El len­gua­je de los sue­ños

TAO - Tomo II - - Misterios -

Las vi­sio­nes y fan­ta­sías noc­tur­nas son de gran im­por­tan­cia pa­ra la cul­tu­ra chi­na y su com­pren­sión for­ma par­te de una de las tra­di­cio­nes más res­pe­ta­das. En su li­bro Zhou Gong Jie Meng, el sa­bio Hao Zi Ming reunió los sue­ños más co­mu­nes y sus po­si­bles in­ter­pre­ta­cio­nes.

El Rey Bang, se­gun­do fun­da­dor del I Ching, go­ber­na­ba Chi­na du­ran­te la di­nas­tía Shang, pe­ro no es­ta­ba con­for­me con la vi­da que lle­va­ba su pue­blo y sin­tió la ne­ce­si­dad de ha­cer un cam­bio. Pa­ra acla­rar su men­te y pen­sar qué po­dría ha­cer de­ci­dió su­bir a una gran pi­rá­mi­de de pie­dra y se sen­tó allí a me­di­tar en so­le­dad, con­ven­ci­do de que en ese lu­gar la ba­se y el vér­ti­ce ayu­dan a la ener­gía pa­ra que va­ya de la tie­rra ha­cia el cie­lo y así guiar­lo pa­ra en­con­trar una so­lu­ción. Una no­che tu­vo un sue­ño que lo so­bre­sal­tó y sus gri­tos de te­mor fue­ron ta­les que sus guar­dia­nes co­rrie­ron de­ses­pe­ra­dos en su ayu­da y su her­mano, aler­ta­do por es­tos, tam­bién subió a la pi­rá­mi­de pa­ra ver qué le pa­sa­ba. Bang le con­tó su sue­ño, en el que un gran ti­gre blan­co lo ata­ca­ba, y és­te le pi­dió que tra­te de re­cor­dar si en reali­dad no se tra­ta­ba de un oso blan­co. El rey du­dó, pe­ro lue­go de pen­sar un ra­to ad­mi­tió que sí era un oso. En­ton­ces su her­mano le ex­pli­có que a tra­vés de ese sue­ño el cie­lo le es­ta­ba en­vian­do un men­sa­je pa­ra guiar­lo en su búsqueda, le acon­se­jó que se di­ri­gie­ra a un rio lla­ma­do We Ji y que bus­ca­ra a un sa­bio lla­ma­do Fei Shu (Oso vo­lan­do). El Rey Bang pa­só 7 días me­di­tan­do y co­mien­do ve­ge­ta­les pa­ra lim­piar su cuer­po y men­te y así, muy li­viano, em­pren­dió la búsqueda. Cuan­do lle­gó al río vio a mu­cha gen­te pes­can­do en gru­pos y en un lu­gar más ale­ja­do a otro un hom­bre muy an­ciano ha­cien­do lo pro­pio pe­ro só­lo con la ca­ña, sin tan­za ni an­zue­los. Sor­pren­di­do se acer­có y le ex­pli­có que así no lo­gra­ría atra­par nin­gún pez. El an­ciano lo mi­ró y le con­tes­tó que él no es­ta­ba allí pa­ra pes­car pe­ces sino re­yes. En ese mo­men­to Bang com-

que su búsqueda ha­bía ter­mi­na­do, de ma­ne­ra que se arro­di­lló fren­te a Fei Shu e in­cli­nan­do la ca­be­za le di­jo “Es a us­ted a quien es­toy bus­can­do”, la res­pues­ta del gran sa­bio fue “y us­ted es quien es­toy es­pe­ran­do”. El rey lo in­vi­tó a su­bir a su ca­rrua­je, pe­ro co­mo és­te es­ta­ba en­ca­ja­do, le pi­dió que lo aguar­da­ra que él mis­mo em­pu­ja­ría pa­ra desatas­car­lo. Pe­ro su es­fuer­zo fue en vano y ex­haus­to vol­vió pa­ra de­cir­le al an­ciano que ya no po­día se­guir. El sa­bio le pre­gun­tó cuan­tos pa­sos ha­bía da­do y cuan­do el rey le con­tes­tó ocho­cien­tos, le di­jo: “Bien, en­ton­ces yo te guia­ré pa­ra que fun­des una nue­va di­nas­tía que du­ra­rá 800 años”. Así na­ció la Di­nas­tía Zhou, que cam­bió com­ple­ta­men­te la vi­da del pue­blo chino.

Es­ta pe­que­ña his­to­ria sir­ve pa­ra ex­pli­car por qué en Chi­na se le da tan­ta im­por­tan­cia a los sue­ños y por qué es ne­ce­sa­rio apren­der a in­ter­pre­tar­los, co­mo lo hi­zo el sa­bio Hao Zi Ming, quien ela­bo­ró un li­bro ti­tu­la­do Zhou Gong Jie Meng en el que anotó ca­da sue­ño, su men­sa­je y una po­si­ble so­lu­ción si es­te plan­tea un di­le­ma. Aquí van al­gu­nas de sus in­ter­pre­ta­cio­nes re­la­cio­na­das con ani­ma­les.

“El an­ciano lo mi­ró y le con­tes­tó que él no es­ta­ba allí pa­ra pes­car pe­ces sino re­yes”

So­ñar con oru­gas

Se­gún Hao Zi Ming, cuan­do apa­re­cen es­tos insectos en los sue­ños sig­ni­fi­ca que al­go en la vi­da co­ti­dia­na no es­tá fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te. Pro­ba­ble­pren­dió

men­te el pro­ble­ma sea la fal­ta de com­pren­sión fren­te nue­vos desafíos. En es­te ca­so re­co­mien­da de­te­ner­se a pen­sar y no ac­tuar de ma­ne­ra im­pul­si­va.

Si quien sue­ña es un co­mer­cian­te, es po­si­ble que es­té ad­mi­nis­tran­do mal su ne­go­cio y se­rá ne­ce­sa­ria una mo­di­fi­ca­ción pro­fun­da pa­ra re­to­mar el cur­so de la pros­pe­ri­dad. Si es un es­tu­dian­te, de­be­rá es­for­zar­se mu­cho pa­ra en­fren­tar los exá­me­nes, de lo con­tra­rio le irá mal.

Si en el sue­ño se pi­sa a la oru­ga es un buen au­gu­rio, quie­re de­cir que se es­tá su­peran­do una di­fi­cul­tad o de­jan­do atrás a al­guien de ma­los.

Con ga­tos

Si una mu­jer sue­ña con un re­gor­de­te ga­ti­to blan­co no es un buen men­sa­je: de­be es­tar aler­ta por­que al­guien pue­de ha­cer­le mal. Si es con un gato delgado y su­cio, quie­re de­cir que su con­duc­ta es erró­nea y po­drá caer en des­gra­cia. Cuan­do apa­re­cen va­rios ga­tos pe­que­ños sig­ni­fi­ca que al­gu­na si­tua­ción en la vi­da obs­ta­cu­li­za el desa­rro­llo per­so­nal. Y si una ser­pien­te ata­ca al fe­lino, ad­vier­te so­bre po­ten­cia­les trai­cio­nes de per­so­nas cer­ca­nas.

Con jau­las de aves

La pre­sen­cia de jau­las en los sue­ños in­di­ca que den­tro de uno hay al­go atra­pa­do que es­tá mo­les­tan­do. Si de ella es­ca­pa un pá­ja­ro anun­cia que los pro­ble­mas es­tán pa­san­do y si es­tá va­cía es un buen au­gu­rio, al­go se ha su­pe­ra­do com­ple­ta­men­te.

En cam­bio, si se sue­ña con ni­dos de aves con hue­vos, la fe­li­ci­dad y la bue­na suer­te se­rán ple­nas. Cuan­do el ni­do aparece des­he­cho en­ton­ces más que nun­ca se de­be pro­te­ger a los hi­jos, es­pe­cial­men­te en cues­tio­nes de sa­lud.

Con ca­na­rios do­ra­dos

Cuan­do vue­lan al­to es por­que se acer­ca un tiem­po muy prós­pe­ro, con muy bue­na ener­gía. Si se po­sa en la ca­be­za de la per­so­na que lo sue­ña, ha­brá que te­ner mu­cho cui­da­do: anun­cia pro­ble­mas en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

Cuan­do el ave aparece anidan­do o co­mien­do, es un buen au­gu­rio, al igual que si se lo pue­de di­vi­sar en la ca­sa de un ve­cino, en es­tos ca­sos es un buen mo­men­to pa­ra los em­pren­di­mien­tos, por ejem­plo ha­cer un ne­go­cio, com­prar una ca­sa, etc. Si el pá­ja­ro cae de su ni­do es me­jor no ha­cer mo­vi­mien­tos co­mer­cia­les o in­ver­sio­nes.

Las pa­re­jas de­be­rán te­ner mu­cho cui­da­do si uno de sus in­te­gran­tes sue­ña que el pá­ja­ro gor­jea muy fuer­te, ya que po­dría rom­per­se el ma­tri­mo­nio o uno de ellos po­dría en­fer­mar. Pe­ro si se sue­ña que se atra­pa un pá­ja­ro en vue­lo, en­ton­ces ha­brá suer­te en lo per­so­nal y en lo eco­nó­mi­co.

Con pe­rros

So­ñar con la ca­ca¡ del pe­rro tie­ne va­rios sig­ni­fi­ca­dos: si se pi­sa, es suer­te en lo eco­nó­mi­co, pe­ro pue­de ha­ber pro­ble­mas de sa­lud; si se la to­ca, la suer­te hu­ye, y si nos man­cha quie­re de­cir que ha­brá más pro­ble­mas.

Si so­ña­mos con dos pe­rros pe­leán­do­se fe­roz­men­te pue­de ha­ber un ac­ci­den­te.

Aca­ri­ciar a un pe­rro es un lla­ma­do de aten­ción por­que se es­tán ha­cien­do las co­sas fue­ra de tiem­po y se arries­ga la ar­mo­nía fa­mi­liar. Ju­gar con un pe­rro anun­cia la lle­ga­da del amor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.