Sa­lud a gus­to

TAO - Tomo II - - Alimentos -

Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les el hom­bre uti­li­zó lo que la na­tu­ra­le­za le pu­so a su al­can­ce pa­ra cu­rar sus he­ri­das o do­len­cias, al pun­to que po­dría­mos con­si­de­rar a las an­ti­guas pó­ci­mas ela­bo­ra­das con mez­clas de plan­tas y mi­ne­ra­les co­mo los pri­me­ros “me­di­ca­men­tos”. El ar­te de cu­rar evo­lu­cio­nó de dis­tin­ta ma­ne­ra se­gún las cul­tu­ras y, con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rrió con la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, que pre­fi­rió las for­mu­la­cio­nes quí­mi­cas co­mo ma­ne­ra de con­ver­tir las an­ti­guos bre­ba­jes en re­me­dios, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na si­gue, en ge­ne­ral, pri­vi­le­gian­do lo na­tu­ral co­mo te­ra­pia sa­na­do­ra por so­bre las sín­te­sis de la­bo­ra­to­rio. Se­gún sus prin­ci­pios, cier­tas hier­bas aro­má­ti­cas y es­pe­cias son, se­gún su tem­pe­ra­tu­ra, aro­ma y sa­bor, fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner o res­ta­ble­cer el equi­li­brio ener­gé­ti­co, pi­lar de la bue­na sa­lud. Y si bien se pue­den pre­pa­rar in­fu­sio­nes me­di­ci­na­les con va­rias de ellas, lo más prác­ti­co y sa­lu­da­ble es in­cor­po­rar­las fre­cuen­te­men­te co­mo con­di­men­tos en las co­mi­das, pre­vi­nien­do así las en­fer­me­da­des, ob­je­ti­vo pri­mor­dial de la me­di­ci­na taoís­ta. Vea­mos al­gu­nas de las más uti­li­za­das tan­to en la cocina co­mo en la me­di­ci­na chi­na.

Por su tem­pe­ra­tu­ra, aro­ma y sa­bor, cier­tas hier­bas aro­má­ti­cas y es­pe­cias son im­por­tan­tes pa­ra man­te­ner el equi­li­brio ener­gé­ti­co, pie­dra fun­da­men­tal de la bue­na sa­lud. Có­mo in­cor­po­rar­las a la die­ta.

Ba Jiao Hui Xiang

(Anís es­tre­lla­do)

Es de na­tu­ra­le­za ca­lien­te, aro­ma dul­ce y sa­bor li­ge­ra­men­te pi­can­te. Es­ti­mu­la los me­ri­dia­nos del hí­ga­do, ri­ñón, ba­zo y es­tó­ma­go; fa­ci­li­ta la di­ges­tión, ayu­da a eli­mi­nar los ga­ses, ali­via es­pas­mos de ve­sí­cu­la, es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos. Tam­bién eli­mi­na el frío, cal­ma el do­lor y au­men­ta las de­fen­sas.

Dang Gui

(raíz de An­gé­li­ca Si­nen­sis)

Es de na­tu­ra­le­za ca­lien­te, aro­ma pe­ne­tran­te y sa­bor le­ve­men­te dul­ce. Es­ti­mu­la el buen fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do, el co­ra­zón y el ba­zo; to­ni­fi­ca la san­gre, por lo que me­jo­ra la anemia, tam­bién refuerza la cir­cu­la­ción san­guí­nea, evi­tan­do los pro­ble­mas car­día­cos; hi­dra­ta los in­tes­ti­nos, agi­li­zan­do el trán­si­to in­tes­ti­nal y evi­tan­do la cons­ti­pa­ción.

An­tes de usar­lo lo ideal es hi­dra­tar­lo en vino de arroz o blan­co, y lue­go co­ci­nar­lo en for­ma pro­lon­ga­da (una ho­ra apro­xi­ma­da­men­te). No es re­co­men­da­ble pa­ra aque­llas per­so­nas que su­fren el sín­dro­me co­lon irri­ta­ble, ya que no es ade­cua­do cuan­do se acu­mu­la hu­me­dad en el cuer­po.

Rou Gui

(Cor­te­za de Ca­ne­la)

Es de na­tu­ra­le­za ca­lien­te, aro­ma pi­can­te y gus­to dul­zón. Es­ti­mu­la los ri­ño­nes, ba­zo, ve­ji­ga e hí­ga­do. Actúa a ni­vel de los me­ri­dia­nos de co­ra­zón, pul­món y ve­ji­ga.

Ac­ti­va la ener­gía Yang, eli­mi­nan­do el frío; me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y es un diu­ré­ti­co na­tu­ral. Sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias ali­vian el do­lor de hue­sos pro­vo­ca­do por la ar­tri­tis, y las mo­les­tias mus­cu­la­res. Tam­bién po­see pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas y fún­gi­cas.

Chen Pi

(Cás­ca­ra de man­da­ri­na)

De na­tu­ra­le­za tibia, aro­ma pi­can­te y sa­bor amar­go. Es­ti­mu­la el ba­zo y los pul­mo­nes. Actúa re­gu­lan­do el Chi y eli­mi­na la hu­me­dad del cuer­po, ayu­dan­do a ex­pul­sar las fle­mas de los pul­mo­nes. Es muy efec­ti­va pa­ra cor­tar la tos y ali­viar res­fríos. Pa­ra es­tos ca­sos, hay que be­ber una in­fu­sión con una mez­cla de té ro­jo, cás­ca­ras de man­da­ri­na y flo­res se cri­san­te­mo se­cas.

Las cás­ca­ras de man­da­ri­na se­cas se pue­den com­prar pe­ro es me­jor pre­pa­rar­las en ca­sa. Sen­ci­lla­men­te se la­va muy bien la fru­ta an­tes de pe­lar­la, se se­ca y se co­lo­can las cás­ca­ras so­bre un pa­pel en un lu­gar se­co al ai­re li­bre; en cuan­to más tiem­po se las añe­je, me­jor se­rá la con­cen­tra­ción de sus pro­pie­da­des. El tiem­po mí­ni­mo de se­ca­do es de 6 me­ses. Una vez lis­tas, cor­tar­las en tro­zos y en­va­sar­las. Son idea­les pa­ra acom­pa­ñar la coc­ción de car­nes ro­jas, es­pe­cial­men­te aque­llas al­go gra­sas, por­que lue­go ayu­da­rán al es­tó­ma­go en su di­ges­tión, evi­tan­do la pe­sa­dez.

Dai Hua

(Flor de azahar)

Tie­ne una na­tu­ra­le­za tibia, aro­ma y sa­bor dul­ce. Es una flor de oto­ño por eso ayu­da al buen fun­cio­na­mien­to del pul­món, pe­ro tam­bién es­ti­mu­la el ba­zo; es un ex­ce­len­te se­dan­te, me­jo­ra no­ta­ble­men­te la an­sie­dad y el in­som­nio, re­la­ja, des­pe­ja la men­te y es efec­ti­vo en ca­sos le­ves de de­pre­sión. Su ex­trac­to es uti­li­za­do en re­pos­te­ría y sus flo­res se pue­den agre­gar al té.

Ding Xiang

(Cla­vo de olor)

Es de na­tu­ra­le­za ca­lien­te y aro­ma pe­ne­tran­te. Es­ti­mu­la el ba­zo, el es­tó­ma­go y el ri­ñón. Su fun­ción más im­por­tan­te es la de eli­mi­nar el frío in­terno, es de­cir aquel que no pue­de re­gu­lar­se con abri­go, por­que to­ni­fi­ca el Yang del ri­ñón ge­ne­ran­do ca­lor. Es muy efec­ti­vo pa­ra aque­llas per­so­nas que tie­nen las ma­nos y los pies fríos per­ma­nen­te­men­te. Tam­bién es bueno pa­ra cor­tar las náu­seas.

Hu Jiao

(Pi­mien­ta ne­gra) Por su na­tu­ra­le­za ca­lien­te y sa­bor pi­can­te es­ti­mu­la el es­tó­ma­go y el in­tes­tino grue­so; eli­mi­na el frio in­te­rior, cal­ma do­lo­res, es­pe­cial­men­te los ab­do­mi­na­les, corta las náu­seas, re­gu­la­ri­zar los pro­ble­mas de in­tes­tino irri­ta­ble y es­ti­mu­la el ape­ti­to.

Bin Lang

(Nuez mos­ca­da) Po­see na­tu­ra­le­za ca­lien­te

y sa­bor amar­go. Es­ti­mu­la al es­tó­ma­go e in­tes­tino grue­so.

Fun­cio­nes: in­du­ce a la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos por lo cual des­hin­cha el cuer­po; agi­li­za el trán­si­to in­tes­ti­nal, lo que op­ti­mi­za el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo de­bi­do a la eli­mi­na­ción to­tal de tó­xi­cos; es an­ti­pa­ra­si­ta­rio y an­ti­bac­te­riano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.