Hou yi, el ar­que­ro Que apa­gó los so­les

TAO - Tomo II - - Mitología -

Una de las his­to­rias más fan­tás­ti­cas de oriente cuen­ta que en el co­mien­zo de los tiem­pos el se­ñor de los cie­los, Di Jun, y su es­po­sa, Xi He, de­ci­die­ron que su diez hi­jos, que eran so­les y vi­vían en un ár­bol sa­gra­do lla­ma­do Fu Sang, de­bían ser los en­car­ga­dos de ilu­mi­nar el uni­ver­so por to­da la eter­ni­dad. Su ma­dre les en­se­ñó que de­bían tur­nar­se ca­da día pa­ra nun­ca mos­trar­se jun­tos, y así fue­ron trans­cu­rrien­do los años y to­do fue per­fec­to en la Tie­rra y el Uni­ver­so. Sin em­bar­go, un día los so­les de­ci­die­ron que que­rían sa­lir to­dos jun­tos y en­ton­ces la Tie­rra y sus ha­bi­tan­tes co­men­za­ron a su­frir los ex­ce­sos del ca­lor: se per­die­ron las co­se­chas, los ani­ma­les mu­rie­ron de ham­bre y sed y el caos arra­só a la es­pe­cie hu­ma­na.

El dios Di Jun les or­de­nó en­ton­ces a sus hi­jos que vol­vie­sen a su ru­ti­na, pe­ro és­tos lo ig­no­ra­ron y si­guie­ron sa­lien­do los diez jun­tos ca­da día. En­fu­re­ci­do, en­vió a Hou Yi, el me­jor de los ar­que­ros, que les die­ra una lección, pe­ro és­te, con­mo­vi­do por el su­fri­mien­to de la gen­te de­ci­dió eli­mi­nar­los. Con dis­pa­ros cer­te­ros de su arco cla­vó sus fle­chas ha­cien­do que nue­ve de los diez so­les se apa­ga­ran pa­ra siem­pre; só­lo de­jó uno pa­ra que la vi­da tu­vie­ra el ca­lor ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar­se en la Tie­rra. Pe­ro co­mo su or­ha­bía den no ha­bía si­do eli­mi­nar sino só­lo es­car­men­tar a sus hi­jos, Di Jun con­de­nó a Hou Yi a vi­vir co­mo un sim­ple mor­tal en­tre los gen­ti­les.

Así fue­ron pa­san­do los años y po­co a po­co el ar­que­ro lo­gró adap­tar­se a vi­vir en­tre la gen­te, pe­ro co­mo su for­ta­le­za y va­lor se des­ta­ca­ban, su fa­ma se agi­gan­tó y pron­to se con­vir­tió en un ser so­ber­bio y am­bi­cio­so que con­si­guió eri­gir­se Em­pe­ra­dor. De­seo­so de ca­sar­se con una jo­ven dig­na de su amor y tras mu­cho bus­car sin re­sul­ta­do po­si­ti­vo de­ci­dió vi­si­tar a un hom­bre lla­ma­do Yue Xia Lao Ren, quien se jac­ta­ba de te­ner ano­ta­do en un gran li­bro a to­das las pa­re­jas que de­bían for­mar­se en el mun­do. El Em­pe­ra­dor le exi­gió al an­ciano el nom­bre de la que te­nía asig­na­da pa­ra es­po­sa y és­te, mi­ran­do en la le­ja­nía, le se­ña­ló a una ni­ña muy pe­que­ña, pe­ro Yi cre­yó que era to­do un frau­de y, fu­rio­so, lan­zó una fle­cha ha­cia ese lu­gar que, sin sa­ber­lo, al­can­zó e hi­rió a la pe­que­ña.

Pa­sa­ron mu­chos años y Hou Yi se­guía sol­te­ro y bus­can­do una mu­jer pa­ra ca­sar­se, pe­ro fi­nal­men­te co­no­ció a una her­mo­sa jo­ven lla­ma­da Chang E, de la que se enamo­ró per­di­da­men­te y se ca­só de in­me­dia­to. Pron­to no­tó que ella so­lía que­jar­se por un do­lor en el pe­cho, y cuan­do le pre­gun­tó por esa do­len­cia ella le con­fe­só que se de­bía a una vie­ja he­ri­da, que cuan­do era pe­que­ña es­ta­do al bor­de de la muer­te por una fle­cha fur­ti­va que la al­can­zó mien­tras ju­ga­ba en la ca­lle con sus ami­gui­tas. Hou Yi in­me­dia­ta­men­te re­cor­dó el epi­so­dio aquel cuan­do el an­ciano le se­ña­ló a esa ni­ña que se­ría

su fu­tu­ra mu­jer y, per­tur­ba­do, de­ci­dió com­pen­sar su mal pro­ce­der pro­me­tién­do­le a su ama­da que la pro­te­ge­ría por to­da la eter­ni­dad. Pa­ra cum­plir su pro­me­sa bus­có por to­dos los si­tios has­ta que pu­do dar con una bru­ja muy po­de­ro­sa, quien le pre­pa­ró una po­ción má­gi­ca que los con­ver­ti­ría en in­mor­ta­les, pu­dien­do vi­vir en los cie­los pa­ra siem­pre. La bru­ja le ad­vir­tió que de­bían be­ber­la jun­tos y que la do­sis al­can­za­ría so­la­men­te pa­ra dos. Sin em­bar­go, co­mo dis­fru­ta­ba de su tiránico po­der, Hou Yi no que­ría de­jar to­da­vía la Tie­rra y le en­car­gó a su es­po­sa que pu­sie­ra a buen resguardo la po­ción ya que iban a to­ma­ra­la so­lo cuan­do se sin­tie­ran vie­jos. Aun­que con su ama­da era ca­ri­ño­so y muy ge­ne­ro­so, el Em­pe­ra­dor era un ver­da­de­ro ti­rano y el ma­les­tar en­tre sus súb­di­tos cre­cía día a día, has­ta que una re­vo­lu­ción lo­gró de­rro­car­lo y los re­bel­des to­ma­ron su pa­la­cio. Rá­pi­da­men­te bus­có a su es­po­sa pa­ra huir, pe­ro Chang E, re­cor­dan­do su ori­gen, com­pren­dió que eran cier­tos los ru­mo­res que ha­bla­ban de los su­fri­mien­tos que pa­de­cían los hu­mil­des ba­jo la fé­rrea dic­ta­du­ra de su ma­ri­do y de­ci­dió dar­le la es­pal­da. De­ses­pe­ra­do, Hou Yi le pro­pu­so be­ber la po­ción pa­ra vol­ver­se in­mor­ta­les y vi­vir jun­tos pa­ra siem­pre, pe­ro ella ya se ha­bía ade­lan­ta­do, in­clu­so la ha­bía com­par­ti­do con su mas­co­ta, un her­mo­so co­ne­jo. An­te la mi­ra­da ató­ni­ta del Em­pe­ra­dor, la jo­ven co­men­zó a flo­tar en el ai­re y a ele­var­se ha­cia el cie­lo, pe­ro de­ci­dió que­dar­se en la Lu­na des­de don­de po­dría ob­ser­var có­mo el pue­blo re­be­la­do aca­ba­ba con la vi­da del ti­rano. Allí vi­vió pa­ra siem­pre con­ver­ti­da en una dio­sa muy ve­ne­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.