Có­mo ele­gir un buen té

TAO - Tomo II - - Placeres -

Dis­fru­tar de la in­fu­sión sa­gra­da de los orien­ta­les pue­de con­ver­tir­se en una ex­pe­rien­cia su­bli­me si se co­no­cen cier­tos as­pec­tos so­bre su ca­li­dad y va­rie­da­des.

Sin lu­gar a du­das Chi­na es el más an­ti­guo, el ma­yor productor y tam­bién con­su­mi­dor de té, una in­fu­sión tan va­ria­da co­mo ex­qui­si­ta ín­ti­ma­men­te li­ga­da a su his­to­ria, su cul­tu­ra e in­clu­so a cues­tio­nes afec­ti­vas y fi­lo­só­fi­cas, ya que lo con­si­de­ran des­de ani­ma­dor de la char­la en­tre ami­gos has­ta ins­pi­ra­dor de pen­sa­mien­tos pro­fun­dos; tan­to que sue­len de­cir que el aro­ma de un buen té abre la men­te y es­ti­mu­la el de­ba­te exis­ten­cial.

Exis­ten mu­chí­si­mas va­rie­da­des y, en lí­neas ge­ne­ra­les, los de ori­gen chino son de bue­na ca­li­dad. Sin em­bar­go al­gu­nos son más ex­clu­si­vos y cos­to­sos que otros, no por sus efec­tos so­bre el or­ga­nis­mo sino bá­si­ca­men­te por su sa­bor y aro­ma. La mis­ma va­rie­dad pue­de te­ner una ca­rac­te­rís­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­te de­bi­do a la in­ci­den­cia de fac­to­res cli­má­ti-

cos ta­les co­mo la hu­me­dad am­bien­te, la tie­rra y la luz que re­ci­be la plan­ta du­ran­te su desa­rro­llo, o bien por otros fac­to­res co­mo su co­se­cha o las téc­ni­cas de fer­men­ta­ción y con­ser­va­ción.

Aque­llos de ca­li­dad su­tra­vés pe­rior, por ejem­plo el Tie Gua Yin, tie­nen un pro­ce­so de fer­men­ta­ción par­ti­cu­lar: se ca­lien­tan y se en­frían sus ho­jas has­ta 20 ve­ces y la tem­pe­ra­tu­ra no se de­ter­mi­na por un pro­ce­so in­dus­trial sino a del pro­pio tac­to, de allí la im­por­tan­cia de la ex­pe­rien­cia y sen­si­bi­li­dad de los ar­te­sa­nos que lo ela­bo­ran.

Dis­fru­tar de un buen té no es una ex­pe­rien­cia só­lo re­ser­va­da a los orien­ta­les; cual­quie­ra de no­so­tros tam­bién pue­de ex­pe­ri­men­tar ese pla­cer si te­ne­mos en cuen­ta al­gu­nos secretos que aquí de­ve­la él maes­tro Liu Ming. Lo pri­me­ro que él su­gie­re an­tes de de­ci­dir­se por una va­rie­dad es po­der ha­cer una bre­ve de­gus­ta­ción. Y, de acuer­do a la va­rie­dad, te­ner pre­sen­te lo si­guien­te.

“En el ca­so del Ti Gua Yin, que en Oriente es el pre­fe­ri­do de la gen­te jo­ven,

lo pri­me­ro que de­be ob­ser­var­se es el co­lor, si es ver­de y bri­llan­te sig­ni­fi­ca que el pro­ce­so de fer­men­ta­do se hi­zo en la me­di­da jus­ta, de lo con­tra­rio las ho­jas se­rán de un co­lor más os­cu­ro. Otro in­di­cio es la tex­tu­ra de las ho­jas: si pa­só de­ma­sia­do ca­lor se rom­pe­rán fá­cil­men­te; si no se­rán com­pac­ta­das y for­ma­rán pe­que­ñas bo­li­tas. El aro­ma es tam­bién fun­da­men­tal: al acer­car la na­riz a un so­bre re­cién abier­to de­be per­ci­bir­se pro­fun­do. Una vez ob­te­ni­da la in­fu­sión ha­brá que pres­tar aten­ción al co­lor nue­va­men­te: si re­sul­ta ver­de in­ten­so es de bue­na ca­li­dad, si es un ver­de con al­go de ama­ri­llo es al­go me­nor y si es to­tal­men­te ama­ri­lla quie­re de­cir que su ca­li­dad es muy ba­ja. En cuan­to al sa­bor, la ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va del Ti Gua Yin es que pa­sa por la gar­gan­ta de ma­ne­ra muy sua­ve, de­jan­do una sen­sa­ción se­do­sa; en la len­gua se per­ci­be áci­do a los la­dos y pro­du­ce sa­li­va­ción flui­da. En ca­li­da­des in­fe­rio­res la len­gua se tor­na­rá más se­ca

y el pa­so por la gar­gan­ta más di­fi­cul­to­so. El úl­ti­mo da­to a te­ner en cuen­ta es la fe­cha de ela­bo­ra­ción, por­que lo más con­ve­nien­te es con­su­mir­lo den­tro de los dos años. Pa­ra su con­ser­va­ción es me­jor uti­li­zar el free­zer”.

Otra va­rie­dad in­tere­san­te es el Pu-erh, an­ti­gua­men­te muy con­su­mi­do en la zo­na del Tí­bet, de­bi­do a su po­ten­te efec­to pa­ra ba­rrer el co­les­te­rol de las ar­te­rias. “Es que en ese lu­gar era im­po­si­ble que las ver­du­ras crez­can, por eso la ba­se de la ali­men­ta­ción de la gen­te que ha­bi­ta­ba es­ta zo­na eran las car­nes, que apor­ta­ban gran can­ti­dad de gra­sas, ex­pli­ca Liu Ming. Es­te té tie­ne dos ti­pos de fer­men­ta­ción xen cha (cru­do), y xue cha (co­ci­do). El pri­me­ro se fer­men­ta du­ran­te me­nos tiem­po, su ca­rác­ter es fresco, su co­lor más ver­de y su fun­ción es ba­jar el Fue­go (Yang). El co­ci­do se so­me­te a una fer­men­ta­ción más larga pe­ro, ade­más, se usa un mé­to­do que con­sis­te en cu­brir­lo con tie­rra; su ca­rác­ter es más ca­lien­te y sube el Fue­go; el co­lor es más ro­ji­zo. Es­ta va­rie­dad es comparable con al­gu­nos vi­nos, es de­cir, si se con­su­me mu­cho tiem­po des­pués de su ela­bo­ra­ción la ca­li­dad es su­pe­rior, ya que si­gue fer­men­tan­do y me­jo­ran­do su sa­bor, en par­ti­cu­lar el co­ci­do. Al abrir el en­va­se se per­ci­be olor a ma­de­ra y hon­gos; su pa­so por la bo­ca de­ja en la le­gua un sa­bor ater­cio­pe­la­do y sua­ve”.

En am­bos ca­sos es­te té se co­mer­cia­li­za en for­ma de blo­ques o pe­que­ños bom­bo­nes com­pac­tos; ca­da uno de ellos equi­va­le a una o dos me­di­das, de­pen­dien­do cuán fuer­te se desee to­mar la in­fu­sión.

El té Oo­long se pro­du­ce en la zo­na de Lin­gnan y su ca­li­dad se pue­de per­ci­bir prin­ci­pal­men­te por la for­ma de sus ho­jas, que de­ben es­tar en­te­ras y ser fle­xi­bles; si se rom­pen al sim­ple con­tac­to ma­nual sig­ni­fi­ca que no fue­ron pro­ce­sa­das co­rrec­ta­men­te. “Con el co­lor pa­sa lo mis­mo que con el Ti Gua Yin, cuan­to más cla­ro y bri­llan­te sea el ver­de la ca­li­dad se­rá su­pe­rior y, una vez in­fu­sio­na­do no de­be re­sul­tar ama­ri­llen­to. El aro­ma es le­ve­men­te flo­ral y la sen­sa­ción en bo­ca es re­fres­can­te”

Agra­de­ce­mos a Ana Chen y a Ca­ro­la Wen, de Es­tre­lla Imp. & Exp., Az­cué­na­ga 239 C.A.B.A., Tel.4953-6155, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

La va­rie­dad Pu-erh, aquí en sus dos ver­sio­nes de fer­men­ta­ción xen cha (cru­do), es de ca­rác­ter fresco, su co­lor más ver­de y su fun­ción la de ba­jar el Fue­go (Yang).

Tres ca­li­da­des de al­ta ga­ma del Ti Gua Yin, don­de pue­den apre­ciar­se las di­fe­ren­cias en la fer­men­ta­ción que re­dun­da­rán en su pre­cio.

Las dos po­si­bi­li­da­des que brin­da el Pu-erh se­gún su fer­men­ta­ción xue cha (co­ci­do).

Co­mo pue­de apre­ciar­se en las fotos, cuan­to más cla­ro y bri­llan­te sea el ver­de de las he­bras del té Oo­long su ca­li­dad se­rá su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.