La pu­re­za de la flor de loto

TAO - Tomo II - - En El Próximo Número -

La Flor de Loto es una de las diez más fa­mo­sas e im­por­tan­tes de Chi­na, cre­ce en es­pe­jos de agua de 90 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, ni más ni me­nos, su se­mi­lla se desa­rro­lla en el ba­rro; sin em­bar­go cuan­do cre­ce la plan­ta y emer­ge la flor en ve­rano, en el mo­men­to de más ca­lor, es muy lim­pia y pu­ra. Cuan­do flo­tan de a mi­les en los enor­mes la­gos orien­ta­les el vien­to las aca­ri­cia for­man­do olas su­ti­les que des­pier­tan to­dos los sen­ti­dos y col­man el al­ma. Las hay de co­lor ro­sa­do, blan­cas y do­ra­das, siem­pre en to­nos muy cla­ros y lim­pios. En nues­tra cul­tu­ra es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas sim­bo­li­zan a aque­llas per­so­nas que ha­bien­do sa­li­do de un si­tio po­co pro­pi­cio, se con­vier­ten en se­res de co­ra­zón no­ble. Por esa ra­zón tan­to el taoís­mo co­mo el bu­dis­mo uti­li­zan mu­cho la ima­gen de es­ta flor, es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­da con las di­vi­ni­da­des y los dio­ses, que en mu­chas imá­ge­nes apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos sen­ta­dos so­bre la Flor de Loto flo­tan­do en el agua, tal el ca­so de Bu­da o la dio­sa Guan Yin, que po­seen un es­pí­ri­tu lim­pio. In­clu­so los man­tras se ori­gi­nan a par­tir de la búsqueda de la pu­re­za del es­pí­ri­tu pa­ra ase­me­jar­se a la del Loto.

Ade­más de ofre­cer­nos su gran be­lle­za flo­tan­do so­bre el agua, su raíz y se­mi­llas re­pre­sen­tan un ali­men­to muy im­por­tan­te pa­ra el ve­rano; la raíz qui­ta el ca­lor del cuer­po y lo re­fres­ca, refuerza el Yin y equi­li­bra el Yang, lo que fa­vo­re­ce a te­ner bue­na di­ges­tión y tran­qui­li­zar el es­pí­ri­tu. El in­te­rior de la se­mi­lla po­see un bro­te que refuerza es­pe­cial­men­te el co­ra­zón; la par­te ex­ter­na ayu­da a ex­pan­dir la ener­gía cor­po­ral, re­gu­la­ri­zan­do el pe­so (tan­to pa­ra quie­nes ne­ce­si­tan en­gor­dar co­mo pa­ra aque­llos que de­ben adel­ga­zar). La piel tam­bién se ve fa­vo­re­ci­da cuan­do se la con­su­me, tan­to en co­lor co­mo en tex­tu­ra.

Tam­bién las ho­jas de es­ta no­ble flor son muy uti­li­za­das en la cocina, con ellas pue­den en­vol­ver­se el arroz, la car­ne o el po­llo y co­ci­nar­se al va­por, to­ma­rá un aro­ma y sa­bor ri­quí­si­mo, ade­más de fun­cio­nar co­mo me­di­ci­na. Es­ta plan­ta es con­si­de­ra­da co­mo un te­so­ro de­bi­do a to­das sus vir­tu­des, in­clu­so exis­ten to­da­vía al­gu­nas re­ce­tas me­di­ci­na­les que da­tan de va­rios si­glos, que se si­guen uti­li­zan­do.

Por ejem­plo, be­ber una in­fu­sión pre­pa­ra­da con 6 a 15 gra­mos de se­mi­llas refuerza los me­ri­dia­nos del ba­zo, ri­ñón y co­ra­zón, de­tie­ne la dia­rrea, apor­ta fuer­za a nues­tra esen­cia y tran­qui­li­za la men­te y el co­ra­zón.

Con los bro­tes se qui­ta el Fue­go del co­ra­zón y cu­ra las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res; tam­bién ayu­da a to­mar de­ci­sio­nes con res­pec­to al rum­bo que se le quie­re dar a la vi­da.

Si to­ma­mos un té he­cho con 5 a 10 gra­mos de la cás­ca­ra de la se­mi­lla, ayu­da­rá a re­du­cir la hin­cha­zón del cuer­po y me­jo­rar los pro­ble­mas re­na­les. Con las ho­jas se­cas se ele­va el Chi de Yang, de­tie­ne la dia­rrea y el san­gra­do in­tes­ti­nal.

La raíz ayu­da a me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de los me­ri­dia­nos del hí­ga­do, pul­món y es­tó­ma­go, así co­mo tam­bién con­tro­la las mens­trua­cio­nes abun­dan­tes.

Por úl­ti­mo, una in­fu­sión de 5 gra­mos de bar­ba de loto en 200 cen­tí­me­tros cú­bi­cos de agua lim­pia el co­ra­zón y apor­ta fuer­za al ri­ñón.

Es­pe­ro que pon­gan en prác­ti­ca es­tos secretos mi­le­na­rios pa­ra lo­grar la bue­na sa­lud y si­gan el ejem­plo de la Flor de Loto pa­ra al­can­zar la pu­re­za es­pi­ri­tual. ¡Has­ta la pró­xi­ma! Shi­fu Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.