En­de­re­zar el fu­tu­ro

TAO - Tomo II - - Niños -

Los pro­ble­mas pos­tu­ra­les son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de mal­for­ma­cio­nes fí­si­cas y el ori­gen in­sos­pe­cha­do de va­rias afec­cio­nes co­mu­nes en los adul­tos mayores. Por eso la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na po­ne es­pe­cial aten­ción en pre­ve­nir los ma­los há­bi­tos des­de el pri­mer día de vi­da.

La ma­la pos­tu­ra fí­si­ca es­tá re­la­cio­na­da con mu­chos pro­ble­mas de sa­lud, tie­ne un efec­to di­rec­to so­bre la res­pi­ra­ción, la fun­ción or­gá­ni­ca y la in­te­gri­dad ósea y muscular, por­que mu­chos pro­ble­mas son pro­vo­ca­dos por una ma­la po­si­ción de los ór­ga­nos, ma­la po­si­ción de los múscu­los, por un des­pla­za­mien­to des­pla­za­mien­to de cier­tos hue­sos, es­pe­cial­men­te de las vér­te­bras.

Pa­ra la me­di­ci­na chi­na la pos­tu­ra co­rrec­ta ga­ran­ti­za el flu­jo del Chi y la cir­cu­la­ción de la san­gre, ali­men­tan­do a los ór­ga­nos y es­pe­cial­men­te al ce­re­bro. Aun­que la ma­yo­ría de los pro­ble­mas de sa­lud sur­gen en la adul­tez, es en los pri­me­ros años de vi­da cuan- do se de­ben to­mar las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar­los. El maes­tro Liu Ming ase­gu­ra que re­ci­be ca­da vez más pa­cien­tes con mal­for­ma­cio­nes de la co­lum­na o en­fer­me­da­des ge­ne­ra­das por las ma­las pos­tu­ras y año tras año va ba­jan­do el pro­me­dio de edad de los afec­ta­dos. “Ten­go ca­da vez más pa­cien­tes ni­ños y la ma­yo­ría acu­de a mi consultorio por pro­ble­mas de co­lum­na, cuen­ta el maes­tro. In­clu­so, los pa­dres de al­gu­nos de ellos re­cu­rrie­ron a mí co­mo úl­ti­ma ins­tan­cia an­tes de de­ci­dir­se a en­fren­tar la ci­ru­gía que le ha­bían re­co­men­da­do los trau­ma­tó­lo­gos. Es­te ti­po de pro­ble­ma es más co­mún de lo que se cree y, la­men­ta­ble­men­te, el mo­ti­vo que lo oca­sio­na es la fal­ta de co­rrec­ción en la pos­tu­ra de los ni­ños des­de el mo­men­to de su na­ci­mien­to. Es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que cuan­do los chi­cos es­tán cre­cien­do se de­be cui­dar y co­rre­gir la pos­tu­ra fí­si­ca pa­ra evi­tar que el cuer­po se desa­rro­lle inade­cua­da­men­te.”

Cui­da­dos es­pe­cia­les

Pa­ra los chi­nos la pre­ven­ción co­mien­za en el mis­mo mo­men­to del na­ci­mien­to y son muy res­pe­tuo­sos de cier­tos pre­cep­tos que, se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio- nal, se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra su nor­mal desa­rro­llo. Con­si­de­ran que de los cui­da­dos de los pri­me­ros cien días de vi­da de­pen­de­rá la vi­ta­li­dad y la sa­lud en la adul­tez; en es­te lap­so na­da de­be al­te­rar la ali­men­ta­ción y mu­cho me­nos el des­can­so del be­bé, que de­be per­ma­ne­cer den­tro de su ám­bi­to el ma­yor tiem­po po­si­ble, no sa­car­lo a la ca­lle a me­nos que sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio y evi­tar co­lo­car­lo en co­che­ci­tos o en si­lli­tas has­ta tan­to no pue­da man­te­ner­se sen­ta­do por sus pro­pios me­dios y con la es­pal­da

de­re­cha. Na­ci­mien­tos con pos­tu­ras in­co­rrec­tas en ex­tre­mi­da­des u otras par­tes se pue­den cu­rar con ma­sa­jes he­chos por per­so­nas ca­li­fi­ca­das.

Pa­ra dor­mir es ne­ce­sa­rio aco­mo­dar­lo y ro­tar­lo co­rri­gien­do la co­lum­na y la ca­be­za. Si se en­cuen­tra en una ma­la po­si­ción por mu­cho tiem­po, los hue­si­tos del cuer­po pue­den su­frir al­te­ra­cio­nes que pro­du­ci­rán un cre­ci­mien­to inade­cua­do. Cuan­do se lo ten­ga en bra­zos de­be co­lo­car­se una mano en la ca­be­za y la otra en la co­la, pa­ra que la co­lum­na que­de de­re­cha.

Los pri­me­ros pa­sos tam­bién de­ben con­tar con la su­per­vi­sión de un adul­to; el pie con res­pec­to a la pier­na de­be for­mar un ángulo de 90 gra­dos y pa­ra ello las pun­tas de­ben man­te­ner­se ha­cia de­lan­te. En Chi­na es una tra­di­ción que cuan­do los ni­ños co­mien­zan a ca­mi­nar se les co­lo­que una za­pa­ti­lli­tas con cam­pa­ni­tas en las pun­tas pa­ra que los in­cen­ti­ve a ca­mi­nar con las pun­tas de los pies ha­cia ade­lan­te, atraí­dos por el so­ni­do. No es­tá bien que ca­mi­nen des­cal­zos, por­que ade­más de de­for­mar los pies, el con­tac­to di­rec­to con pi­so frío ha­ce que se pier­da la ener­gía del ri­ñón, pri­mor­dial pa­ra el buen desa­rro­llo de los hue­sos; es ne­ce­sa­rio que ten­gan me­dias y cal­za­do per­ma­nen­te­men­te.

Otro pre­cep­to se­ña­la que las mu­je­res no de­ben usar za­pa­tos de ta­co al­to has­ta des­pués de los 18 años. Co­mo se sa­be, las chi­nas son muy co­que­tas, pe­ro a las ne­nas no las de­jan usar­los por­que el ta­lón es la par­te del pie más im­por­tan­te, ya que po­see un ten­dón que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el cen­tro del ce­re­bro; si se ele­va con un ta­co, al ca­mi­nar re­bo­ta­rá con­tra el pi­so re­per­cu­tien­do en la ca­be­za y al­te­ran­do los ner­vios.

Pa­ra sen­tar­se bien

La ma­ne­ra de sen­tar­se tie­ne gran im­pli­can­cia en el desa­rro­llo óseo, por eso es im­por­tan­te en­se­ñar­les a los ni­ños a ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te. Cuan­do ya co­mien­zan a ca­mi­nar, lo más sa­lu­da­ble es que se sien­ten en ban­qui­tos pe­que­ños, con la es­pal­da de­re­cha y la ca­be­za ali­nea­da con la co­lum­na. Si quie­ren pin­tar, es­cri­bir o desa­rro­llar

otra ta­rea so­bre una me­sa, és­ta de­be adap­tar­se a su me­di­da y hay que evi­tar que apo­yen el pe­cho so­bre la mis­ma; lo ideal es que man­ten­gan una dis­tan­cia de apro­xi­ma­da­men­te un pu­ño. Los pies tie­nen que es­tar bien apo­ya­dos en el pi­so. Si mi­ran te­le­vi­sión tam­bién se de­ben res­pe­tar es­tas pau­tas, de nin­gu­na ma­ne­ra ha­cer­lo acos­ta­dos en la ca­ma o ti­ra­dos en un sillón. “Es im­por­tan­te re­cal­car­lo por­que cuan­do el cuer­po es­ta desa­rro­llán­do­se es pro­ba­ble que el abu­so de esa pos­tu­ra ter­mi­ne des­vian­do las vér­te­bras. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do es­tán pa­ra­dos, por eso es im­por­tan­te que lo ha­gan de­re­chos. Re­cuer­do que cuan­do yo era muy pe­que­ño y co­men­cé a prac­ti­car ca­li­gra­fía, ya des­de ese mo­men­to mi pa­dre me co­rre­gía la pos­tu­ra, me sen­ta­ba en un ban­qui­to pe­que­ño y uti­li­za­ba otro de di­men­sio­nes nor­ma­les co­mo me­sa. Si yo des­via­ba mi cuer­po o lo apo­ya­ba so­bre el pa­pel me re­pren­día, la cul­tu­ra chi­na es es­tric­ta en ese sen­ti­do”.

Es muy co­mún tam­bién que los chi­cos se sien­ten en el sue­lo a ju­gar y en es­te ca­so ha­brá que vi­gi­lar la pos­tu­ra. Apo­yar la co­la en el sue­lo con las pier­nas do­bla­das ha­cia atrás, a am­bos la­dos del cuer­po, pue­de pro­vo­car una de­for­ma­ción de los hue­sos de la ca­de­ra; lo mis­mo pue­de ocu­rrir si lo ha­cen con los pies do­bla­dos y la co­la so­bre los ta­lo­nes. La pos­tu­ra más con­ve­nien­te es con las pier­nas cru­za­das ade­lan­te, al es­ti­lo bu­da.

A la ho­ra de co­mer, lo me­jor es que lo ha­gan en la tí­pi­cas si­lli­tas al­tas con apo­ya pies y res­pal­do, evi­tan­do en los po­si­ble que in­cli­nen el tron­co ha­cia de­lan­te.

El pe­so de las mo­chi­las

Las car­gas so­bre la es­pal­da de los ni­ños en edad es­co­lar cons­ti­tu­ye otra ame­na­za a la sa­lud de la co­lum­na; en la ma­yo­ría de los ca­sos, sue­len lle­var más pe­so del con­ve­nien­te pa­ra su con­tex­tu­ra fí­si­ca, ade­más de col­gár­se­la de ma­ne­ra inade­cua­da. Los es­pe­cia­lis­tas in­di­can que un ni­ño no de­be­ría car­gar más que el diez por cien­to de su pe­so cor­po­ral pa­ra evi­tar le­sio­nes en la es­pal­da.

Otro pun­to a te­ner en cuen­ta es el ti­po de mo­chi­las a uti­li­zar, las más con­ve­nien­tes son las que po­seen rue­di­tas pa­ra no car­gar con tan­to pe­so, es­pe­cial­men­te en la es­pal­da. an­chas y acol­cha­das que se ajus­ten bien a am­bos hom­bros, nun­ca hay que col­gár­se­las de un so­lo la­do. Pa­ra co­lo­cár­se­la, no de­be le­van­tar­se des­de el sue­lo: pri­me­ro se apo­ya en una me­sa y lue­go se cuel­ga. Aque­llas que tie­nen rue­di­tas es me­jor em­pu­jar­las, no lle­var­las de ti­ro, ya que de es­ta ma­ne­ra el cuer­po ha­rá fuer­za más de­re­cho.

Cre­cer ju­gan­do

“Cuan­to más se mue­va un ni­ño más sano y ágil cre­ce­rá, por­que el cuer­po cre­ce me­jor, mas fuer­te. Sal­tar, ro­dar, co­rrer, son ac­ti­vi­da­des que nun­ca de­ben re­pri­mir­se en los pe­que­ños. Es­tar per­ma­nen­te­men­te fren­te a una compu­tado­ra o vi­deo jue­go agi­li­za la men­te pe­ro dis­tor­sio­na el cuer­po. La bue­na sa­lud ne­ce­si­ta una men­te y un cuer­po bien desa­rro­lla­do, to­do uni­do. El jue­go in­clu­ya a la men­te y el cuer­po es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner sa­lu­da­ble es­ta ar­mo­nía, por eso si no­ta­mos que un chi­co es ex­ce­si­va­men­te se­den­ta­rio y hol­ga­zán, debemos in­cen­ti­var­lo a ju­gar al ai­re li­bre o man­dar­lo a ha­cer ejer­ci­cios fí­si­cos que con­tem­plen un buen uso del cuer­po, ob­via­men­te con un pro­fe­sor ca­li­fi­ca­do. Las ar­tes mar­cia­les son beu­nas pa­ra ar­mo­ni­zar el cuer­po y la men­te. El atle­tis­mo,la na­ta­ción, etc, tam­bién son muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra la pos­tu­ra, pa­ra la sa­lud de los ni­ños”, con­clu­ye el maes­tro Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.