Pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de ma­mas

TAO - Tomo II - - Yuán Hé -

Una las pos­tu­ras de es­ta téc­ni­ca de­ri­va­da del Chi Kung lim­pia y trans­for­ma las prin­ci­pa­les cau­sas de es­ta en­fer­me­dad. El va­lor de la ar­mo­nía cuer­po–men­te y có­mo lle­gar a la po­si­ción San huan ying ri .

El cán­cer de ma­mas es un tu­mor que se pue­de for­mar tan­to en los te­ji­dos de la glán­du­la ma­ma­ria co­mo en los con­duc­tos lác­teos o glán­du­las que pro­du­cen la le­che, es de­cir los lo­bu­li­llos. Si bien se tra­ta de una en­fer­me­dad gra­ve, cuan­do el diag­nós­ti­co es tem­prano las pro­ba­bi­li­da­des de cu­ra al­can­zan al 95 por cien­to de los ca­sos, de allí la im­por­tan­cia de rea­li­zar­se es­tu­dios pre­ven­ti­vos co­mo ma­mo­gra­fías y eco­gra­fías ma­ma­rias anua­les a par­tir de los 40 años. Se­gún in­for­mes es­ta­dís­ti­cos pu­bli­ca­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, las ta­sas de mor­ta­li­dad más ele­va­das se dan en­tre los 50 y los 80 años, y en el 75 por cien­to de los ca­sos las víc­ti­mas no tie­nen an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. La­men­ta­ble­men­te, las ci­fras son alar­man­tes, con cer­ca de 5400 muer­tes al año, po­si­cio­nán­do­se és­ta co­mo la pri­me­ra cau­sa de muer­te por tu­mo­res en mu­je­res. Los hom­bres no es­tán exen­tos de pa­de­cer­la, pe­ro so­la­men­te re­pre­sen­ta el 1 por cien­to de los ca­sos.

La me­di­ci­na oc­ci­den­tal in­sis­te en la pre­ven­ción me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles, lo­gran­do así re­du­cir has­ta un 40 por cien­to las po­si­bi­li­da­des de con­traer cual­quier ti­po de cán­cer. En­tre es­tos há­bi­tos la ali­men­ta­ción jue­ga un rol fun­da­men­tal, con una die­ta ri­ca en ver­du­ras, ce­rea­les, fru­tas y, en me­nor me­di­da, las car­nes, prio­ri­zan­do las blan­cas; las ro­jas es me­jor evi­tar­las por­que po­seen mu­cha ener­gía Yang (Fue­go). Otro pun­to a evi­tar tam­bién es el ex­ce­so de pe­so y las fluc­tua­cio­nes, es­pe­cial­men­te des­pués de la me­no­pau­sia, apro­ve­chan­do la ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar pa­ra con­tro­lar­lo, es­pe­cial­men­te las ca­mi­na­tas y el Tai Chi.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la ar­mo­nía cuer­po-men­te es fun­da­men­tal, ya que con­si­de­ra que los es­ta­dos de áni­mo aten­tan con­tra la sa­lud. “Las mu­je­res que su­fren de cán­cer de mama sue­len ser per­so­nas muy preo­cu­pa­das, an­gus­tia­das y con una sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Es­tos sen­ti­mien­tos blo­quean la ener­gía ha­cien­do que se acu­mu­le en la zo­na del pe­cho. La emo­ción es la me­jor me­di­ci­na, sin em­bar­go el ex­ce­so in­to­xi­ca y se vuel­ve in­to­le­ra­ble pa­ra el or­ga­nis­mo, que reac­cio­na fren­te a es­ta si­tua­ción des­or­de­nan­do la re­la­ción del cuer­po

Otro fac­tor que tam­bién blo­quea el Chi es el uso de cor­pi­ños muy ajus­ta­dos que pre­sio­nan las ma­mas y no per­mi­ten que los flui­dos y la ener­gía si­gan su re­co­rri­do na­tu­ral. El me­jor con­se­jo es no usar­los, pe­ro si es ne­ce­sa­rio hay que tra­tar de evi­tar que ha­gan pre­sión en la glán­du­la ma­ma­ria. Tam­bién es re­co­men­da­ble la prác­ti­ca de ar­tes mar­cia­les in­ter­nas que be­ne­fi­cien el fluir de la ener­gía. En es­te sen­ti­do, hay un ejer­ci­cio de­ri­va­do del Chi Kung que se de­no­mi­na Yuán Hé cu­ya pos­tu­ra ayu­da a ha­cer fluir la ener­gía por los ca­na­les del cuer­po li­be­rán­do­lo de los tó­xi­cos res­pon­sa­bles, en su ma­yo­ría, de es­ta en­fer­me­dad”.

San huan ying ri Es­ta pos­tu­ra, que sig­ni­fi­ca Tres ani­llos que re­fle­jan el sol, es la más indicada pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de ma­mas. Co­mo siem­pre, an­tes de ha­cer­la se de­be co­men­zar con un ejer­ci­cio de re­la­ja­ción y lim­pie­za ener­gé­ti­ca, a sa­ber: pa­ra­dos con la co­lum­na bien de­re­cha, la ca­be­za ali­nea­da con ella y la mi­ra­da al fren­te, se­pa­rar las pier­nas al an­cho de los hom­bros con los bra-

zos ex­pan­di­dos y re­la­ja­dos al cos­ta­do del cuer­po, los de­dos gor­dos de los pies ha­cia aden­tro has­ta que los pies es­tén paralelos las ro­di­llas le­ve­men­te fle­xio­na­das. To­mar ai­re por la na­riz y ele­var los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po has­ta que las pun­tas de los de­dos apun­ten al cie­lo, subimos los bra­zos bien arri­ba y ele­va­mos los ta­lo­nes. El mo­vi­mien­to de­be ser sua­ve y lento. Ex­ha­lar nue­va­men­te por la na­riz ba­jan­do los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po has­ta la pos­tu­ra ini­cial sin­tien­do có­mo el cuer­po se li­be­ra to­tal­men­te del ai­re tó­xi­co y guar­da el ai­re lim­pio. Re­pe­tir du­ran­te 10 mi­nu­tos apro­xi­ma­da­men­te o has­ta que se sien­ta que el cuer­po es­tá lis­to pa­ra pa­sar a la pos­tu­ra si­guien­te.

“Pa­ra rea­li­zar la pos­tu­ra San huan ying ri (foto), pri­me­ro hay que apo­yar los pies en el pi­so fir­me­men­te, sin­tien­do el con­tac­to y con los de­dos gor­dos de los pies ha­cia aden­tro has­ta que los pies es­tén paralelos, es­to for­ma el pri­mer ani­llo, el de tie­rra; los bra­zos se po­si­cio­nan de­lan­te del pe­cho con la pun­ta de los de­dos en­fren­ta­das, sin to­car­se, de ma­ne­ra de es­ta ma­ne­ra se for­ma el se­gun­do ani­llo el ani­llo per­so­nal y pa­ra­do en fren­te de sol for­man­do el ter­cer ani­llo, el de cie­lo. Los ani­llos son la unión de la tie­rra, la per­so­na y el cie­lo.

Al ins­pi­rar hay que su­po­ner que el ani­llo de tie­rra sube a cie­lo, sube por aden­tro del cuer­po des­de los pies has­ta las ma­nos y la par­te más al­ta de la ca­be­za y al ex­ha­lar el ani­llo de cie­lo ba­ja a tie­rra, vuel­ve por afue­ra del cuer­po des­de la ca­be­za, los bra­zos has­ta los pies pa­ra em­pe­zar un nue­vo ci­clo. Se de­be apro­ve­char es­te re­co­rri­do ener­gé­ti­co pa­ra li­be­rar el chi es­tan­ca­do del cuer­po, de yin pa­sa a yang y de yang vuel­ve a yin, así se re­cu­pe­ra la ar­mo­nía del cuer­po. Man­te­ner un es­pa­cio am­plio en el pe­cho, me­jo­rar la re­la­ción in­ter­na pa­ra que el in­ter­cam­bio flu­ya por el cuer­po, que la res­pi­ra­ción lle­gue a ca­da par­te de es­te, des­de la tie­rra al cie­lo y del cie­lo a la tie­rra. La pos­tu­ra de las ma­nos a la al­tu­ra del pe­cho es lo más im­por­tan­te pa­ra po­der guiar la ener­gía. Re­pe­tir 81 ve­ces ca­da ins­pi­ra­ción y ex­ha­la­ción. Rea­li­zar to­das las ve­ces que se desee du­ran­te el día”, con­clu­ye Liu Ming.

Un cam­bio de ac­ti­tud Co­mo ocu­rre con otros ma­les, el ge­né­ti­co sue­le ser un fac­tor pre­pon­de­ran­te en la apa­ri­ción del cán­cer de ma­mas. Sin em­bar­go, el maes­tro Liu Ming pro­po­ne, pa­ra es­ta y otras en­fer­me­da­des, un cam­bio de ac­ti­tud fren­te a es­te te­ma. “Si bien se de­be res­pe­tar la car­ga ge­né­ti­ca, no es una ley ab­so­lu­ta que si los pa­dres pa­de­cen una en­fer­me­dad, los hi­jos tam­bién la pa­de­ce­rán, ex­pli­ca. Exis­te sí una ten­den­cia a su­frir­la pe­ro co­rri­gien­do las ma­las cos­tum­bres ali­men­ta­rias, apren­dien­do a res­pi­rar me­jor, des­can­san­do y prac­ti­can­do meditación es po­si­ble trans­for­mar lo ne­ga­ti­vo en po­si­ti­vo. En la vi­da hay que co­rre­gir lo ma­lo, es de­cir, si no­so­tros co­mo pa­dres co­me­ti­mos erro­res debemos apren­der de ellos y mo­di­fi­car­los, de ma­ne­ra tal de no trans­mi­tir­lo a nues­tros hi­jos.

El pro­ble­ma de las en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias tie­ne que ver con la re­pe­ti­ción de ma­las cos­tum­bres. Cuan­do un mal se re­pi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción lo más pro­ba­ble es que en esa fa­mi­lia se ten­gan con­duc­tas no sa­lu­da­bles en cuan­to a la ali­men­ta­ción, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca e in­clu­so la ma­la ener­gía ge­ne­ra­da en la ca­sa sim­ple­men­te por una in­co­rrec­ta dis­po­si­ción de sus ele­men­tos.

El Feng Shui tam­bién con­tri­bu­ye a la bue­na sa­lud, e in­clu­so la ener­gía de la tie­rra de una zo­na geo­grá­fi­ca en par­ti­cu­lar, don­de se pa­sa gran par­te de la vi­da, tam­bién pue­de in­fluir en la en­fer­me­dad. Es ne­ce­sa­rio co­rre­gir lo ma­lo, apli­car lo bueno y nun­ca dar­nos por ven­ci­dos pen­san­do que no se pue­de evi­tar un mal sim­ple­men­te por­que se he­re­dó”, fi­na­li­za Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.