Una mano con­tra las adic­cio­nes

TAO - Tomo II - - Reflexología -

La de­pen­den­cia que pro­vo­can el ci­ga­rri­llo, el al­cohol o las dro­gas es siem­pre di­fí­cil de con­tro­lar y más aún de aban­do­nar. Sin em­bar­go, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne un mé­to­do sin con­tra­in­di­ca­cio­nes pa­ra tra­tar­la.

Los vi­cios lle­gan co­mo pa­sa­je­ros, nos vi­si­tan co­mo hués­pe­des y se que­dan co­mo amos”, de­cía Con­fu­cio. Sin em­bar­go, ca­da uno tie­ne en sus ma­nos el po­der pa­ra li­be­rar­se de la con­de­na de pa­de­cer al­gu­na adic­ción, ya sea al ci­ga­rri­llo, al al­cohol o a las dro­gas. Cuan­do se con­su­me una sus­tan­cia de­ter­mi­na­da, el ce­re­bro se acos­tum­bra a ella cam­bia la re­la­ción del sis­te­ma que usa y pro­du­ce la do­pa­mi­na (la hor­mo­na del bie­nes­tar), es­te des­ba­lan­ce pro­du­ce que las per­so­nas ten­gan un pla­cer tran­si­to­rio en ba­se a una sus­tan­cia ex­ter­na y no a una bue­na re­la­ción de su pro­pio cuer­po. Pa­ra los des­equi­li­brios en el or­ga­nis­mo, es­trés, an­sie­dad, irri­ta­ción, hay me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción en el cuer­po, en es­te pro­ce­so es­tá in­vo­lu­cra­da la do­pa­mi­na. El pro­ble­ma cuan­do se con- su­men al­gu­nas sus­tan­cias no­ci­vas pa­ra la sa­lud es que la ac­ción na­tu­ral de es­tas hor­mo­nas ya no se da co­mo con­se­cuen­cia de un pro­ce­so pa­ra el me­jo­ra­mien­to del or­ga­nis­mo sino que se pro­du­cen por las mis­mas sus­tan­cias ex­ter­nas que tam­bién in­cre­men­tan o pro­vo­can mu­chos de es­tos pro­ble­mas, ge­ne­ran­do un círcu­lo vi­cio­so, la adic­ción. En la me­di­ci­na oc­ci­den­tal exis­ten tra­ta­mien­tos de to­do ti­po pa­ra po­der su­pe­rar es­tas si­tua­cio­nes, pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tam­bién pue­de apor­tar mu­cho ya que se ha com­pro­ba­do que la acu­pun­tu­ra, la di­gi­to­pun­tu­ra y la re­fle­xo­lo­gía son muy efec­ti­vas y no tie­nen con­tra­in­di­ca­cio­nes.

El ma­sa­je de pie es una téc­ni­ca muy an­ti­gua en chi­na lla­ma­da Zu Liao, co­no­ci­da mu­cho tiem­po des­pués en Oc­ci­den­te con el nom­bre de re­fle­xo­lo­gía y con­sis­te en es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos ubi­ca­dos en los pies que es­tán di­rec­ta­men­te co­nec­ta­dos con los ór­ga­nos; es­ta ac­ción per­mi­te des­tra­bar la ener­gía acu­mu­la­da y re­ver­tir las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que es­tán li­ga­das a ellos.“cuan­do una per­so­na su­fre al­gu­na adic­ción es por­que su or­ga­nis­mo es­tá

des­ar­mo­ni­za­do, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Me­dian­te es­te ma­sa­je es po­si­ble es­ti­mu­lar los pun­tos re­fle­jos de ca­da uno de los ór­ga­nos re­pre­sen­ta­dos en el pie, es­pe­cial­men­te el ri­ñón, y vol­ver a equi­li­brar la ener­gía de ca­da uno de ellos”.

El ri­ñón es el que más re­la­ción tie­ne con las adic­cio­nes, ya que es el en­car­ga­do de fil­trar la san­gre li­be­rán­do­la de to­xi­nas. La raíz del me­ri­diano de es­te ór­gano fun­da­men­tal pa­ra el or­ga­nis­mo pa­sa pre­ci­sa­men­te por los pies, y apli­car re­fle­xo­lo­gía po­ten­cia­rá su fun­ción de­pu­ra­do­ra.

El re­co­rri­do del ma­sa­je

An­tes de co­men­zar a apli­car es­ta téc­ni­ca, es con­ve­nien­te rea­li­zar un ba­ño de pies con agua bien ca­lien­te du­ran­te 15 mi­nu­tos pa­ra lo­grar una re­la­ja­ción to­tal que ha­rá más efec­ti­vo el tra­ta­mien­to. Even­tual­men­te se le pue­de agre­gar al agua unas go­tas de acei­te esen­cial de la­van­da o al­gu­na hierba, co­mo ar­te­mi­sa por ejem­plo. Co­men­zar aflojando y gi­ran­do to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes de los de­dos, de los to­bi­llos y la ro­di­llas, ma­sa­jear pa­ra aflo­jar tam­bién li­ga­men­tos, ten­do­nes y múscu­los de los pies a las ro­di­llas (fotos 1, 2, 3 y 4). Lue­go se ma­sa­jea en el sen­ti­do de la cir­cu­la­ción de los me­ri­dia­nos del cuer­po, el pri­mer pa­so es em­pe­zar por el me­ri­diano de es­tó­ma­go en la par­te de ade­lan­te de la ro­di­lla, si­gue por la zo­na an­te­rior de la pier­na ha­cia el la­do ex­terno del se­gun­do de­do del pie, con­ti­nua por el me­ri­diano del ba­so des­de el la­do in­terno del de­do gor­do del pie, pa­sa por el bor­de in­terno de la tibia has­ta el bor­de su­pe­rior in­terno de la ro­di­lla. Si­gue el por el me­ri­diano de ve­ji­ga des­de el hue­co que se en­cuen­tra en la par­te de atrás de la ro­di­lla, pa­sa por la par­te de atrás de la pier­na, por el ten­dón de Aqui­les, por el dor­so del pie has­ta la par­te ex­ter­na del de­do chi­co, con­ti­nua por el me­ri­diano de ri­ñón des­de la par­te in­fe­rior del de­do chi­co del pie, va pa­ra el pun­to Yong Quan, ubi­ca­do en el cen­tro de la plan­ta del pie, si­gue por el arco, va por la par­te in­ter­na de la pier­na su­bien­do por de­lan­te del ten­dón de Aqui­les, bor­de pos­te­rior de la tibia has­ta la

par­te in­ter­na del hue­co de atrás de la ro­di­lla. Si­gue el ma­sa­je por el me­ri­diano de ve­sí­cu­la des­de la par­te ex­ter­na de la ro­di­lla, por el la­do ex­terno de la pier­na, por la par­te su­pe­rior y ex­ter­na del dor­so del pie has­ta el la­do ex­terno del cuar­to de­do del pie, por úl­ti­mo con­ti­nua con el me­ri­diano hí­ga­do des­de el cos­ta­do ex­terno del de­do gor­do del pie, si­gue por el dor­so del pie en­tre el pri­mer y se­gun­do de­do, va has­ta el la­do in­terno del to­bi­llo, si­gue por la cara in­ter­na de la tibia has­ta el ex­tre­mo in­terno del plie­gue de la ro­di­lla. Lue­go se pue­de con­ti­nuar el ma­sa­je des­de el pri­mer pa­so has­ta el úl­ti­mo cuan­ta ve­ces se con­si­de­re ne­ce­sa­rio.

Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el ma­sa­je pun­tual en los pies se de­be apli­car en el sen­ti­do que cir­cu­la la ener­gía, el pun­to Yong Quan, (Foto 5), se de­be ma­sa­jear en for­ma de re­mo­lino ( Foto 6) , lue­go ba­jar has­ta el fi­nal del arco, ( Fotos 7 y 8) pa­sar por el la­do in­terno del ta­lón (Foto 9), por la par­te su­pe­rior del pie, por el la­do ex­terno del pie has­ta la plan­ta re­pi­tien­do el mis­mo re­co­rri­do (Foto 10).

El pun­to Yong Quan es el co­mien­zo del me­ri­diano del ri­ñón, se ubi­ca apro­xi­ma­da­men­te en la lí­nea que se for­ma­ría en­tre el ter­cio an­te­rior y el ter­cio me- dio de la plan­ta del pie, a la al­tu­ra de la lí­nea que se for­ma por la unión del de­do gor­do y el se­gun­do de­do. Cuan­do se es­tá de pie és­te es el cen­tro de con­tac­to con la ener­gía de la tie­rra que em­pu­ja ha­cia arri­ba; cuan­do se lo es­ti­mu­la otor­ga cal­ma y con­tro­la los es­ta­dos de an­sie­dad, ya que ca­na­li­za el ex­ce­so de ener­gía ha­cia

aba­jo, fun­cio­nan­do co­mo ca­ble a tie­rra.

Ade­más, tam­bién se co­nec­ta con el me­ri­diano de hí­ga­do y ve­sí­cu­la bi­liar, ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos con los es­ta­dos de áni­mo.

Otro pun­to clave a es­ti­mu­lar es el Sun Yin Jiao (Foto 11) ( ubi­ca­do a cua­tro de­dos so­bre el hue­so del to­bi­llo, en la par­te in- ter­na de la pier­na, lu­gar de unión de tres Yin (ba­zo, hí­ga­do y ri­ñón), in­dis­pen­sa­ble pa­ra que flu­ya el Chi y ge­ne­re equi­li­brio, bie­nes­tar y ba­je el es­trés.

“En ca­da mo­vi­mien­to y pre­sión de­be apli­car­se fuer­za pe­ro no en for­ma vio­len­ta, por­que po­dría ob­te­ner­se el re­sul­ta­do con­tra­rio al desea­do. Exis­te un mé­to­do pa­ra no ex­ce­der­se, que con­sis­te en pre­sio­nar has­ta que el hue­so se sien­ta al con­tac­to con la mano, pe­ro sin pro­vo­car do­lor, ya que se es­ta­ría cor­tan­do la cir­cu­la­ción de la ener­gía. Pa­ra el ma­sa­je de­ben uti­li­zar­se las ye­mas de los de­dos, los nu­di­llos y los la­dos de las ma­nos; tam­bién es muy im­por­tan­te rea­li­zar una ro­ta­ción de la mu­ñe­ca que acom­pa­ñe con un mo­vi­mien­to en­vol­ven­te. Exis­ten 6 téc­ni­cas claves pa­ra apli­car es­ta an­ti­gua téc­ni­ca, ellas son:

Tien: pun­tua­li­zar (Foto 12)

An: apo­yar (Foto 13)

Kun: gi­rar (Foto 14)

Yao: fro­tar (Foto 15)

Tui: em­pu­jar (Foto 16)

Gua: arras­trar (Foto 17) Tan­to quien re­ci­be el ma­sa­je co­mo aquel que lo apli­ca de­ben ins­pi­rar al pre­sio­nar y ex­ha­lar al aflo­jar. La res­pi­ra­ción de­be ser pro­fun­da y siem­pre por la na­riz.

Es­te tra­ta­mien­to de­be pro­mo­ver la eli­mi­na­ción de las sus­tan­cias tó­xi­cas que per­ju­di­can el fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co, eli­mi­nar la an­sie­dad y re­cu­pe­rar el equi­li­brio per­di­do”, con­clu­ye Liu Ming

1

2

3

4

12 13

5

6

10

7

11

15 17

14

16

9

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.