A co­mer con se, Xiang y wei

TAO - Tomo II - - Alimentación -

Ha­ce más de tres mil años el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo es­cri­bió en su li­bro clá­si­co de me­di­ci­na in­ter­na que aquel que qui­sie­ra te­ner sa­lud y una larga vi­da de­bía con­su­mir ali­men­tos de cin­co co­lo­res, cin­co sa­bo­res y cin­co aro­mas. A par­tir de es­te con­cep­to es que la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na le da pre­pon­de­ran­cia a una die­ta mul­ti­co­lor, aro­má­ti­ca y sa­bro­sa, por­que con­si­de­ra que es­tos tres as­pec­tos de la ali­men­ta­ción se aso­cian di­rec­ta­men­te con los ór­ga­nos vi­ta­les (co­ra­zón, ba­zo, hí­ga­do, pul­mo­nes y ri­ño­nes) y con los sen­ti­dos (vis­ta, gus­to, tac­to, ol­fa­to, oí­do y men­te, con­si­de­ra­da por los orien­ta­les el más po­de­ro­so de to­dos los sen­ti­dos).

Es así que pa­ra que un pla­to re­ci­ba una bue­na calificación por su efec­to be­né­fi­co so­bre el or­ga­nis­mo de­be cum­plir tres le­yes im­por­tan­tí­si­mas, a sa­ber:

SE (co­lor). La vis­ta es el sen­ti­do más agu­do de los hu­ma­nos, por lo tan­to, la pri­me­ra im­pre­sión que nos pro­du­ce el pla­to es muy im­por­tan­te ya que nos es­ti­mu­la, o no, a co­mer. La va­rie­dad y com­bi­na­ción de in­gre­dien­tes y sal­sas de di­fe­ren­tes co­lo­res son fun­da­men­ta­les pa­ra que un pla­to re­sul­te atrac­ti­vo, y tam­bién sa­lu­da­ble.

XIANG (aro­ma). Abre el ape­ti­to y pre­pa­ra el es­tó­ma­go y al es­tó­ma­go pa­ra re­ci­bir el ali­men­to y lue­go, más pro­fun­da­men­te, es­ti­mu­la al ri­ñón, en­car­ga­do de man­te­ner la ener­gía ori­gi­nal y vi­tal del or­ga­nis­mo. En es­te ca­so los con­di­men­tos jue­gan un pa­pel im­por­tan­te.

WEI (sa­bor). Se lo­gra con la in­ten­si­dad del fue­go; la coc­ción más larga o más corta, a fue­go lento o fuer­te, mo­di­fi­ca el gus­to de los ali­men­tos. El im­pac­to del sa­bor en el pa­la­dar abre un sin fin de es­ti­mu­los que se tras­la­dan a los di­fe­ren­tes ór­ga­nos.

El sa­bor se re­la­cio­na tam­bién con el sen­ti­do del tac­to, ya que la co­mi­da y los dien­tes se man­tie­nen en con­tac­to di­rec­to me­dian­te la mas­ti­ca­ción.

Los efec­tos del co­lor

Ca­da ali­men­to po­see una ga­ma de co­lo­res di­fe­ren­tes y es­to se de­be a sus com­po­nen­tes es­pe­cí­fi­cos. Ca­da uno de ellos re­pre­sen­ta un nu­trien­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra ca­da par­te del or­ga­nis­mo, de allí la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar­los a la die­ta. La me­di­ci­na orien­tal y la oc­ci­den­tal coin­ci­den en es­ta re­co­men­da­ción.

Ali­men­tos blan­cos (Me­tal)

(Hon­gos, co­li­flor, ce­bo­lla y nabo, po­llo, etc.)

Se re­la­cio­nan con los pul­mo­nes. For­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ne, pu­ri­fi­can el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, res­tau­ran la piel y ayu­dan a com­ba­tir las in­fec­cio­nes. Con­tri­bu­yen a te­ner una bue­na vi­sión, cal­mar las emo­cio­nes, re­gu­lar el co­les­te­rol y dis­mi­nuir el ries­go de cán­cer. Con­tie­nen vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

El co­lor, el sa­bor y el aro­ma de los ali­men­tos tie­nen re­la­ción di­rec­ta con los efec­tos que pro­du­cen en el or­ga­nis­mo, por eso la cocina chi­na es mul­ti­co­lor, sa­bro­sa y muy aro­má­ti­ca. Cuá­les son los efec­tos de las dis­tin­tas va­rian­tes so­bre ca­da ór­gano en par­ti­cu­lar.

Ali­men­tos ver­des (Ma­de­ra)

(Pal­ta, ver­du­ras de ho­jas ver­des, uvas, bró­co­li, etc.)

Se re­la­cio­nan con el hí­ga­do. A ma­yor in­ten­si­dad de es­te co­lor en un ve­ge­tal, ma­yor se­rá su con­te­ni­do en clo­ro­fi­la, lo que ha­rá que sus efec­tos pro­tec­to­res fren­te al cán­cer sean más in­ten­sos. Son im­pres­cin­di­bles tam­bién du­ran­te la ges­ta­ción, re­du­cen el ries­go de mal­for­ma­cio­nes fe­ta­les, por su apor­te de áci­do fó­li­co. Ayu­dan a man­te­ner una bue­na sa­lud vi­sual, he­pá­ti­ca y las ar­te­rias jó­ve­nes.

Ali­men­tos ne­gros (Agua)

(Hon­gos, sé­sa­mo y arroz ne­gro, mo­ras, uvas, etc.) Se re­la­cio­na con el ri­ñón. Co­rres­pon­den a es­te co­lor tam­bién los ve­ge­ta­les de la ga­ma del azul y el vio­le­ta. Pro­veen al or­ga­nis­mo de fi­to­quí­mi­cos y an­ti­oxi­dan­tes, sus­tan­cias que lo protegen de en­fer­me­da­des pe­li­gro­sas, co­mo el cán­cer y el en­ve­je­ci­mien­to pre­coz. Tam­bién man­tie­ne la sa­lud de los ri­ño­nes y el trac­to uri­na­rio y pre­ser­van la me­mo­ria y la au­di­ción.

Ali­men­tos ro­jos (Fue­go)

(Man­za­nas, fru­ti­llas, ce­re­zas, to­ma­tes, re­mo­la­chas, ají, etc.)

Se re­la­cio­nan con el co­ra­zón. Co­mer más ali­men­tos de es­te co­lor refuerza el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pre­vie­ne de res­fríos y for­ta­le­ce to­do el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, evi­tan­do in­far­tos y otros pro­ble­mas car­día­cos.

Ali­men­tos amarillos (Tie­rra)

(Cho­clo, pi­mien­to, me­lón, pi­ña, na­ran­ja, li­món, etc.)

Se re­la­cio­nan con el ba­zo, ór­gano que trans­for­ma y dis­tri­bu­ye la ener­gía de los ali­men­tos por to­do el cuer­po. Pa­ra eso ne­ce­si­ta que el es­tó­ma­go fun­cio­ne bien, y de eso se en­car­gan los ali­men­tos de es­te co­lor. Ade­más, si el ba­zo fun­cio­na bien es­ti­mu­la­rá al ce­re­bro a te­ner bue­na me­mo­ria.

Los efec­tos del sa­bor

Los cin­co sa­bo­res tam­bién se re­la­cio­nan con los cin­co Ele­men­tos y ca­da uno actúa so­bre los cin­co ór­ga­nos (Yang) y sus co­rres­pon­dien­tes vís­ce­ras (Yin).

Dul­ce (Tie­rra): ba­zo/es­tó­ma­go.

Los ali­men­tos dul­ces dis­per­san la ener­gía es­tan­ca­da, fa­vo­re­cen la cir­cu­la­ción san­guí­nea, for­ta­le­cen la ener­gía vi­tal y ar­mo­ni­zan el es­tó­ma­go. Si exis­te al­gún ti­po de afec­ción en los múscu­los no se de­be con­su­mir mu­cho dul­ce por­que pue­den pro­du­cir do­lor en los hue­sos y caí­da del ca­be­llo.

Amar­go (Fue­go): co­ra­zón/ in­tes­tino delgado.

Los ali­men­tos amar­gos tien­den a se­car el or­ga­nis­mo, con­tra­rres­tan el ex­ce­so de hu­me­dad y de­pu­ran los in­tes­ti­nos de to­xi­nas.

Aci­do (Ma­de­ra): hí­ga­do/ ve­sí­cu­la bi­liar.

Los ali­men­tos de sa­bor áci­do son as­trin­gen­tes, con­tro­lan el co­lon irri­ta­ble y cons­ti­tu­yen un buen pro­tec­tor pa­ra los in­tes­ti­nos, ade­más con­tro­lan el ex­ce­so de trans­pi­ra­ción.

Pi­can­te (Me­tal): pul­mo­nes/in­tes­tino grue­so.

Los pi­can­tes neu­tra­li­zan y dis­per­san las to­xi­nas acu­mu­la­das en el cuer­po y es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción del Chi y de la san­gre.

Salado (Agua): ri­ño­nes/ ve­ji­ga.

Los ali­men­tos sa­la­dos ablan­dan y hu­me­de­cen los te­ji­dos y fa­ci­li­tan los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les; pu­ri­fi­can el or­ga­nis­mo ya que eli­mi­nan to­xi­nas.

Con­su­mi­dos en ex­ce­so al­te­ran al co­ra­zón, da­ñan los ri­ño­nes y coa­gu­lan la san­gre, ge­ne­ran­do re­ten­ción de lí­qui­dos.

Co­mo to­dos los se­res vi­vos, ca­da ali­men­to, po­see su pro­pio Chi; al co­ci­nar­los su aro­ma se po­ten­cia y el Chi es el res­pon­sa­ble de ex­pan­dir­lo, lle­gan­do así has­ta los ór­ga­nos. El efec­to que ejer­ce es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con las pro­pie­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da ali­men­to o con­di­men­to en par­ti­cu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.