Un nue­vo ci­clo co­mien­za

TAO - Tomo II - - En El Próximo Número -

En agos­to del año pa­sa­do sa­lió el pri­mer nú­me­ro de Tao, cuan­do la ener­gía de la pri­ma­ve­ra co­men­za­ba a ges­tar­se; re­co­rri­mos el ve­rano, el oto­ño, el in­vierno lle­ga­mos al pun­to don­de com­ple­ta­mos un ci­clo e ini­cia­mo­so­tro con nue­vos pro­yec­tos y es­pe­ran­zas. Quie­ro trans­mi­tir mi enor­me agra­de­ci­mien­to a to­dos los que nos han acom­pa­ña­do en es­te ca­mino de búsqueda in­ter­na e in­ter­cam­bio de sa­bi­du­ría mi­le­na­ria. Com­pren­der qué es la vi­da, pa­ra qué es­ta­mos aquí y có­mo vi­vir­la de la me­jor ma­ne­ra es el ob­je­ti­vo de la fi­lo­so­fía y de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, por esa ra­zón debemos apro­ve­char el co­no­ci­mien­to que nos trans­mi­tie­ron los sa­bios y adap­tar­lo a nues­tro pre­sen­te en la me­di­da de lo po­si­ble.

El mun­do ha cam­bia­do a tra­vés de los tiem­pos; te­ne­mos mu­chas co­sas que su­pues­ta­men­te nos fa­ci­li­tan la vi­da y nos per­mi­ten vi­vir una ma­yor can­ti­dad de años, pe­ro a ve­ces sin ca­li­dad y sin ale­gría. Es que he­mos ol­vi­da­do lo más im­por­tan­te: el con­tac­to con nues­tro ser in­terno, con el ori­gen. Por eso es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio re­vi­sar y co­rre­gir el ca­mino a tran­si­tar pa­ra te­ner una larga y fe­liz vi­da. Si no nos tra­ta­mos bien a no­so­tros mis­mos no po­dre­mos ha­cer­lo con los de­más, ar­mo­ni­zar nues­tro cuer­po, nues­tra men­te, es cui­dar a los de­más de una me­jor ma­ne­ra y así hon­ra­re­mos a Dios por dar­nos la vi­da.

Mi ob­je­ti­vo pri­mor­dial en es­te nue­vo año es ayu­dar­los a tra­vés de es­ta re­vis­ta a pro­fun­di­zar los co­no­ci­mien­tos pa­ra que to­dos pue­dan po­ner en prác­ti­ca es­ta mi­le­na­ria cien­cia que es la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na y la fi­lo­so­fía del Tao. Mu­chas ve­ces me­di­to acer­ca de có­mo po­de­mos en­ten­der­nos a no­so­tros mis­mos pa­ra

lue­go com­pren­der a los de­más y siem­pre lle­go a la mis­ma con­clu­sión: a tra­vés del co­ra­zón, man­te­nien­do un sen­ti­do cla­ro con la na­tu­ra­le­za in­ter­na (el cuer­po) y la na­tu­ra­le­za ex­ter­na, , acer­cán­do­se a la ver­dad y lue­go apli­can­do ese co­no­ci­mien­to pa­ra vi­vir. Así, res­pe­tan­do la na­tu­ra­le­za ex­ter­na, nos acer­ca­mos ca­da vez más a la na­tu­ra­le­za in­te­rior, en­ton­ces ¿no­so­tros so­mos cien­tí­fi­cos de la vi­da? La res­pues­ta es sí, por­que es nues­tro de­ber in­ves­ti­gar y mo­di­fi­car to­do aque­llo que aten­te con­tra ella.

Mi es­pe­ran­za es se­guir en es­te ca­mino y mos­trar­le a la gen­te que una vi­da me­jor es po­si­ble, que la en­fer­me­dad pue­de ven­cer­se con sa­bi­du­ría, es­cu­chan­do aque­llo que ne­ce­si­ta nues­tro cuer­po y nues­tra men­te. Es­ta re­vis­ta es mi ins­tru­men­to pa­ra lle­gar a us­te­des, por eso quie­ro agra­de­cer a Ja­vier, a Willy, a Es­te­la, a Hu­go, a Ru­ben y a Mar­ce­lo, el equi­po que me ayu­da a ha­cer­la po­si­ble, y a Editorial Per­fil por con­fiar en mí.

Tam­bién quie­ro re­cor­dar y agra­de­cer a los maes­tros que me guia­ron en es­te ca­mino, al­gu­nos ya no es­tán en­tre no­so­tros, co­mo Jia Bao Yu, Sun Yu­tang, Di Zao-long, Zhu Chan-shen y Mei Jian-hant; con otros aún pue­do con­tar, co­mo Zhang Jing-shen, Zhang Ke-zhong, Qi Qing-dian, Chen Qing Zhou y Cui Qiong-fang, en­tre mu­chos otros. El co­no­ci­mien­to de to­dos es­tos maes­tros fue sem­bra­do pro­fun­da­men­te en mí y me si­guen ilu­mi­nan­do el ca­mino.

Pa­ra el fi­nal de­jé el agra­de­ci­mien­to más im­por­tan­te y es al Pa­pa Fran­cis­co, quien con su ben­di­ción hi­zo que es­te ci­clo se lle­ve a ca­bo en paz. Por eso les pi­do a us­te­des que, co­mo no­so­tros, re­cen por él pa­ra que Dios guíe su ca­mino y ten­ga una vi­da larga y sa­lu­da­ble.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.