Hay que pa­sar el in­vierno

TAO - Tomo II - - Salud -

Las vías res­pi­ra­to­rias son las más afec­ta­das en es­ta épo­ca del año y las bron­qui­tis y ca­ta­rros se con­vier­ten en en­fer­me­da­des fre­cuen­tes. Au­men­tar la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar re­sul­ta, jun­to a otras me­di­das de pre­ven­ción, fun­da­men­tal pa­ra elu­dir con éxi­to to­dos los ma­les del frío.

El pul­món es el escudo pro­tec­tor de to­dos los ór­ga­nos por­que fil­tra to­da la ener­gía tó­xi­ca que en­tra al cuer­po. A su vez es el más sen­si­ble y se ex­pre­sa a tra­vés de la tos, que es su ma­ne­ra de avi­sar que al­go no fun­cio­na bien. Erró­nea­men­te se sue­le creer que la tos se de­be a una en­fer­me­dad del pul­món pe­ro es­to no siem­pre es así cuan­do ocu­rre debemos pres­tar es­pe­cial aten­ción a aque­llo que acom­pa­ña a la tos por­que el pro­ble­ma pue­de es­tar en el es­tó­ma­go, en el hí­ga­do o en el in­tes­tino,” ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Los ór­ga­nos y las vís­ce­ras es­tán en reali­dad in­vo­lu­cra­dos con la tos y los fac­to­res cli­má­ti­cos (vien­to, frío, ca­lor y hu­me­dad) in­flu­yen es­pe­cial­men­te por­que mo­di­fi­can la ener­gía cor­po­ral. Co­mer y be­ber ali­men­tos fríos tam­bién in­flu­ye, ya que al­te­ran al me­ri­diano del pul­món y las es­ta­cio­nes del año ac­túan de al­gu­na ma­ne­ra so­bre los ór­ga­nos: el pul­món es el más afec­ta­do en el oto­ño; en el in­vierno el ri­ñón, y en el mo­men­to de má­xi­mo Yin (21 de ju­nio) el ba­zo; en la pri­ma­ve­ra, el hí­ga­do, y en el ve­rano el

afec­ta­do es el co­ra­zón.

Sín­to­mas y razones

A par­tir de es­tos con­cep­tos po­de­mos de­ter­mi­nar qué es lo que pro­vo­ca la tos se­gún los sín­to­mas tan par­ti­cu­la­res que la acom­pa­ñan.

“Si hay do­lor en el pe­cho, mo­les­tias en la gar­gan­ta y se ex­pec­to­ra san­gre, el pro­ble­ma es­tá en el co­ra­zón. Si la tos pro­vo­ca un in­ten­so do­lor en las cos­ti­llas que im­pi­de gi­rar el tor­so, el pro­ble­ma es­tá se­gu­ra­men­te en el hí­ga­do y si se ubi­ca de­ba­jo de ellas con re­fle­jos ha­cia la es­pal­da, ha­brá que re­vi­sar el ba­zo. Cuan­do la tos se re­la­cio­na con un pro­ble­ma en el ri­ñón es fá­cil ad­ver­tir­lo por­que el do­lor se sien­te en la cin­tu­ra y se pro­du­ce mu­cha sa­li­va”.

Tam­bién es co­mún que los ac­ce­sos de tos de­ri­ven en otros sín­dro­mes más com­ple­jos.

Por ejem­plo, si pro­vo­can vó­mi­tos es­tá in­vo­lu­cra­do el es­tó­ma­go; cuan­do la tos no se corta y sube a la bo­ca un lí­qui­do áci­do, el ori­gen es la ve­sí­cu­la. Si al to­ser se li­be­ran ga­ses in­vo­lun­ta­ria­men­te, el pro­ble­ma ra­di­ca en el in­tes­tino grue­so y si se pier­de ori­na, hay al­go ma­lo en la ve­ji­ga.

Yuan He pa­ra el pul­món

Mu­chas en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias es­tán re­la­cio­na­das con una ca­pa­ci­dad in­su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­da; pe­ro hay una pos­tu­ra del Chi Kung que ayu­da a au­men­tar el vo­lu­men pul­mo­nar y a evi­tar al­gu­nos de esos ma­les.

“Ge­ne­ral­men­te se res­pi­ra so­la­men­te con la par­te su­pe­rior del pul­món y es­to oca­sio­na que se so­bre­car­gue su tra­ba­jo. Es bueno to­mar­se el tiem­po pa­ra ejer­ci­tar­se y apren­der a uti­li­zar to­da su ca­pa­ci­dad; el ai­re de­be lle­nar­lo por com­ple­to pa­ra evi­tar que se acu­mu­le fle­ma en su in­te­rior y fun­cio­ne de ma­ne­ra de­fi­cien­te. En es­te sen­ti­do los fu­ma­do­res tie­nen una ven­ta­ja y es que al in­ha­lar el hu­mo lle­nan com­ple­ta­men­te los pul­mo­nes y ex­pan­den el pe­cho, cla­ro es­tá que lo que in­gre­sa en ellos es al­ta­men­te tó­xi­co, pe­ro el me­ca­nis­mo de res­pi­ra­ción es el co­rrec­to por­que uti­li­za to­da la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar. El ejer­ci­cio de Chi Kung lla­ma­do Yuan He es el me­jor pa­ra apren­der a res­pi­rar con el pul­món en su má­xi­ma ca­pa­ci­dad y si se prac­ti­ca a dia­rio es po­si­ble pre­ve­nir y cu­rar mu­chas en­fer­me­da­des.”

Có­mo ha­cer­lo

“Siem­pre an­tes de ha­cer al­gún ejer­ci­cio es­pe­cí­fi­co es ne­ce­sa­rio lim­piar el Chi de to­do el cuer­po y atraer la ener­gía del Cie­lo. Pa­ra lo­grar­lo se ini­cia ha­cien­do un ejer­ci­cio don­de se res­pi­ra ima­gi­nan­do que el cuer­po es co­mo un pa­so en­tre el cie­lo y la tie­rra, don­de la ener­gía en­tra por la ca­be­za y lim­pia to­do el cuer­po. Des­de la pos­tu­ra de la foto 1, man­te­nien­do to­do el cuer­po ex­pan­di­do, con un am­plio es­pa­cio en to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes, el cen­tro de­re­cho to­do el tiem­po, los bra­zos al cos­ta­do del cuer­po siem­pre to­do ape­nas fle­xio­na­do, no se hi­per­ex­tien­den ni las pier­nas ni los bra­zos du­ran­te los ejer­ci­cios. Ex­ha­lar fle­xio­nan­do las ro­di­llas has­ta don­de ca­da per­so­na pue­da ba­jar sin le­van­tar los ta­lo­nes mien­tras los bra­zos acom­pa­ñan al cos­ta­dos del cuer­po (foto 2). In­ha­lar su­bien­do los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po has­ta la po­si­ción de la foto 3. Ex­ha­lar ba­jan­do los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po has­ta la po­si­ción de la foto 2 y lue­go lle­var los bra­zos a la po­si­ción de la foto 4 pa­ra em­pe­zar el si­guien­te ejer­ci­cio”. En el pa­so si­guien­te se co­mien­za con los mo­vi­mien­tos Yuan He pa­ra pul­món, el cuer­po de­be ali­near­se co­mo en el ejer­ci­cio an­te­rior, ex­cep­to por las ma­nos que de­ben en­fren­tar­se (en una pos­tu­ra si­mi­lar a cuan­do se to­ma una pe­lo­ta) a la mi­tad del pe­cho (Foto 4) (apro­xi­ma­da­men­te en la cuar­ta cos­ti­lla), que es don­de se en­cuen­tra el cen­tro de la ener­gía pa­ra el in­ter­cam­bio las ye­mas de los de­dos muy cer­ca pe­ro sin to­car­se, sin­tien­do có­mo la ener­gía lle­ga has­ta ese pun­to y se irra­dia ha­cia los bra­zos y al pe­cho. Ins­pi­rar pro­fun­da­men­te por la na­riz y co­men­zar a abrir­las len­ta­men­te has­ta lle­gar al lí­mi­te de aper­tu­ra, sin­tien­do có­mo se abre to­do el cuer­po (Foto 5). Ex­ha­lar len­ta­men­te, por la na­riz y co­men­zar a ce­rrar los bra­zos, co­mo in­ten­tan­do pre­sio­nar un re­sor­te, y eli­mi­nan­do to­do el ai­re que no sir­ve de los pul­mo­nes (Foto 6).

“Es­tos son los mo­vi­mien­tos que siem­pre se acom­pa­ñan de una res­pi­ra­ción si­len­cio­sa que ayu­da a lo­grar una me­jor con­cen­tra­ción, a tra­vés de la cual es po­si­ble di­ri­gir la ener­gía ha­cia el pul­món y lle­nar­lo to­tal­men­te con ella.

Re­pe­tir los mo­vi­mien­tos has­ta com­ple­tar 81 ins­pi­ra­cio­nes, es de­cir 9x9, es­te nú­me­ro es pa­ra me­jo­rar la fun­ción de pul­món.el me­jor ho­ra­rio pa­ra prac­ti­car es­te ejer­ci­cio es por la ma­ña­na, al des­per­tar­se; al

me­dio­día en­tre las 11 y las 13 ho­ras, cuan­do el sol se en­cuen­tra en su má­xi­mo Yang; por la tar­de, pre­ci­sam­ne­te an­tes de la caí­da del sol y por la no­che, an­tes de dor­mir”, con­clu­ye el Maes­tro Liu Ming.

Di­gi­to­pun­tu­ra con­tra la tos

Pa­ra ar­mo­ni­zar los ór­ga­nos y cal­mar la tos se pue­den es­ti­mu­lar con di­gi­to­pun­tu­ra al­gu­nos pun­tos ubi­ca­dos en la es­pal­da, a am­bos la­dos de la co­lum­na ver­te­bral.

Si el pro­ble­ma es del pul­món, hay que in­cen­ti­var el pun­to que se ubi­ca en­tre la se­gun­da y la ter­ce­ra vér­te­bra dor­sal. Si de­ri­va del co­ra­zón ha­brá que es­ti­mu­lar los ubi­ca­dos en­tre la cuar­ta, quin­ta y sex­ta vér­te­bra dor­sal. So­bre la no­ve­na es­tá el pun­to del hí­ga­do y en la on­cea­va el del ba­zo. En la zo­na lum­bar, exac­ta­men­te en­tre la pri­me­ra, se­gun­da y ter­ce­ra vér­te­bra, se en­cuen­tra el pun­to del ri­ñón.

Hay que es­ti­mu­lar­los a am­bos la­dos de la co­lum­na pre­sio­nan­do fir­me­men­te du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos, in­ha­lar cuan­do se aprie­ta y ex­ha­lar cuan­do se suel­ta. Si el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na con­vie­ne re­cu­rrir a la acu­pun­tu­ra, pe­ro es­te tra­ta­mien­to só­lo de­be ha­cer­se con un es­pe­cia­lis­ta.

Los ata­ques de tos pue­den ali­viar­se tam­bien rea­li­zan­do un sen­ci­llo au­to ma­sa­je.

El mis­mo con­sis­te en fro­tar vi­go­ro­sa­men­te la par­te in­ter­na del an­te­bra­zo, si­guien­do la lí­nea ex­ter­na del de­do gor­do ha­cia arri­ba y ha­cia aba­jo.

Por allí pa­sa el me­ri­diano del pul­món, ra­zón por la cual el ali­vio de la tos se­rá in­me­dia­to

1 2 3

4 5 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.