Te­so­ro es­con­di­do

TAO - Tomo II - - Granada -

El ár­bol de gra­na­do es ori­gi­na­rio de la zo­na me­di­te­rrá­nea de Asia, África y Eu­ro­pa y su fru­to, la gra­na­da, es con­si­de­ra­do des­de la an­ti­güe­dad co­mo sím­bo­lo del amor, fer­ti­li­dad y pros­pe­ri­dad. Se­gún la mi­to­lo­gía grie­ga, el pri­mer ár­bol de gra­na­do fue plan­ta­do por Afro­di­ta, la dio­sa del amor y la be­lle­za, y en Chi­na an­ti­gua­men­te se acos­tum­bra­ba re­ga­lar­le una gra­na­da a los re­cién ca­sa­dos co­mo aus­pi­cio de una des­cen­den­cia nu­me­ro­sa, de­bi­do a la gran can­ti­dad de se­mi­llas que po­see y por el co­lor ro­jo de su pul­pa, que atrae la bue­na for­tu­na. En Ro­ma tam­bién era ha­bi­tual que las no­vias lle­va­ran un to­ca­do de ra­mas de gra­na­do.

Pe­ro el mo­ti­vo más im­por­tan­te por el cual fue y es tan apre­cia­da es­ta fru­ta re­si­de

An­ti­gua­men­te con­si­de­ra­da co­mo sím­bo­lo del amor y la pros­pe­ri­dad, no es de las fru­tas más pon­de­ra­das por­que en ge­ne­ral se des­co­no­ce la can­ti­dad de be­ne­fi­cios que apor­ta al or­ga­nis­mo. Sor­pren­de­te.

en los be­ne­fi­cios que apor­ta al or­ga­nis­mo, con­vir­tién­do­la en un ex­ce­len­te re­cur­so pa­ra tra­tar y pre­ve­nir dis­tin­tas en­fer­me­da­des.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal Chi­na es una fru­ta de ca­rác­ter ti­bio y sa­bor dul­ce con fon­do áci­do, lo cual ge­ne­ra una ma­yor can­ti­dad de sa­li­va, in­dis­pen­sa­ble pa­ra la di­ges­tión y pa­ra cal­mar el fue­go in­terno. Pe­ro ade­más ayu­da a re­du­cir el co­les­te­rol, pre­vi­nien­do en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res; su gran do­sis de vi­ta­mi­nas A y C pre­ser­van y re­pa­ran la piel, in­cre­men­tan el pro­ce­so de ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das y ayu­dan a la regeneración de los te­ji­dos y las mu­co­sas. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas tam­bién ha­cen que su uso sea re­co­men­da­ble en el as­pec­to es­té­ti­co, ya que se ha com­pro­ba­do que pre­vie­ne las arru­gas, la flac­ci­dez, las man­chas y el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

Tam­bién po­see una gran can­ti­dad de fi­bras, lo que ayu­da a re­gu­la­ri­zar la ac­ti­vi­dad in­tes­ti­nal y evi­tar la cons­ti­pa­ción, me­jo­ra no­ta­ble­men­te las dia­rreas cró­ni­cas y ayu­da a eli­mi­nar los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les. Por sus efec­tos diu­ré­ti­cos es muy acon­se­ja­ble pa­ra los hi­per­ten­sos y pa­ra las em­ba­ra­za­das o mu­je­res con so­bre­pe­so. An­ti­gua­men­te se creía que me­jo­ra­ba la dis­fun­ción eréc­til y si bien es­to no pu­do ser pro­ba­do por la cien­cia, sí se sa­be que in­cre­men­ta los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, fun­da­men­ta­les pa­ra el de­seo se­xual.

Co­mer es­ta fru­ta en for­ma fre­cuen­te pro­por­cio­na sen­sa­ción de bie­nes­tar, evi­tan­do las de­pre­sio­nes le­ves e in­cre­men­tan­do la vi­ta­li­dad. Tam­bién se acon­se­ja pa­ra per­so­nas an­sio­sas, es­pe­cial­men­te si la con­su­men en ayu­nas. Y por ser una fru­ta con gran po­der de sa­cie­dad y es­ca­so por­cen­ta­je ca­ló­ri­co, es ideal cuan­do se si­gue una die­ta de adel­ga­za­mien­to. Por úl­ti­mo, su po­der an­ti­oxi­dan­te y an­ti­sép­ti­co pre­vie­ne y me­jo­ra in­fec­cio­nes bu­ca­les, in­fla­ma­ción de en­cías y do­lor de gar­gan­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.