El jue­go de la gu Erra

TAO - Tomo II - - Xiang Qi -

Con­si­de­ra­do en la an­ti­gua Chi­na un ar­te co­mo la pin­tu­ra o la mú­si­ca y en Oc­ci­den­te co­mo el an­te­ce­den­te del ajedrez, es­te jue­go de­be su ori­gen a las lu­chas re­vo­lu­cio­na­rias de fi­na­les de la Di­nas­tía Chin. His­to­ria y re­glas.

Si bien el ajedrez chino tie­ne al­gu­nas si­mi­li­tu­des con el oc­ci­den­tal, pa­ra los orien­ta­les es mu­cho más que un jue­go de es­tra­te­gia, al pun­to que en la an­ti­gua Chi­na se lo con­si­de­ra­ba un ar­te co­mo la pin­tu­ra, la li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ca, ac­ti­vi­da­des que es­ta­ban re­ser­va­das só­lo pa­ra los hom­bres por­que ayu­da­ban a for­ta­le­cer el in­te­lec­to y a desa­rro­llar el pen­sa­mien­to ló­gi­co.

El Xiang Qi es una de las for­mas de ju­gar­lo y aun­que exis­ten otras va­rian­tes, es­ta es la ver­sión más an­ti­gua (se re­mon­ta al co­mien­zo de la Di­nas­tía Han), es­tá muy iden­ti­fi­ca­da con la his­to­ria de la ra­za chi­na y hoy es la más di­fun­di­da en el mun­do con mi­llo­nes de ju­ga­do­res on li­ne.

El ori­gen del jue­go se re­la­cio­na con las ba­ta­llas que li­bra­ron dos lí­de­res re­vo­lu­cio­na­rios a fi­na­les de la di­nas­tía Chin. Cuen­ta la le­yen­da que ha­bía dos po­de­ro­sos gru­pos ri­va­les: uno lla­ma­do Chu, li­de­ra­do por un ague­rri­do ge­ne­ral al que lla­ma­ban Rey Chu, aun­que su nom­bre era Xiang Yu y tam­bién se lo co­no­cía co­mo Xi Chu Ba Wang. Pro­ve­nía de una fa­mi­lia de no­bles y era fa­mo­so por­que so­lía uti­li­zar una lan­za de seis me­tros de lar­go, que po­día arro­jar muy le­jos con ex­tra­or­di­na­ria pun­te­ría.

El otro gru­po re­vo­lu­cio­na­rio es­ta­ba al man­do de Liu Bang, un hom­bre de ori­gen muy hu­mil­de, pe­ro con una vi­sión es­tra­té­gi­ca sin par y, se­gún las ob­ser­va­cio­nes de los sa­bios del Feng Shui, po­see­dor de un in­creí­ble Chi pa­ra ser em­pe­ra­dor.

De po­li­cía a Rey

Cuan­do él te­nía 48 años aún era muy po­bre y se ga­na­ba la vi­da co­mo po­li­cía vi­gi­lan­do las ca­lles, ya que no era una per­so­na ins­trui­da. Allí co­no­ció al or­ga­ni­za­dor del ban­que­te que el hom­bre más im­por­tan­te de la ciu­dad ha­ría pa­ra pre­sen­tar a su be­lla hi­ja, que es­ta­ba en edad de ca­sar­se. Fue­ron in­vi­ta­dos to­dos los hom­bres sol­te­ros del lu­gar y quien pa­ga­se más di­ne­ro pa­ra asis­tir al even­to ten­dría más po­si­bi­li­da­des de con­traer ma­tri­mo­nio con ella. En­te­ra­do de es­ta im­por­tan­te fies­ta, Liu Bang de­ci­dió asis­tir; y aun­que no te­nía un cen­ta­vo, lo­gró gra­cias a su amis­tad con el or­ga­ni­za­dor, sen­tar­se en un lu­gar jun­to al pa­dre de la jo­ven, un hom­bre que te­nía el don de adi­vi­nar cuan­do al­guien men­tía. Na­tu­ral­men­te, en­se­gui­da se dio cuen­ta de que Liu Bang era muy po­bre, pe­ro tam­bién no­tó que po­seía una ener­gía es­pe­cial que lo lle­va­ría a la cús­pi­de del po­der, así que lo eli­gió pa­ra es­po­so de su hi­ja.

Pe­ro al je­fe de Liu Bang, quien as­pi­ra­ba a que fue­ra su hi­jo el que des­po­sa­ra a la jo­ven, no le ca­yó na­da bien esa de­ci­sión y de­ci­dió com­pli­car a la pa­re­ja asig­nán­do­le a él una pe­li­gro­sa mi­sión: co­man­dar a un gru­po de sol­da­dos en una ba­ta­lla muy pe­li­gro­sa con­tra el ejér­ci­to de la di­nas­tía Chin. Pa­ra ello de­bía tras­la­dar a los sol­da­dos has­ta una ciu­dad del otro la­do de un río y no po­dían lle­gar ni un día tar­de, por­que se­rían ma­sa­cra­dos.

Cuan­do Liu Bang em­pren­dió el via­je se desató una vio­len­ta tormenta que inun­dó to­dos los ca­mi­nos ha­cien­do im­po­si­ble el avan­ce de sus tro­pas. Ló­gi­ca­men­te, el ejér­ci­to ri­val lle­ga­ría an­tes, to­ma­ría los si­tios es­tra­té­gi­cos de la ciu­dad y lo­grar des­alo­jar­los se­ría una ver­da­de­ra car­ni­ce­ría. An­te es­ta si­tua­ción reunió a sus sol­da­dos y les co­mu­ni­có que a par­tir de ese mo­men­to se­rían li­bres, que hu­ye­ran, que él se­gui­ría y se en­fren­ta­ría so­lo al enemi­go; pe­ro le­jos de aban­do­nar­lo, sus hom­bres lo pro­cla­ma­ron rey y ofre­cie­ron su vi­da pa­ra pro­te­ger­lo. Así, lo­gra­ron in­fil­trar­se por un lu­gar que aún no ha­bía si­do to­ma­do por el enemi­go, si­tia­ron la ciu­dad y tras una du­ra ba­ta­lla lo­gra­ron ven­cer a las tro­pas de la Di­nas­tía Chin.

Con­ver­ti­do en em­pe­ra­dor

de la Di­nas­tía Han, la fa­ma de Liu Bang tras­pa­só rá­pi­da­men­te las fron­te­ras y sus proezas fo­men­ta­ron la re­be­lión de los pue­blos opri­mi­dos por su ve­cino el ti­rano Xiang Yu, a quien que­rían de­rro­car pa­ra eri­gir­lo a él co­mo su nue­vo rey. Pe­ro Liu Bang com­pren­dió que en­fren­tar­se a Xiang Yu pro­vo­ca­ría más gue­rras y más de­rra­ma­mien­tos de san­gre in­ne­ce­sa­rios; por eso pre­fi­rió la paz y fir­mó un acuer­do que di­vi­dió el te­rri­to­rio de Chi­na en dos par­tes: el lí­mi­te se­ría el río Chu y nin­guno de­bía tras­pa­sar­lo. Los con­flic­tos si­guie­ron la­ten­tes, pe­ro po­co a po­co los cam­pos de ba­ta­lla se fue­ron tras­la­dan­do a los ta­ble­ros de los ma­pas y así na­ció el jue­go de la gue­rra o ajedrez lla­ma­do Xiang Qi, cu­yas re­glas se ba­san, jus­ta­men­te, en las ba­ta­llas que hu­bie­ran li­bra­do Liu Bang y Xiang Yu pa­ra go­ber­nar Chi­na.

El jue­go y sus las re­glas

El ta­ble­ro po­see un es­pa­cio en el me­dio, en for­ma ho­ri­zon­tal, que re­pre­sen­ta un río, de un la­do se lla­ma Chu y del otro Lí­mi­te de Han. Del la­do Chu las pie­zas son ro­jas y se de­no­mi­nan Shuad (comandante); del otro son ne­gras y se lla­man Hang (ge­ne­ral). Los ca­si­lle­ros se for­man con diez lí­neas horizontales y nue­ve ver­ti­ca­les; ca­da la­do del ta­ble­ro tie­ne un pa­la­cio com­pues­to por un es­pa­cio de tres ca­si­lle­ros por la­do cru­za­do por dia­go­na­les. Las pie­zas se aco­mo­dan en las lí­neas di­vi­so­rias de ca­da ca­si­lle­ro, la ubi­ca­ción co­mien­za des­de el cen­tro ha­cia afue­ra: pri­me­ro va el comandante o ge­ne­ral, ele­fan­te, ca­ba­llo y ca­rro; dos fi­las más ade­lan­te van los dos ca­ño­nes, uno de ca­da la­do y en la lí­nea de ade­lan­te cin­co sol­da­dos. En to­tal son 16 fi­chas re­don­das y pla­nas y po­seen un ca­rác­ter chino que las iden­ti­fi­ca (en Oc­ci­den­te tie­nen di­bu­jos). El comandante o ge­ne­ral mue­ve un ca­si­lle­ro de for­ma ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal y no pue­de sa­lir del pa­la­cio. El ayu­dan­te mue­ve un ca­si­lle­ro dia­go­nal­men­te y no pue­de sa­lir del pa­la­cio. El ele­fan­te mue­ve dos ca­si­lle­ros en dia­go­nal y no pue­de atravesar el río. El ca­ba­llo mue­ve un ca­si­lle­ro de for­ma ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal, se­gui­da de otro en dia­go­nal. El ca­rro de gue­rra mue­ve li­bre de for­ma ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal. El ca­ñón mue­ve li­bre de for­ma ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal, pe­ro pa­ra cap­tu­rar una pie­za ri­val de­be sal­tar so­bre otra pie­za que se en­cuen­tre en la lí­nea de cap­tu­ra. El sol­da­do mue­ve só­lo un ca­si­lle­ro ha­cia ade­lan­te has­ta lle­gar al río en su pro­pio cam­po; cuan­do cru­za el río pue­de mo­ver­se ha­cia ade­lan­te y de for­ma ho­ri­zon­tal. El ob­je­ti­vo es cap­tu­rar al comandante o ge­ne­ral.las fi­chas ro­jas le co­rres­pon­den al con­trin­can­te de ma­yor edad, por­que es una ma­ne­ra de ofre­cer­le res­pe­to, y ade­más mue­ven pri­me­ro co­mo las blan­cas.

Lo más im­por­tan­te pa­ra ga­nar el jue­go es la es­tra­te­gia de gue­rra y en es­to la con­cen­tra­ción y la ca­pa­ci­dad pa­ra an­ti­ci­par ima­gi­na­ria­men­te po­si­bles ju­ga­das pro­pias y del con­tri­can­te.

Pa­ra la cul­tu­ra chi­na la ma­ne­ra de ju­gar de ca­da uno po­ne de ma­ni­fies­to un cos­ta­do de su per­so­na­li­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar y re­sol­ver si­tua­cio­nes de la vi­da. Los be­ne­fi­cios de es­tos jue­gos es que ayu­dan a ejer­ci­tar la con­cen­tra­ción, la me­mo­ria, me­jo­rar el ra­zo­na­mien­to, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas y a lu­char con­tra al­gu­nas en­fer­me­da­des men­ta­les.“cuan­do era ni­ño so­lía ir a las pla­zas a mi­rar có­mo los an­cia­nos ju­ga­ban Xiang Qi, cuen­ta el maes­tro Liu Ming. Así apren­dí a ha­cer­lo y ad­qui­rí cier­ta des­tre­za. Mu­chas ve­ces tam­bién par­ti­ci­pa­ba en los jue­gos, aun­que a los mayores no les gus­ta­ba mu­cho ju­gar con­mi­go de­bi­do a mi corta edad. A los 8 años pu­de par­ti­ci­par en tor­neos es­co­la­res”, con­clu­ye con una am­plia son­ri­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.