El ar­te de las te­te­ras

TAO - Tomo II - - Placeres -

La cos­tum­bre de be­ber té en Chi­na vie­ne de la épo­ca en la la di­nas­tía Tang (618-907), cuan­do co­men­zó a cul­ti­var­se la ca­me­llia si­nen­sis, plan­ta de la que se ob­tie­ne es­ta no­ble in­fu­sión. Du­ran­te los pri­me­ros años se pre­pa­ra­ba co­lo­can­do di­rec­ta­men­te las ho­jas de té en una ta­za con agua ca­lien­te, pe­ro con la di­nas­tía Ming (1.358-1.644) en el po­der co­men­za­ron a fa­bri­car­se de ma­ne­ra ar­te­sa­nal las pri­me­ras te­te­ras, con­si­de­ra­das en ese en­ton­ces un ver­da­de­ro ar­tícu­lo de lu­jo por­que su fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal con­ver­tía a ca­da pie­za en una es­pe­cie de jo­ya úni­ca e irre­pe­ti­ble.

Las pri­me­ras se fa­bri­ca­ban con ar­ci­lla del la­go Tai-

Re­ser­va­das an­ti­gua­men­te a la aris­to­cra­cia chi­na por su cos­to­sa ma­nu­fac­tu­ra, hoy son de un uso más co­mún y has­ta de­co­ra­ción. De­ta­lles a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de la elec­ción.

hu, ubi­ca­do en la re­gión de Yi­xing (de la cual to­ma­ron el nom­bre) y eran muy cos­to­sas y sím­bo­lo de es­ta­tus so­cial. Cer­ca del si­glo XV, al­gu­nos ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les chi­nos co­men­za­ron a par­ti­ci­par en la ela­bo­ra­ción de es­tas pie­zas com­po­nien­do poe­mas, pin­tu­ras y se­llos per­so­na­les que im­pri­mían en ellas. Aun­que ya no de ma­ne­ra tan ar­te­sa­nal, en la ac­tua­li­dad si­guen fa­bri­cán­do­se y su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que, de­ja pa­sar el ai­re por los po­ros del ma­te­rial por lo cual lo con­vier­te en el más ap­to pa­ra es­tas pre­pa­ra­cio­nes. Pe­ro al ser su ma­te­rial muy po­ro­so, se im­preg­nan con el sa­bor del té; si se con­su­men de dis­tin­tos ti­pos, se de­be te­ner una te­te­ra pa­ra ca­da uno así los sa­bo­res no se con­ta­mi­nan. Con los años co­men­za­ron

a fa­bri­car­se de por­ce­la­na, que co­mo es un ma­te­rial no po­ro­so re­sul­ta óp­ti­mo pa­ra pre­pa­rar dis­tin­tas va­rie­da­des de té sin afec­tar el sa­bor, en una mis­ma te­te­ra, ade­más las ha­ce fá­ci­les de de­co­rar y por lo tan­to muy po­pu­la­res. Otro pun­to a fa­vor es que su in­te­rior es blan­co, lo que per­mi­te ver el co­lor real de la in­fu­sión y te­ner una idea ca­si exac­ta de la in­ten­si­dad de la pre­pa­ra­ción.

Más tar­de apa­re­cie­ron las de ce­rá­mi­ca y es­mal­ta­das, que si bien son al­go más rús­ti­cas, son más re­sis­ten­tes y de uso fre­cuen­te. Otra de las ven­ta­jas de es­te ti­po de te­te­ra es que se fa­bri­can en una gran va­rie­dad de co­lo­res y com­bi­na­cio­nes, pu­dién­do­se ele­gir una pa­ra ca­da per­so­na­li­dad u oca­sión. “Al ele­gir un jue­go de té se de­be te­ner en cuen­ta la ener­gía que nos trans­mi­te su di­se­ño y co­lor, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Si po­ne­mos aten­ción, no­ta­re­mos que en nues­tra búsqueda los ojos se po­sa­rán en un ob­je­to en par­ti­cu­lar que nos pro­du­ci­rá un sentimiento de ale­gría, o aca­so de fe­li­ci­dad. Sin du­das, ese se­rá el jue­go que debemos com­prar. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es el con­tras­te en­tre el co­lor de la ta­za, te­te­ra y el del té ele­gi­do; por ejem­plo, pa­ra to­mar un té ro­jo pue­de que­dar muy bien una ta­za con el in­te­rior ne­gro y el ex­te­rior ro­jo; pa­ra un té ver­de fuer­te, vajilla ver­de pá­li­do o blan­co, al igual que pa­ra el té ne­gro. Si el ti­po de in­fu­sión que ele­gi­mos cuen­ta con flo­res u ho­ji­tas en­te­ras de té, lo me­jor se­rá ele­gir una te­te­ra de vi­drio trans­pa­ren­te, por­que nos per­mi­ti­rá con­tem­plar la be­lle­za y las for­mas na­tu­ra­les. Sea cual fue­re la elec­ción per­so­nal, nun­ca debemos pri­var­nos de un ri­co té pa­ra ali­men­tar el es­pí­ri­tu y sa­nar el or­ga­nis­mo”. Los fras­cos con­te­ne­do­res de té tam­bién tie­nen pro­ta­go­nis­mo, ya que de ellos de­pen­de que se man­ten­ga en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Son de por­ce­la­na y en ge­ne­ral cuen­tan con sin­gu­la­res di­se­ños por­que an­ti­gua­men­te era la ma­ne­ra de iden­ti­fi­car la va­rie­dad que se al­ma­ce­na­ba en ca­da uno. Siem­pre de­ben te­ner una ta­pa bien her­mé­ti­ca, lo cual los ha­ce ap­tos pa­ra usar

den­tro o fue­ra de la he­la­de­ra, ya que las ho­jas de té son muy sen­si­bles y ab­sor­ben con fa­ci­li­dad la hu­me­dad o los aro­mas de otros ali­men­tos.

Red Dra­gon

(Foto A) “Pa­ra to­mar un té ro­jo pue­de que­dar muy bien una ta­za con el in­te­rior ne­gro y el ex­te­rior ro­jo”, ase­gu­ra Liu Ming. Black La­bel (Foto B)

Las no­tas ama­ri­llo ver­do­sas del té de jaz­mín se des­ta­can muy bien so­bre el in­te­rior blan­co de las ta­ci­tas.

Ming’s de­sing

(Foto C)

De­li­ca­do di­se­ño y bue­na com­bi­na­ción

F de ma­te­ria­les pa­ra es­ta vajilla que in­vi­ta a dis­fru­tar de la va­rie­dad de té ne­gro.

Ita­lian Tang

(Foto D) Las va­rie­da­des de co­lor in­ten­so, co­mo el Ti Gua Yin, que­dan muy bien con es­te ti­po de te­te­ra.

Kung Fu Sty­le

(Foto E) Es­te jue­go es pa­ra pre­pa­rar té al es­ti­lo Kung Fu.

El co­lor se ase­me­ja a la pie­dra de ja­de, muy im­por­tan­te en chi­na. Es ideal pa­ra dis­fru­tar del té Wu Long. Green Bam­boo (Foto F)

Es­te di­se­ño tie­ne una mez­cla de es­ti­los chino- ja­po­nés.

Los di­se­ños en vi­drio (Foto G) co­mo es­te son más mo­der­nos y uti­li­za­dos pa­ra los tés de flo­res y ho­jas en­te­ras, es­pe­cial­men­te el ver­de. Ja­rri­tos in­di­vi­dua­les (foto H) Son muy prác­ti­cos pa­ra quie­nes no quie­ren pri­var­se de una ta­za de buen té aún es­tan­do en la ofi­ci­na. Es de por­ce­la­na y tie­ne un fil­tro in­di­vi­dual, se pue­den uti­li­zar las mis­mas ho­jas pa­ra pre­pa­rar has­ta 5 ta­zas a lo lar­go del día, en­tre ca­da to­ma se ta­pa pa­ra que lo­gre con­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra.

Ban­de­ja

Ge­ne­ral­men­te se usa una ban­de­ja de ma­de­ra pa­ra co­lo­car la te­te­ra, las ta­zas y uten­si­lios pa­ra pre­pa­rar el té. Las ban­de­jas po­seen di­fe­ren­tes for­mas y di­se­ños, tam­bién al­gu­nas son una ver­da­de­ra obra de ar­te. Con las te­te­ras de ar­ci­lla, una vez que se le vier­te el agua en su in­te­rior con el té co­rres­pon­dien­te, se cie­rra con su ta­pa y se mo­ja el ex­te­rior pa­ra ca­len­tar bien to­do el re­ci­pien­te y se pre­pa­ra el té de for­ma co­rrec­ta. Por eso po­seen otra ban­de­ja en su in­te­rior que acu­mu­la el agua que se de­rra­ma

Agra­de­ce­mos a Ca­ro­la Wen, de Es­tre­lla Imp & Exp, Az­cué­na­ga 239 CA­BA Tel.4953-6155 www.es­tre­lla­de­co.com, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la pro­duc­ción de es­ta no­ta.

A

B

C

E

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.