vi­da, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Hay que res­pe­tar la ne­ce­si­dad fí­si­ca de dor­mir y des­can­sar más, sin­cro­ni­zan­do nues­tro re­loj in­terno con el de la na­tu­ra­le­za. De ello de­pen­de­rá la acu­mu­la­ción de ener­gía pa­ra apro­ve­char lue­go a pleno la pri­ma­ve­ra y el ve­rano. En el plano es­pi­ri­tual, es el tiem­po pa­ra la in­tros­pec­ción y la pla­ni­fi­ca­ción, pe­ro sin pre­sio­nes. En cuan­to a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca lo re­co­men­da­ble es no ha­cer de­ma­sia­dos es­fuer­zos y de­di­car­le to­do el tiem­po po­si­ble a la meditación y a las ar­tes mar­cia­les in­ter­nas, be­ne­fi­cio­sas pa­ra evi­tar que la ener­gía se es­tan­que por com­ple­to. ¿Por qué es tan im­por­tan­te cui­dar la ener­gía ori­gi­nal? Por­que si no acu­mu­la­mos una bue­na re­ser­va, ha­brá po­co com­bus­ti­ble pa­ra nu­trir nues­tro or­ga­nis­mo du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano, llo que pro­vo­ca­rá un ba­jo ren­di­mien­to del or­ga­nis­mo, desáni­mo, de­pre­sión y an­sie­dad.co­mo de­cía­mos más arri­ba, el re­ser­vo­rio de esa ener­gía ori­gi­nal es el ri­ñón y pa­ra for­ta­le­cer­lo la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne en cuen­ta, ade­más de la ali­men­ta­ción, una te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca que com­bi­na dos ar­tes ya co­no­ci­das por nues­tros lectores, Chi Kung y Tui Na, or­ga­ni­za­dos en una ru­ti­na de ejer­ci­cios es­pe­cia­les.

El in­vierno impone una ru­ti­na orien­ta­da al cui­da­do de las vías res­pi­ra­to­rias. Sin em­bar­go, el ór­gano do­mi­nan­te en es­ta es­ta­ción es el ri­ñón, re­ser­vo­rio de la ener­gía ori­gi­nal im­pres­cin­di­ble pa­ra te­ner una vi­da sa­na. Có­mo ha­cer los ejer­ci­cios y una die­ta vi­go­ri­zan­te a me­di­da.

Los ejer­ci­cios

Es­tas pos­tu­ras fue­ron crea­das por Qiu Chu Ji,

fun­da­dor de la doc­tri­na de los mon­jes taoís­tas. Con­sis­te en una te­ra­pia au­tó­no­ma que com­bi­na mo­vi­mien­tos de Chi Kung, que a tra­vés de la res­pi­ra­ción y su­ti­les mo­vi­mien­tos re­di­ri­gen la ener­gía in­ter­na, con ma­sa­jes Tui Na, que ac­túan en la su­per­fi­cie muscular y en la pro­fun­di­dad de los ór­ga­nos, per­mi­tien­do que el Chi flu­ya co­rrec­ta­men­te y los ali­men­te. Am­bas pro­du­cen bie­nes­tar y es­ti­mu­lan la re­ser­va ener­gé­ti­ca de los ri­ño­nes. Lo acon­se­ja­ble es rea­li­zar­los an­tes de dor­mir, en un am­bien­te cá­li­do, tran­qui­lo y sin rui­dos. Aquí mos­tra­mos la ru­ti­na pa­so a pa­so.

Foto 1

Sen­tar­se en el pi­so con las pier­nas cru­za­das, la co­lum­na bien de­re­cha y la ca­be­za ali­nea­da con ella. Jun­tar las pal­mas de las ma­nos a la al­tu­ra del pe­cho y fro­tar 81 ve­ces que­dan­do las pal­mas bien ca­lien­tes (9 ve­ces 9, ya que 9 es el nú­me­ro de cual na­ce el ele­men­to Agua, re­la­cio­na­do con el ri­ñón) pa­ra

ge­ne­rar la acu­mu­la­ción de Chi; a la vez que se ins­pi­ra y ex­ha­la pro­fun­da­men­te por la na­riz.

Foto 2

Lle­var am­bas pal­mas al ros­tro cu­brien­do la na­riz y as­pi­rar pro­fun­da­men­te el Chi ob­te­ni­do, siem­pre con la bo­ca ce­rra­da. El mis­mo lle­ga­rá has­ta el ri­ñón.

Foto 3

Lle­var los bra­zos ha­cia atrás y apo­yar el dor­so de las ma­nos a la al­tu­ra de los ri­ño­nes (2° vér­te­bra lum­bar). Ins­pi­rar y rea­li­zar 9gol­pes sua­ves con ellas a la vez que se abre y cie­rra la bo­ca ha­cien­do cho­car los dien­tes sua­ve­men­te.. Ex­ha­lar y con­cen­trar men­tal­men­te la ener­gía en el ri­ñón. Re­pe­tir la se­cuen­cia 9 ve­ces.

Foto 4

Fro­tar nue­va­men­te las ma­nos 36 ve­ces de­jan­do a las pal­mas bien ca­lien­tes (6 ve­ces 6, fun­ción de agua, pa­ra fun­ción de ri­ñón), lle­var­las ha­cia la na­riz e ins­pi­rar el Chi; des­pla­zar las pal­mas ha­cia arri­ba y ta­par con ellas los oí­dos, los de­dos lle­gan a to­car la par­te pos­te­rior de la ca­be­za, pun­tos “al­moha­da de ja­de”. los co­dos se le­van­tan has­ta que­dar paralelos a la lí­nea de los hom­bros y la co­lum­na bien ali­nea­da. Ins­pi­rar y con los de­dos ín­di­ces dar 6 gol­pes sua­ves en al par­te pos­te­rior de la ca­be­za co­mo si se tra­ta­se de un tam­bor, (“tam­bor del cie­lo”) y vol­ver a cho­car los dien­tes sua­ve­men­te en ca­da gol­pe.

Ex­ha­lar, con­cen­trar a ri­ñón y re­pe­tir el ejer­ci­cio 6 ve­ces.

Foto 5

Co­lo­car las ma­nos en el pun­to de ri­ñón. Ma­sa­jear cir­cu­lar­men­te con el dor­so de las ma­nos par­tien­do de es­te pun­to des­de aden­tro ha­cia afue­ra al­re­de­dor del ri­ñón, in­ha­la sube y ex­ha­la ba­ja. Al mis­mo tiem­po, se rea­li­za con la len­gua un ma­sa­je en la par­te in­ter­na de las en­cías con la bo­ca ce­rra­da, se ha­ce en el sen-

ti­do de las agu­jas del re­loj, cuan­do in­ha­la la len­gua sube y cuan­do ex­ha­la la len­gua ba­ja, du­ran­te es­tos ma­sa­jes no tra­gar la sa­li­va que se pro­du­ce. Re­pe­tir 9 ve­ces y sos­te­ner aho­ra con las pal­mas de las ma­nos la zo­na, mien­tras se ins­pi­ra tra­gar un ter­cio de la sa­li­va pro­du­ci­da, ex­ha­lar y con­cen­trar a ri­ñón, re­pe­tir es­to 3 ve­ces en to­tal.

Foto 6 y 7

Ins­pi­rar. Re­co­rrer con un ma­sa­je (con las pal­mas) el me­ri­diano de ve­ji­ga. Par­tir des­de los ri­ño­nes, ba­jar ex­ha­lan­do por el la­do ex­terno de los mus­los, pier­nas, to­bi­llos, par­te ex­ter­na del pie, ro­dear los de­dos a par­tir de allí se ins­pi­ra y sube por el arco del pie y la par­te in­ter­na de la pier­na, mus­lo, in­gle, la­do ex­terno de la cin­tu­ra y lle­gar nue­va­men­te a los ri­ño­nes; re­pe­tir es­to 9 ve­ces y des­pués po­sar allí las ma­nos e ins­pi­rar y ex­ha­lar 3 ve­ces, al ins­pi­rar pre­sio­na le­ve­men­te la zo­na del ri­ñón con las pal­mas, lue­go ex­ha­la y se vuel­ve a la po­si­ción.

Las pal­mas vuel­ven al­pun­to Dan Tien (las mu­je­res­siem­pre con la ma­no­de­re­cha so­bre la iz­quier­da y los hom­bre con la iz­quier­da afue­ra),ins­pi­rar pro­fun­da­men­tey em­pu­jar sua­ve­men­te­las pal­mas sin me­ter la pan­za aden­tro; ex­ha­lary vol­ver a po­si­ción. Re­pe­tir 3 ve­ces.man­te­ner la pos­tu­ra yme­di­tar unos mi­nu­tos.

Ar­mo­ni­zar cuer­po y men­te­me­dian­te la res­pi­ra­ción si­len­cio­sa

Foto 8

Man­te­ner la pos­tu­ra y me­di­tar unos mi­nu­tos. Aquie­tar cuer­po y men­te me­dian­te la res­pi­ra­ción si­len­cio­sa.

La die­ta del ri­ñón

Se­ña­lá­ba­mos an­tes que es­ta te­ra­pia pa­ra for­ta­le­cer el ri­ñón tie­ne dos pa­tas: una fí­si­ca y la otra ali­men­ta­ria. Y en es­te sen­ti­do, hay al­gu­nas co­mi­das que no pue­den fal­tar, pre­mi­sa que im­pul­só al maes­tro Liu Ming a ela­bo­rar

es­te re­ce­ta­rio con ex­qui­si­tos pla­tos que, ade­más de de­lei­tar el pa­la­dar, ayu­da­rán al or­ga­nis­mo. La ba­se del me­nú son las os­tras, el cer­do y el pi­can­te. Se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, las os­tras son un re­me­dio na­tu­ral in­fa­li­ble, por eso se uti­li­za fresco in­clu­yén­do­lo en la pre­pa­ra­ción de di­ver­sos pla­tos, y di­se­ca­do y mo­li­do, en la pre­pa­ra­ción de re­ce­tas ma­gis­tra­les. Su fun­ción es le­van­tar y re­for­zar la ener­gía del ri­ñón, tran­qui­li­zar al hí­ga­do, pa­ra ayu­dar a que la ener­gía Yang pe­ne­tre más pro­fun­da­men­te. Tam­bién re­gu­la­ri­za la su­do­ra­ción noc­tur­na im­pi­dien­do así que la ener­gía Yang se pier­da por la piel, cu­ra los ma­reos, el vér­ti­go y el in­som­nio.

Tor­ti­lla de os­tras

Ade­más de ex­qui­si­to y muy sen­ci­llo de pre­pa­rar, es­te pla­to for­ma par­te de los más tra­di­cio­na­les de Chi­na. En pri­mer lu­gar lim­piar muy bien las os­tras, cui­dan­do que no que­den res­tos de are­na y re­ser­var. Mez­clar una cu­cha­ra­da de al­mi­dón de maíz con 3 hue­vos, ba­tir y agre­gar- le ce­bo­lli­ta de ver­deo pi­ca­da muy fi­ni­ta a gus­to, con­di­men­tar y su­mar­le las os­tras. Acei­tar un wok y ca­len­tar­lo muy bien, lue­go co­lo­car la pre­pa­ra­ción; co­ci­nar a fue­go fuer­te, mo­vien­do per­ma­nen­te­men­te el wok. Una vez co­ci­do de un la­do, dar­la vuel­ta, ter­mi­nar de co­ci­nar y ser­vir in­me­dia­ta­men­te.

Cer­do es­to­fa­do

Es­ta es otra de las re­ce­tas tí­pi­cas de los in­vier­nos de Oriente; sus in­gre­dien­tes no fue­ron se­lec­cio­na­dos al azar sino que es pre­ci­sa­men­te lo que se de­be co­mer pa­ra ge­ne­rar ca­lor in­terno y pro­veer de ener­gía Yang. El cer­do, al igual que los ri­ño­nes, per­te­ne­ce al ele­men­to Agua y el nabo y la pa­pa son pu­ra­men­te Yang. La pre­pa­ra­ción con­sis­te en co­lo­car en un wok con acei­te bien ca­lien­te el cer­do cor­ta­do en tro­zos pe­que­ños, agre­gar­le sal­sa de so­ja y con­di­men­tos a gus­to; co­ci­nar has­ta que es­té bien tierno y agre­gar­le el nabo, la pa­pa y otras ver­du­ras a gus­to, con­ti­nuar la coc­ción has­ta que las ver­du­ras es­tén blan­das.

Ma Po Duo Fu (To­fu pi­can­te) (Foto 11) Es un pla­to tí­pi­co de la provincia de Si­chuan, Chi­na, fa­mo­sa por­que sus re­ce­tas son ex­tre­ma­da­men­te pi­can­tes. La pi­mien­ta qui­ta la hu­me­dad del or­ga­nis­mo y pro­te­ge la ener­gía Yang. Pre­ci­sa­men­te es­te pla­to se ela­bo­ra con to­fu o que­so de so­ja y es­pe­cies pro­ve­nien­te de esa re­gión. El to­fu pro­te­ge los hue­sos ya que evi­ta que el cal­cio se pier­da por la ori­na y fa­ci­li­ta el per­fec­to fun­cio­na­mien­to de los ri­ño­nes. Ca­len­tar un wok con acei­te, co­lo­car ajo y jen­gi­bre pi­ca­dos; lue­go agre­gar los hon­gos shii­ta­ke, mo­rrón cor­ta­do en tro­zos pe­que­ños, ar­ve­jas, sal­sa de so­ja a gus­to y co­ci­nar unos mi­nu­tos. Agre­gar el to­fu en cu­bos, una piz­ca de azú­car y el pi­can­te de Si­chuan. De­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y ser­vir

Agra­de­ce­mos al res­tau­rant Pan­da Chi­na, Men­do­za 1649, Tel. 47839606, y al chef Juan por su co­la­bo­ra­ción pa­ra pro­duc­ción de es­ta no­ta.

1

2

3

5

4

6

7

8

Tor­ti­lla de os­tras

Ma Po Duo Fu

Cer­do es­to­fa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.