Ma­sa­je fa­cial an­ti edad

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

La piel del ros­tro es muy de­li­ca­da, pe­ro sin em­bar­go pue­de re­sis­tir tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas, aún más que la es­pal­da o los bra­zos cu­ya der­mis es mu­cho más grue­sa y re­sis­ten­te. Es­to se de­be a que en la cara re­si­de to­da la esen­cia ener­gé­ti­ca Yang y de los ór­ga­nos, una ener­gía ca­lien­te que re­pre­sen­ta el mo­vi­mien­to e in­ter­cam­bio, por lo cual se lo­gra un equi­li­brio per­fec­to en­tre Yin y Yang. Es­ti­mu­lar la par­te más Yang del cuer­po afec­ta tam­bién a la par­te Yin (ór­ga­nos y vís­ce­ras) y lo­gra una me­jor cir­cu­la­ción de la san­gre y del Chi, se po­ten­cia el fun­cio­na­mien­to de to­dos los ór­ga­nos re­la­cio­na­dos con esos pun­tos y el re­sul­ta­do se re­fle­ja en el as­pec­to fresco y sa­lu­da­ble del ros­tro.

Re­cor­de­mos, ade­más, que to­do lo que ocu­rre en el in­te­rior del cuer­po se re­fle­ja en su par­te ex­ter­na, por eso una per­so­na sa­lu­da­ble es real­men­te be­lla. y es­to se de­be a que tan­to la ener­gía co­mo la san­gre cir­cu­lan co­rrec­ta­men­te y nu­tren a los ór­ga­nos de ma­ne­ra ade­cua­da.

En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos ener­gé­ti­cos del ros­tro pa­ra ayu­dar a que el Chi flu­ya sin com­pli­ca­cio­nes y pue­da oxi­ge­nar ca­da cé­lu­la epi­dér­mi­ca, re­vi­ta­li­zán­do­la y re­cu­pe­ran­do así la lu­mi­no­si­dad y ter­su­ra de la piel.

El au­to­ma­sa­je es una téc­ni­ca chi­na muy an­ti­gua que aún hoy apli­can las mu­je­res orien­ta­les con re­sul­ta­dos real­men­te fan­tás­ti­cos, só­lo bas­ta ob­ser­var­las pa­ra no­tar la ter­su­ra y be­lle­za de su piel. Na­tu­ral­men­te, el tra­ta­mien­to que ex­pli­ca­mos aquí no se li­mi­ta úni­ca­men­te a ellas, los hom­bres tam­bién pue­den sa­car­le pro­ve­cho.

El ma­sa­je pun­to a pun­to

Es­te pro­ce­so pue­de rea­li­zar­se en cual­quier mo­men­to y lu­gar, por lo tan­to la fal­ta de tiem­po o me­dios no es nin­gu­na ex­cu­sa; tam- po­co es ne­ce­sa­rio crear nin­gún am­bien­te es­pe­cial, aun­que si se ha­ce en el ho­gar se pue­de apro­ve­char

Una an­ti­gua pe­ro no me­nos re­vo­lu­cio­na­ria téc­ni­ca de au­to­ma­sa­jes per­mi­te bo­rrar arru­gas, di­si­mu­lar lí­neas de ex­pre­sión y re­cu­pe­rar la ter­su­ra y lo­za­nía de la piel. Pa­so a pa­so, una ru­ti­na sen­ci­lla pa­ra qui­tar­se años sin cre­mas ni bis­tu­rí.

pa­ra me­di­tar y ejer­ci­tar la res­pi­ra­ción pro­fun­da.

Las re­glas a cum­plir son sen­ci­llas, lo más im­por­mi­na­dos tan­te es se­guir un or­den (que si­gue las le­yes del Ba Gua) de es­ti­mu­la­ción pa­ra lo­grar la ar­mo­nía. De­ter- pun­tos se ubi­can a am­bos la­dos del ros­tro, por ejem­plo en los ojos o las me­ji­llas, y otros no, co­mo la pun­ta de la na­riz o el men­tón. En el pri­mer ca­so se de­be res­pe­tar la si­me­tría y es­ti­mu­lar los dos la­dos al mis­mo tiem­po.

“La pre­sión en los pun­tos in­di­ca­dos de­be ha­cer­se con la de­no­mi­na­da fuer­za cor­po­ral, que no se con­cen­tra en los de­dos o nu­di­llos con los que se apli­ca, por­que los de­dos se pon­drían du­ros y las­ti­ma­rían la piel. Pa­ra uti­li­zar la fuer­za cor­po­ral pri­me­ro hay que fro­tar las ma­nos 81 ve­ces en­tre sí pa­ra que con­cen­tren ca­lor y ener­gía, lue­go apo­ya­mos los co­dos so­bre la me­sa (o so­bre una su­per­fi­cie rí­gi­da), y man­te­nien­do la co­lum­na bien de­re­cha co­lo­ca­mos las ye­mas de los de­dos o nu­di­llos so­bre el pun­to a tra­tar; ce­rra­mos los ojos e ins­pi­ra­mos pro­fun­da­men­te al mis­mo tiem­po que in­cli­na­mos le-

ve­men­te el cuer­po ha­cia ade­lan­te lo­gran­do que los de­dos apli­quen una fuer­za mo­de­ra­da pe­ro fir­me en el pun­to a es­ti­mu­lar (pue­de tam­bién apli­car­se una sua­ve vi­bra­ción). Hay que sos­te­ner unos se­gun­dos y sol­tar al mis­mo tiem­po que se ex­ha­la to­do el ai­re”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Es muy im­por­tan­te no pre­sio­nar de­ma­sia­do por­que se cor­ta­ría la ener­gía y po­dría pro­du­cir da­ño. En ca­da pun­to se de­be ins­pi­rar y ex­ha­lar nue­ve ve­ces, si­guien­do el si­guien­te or­den.

1- Ying xiang (Bien­ve­ni­do aro­ma): se en­cuen­tra a los cos­ta­dos de la na­riz, en el co­mien­zo de los sur­cos na­so ge­nia­nos. Un tru­co pa­ra ubi­car­lo exac­ta­men­te con­sis­te en ele­var las ale­tas de la na­riz y to­mar

co­mo re­fe­ren­cia su par­te más al­ta.

Al es­ti­mu­lar es­te pun­to se per­mi­te un ma­yor in­gre­so de ai­re lim­pio al cuer­po, li­be­rán­do­lo de to­xi­nas. (Foto 1)

2- A- Jing ming (Ojo bri­llan­te): ubi­ca­do en­tre el ángulo in­terno del ojo y la na­riz. Es­ti­mu­lar­los otor­ga lu­mi­no­si­dad a los ojos, lo­gran­do una mi­ra­da mu­cho más fres­ca y ju­ve­nil. (Foto 2)

B- Zan zhu (Gan­cho de bam­bú): ubi­ca­dos so­bre el pun­to an­te­rior, en la par­te su­pe­rior del hue­so or­bi­tal. Las ce­jas tie­nen una for­ma muy si­mi­lar a las ho­jas de bam­bú, que siem­pre es­tán sos­te­ni­das en su lu­gar. Ma­sa­jean­do es­te pun­to se lo­gra te­ner una her­mo­sa for­ma na­tu­ral, in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­mar­car y real­zar

ojos. Si se des­di­bu­jan de­bi­do a la caí­da del bello, sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma se en­cuen­tra en la ve­ji­ga y pre­ci­sa­men­te por es­te pun­to pa­sa el me­ri­diano co­rres­pon­dien­te a ese ór­gano.

Am­bos pun­tos se es­ti­mu­lan a la vez apo­yan­do el nu­di­llo del pul­gar so­bre el pun­to Jing ming y el ín­di­ce so­bre Zan zhu.

3-Yu yao (Cin­tu­ra de pes­ca­do): ubi­ca­do en la par­te me­dia de ca­da ce­ja,

Cuan­do se es­ti­mu­la es­te pun­to se lo­gra man­te­ner el arco per­fec­ta­men­te mar­ca­do; ade­más, su efec­to lle­ga has­ta la cin­tu­ra don­de, se­gún di­cen las mu­je­res chi­nas, tam­bién achi­ca cen­tí­me­tros. Un ex­ce­len­te com­bo. (Foto 3)

4- C- Si zhu kong : se ubi­ca al fi­nal de la co­la de la ce­ja.

D- Tong zi liao (Pro­fun- di­dad del ojo): ubi­ca­do en el ex­tre­mo ex­terno del ojo (en lí­nea rec­ta al la­gri­mal). Am­bos pun­tos se es­ti­mu­lan jun­tos, el de aba­jo con el nu­di­llo y el su­pe­rior con la uña en for­ma pla­na. Ade­más de eli­mi­nar las pa­tas de gallo, re­la­jan y acla­ran la vi­sión. (Foto 4 )

5- Tai yang (sol): ubi­ca­do en la mi­tad de la lí­nea ima­gi­na­ria que une el ex­tre­mo ex­terno del ojo con el pa­be­llón de la ore­ja, es­ti­mu­lán­do­lo se lo­gra acla­rar la zo­na, al­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra que irra­die luz y real­ce la be­lle­za del ros­tro. (Foto 5)

6-E-chén qì (Sos­te­ner las lá­gri­mas): es­tá ubi­ca­do en el pun­to me­dio del pár­pa­do in­fe­rior, so­bre el bor­de del hue­so de la ór­bi­ta. Se lo­gra man­te­ner la hu­me­dad jus­ta en los ojos pa­ra real­zar la lu­mi­no­si­dad. En chi­na cuan­do una mu­jer tie­ne bri­llo en sus ojos sue­le de­cir­se que tie­ne “ojos de la­go”. Pe­ro el otro efec­to ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te de es­ti­mu­lar es­te pun­to es que ayu­da a eli­mi­nar bol­sas y di­si­mu­la las oje­ras. (Foto 6)

F-SI bai (Cua­tro blan­cos): ubi­ca­do a un cen­tí­me­tro de­ba­jo del an­te­rior y en lí­nea rec­ta a él. Es­te pun­to tie­ne dos fun­cio­nes: acla­ra y con­ser­va la es­cle­ró­ti­ca (par­te blan­ca del glo­bo ocu­lar ), y to­ni­fi­ca las me­ji­llas.

G-JÙ liáo (Pun­to enor­me): se ubi­ca de­ba­jo del an­te­rior, se to­ma co­mo re­fe­ren­cia el ala de la na­riz y se tra­za una lí­nea ima­gi­na­ria obli­cua ha­cia arri­ba. Es­te pun­to se re­la­cio­na con la res­pi­ra­ción y, al es­ti­mu­lar­lo, se oxi­ge­nan las cé­lu­las de la piel, flu­ye me­jor el Chi, la san­gre y los lí­qui­dos cor­po­ra­les. Con es­to se to­ni­fi­can los pó­mu­los, evi­tan­do que cai­gan.

Es­tos tres pun­tos se ma­sa­jean al mis­mo tiem­po, en el pri­me­ro se apo­ya la ye­ma del ín­di­ce y en los dos si­guien­tes el res­to del de­do.

7- Ti cang (Al­ma­cén de tie­rra): se ubi­ca exac­ta­men­te en la co­mi­su­ra de los la­bios. Es­ti­mu­lan­do es­te pun­to no so­la­men­te se evi­tan y me­jo­ran las arru­gas que dan un as­pec­to tris­te al ros­tro, sino que tam­bién ayu­da al fun­cio­na­mien­to di­ges­ti­vo. (Foto 7)

8-Jìa che (Co­che de man­dí­bu­la): ubi­ca­do en la par­te an­te­rior de la ra­ma as­cen­den­te de la man­dí­bu­la. (Foto 8)

9-Xia guan (Aba­jo del por­tón): ubi­ca­do por de­ba­jo del pun­to an­te­rior. (Foto 9)

Am­bos pun­tos son im­los

por­tan­tes tan­to pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to man­di­bu­lar co­mo pa­ra man­te­ner en su lu­gar los múscu­los que re­cu­bren el ros­tro, lo que se ve­rá re­fle­ja­do en la ter­su­ra de la piel.

10- Armonización de tres me­ri­dia­nos: en es­te ca­so no se es­ti­mu­la un so­lo pun­to sino va­rios; los mis­mos es­tán ubi­ca­dos en la lí­nea que se for­ma en­tre la par­te su­pe­rior de la fren­te y el cue­ro ca­be­llu­do. Pa­ra ma­sa­jear­los se de­be apo­yar to­do el de­do ín­di­ce, par­tien­do des­de el ex­tre­mo su­pe­rior del pa­be­llón de la ore­ja y des­pla­zan­do el de­do en for­ma cur­va pa­ra cu­brir to­da la su­per­fi­cie y se unan las pun­tas de los dos de­dos ín­di­ces. Tam­bién se rea­li­za de am­bos la­dos a la vez.

De es­ta ma­ne­ra se ar­mo­ni­za la re­la­ción de los tres me­ri­dia­nos Yang, ellos son: Yang Ming (es­tó­ma­go e in­tes­tino grue­so); Shao Yang (tres par­tes-ade­lan­te, al me­dio y atrás- y ve­sí­cu­la), y Tai Yang (ve­ji­ga e in­tes­tino delgado). (Foto 10)

11- Shen ting (Glo­rie­ta de las di­vi­ni­da­des): ubi­ca­do en la lí­nea di­vi­so­ria de la piel y cue­ro ca­be­llu­do, si­guien­do la lí­nea de la na­riz, es de­cir en el me­dio de la par­te su­pe­rior de la fren­te. Jun­to a la armonización de los tres me­ri­dia­nos, ayu­da a eli­mi­nar las lí­neas horizontales que se for­man en la fren­te. Tam­bién per­mi­te re­co­brar la con­cen­tra­ción. (Foto 11)

12- Ti shè (Ca­sa de tie­rra): ubi­ca­do jus­to en la lí­nea me­dia del men­tón. Ayu­da a sos­te­ner la pa­pa­da. (Foto 12)

Los pun­tos 11 y 12 se es­ti­mu­lan a la vez, el de­do pul­gar apo­ya en Ti shè y el ma­yor en Shen ting.

13- Ying tang (Se­llo): tam­bién co­no­ci­do co­mo ter­cer ojo; ade­más de qui­tar las arru­gas tan ca­rac­te­rís­ti­cas en es­ta zo­na, se pue­de lo­grar la tran­qui­li­dad men­tal, tan im­por­tan­te en la ex­pre­sión ge­ne­ral del ros­tro. (Foto 13)

14- Cheng jiang (Sos­te­ner lí­qui­dos): ubi­ca­do en lí­nea rec­ta al pun­to Ti shé, un cen­tí­me­tro de­ba­jo del la­bio in­fe­rior, jus­to en la hen­di­du­ra. (Foto 14)

15- Ren zhong (Cen­tro de per­so­na): ubi­ca­do en­tre el bor­de del la­bio su­pe­rior y la pun­ta de la na­riz, en el me­dio del fil­tro. Es­te es­pa­cio es el cen­tro del Yin-yang, arri­ba Yang (cie­lo, res­pi­ra­ción), aba­jo Yin (tie­rra, co­mi­da). Ade­más de es­ti­mu­lar la ar­mo­nía ge­ne­ral del or­ga­nis­mo, evi­ta que el la­bio su­pe­rior cai­ga y des­ar­mo­ni­ce to­do el ros­tro. (Foto 15)

16- Feng chi (Vien­to de la­go): ubi­ca­do en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za, a la al­tu­ra del ten­dón a los cos­ta­dos de la lí­nea me­dia y el bor­de del oc­ci­pi­tal. Se ma­sa­jea en for­ma cir­cu­lar des­de arri­ba ha­cia aba­jo, mo­vien­do sua­ve­men­te la ca­be­za. (Foto 16)

17- Sù liáo (Pun­to de lim­pie­za): ubi­ca­do exac­ta­men­te en la pun­ta de la na­riz; al es­ti­mu­lar­lo se lo­gra ge­ne­rar una ener­gía muy po­de­ro­sa que in­gre­sa en el cuer­po y cu­bre to­do el ros­tro. (Foto 17)

El cue­llo

Pa­ra evi­tar que la piel del cue­llo se vuel­va flá­ci­da y se cai­ga es ne­ce­sa­rio es­ti­mu­lar los tres pun­tos que mos­tra­mos a con­ti­nua­ción. Lo fun­da­men­tal es evi­tar de­jar­lo pa­ra la úl­ti­mo, por-

que hay que ma­sa­jear­lo con tan­ta de­di­ca­ción co­mo al ros­tro.

A- Ren ying: ubi­ca­do a la al­tu­ra de la nuez de Adán o bor­de su­pe­rior del car­tí­la­go ti­roi­deo. En el bor­de an­te­rior del múscu­lo es­ter­no­clei­deo­mas­toi­deo (el que se mar­ca en el cue­llo al mo­ver­lo). (Foto A)

B- Shui tu: ubi­ca­do en el bor­de in­fe­rior del car­tí­la­go ti­roi­deo. En el bor­de an­te­rior del múscu­lo es­ter­no­clei­deo­mas­toi­deo; es­ti­mun­lan­do­lo dre­na los lí­qui­dos de la epidermis. (Foto A)

C- Qì shè (Ca­sa del Chi): ubi­ca­do en la in­ser­ción del múscu­lo es­ter­no­clei­deo­mas­toi­deo, en­tre el bor­do su­pe­rior de la cla­ví­cu­la y el es­ter­nón. (Foto B)

Al ter­mi­nar to­da la ru­ti­na debemos fro­tar las ma­nos 81 ve­ces en­tre sí pa­ra re­car­gar­las de ener­gía y ca­len­tar­las; lue­go cu­bri­mos con ellas la cara y los ojos (Foto C) al mis­mo tiem­po que se ins­pi­ra y ex­ha­la pro­fun­da­men­te por la na­riz, per­ma­ne­cien­do de es­te mo­do unos mi­nu­tos. Fi­na­li­za­do, las ma­nos no se re­ti­ran ha­cia afue­ra si­go que al mis­mo tiem­po debemos des­pla­zar am­bas ha­cia los la­dos de la ca­be­za y lue­go ha­cia atrás (Foto D).

En al­gu­nas oca­sio­nes, es­pe­cial­men­te cuan­do no se tie­ne de­ma­sia­do tiem­po, se pue­de op­tar por apli­car en los pun­tos men­cio­na­dos acei­te de dra­gón en cre­ma (vie­ne en una pe­que­ña la­ta ro­ja y se con­si­gue en los co­mer­cios chi­nos ), sin ne­ce­si­dad de apli­car el ma­sa­je, so­lo te­ner cui­da­do de que el acei­te no en­tre en con­tac­to con el ojo. Es­te pro­duc­to actúa abrien­do los pun­tos ener­gé­ti­cos fa­vo­re­cien­do la cir­cu­la­ción del Chi y de la san­gre. Si se acom­pa­ña con unos mi­nu­tos de meditación y res­pi­ra­ción pro­fun­da es mu­cho más efec­ti­vo.

1

2

3

4

5

8

9

6

7

10

11

13

14

12

15

16

17

C

A

B

D

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.