El té co­mo fi­lo­so­fía de vi­da

TAO - Tomo II - - Placeres -

“La cul­tu­ra del té es pa­ra no­so­tros los chi­nos una ma­ne­ra mi­le­na­ria de com­pren­der la vi­da. El sim­ple mo­vi­mien­to que im­pli­ca su­bir el pe­que­ño po­ci­llo a la bo­ca, be­ber­lo y ba­jar­lo es el fiel re­fle­jo de que se pue­de lle­gar a un de­ter­mi­na­do lu­gar en la vi­da, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo fa­mi­liar, pe­ro en­ten­dien­do que és­ta si­tua­ción no es­tá ga­ran­ti­za­da, sino que pue­de ha­ber al­tos y ba­jos. Es im­por­tan­te no per­der de vis­ta que to­do for­ma par­te de un ci­clo que sube, lle­ga a lo más al­to y pue­de lle­gar a ba­jar y que, en es­te ca­so, de no­so­tros mis­mos de­pen­de vol­ver a su­bir. Na­da se per­pe­túa in­fi­ni­ta­men­te; lo fun­da­men­tal es no ren­dir­se ni des­ani­mar­se an­te las ad­ver­si­da­des y tra­ba­jar du­ra­men­te pa­ra que el ci­clo vuel­va a co­men­zar. Debemos en­tre­nar­nos pa­ra lle­gar a lo al­to, man­te­ner ese si­tio, pe­ro tam­bién pre­pa­rar­nos pa­ra per­der­lo dig­na­men­te y vol­ver a co­men­zar.

Dis­fru­tan­do un té se dis­fru­ta y com­pren­de la vi­da de a pe­que­ños sor­bos, len­ta­men­te. De na­da sir­ve be­ber de gol­pe, sin per­ci­bir los sa­bo­res. Hay co­sas que se pue­den ma­ne­jar, otras no y hay que sa­ber acep­tar­las; la vi­da es eso, su­bir y ba­jar. Cuan­do se po­nen las ho­jas de té en el agua se man­tie­nen en la su­per­fi­cie an­tes de hu­me­de­cer­se, cuan­do co­mien­zan a hi­dra­tar­se ba­jan len­ta­men­te has­ta que­dar en el fon­do; en un mo­men­to de­ter­mi­na­do se aca­ba­rá el agua de la te­te­ra, en­ton­ces al vol­ver a lle­nar­la de agua las ho­jas nue­va­men­te su­birán pa­ra al ca­bo de unos mi­nu­tos vol­ver a caer en el fon­do, pe­ro sin per­der el sa­bor.

El se­gun­do pre­si­den­te de Chi­na, su­ce­sor de Mao, al ser re­mo­vi­do de su car­go de­bió ir a tra­ba­jar al cam­po pa­ra so­bre­vi­vir; pa­só de te­ner el po­der ab­so­lu­to a ser un sim­ple peón, su es­po­sa lo aban­do­nó por otro hom­bre po­de­ro­so, sin em­bar­go lue­go de unos años pu­do re­to­mar su vi­da y el po­der. Es­te es un cla­ro ejem­plo de los cam­bios que se pro­du­cen en un ci­clo de vi­da.

Otro as­pec­to re­pre­sen­ta­ti­vo del té es la di­fe­ren­cia en­tre ca­lor y frío: cuan­do es­tá ca­lien­te su aro­ma in­va­de y atrae, en cam­bio cuan­do se en­fría no se per­ci­be su pre­sen­cia, sin em­bar­go si­gue sien­do el mis­mo té, su esen­cia si­gue in­tac­ta. La vi­da es­tá com­pues­ta por ca­lor y frío, éxi­to y fracaso. Se apro­ve­cha el ca­lor y se tra­ba­ja so­bre el frío pa­ra re­ver­tir­lo. Si en­ten­de­mos el sen­ti­do del té en­ten­de­re­mos el sen­ti­do de la vi­da y es por eso que la ra­za Chi­na le rin­de ho­nor a es­ta in­fu­sión tan sim­ple co­mo mi­le­na­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.