El ár­bol in­mor­tal

TAO - Tomo II - - Ying Xin -

El ár­bol del Ying Xin, más co­no­ci­do en Oc­ci­den­te co­mo gink­go bi­lo­ba, es ori­gi­na­rio de Asia y es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los más an­ti­guos de la tie­rra. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las gink­goá­ceas, muy co­mún en el pe­río­do ju­rá­si­co, la era de los di­no­sau­rios, y es la úni­ca va­rie­dad que per­sis­te has­ta la ac­tua­li­dad, por eso se lo ca­li­fi­ca co­mo fó­sil vi­vien­te. Se­gún es­tu­dios geo­ló­gi­cos, ha­ce más de 100 mi­llo­nes de años po­bla­ban ca­si to­do el te­rri­to­rio de la ac­tual Eu­ro­pa, pe­ro des­apa­re­cie­ron du­ran­te la era gla­cial, sien­do el su­r­es­te de Chi­na el único lu­gar don­de cre­cen en for­ma sil­ves­tre. Los orien­ta­les lo con­si­de­ran el ár­bol de la sa­bi­du­ría y la lon­ge­vi­dad, ya que es ca­paz de so­por­tar se­quías fe­ro­ces y cuan­do eso ocu­rre, se se­ca com­ple­ta­men­te y, aun­que pa­se años en es­ta si­tua­ción, no mue­re; cuan­do vuel­ve a re­ci­bir agua, re­na­ce. Con es­te me­ca­nis­mo la plan­ta re­ser­va to­da la ener­gía vi­tal en su in­te­rior has­ta que las con­di­cio­nes me­jo­ren, por es­to se lo con­si­de­ra “sa­bio” y es muy re­pre­sen­ta­ti­vo de la cul­tu­ra chi­na, des­de don­de pa­só a Co­rea y Japón, y ac­tual­men­te se lo en­cuen­tra en to­do el mun­do.

Usos me­di­ci­na­les

En la an­ti­gue­dad los mon­jes des­cu­brie­ron sus pro­pie­da­des be­né­fi­cas pa­ra el or­ga­nis­mo.

De­bi­do a su lento cre­ci­mien­to es una de las es­pe­cies pre­fe­ri­das de quie­nes se de­di­can al ar­te del bon­sái y en oriente se lo de­no­mi­na Gong Sun Shu, que tra­du­ci­do al es­pa­ñol sig­ni­fi­ca “el ár­bol del abue­lo al nie­to”, por­que se­rán los des­cen­dien­tes de quien lo plan­te los que dis­fru­ten de sus fru­tos ya que la pri­me­ra flo­ra­ción se pro­du­ce re­cién en­tre los 25 y los 30 años de sem­bra­do.

Las ho­jas y las se­mi­llas po­seen be­ne­fi­cios im­por­tan­tes pa­ra la sa­lud y por eso

la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na lo em­plea pa­ra en­ti­biar el pul­món, fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción de las fle­mas y pa­ra ali­viar las cri­sis de as­ma. Por otra par­te to­ni­fi­ca el Chi del cuer­po en ge­ne­ral, por lo cual es po­si­ble cu­rar la cis­ti­tis, op­ti­mi­zar la di­ges­tión y des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo cuan­do se ha be­bi­do al­cohol en ex­ce­so.

Pe­ro su uso más di­fun­di­do tie­ne que ver con es­ti­mu­lar la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción y evi­tar el can­san­cio y el es­trés, de­bi­do a que fa­vo­re­ce la irri­ga­ción san­guí­nea del ce­re­bro. Con sus ho­jas y se­mi­llas pue­den pre­pa­rar­se al­gu­nos re­me­dios ca­se­ros pa­ra tra­tar di­ver­sos ma­les. Por ejem­plo, mas­ti­car las se­mi­llas tos­ta­das en ayu­nas to­ni­fi­ca el ri­ñón y cu­ra la cis­ti­tis.

Pa­ra con­tro­lar el as­ma hay que co­lo­car de 6 a 9 gra­mos de se­mi­llas se­cas en un re­ci- pien­te con agua y lle­var­lo a fue­go mí­ni­mo, co­ci­nar has­ta que es­tén blan­das, agre­gar­les miel a gus­to y to­mar el cal­do to­dos los días an­tes de dor­mir, has­ta que las cri­sis ha­yan des­apa­re­ci­do.

Si lo que ne­ce­si­ta­mos es po­ten­ciar la ener­gía, en­ton­ces ha­brá co­mer to­dos los días un hue­vo mez­cla­do con el pol­vo de 2 se­mi­llas se­cas y co­ci­do en el horno a fue­go muy sua­ve. Pa­ra eli­mi­nar las ve­rru­gas de la piel, co­ci­nar jun­tos en agua y a fue­go mí­ni­mo, de 8 a 10 se­mi­llas de gink­go y 70 gra­mos de arroz yi mi (se con­si­gue en ca­sas na­tu­ris­tas), una vez lis­to agre­gar azú­car a gus­to. Con­su­mir has­ta que las ve­rru­gas ha­yan des­apa­re­ci­do.

La in­fu­sión de ho­jas de gink­go bi­lo­ba es ideal pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Po­ner 10 cu­cha­ra­di­tas en me­dio li­tro de agua hir­vien­do y de­jar re­po­sar 5 mi­nu­tos. Una vez tibia em­be­ber un lien­zo y apli­car en las pier­nas en for­ma de com­pre­sas. Otra op­ción es rea­li­zar con ese lí­qui­do un ba­ño de pies y ma­nos dos ve­ces por día

En es­ta par­te del mun­do se lo co­no­ce co­mo gink­go bi­lo­ba , es ori­gi­na­rio de Asia y se cree que es uno de los ár­bo­les más an­ti­guos de la Tie­rra, ya que con­vi­vió con los di­no­sau­rios del ju­rá­si­co. Sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.