Cu­rar­se a los gol­pes

TAO - Tomo II - - Terapias -

El Mar­ti­llo de Sie­te Pun­tas es una téc­ni­ca com­ple­men­ta­ria de la acu­pun­tu­ra muy di­fun­di­da en Chi­na y aho­ra re­va­lo­ri­za­da en Oc­ci­den­te. Es ideal pa­ra pro­ble­mas de la piel y la san­gre, pe­ro de­be usar­se só­lo en pri­ma­ve­ra y ve­rano.

El mar­ti­llo de sie­te pun­tas, tam­bién lla­ma­do Flor de Ci­rue­lo, es un ins­tru­men­to que com­ple­men­ta la téc­ni­ca de acu­pun­tu­ra y se uti­li­za en Chi­na des­de ha­ce más de 4.000 años, pe­ro su apli­ca­ción es­tá cre­cien­do en ca­si to­do el mun­do gra­cias a que la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud le ha da­do el vis­to bueno co­mo su­ple­men­to de tra­ta­mien­tos mé­di­cos con­ven­cio­na­les.

El ins­tru­men­to es un mar­ti­llo de ca­be­za pe­que­ña que en uno de sus la­dos tie­ne in­crus­ta­das sie­te agu­jas fi­ni­tas for­man­do un círcu­lo. Se uti­li­za apli­can­do gol­pes sua­ves y re­pe­ti­dos en lu­ga­res de­ter­mi­na­dos, co­mo la zo­na de un pro­ble­ma lo­ca­li­za­do, o so­bre un me­ri­diano en par­ti­cu­lar si el ob­je­ti­vo es ali­viar un ór­gano o cen­tro ener­gé­ti­co. El pro­ce­so es siem­pre a ni­vel cu­tá­neo y pro­vo­ca mi­cro per­fo­ra­cio­nes en la piel por don­de dre­na­rá un po­co de san­gre li­be­ran­do las to­xi­nas que afec­ten al or­ga­nis­mo.

Co­mo se se­ña­ló, es el com­ple­men­to de otros tra­ta­mien­tos; por ejem­plo, de ven­to­sas en el ca­so de pso­ria­sis y en­fer­me­da­des de la piel. En es­te ca­so pri­me­ro se pa­sa el par­ti­llo por la zo­na afec­ta­da y lue­go se apli­ca la ven­to­sa, que ac­tua­rá ha­cien­do vacío y per­mi­tien­do que el flu­jo san­guí­neo jun­to a las to­xi­nas emer­ja a la su­per­fi­cie. Por úl­ti­mo se lim­pia con una ga­sa em­be­bi­da en al­cohol.

En el ca­so de ma­les­ta­res cró­ni­cos co­mo ar­tri­tis o do­lo­res ar­ti­cu­la­res, se lo com­ple­men­ta con mo­xa que, si es apli­ca­da lue­go del mar­ti­llo, pe­ne­tra­rá más fá­cil­men­te has­ta la pro­fun­di­dad del pro­ble­ma. El ca­lor ge­ne­ra­do cuan­do se en­cien­de la ar­te­mi­sa (hierba de la que se com­po­ne la mo­xa) res­ta­ble­ce y equi­li­bra el flu­jo ener­gé­ti­co, por lo cual com­bi­na muy bien con el mar­ti­llo de sie­te pun­tas.

Usos más co­mu­nes

Con es­ta te­ra­pia se ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos en di­ver­sos ma­les vin­cu­la­dos con pro­ble­mas de la piel, por ejem­plo cuan­do se pier­de la ar­mo­nía en­tre la san­gre (pro­fun­da) y el Chi (su­per­fi­cial). Cuan­do es­to ocu­rre la san­gre, Yin, sube y el Chi, Yang, ba­ja, pro­vo­can­do sar­pu­lli­dos, aler­gias y has­ta pso­ria­sis. La apli­ca­ción del mar­ti­llo ar­mo­ni­za la ener­gía de la san­gre per­mi­tien­do que vuel­va a su si­tio pro­fun­do. Tam­bién es re­co­men­da­ble en el tra­ta­mien­to de ten­di­ni­tis y con­trac­tu­ras, que se pro­du­cen cuan­do la ener­gía se es­tan­ca y pro­vo­ca una in­fla­ma­ción muscular. En es­te ca­so po­drá ad­ver­tir­se que la san­gre que sa­le por las pe­que­ñas in­ci­sio­nes que pro­vo­ca la apli­ca­ción del mar­ti­llo de sie­te pun­tas es de co­lor os­cu­ro, es de­cir es­tá en­fer­ma.

Por úl­ti­mo, es­tá muy indicada pa­ra los pro­ble­mas óseos, es­pe­cial­men­te en el ca­so de des­cal­ci­fi­ca­ción; re­cor­de­mos que la de­bi­li­dad de los hue­sos es­ta di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la de­fi­cien­cia en el in­ter­cam­bio de ener­gía en­tre la piel y el te­ji­do óseo. Es un buen re­cur­so en los ca­sos de ar­tro­sis, do­lo­res en cer­vi­ca­les, hom­bros, ca­de­ras, ro­di­llas, co­dos, mu­ñe­cas y to­bi­llos.

As­pec­tos a te­ner en cuen­ta

S$EBI­DO A QUE ES­TÉ EN Con­tac­to di­rec­to con la san­gre, el mar­ti­llo de­be de­sin­fec­tar­se an­tes y des­pués de uti­li­zar­lo con una ga­sa y al­cohol. Es de uso per­so­nal e in­clu­so se ven­den al­gu­nos con agu­jas des­car­ta­bles.

s.o DE­BE UTI­LI­ZAR­SE EN Em­ba­ra­za­das, ni­ños y en per­so­nas mayores con la piel muy de­li­ca­da sin con­sul­tar­lo con el mé­di­co. Si bien pue­de apli­car­se en for­ma ca­se­ra, lo me­jor es ha­cer una con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta an­tes de co­men­zar a apli­car­lo.

s.o ES CON­VE­NIEN­TE Apli­car­lo des­pués de una co­mi­da abun­dan­te o si se ha be­bi­do al­cohol es ex­ce­so.

s /TRO AS­PEC­TO A TE­NER EN

cuen­ta es que de­be to­mar­se des­de la pun­ta del man­go pa­ra que el mo­vi­mien­to sea fir­me y se de­be apli­car en tan­das de sie­te per­fo­ra­cio­nes, es de­cir ha­cer 7, pa­rar, y

SE­GUIR .O PA­SAR­SE DE LAS

in­ci­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.