Ten­tem­piés im­pe­rial

TAO - Tomo II - - Cocina -

Chi­na es un país con mu­chas y muy res­pe­ta­das tra­di­cio­nes. Y con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre en los gran­des con­glo­me­ra­dos ur­ba­nos don­de la pre­sión mi­gra­to­ria va fu­sio­nan­do las cul­tu­ras y di­lu­yen­do las raí­ces, en Bei­jing hay una ten­den­cia cre­cien­te por re­cu­pe­rar y man­te­ner las cos­tum­bres an­ces­tra­les. Es­to se tra­du­ce en di­ver­sas ini­cia­ti­vas ofi­cia­les y pri­va­das des­ti­na­das a res­ca­tar el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co ava­sa­lla­do por el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, y tam­bién por el im­pul­so a me­di­das de fo­men­to del acer­vo cul­tu­ral, tan vul­ne­ra­ble fren­te a la in­va­sión tec­no­ló­gi­ca que ge­ne­ró la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. Y el nue­vo con­cep­to cul­tu­ral tam­bién abar­ca, co­mo en el res­to del mun­do, to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes, en­tre ellas las gas­tro­nó­mi­cas. Por eso so­li­ci­ta­ron al go­bierno cen­tral que re­co­noz­ca co­mo “bien cul­tu­ral in­ma­te­rial” a los 100 ten­tem­piés más an­ti­guos, con­su­mi­dos aún hoy en las ca­lles de la ca­pi­tal chi­na. Wang Zuo­ji, di­rec­tor ad­jun­to del Co­mi­té del Fol­clo­re de Bei­jing y miem­bro del Co­mi­té de Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la ciu­dad, afir­mó que se es­tá in­ten­tan­do re­cu­pe­rar las re­ce­tas per­di­das y la for­ma tra­di­cio­nal de pre­pa­rar­las: “La cocina es una mez­cla de tra­di­ción y cul­tu­ra, y nues­tros ten­tem­piés son los fó­si­les vi­vien­tes de la ciu­dad. En su ADN es­tá la hue­lla de nues­tros an­te­pa­sa­dos

El zhi­ma­qiu o bo­la de sé­sa­mo, co­mo se lo co­no­ce en es­ta par­te del mun­do, es uno de los bo­ca­di­llos más po­pu­la­res de Chi­na y muy con­su­mi­do en los pues­tos callejeros de las gran­des ciu­da­des. El se­cre­to de una re­ce­ta mi­le­na­ria.

por­que su ar­te se fue trans­mi­tien­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en for­ma oral y ,co­mo los se­res vi­vos, se fue­ron adap­tan­do y evo­lu­cio­nan­do ”, ex­pli­có el fun­cio­na­rio.

En­tre es­tas ex­qui­si­te­ces cen­te­na­rias se en­cuen­tra el zhi­ma­qiu, más co­no­ci­da en Oc­ci­den­te co­mo bo­las de sé­sa­mo. Tí­pi­ca de la re­gión del nor­te, so­bre to­do de Bei­jing, su ori­gen se re­mon­ta a la di­nas­tía Tang y de­lei­ta­ba a los ha­bi­tan­tes del pa­la­cio de Chan­gan. Hoy en día se lo pue­de en­con­trar con fa­ci­li­dad en ca­si to­do el mun­do.

La ma­ne­ra de pre­pa­rar­los es muy sen­ci­lla, a sa­ber:

In­gre­dien­tes

3 ta­zas de ha­ri­na dul­ce de arroz. 1 ta­za de ha­ri­na de arroz 1 ta­za de azú­car. 2 ta­zas de agua ca­lien­te. 500 gra­mos de pas­ta de po­ro­to adu­ki (po­ro­tos ro­jos) .

3 ta­zas de se­mi­llas de sé­sa­mo blan­co. Pre­pa­ra­ción Re­lleno: re­mo­jar los po­ro­tos 24 ho­ras y co­ci­nar a fue­go ba­jo du­ran­te dos ho­ras o has­ta que pue­dan rom­per­se fá­cil­men­te. De­jar en­friar, re­du­cir a un pu­ré y en­dul­zar a gus­to.

Ma­sa: mez­clar con un te­ne­dor am­bas ha­ri­nas de arroz; en otro re­ci­pien­te di- sol­ver el azú­car con el agua ca­lien­te. Unir am­bas pre­pa­ra­cio­nes y re­vol­ver con ba­ti­dor has­ta que se for­me una ma­sa. En­ha­ri­nar las ma­nos, to­mar una pe­que­ña can­ti­dad de ma­sa y for­mar una bo­la; ejer­cer pre­sión en el cen­tro con el pul­gar, co­lo­car una cu­cha­ra­di­ta de re­lleno y vol­ver a for­mar una es­fe­ra. Su­mer­gir­la en un re­ci­pien­te con agua tibia y ha­cer­la ro­dar so­bre el sé­sa­mo. Ca­len­tar acei­te en una sar­tén pro­fun­da y co­ci­nar­las has­ta que se do­ren cui­dan­do que no se ro­cen en­tre sí por­que se pe­gan fá­cil­men­te. Re­ti­rar­las con una es­pu­ma­de­ra y aco­mo­dar­las so­bre un pla­to con pa­pel ab­sor­ben­te. Se sir­ven so­las o con sal­sas dul­ces

Agra­de­ce­mos a la Sra. Chen, del res­tau­rant El Cis­ne Blan­co, Arri­be­ños 2328, Tel. 4785-6876, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.