Secretos chi­nos del vi­na­gre

TAO - Tomo II - - Salud -

El vi­na­gre es más co­no­ci­do por el sa­bor que le da a las co­mi­das y en­sa­la­das, sin em­bar­go tie­ne una uti­li­dad que va más allá del gus­to, ya que es un equi­li­bran­te or­gá­ni­co por ex­ce­len­cia.

Se cree que fue des­cu­bier­to ac­ci­den­tal­men­te en los al­bo­res de la hu­ma­ni­dad, cuan­do co­men­za­ron a ela­bo­rar­se las pri­me­ras be­bi­das al­cohó­li­cas, por­que es un de­ri­va­do de la fer­men­ta­ción de los azú­ca­res y el al­mi­dón de fru­tas y ce­rea­les.

Des­de siem­pre tam­bién se lo tu­vo en cuen­ta co­mo con­ser- van­te por sus efec­tos so­bre cier­tos ma­les y co­mo ba­se de al­gu­nos tra­ta­mien­tos de be­lle­za. “En­tre sus usos más di­fun­di­dos es­tá el de ayu­dar en los pro­ce­sos di­ges­ti­vos; por ejem­plo, be­ber una cu­cha­ra­di­ta de vi­na­gre de man­za­na di­suel­ta en me­dio va­so de agua tibia li­be­ra de la pe­sa­dez es­to­ma­cal o de in­to­xi­ca­cio­nes le­ves. Tam­bién con­tro­la la dia­rrea y si se tie­nen pro­ble­mas di­ges­ti­vos fre­cuen­tes lo me­jor se­rá ma­ce­rar una ca­be­za de ajo en vi­na­gre de arroz y co­mer un dien­te to­das las ma­ña­nas en ayu­nas”, re­ve­la el maes­tro Liu Ming.

El po­der fun­gi­ci­da del vi­na­gre tam­bién pue­de ser apro­ve­cha­do pa­ra com­ba­tir los hon­gos de la piel o de las uñas. En es­te ca­so hay que rea­li­zar ba­ños de pies en agua tibia con vi­na­gre du­ran­te tres días se­gui­dos.

“Tam­bién es muy bueno pa­ra tra­tar pro­ble­mas en la piel. Por ejem­plo, una sim­ple lo­ción he­cha con par­tes igua­les de vi­na­gre de man­za­na y

Más allá del uso que pue­de dár­se­le en la cocina, el vi­na­gre tie­ne múl­ti­ples y sor­pren­den­tes aplicaciones en la me­di­ci­na y la cos­mé­ti­ca gra­cias a sus cua­li­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, an­ti­bac­te­ria­nas, fun­gi­ci­das y as­trin­gen­tes. Usos y be­ne­fi­cios.

agua pue­de me­jo­rar mu­cho el ac­né, tan co­mún en­tre los ado­les­cen­tes. Hay que apli­car­lo con una ga­sa lim­pia en las zo­nas afec­ta­das. Cuan­do se su­fre un gol­pe en las par­tes blan­das del cuer­po es ca­si im­po­si­ble que no apa­rez­ca un mo­re­tón, pe­ro si in­me­dia­ta­men­te se apli­can com­pre­sas de vi­na­gre y agua tibia se ve­rán más pá­li­das y has­ta po­drán evi­tar­se. En ca­sos de que­ma­du­ras le­ves, se pue­den apli­car com­pre­sas de agua y vi­na­gre en par­tes igua­les pa­ra ali­viar­las y, ade­más de ser un buen re­pe­len­te de insectos, una mez­cla al 50 por cien­to de agua fría cal­ma el ar­dor y la co­me­zón pro­vo­ca­da por las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos, abe­jas y avis­pas”.

El po­der del vi­na­gre co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio es co­no­ci­do y tam­bién ali­via los do­lo­res mus­cu­la­res cuan­do se es­tá muy con­trac­tu­ra­do lue­go de gran­des es­fuer­zos fí­si­cos. En es­te ca­so se pue­de rea­li­zar un ba­ño de in­mer­sión con agua ca­lien­te y un li­tro de vi­na­gre de man­za­na o bien apli­car so­bre la zo­na afec­ta­da un pa­ño em­be­bi­do con agua ca­lien­te y dos cu­cha­ra­das de vi­na­gre.“

Pa­ra el do­lor de gar­gan­ta, rea­li­zar gár­ga­ras va­rias ve­ces al día con una pre­pa­ra­ción de 1 cu­cha­ra­da de vi­na­gre de man­za­na y 1 cu­cha­ra­di­ta de sal di­suel­tas en un va­so de agua tibia”.

Otros usos cos­mé­ti­cos

s &ORTALECE LAS U×AS Evi­tan­do que se quie­bren fá­cil­men­te. Pa­ra eso hay que re­mo­jar­las du­ran­te 15 mi­nu­tos en una mez­cla de agua tibia y dos cu­cha­ra­das de vi­na­gre, lue­go se­car­las y es­mal­tar­las.

s -EJORA EL CA­BE­LLO #UAN­DO es­tá muy re­se­co le de­vuel­ve vi­da y le otor­ga bri­llo; tam­bién con­tro­la el ex­ce­so de gra­si­tud en el cue­ro ca­be­llu­do, con­tri­bu­yen­do a que el pe­lo no se cai­ga y crez­ca mu­cho más fuer­te. Sim­ple­men­te lue­go de la­var la ca­be­za se ha­ce un úl­ti­mo en­jua­gue con una mez­cla en par­tes igua­les de agua y vi­na­gre.

Tam­bién se ha de­mos­tra­do que es muy efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir la cas­pa, en es­te ca­so ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do con dos cu­cha­ra­das de vi­na­gre de man­za­na o de al­cohol pu­ro, lue­go la­var co­mo de cos­tum­bre.

“Si que­re­mos usar­lo co­mo sua­vi­zan­te pa­ra la piel debemos mez­clar 1 cu­cha­ra­da de vi­na­gre de man­za­na con 2 ta­zas de agua, y en­ju­gar el ros­tro lue­go de la­var­lo con un ja­bón neu­tro. Equi­li­bra el Ph de la piel lim­pián­do­la en pro­fun­di­dad y, co­mo es un as­trin­gen­te na­tu­ral, re­du­ce los po­ros di­la­ta­dos”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.