Zhu-liang, los a Man­tes ma­ri­po­sa

TAO - Tomo II - - Mitología -

Es­ta le­yen­da na­ció en Chi­na du­ran­te la Di­nas­tía Jin, ha­ce más de mil seis­cien­tos años. En aqué­lla épo­ca los jó­ve­nes no po­dían ele­gir con quien ca­sar­se y eran los pa­dres, se­gún su pro­pia con­ve­nien­cia, los que arre­gla­ban a muy tem­pra­na edad los ma­tri­mo­nios de sus hi­jos. Las bo­das se con­cre­ta­ban ge­ne­ral­men­te an­tes de los 18 años por­que se con­si­de­ra­ba que des­pués de esa edad las mu­je­res co­men­za­ban a per­der ap­ti­tu­des pa­ra te­ner hi­jos fuer­tes. Por otra par­te, la edu­ca­ción in­te­lec­tual y ar­tís­ti­ca es­ta­ba re­ser­va­da so­lo a los va­ro­nes, las mu­je­res so­la­men­te po­dían apren­der bue­nos mo­da­les, ma­nua­li­da­des y to­do lo li­ga­do a las ta­reas del ho­gar, ya que eran for­ma­das só­lo pa­ra ser bue­nas es­po­sas y ma­dres. Su lu­gar era la ca­sa y de ellas de­pen­día que la des­cen­den­cia fue­se sa­na y edu­ca­da.

Se­gún cuen­ta la le­yen­da, en la ciu­dad de Shang­yu, Zhe­jiang, vi­vía una her­mo­sa jo­ven de 14 años lla­ma­da Zhu Ying­tai, quien se re­be­ló con­tra es­tas re­glas por­que que­ría es­tu­diar li­te­ra­tu­ra, ar­te re­ser­va­do a los hom­bres, y sus pa­dres la en­via­ron a for­mar­se co­mo ama de ca­sa. Fren­te a es­ta si­tua­ción, de­ci­dió en­ga­ñar­los y, ves­ti­da co­mo un hom­bre y con nom­bre fal­so, in­gre­só a la es­cue­la de Hangz­hou pa­ra es­tu­diar lo que real­men­te le gus­ta­ba.

Des­de el pri­mer día de cla­ses en­ta­bló re­la­ción con Liang Shan­bo, un jo­ven aman­te de las le­tras con quien con­vi­vió du­ran­te tres años for­mán­do­se aca­dé­mi­ca­men­te; se lle­va­ban muy bien y na­ció en­tre ellos una en­tra­ña­ble amis­tad. Liang no co­no­cía la ver­da­de­ra iden­ti­dad de Zhu, pe­ro sen­tía mu­cho afec­to por ella; la jo­ven, en cam­bio, se enamo­ró per­di­da­men­te de él.

Con­clui­dos los es­tu­dios, los ami­gos de­ben se­pa­rar­se, en­ton­ces Zhu le ha­bla a Liang de una su­pues­ta her­ma­na de 16 años (ob- via­men­te inexis­ten­te) y le ofre­ce in­ter­ce­der an­te sus pa­dres pa­ra que pue­da co­no­cer­la y even­tual­men­te ca­sar­se con ella, de ma­ne­ra de man­te­ner su amis­tad. El jo­ven pro­me­te ir a co­no­cer a su po­si­ble pro­me­ti­da y pa­sa­do un tiem­po cum­ple con su pa­la­bra y se ha­ce pre­sen­te en el ho­gar de Zhu, pe­ro cuan­do lle­ga y ve a su en­tra­ña­ble ami­go ves­ti­do de mu­jer, com­pren­de que ca­yó en una trampa y que en ver­dad es­tá enamo­ra­do. Na­tu­ral­men­te, su de­seo se­rá ca­sar­se con Zhu, pe­ro los pa­dres de la jo­ven ya te­nían arre­gla­da la bo­da con Ma Wen­cai, un hom­bre muy adi­ne­ra­do. Y aun­que iba con­tra su vo­lun-

tad, ella no pu­do ne­gar­se y de­bió cum­plir las re­glas. Así que se des­pi­dió de Liang pa­ra siem­pre, quien con el co­ra­zón des­tro­za­do vol­vió a su ciu­dad y tra­tó de sa­lir ade­lan­te. Pe­ro Liang nun­ca pu­do reha­cer su vi­da y mu­rió de tris­te­za al po­co tiem­po.

Lle­ga­do el día de la bo­da con Ma Wen­cai, Zhu iba en el lu­jo­so ca­rrua­je nup­cial al tem­plo. Pe­ro cuan­do el cor­te­jo pa­só por la puer­ta del ce­men­te­rio un re­mo­lino de vien­to im­pi­dió que avan­ce más allá de la tumba de Liang. La jo­ven lo in­ter­pre­tó co­mo un men­sa­je di­vino y de­ci­dió acer­car­se pa­ra ele­var una ple­ga­ria por su eterno des­can­so. Cuan­do es­tu­vo pa­ra­da fren­te a la lá­pi­da un ra­yo ilu­mi­nó el cie­lo y ca­yó so­bre la tumba, abrién­do­la en dos par­tes; en ese mo­men­to Zhu com­pren­dió que ese era el lu­gar don­de desea es­tar, que sin su ama­do Liang su vi­da no te­nía sen­ti­do y, sin du­dar­lo, en­tró en la tumba pa­ra unir­se a él en el más allá. La tie­rra se ce­rró a su pa­so con un es­tre­pi­to­so trueno y una llu­via de pé­ta­los de ro­sa y, an­te la mi­ra­da ató­ni­ta de los pre­sen­tes, una pa­re­ja de her­mo­sas y co­lo- ri­das­ma­ri­po-sas­sur­gió­de las pro­fun­di­da­des y se ale­jó vo­lan­do ha­cia el in­men­so cie­lo azul.

Se di­ce que a par­tir de ese mo­men­to los man­da­tos so­cia­les cam­bia­ron y que en Chi­na las pa­re­jas pu­die­ron co­men­zar a ele­gir­se y ena- mo­rar­se li­bre­men­te, sin la in­ter­ven­ción de los pa­dres. Por su ve­ta dra­má­ti­ca y su in­ten­si­dad amo­ro­sa, es­ta his­to­ria es con­si­de­ra­da el equi­va­len­te orien­tal del dra­ma de Romeo y Ju­lie­ta, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Hay ópe­ras, obras de tea­tro y pe­lí­cu­las ins­pi­ra­das en es­ta be­lla his­to­ria de amor que por su im­por­tan­cia y po­pu­la­ri­dad ha si­do no­mi­na­da por la UNESCO co­mo Obra Maes­tra del Pa­tri­mo­nio Oral e In­tan­gi­ble de la Hu­ma­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.