Die­ta taoís­ta de pri­ma­ve­ra

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

La me­di­ci­na chi­na pro­po­ne una ma­ne­ra no­ve­do­sa de per­der ki­los con un mí­ni­mo es­fuer­zo apro­ve­chan­do la po­ten­cia de la es­ta­ción. Con­se­jos de ali­men­ta­ción pa­ra ba­jar la pan­ci­ta y un me­nú a me­di­da es­pe­cial­men­te di­se­ña­do por Liu Ming.

Aprin­ci­pios de agos­to, exac­ta­men­te el día 7, co­men­zó a ges­tar­se la pri­ma­ve­ra, la es­ta­ción que es­ta­rá en su pun­to má­xi­mo de Yang el 21 de sep­tiem­bre. En es­ta épo­ca es cuan­do la ener­gía aflo­ra y el cuer­po ne­ce­si­ta “ha­cer” pa­ra po­ner­la en fun­cio­na­mien­to. Tam­bién es el mo­men­to crí­ti­co don­de tan­to hom­bres co­mo mu­je­res in­ten­tan qui­tar­se de en­ci­ma los ras­tros de un in­vierno de ex­ce­sos en la ali­men­ta­ción y fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co, el com­bo per­fec­to pa­ra acu­mu­lar al­gu­nos ki­los de más. En es­te sen­ti­do, tan­to des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal co­mo de la orien­tal las re­co­men­da­cio­nes son si­mi­la­res, no se tra­ta de de­jar de co­mer sino de ele­gir los ali­men­tos, res­pe­tar los ho­ra­rios y, fun­da­men­tal­men­te, ejer­ci­tar el cuer­po. Si­guien­do es­tos li­nea­mien­tos no só­lo des­apa­re­ce­rán los ki­los ex­tras sino tam­bién se lo­gra­rá la ar­mo­nía cor­po­ral, com­po­nen­te fun­da­men­tal de la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

“Los tres me­ses de pri­ma­ve­ra son de­no­mi­na­dos “Fa Chen” por la fi­lo­so­fía taoís­ta, ex­pre­sión que in­di­ca que la ener­gía del cie­lo y de la tie­rra se unen pa­ra desa­rro­llar la vi­da. Es el mo­men­to del año don­de el Chi co­mien­za a sa­lir de su le­tar­go in­terno, se ex­pan­de a flor de piel y es pri­mor­dial ha­cer uso de él, por eso lo más ade­cua­do es dor­mir­se más tar­de y le­van­tar­se más tem­prano, si­guien­do el ci­clo del sol y apro­ve­chan­do el día al má­xi­mo. El hí­ga­do es el ór­gano rei­nan­te en es­ta es­ta­ción, y hay que pre­ser­var­lo de to­do da­ño por­que las con­se­cuen­cias se ve­rán en el ve­rano; re­cor­de­mos que la Ma­de­ra, ele­men­to dis­tin­ti­vo de la pri­ma­ve­ra, es la raíz del Fue­go”, se­ña­la el maes­tro Liu Ming.

Se­gún el li­bro clá­si­co de Huang Di, el Huang Di Nei Jing, la pri­ma­ve­ra es la úni­ca es­ta­ción del año en la que se de­be ca­mi­nar to­dos los días, es­pe­cial­men­te por la ma­ña­na. La im­por­tan­cia de ello ra­di­ca en que, por la par­te in­ter­na del de­do gor­do del pie pa­sa el me­ri­diano del hí­ga­do y cuan­do és­te apo­ya en el sue­lo, el mo­vi­mien­to es­ti­mu­la es­te pun­to y en con­se­cuen­cia el desa­rro­llo de to­do el cuer­po.

“Lo más re­co­men­da­ble es rea­li­zar una ca­mi­na­ta tran­qui­la por la ma­ña­na, por la pla­za o al­gún lu­gar agra­da­ble y, si fue­se po­si­ble so­bre el cés­ped, pa­ra te­ner con­tac­to di­rec­to con la ener­gía de la tie­rra, pe­ro siem­pre usan­do cal­za­do.

Al des­pla­zar­se se de­be

pro­cu­rar ex­pan­dir to­do el cuer­po, abrien­do las ar­ti­cu­la­cio­nes con ener­gía, co­mo lo ha­ce la pri­ma­ve­ra. Ade­más hay que po­ner en prác­ti­ca la res­pi­ra­ción cons­cien­te y tran­qui­la, ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do por la na­riz, y al fi­nal des­ti­nar­le unos mi­nu­tos a la meditación.

Otra prác­ti­ca in­tere­san­te es pei­nar­se mien­tras se camina pa­ra ac­ti­var al Chi que es­tá en la par­te su­pe­rior, es­ti­mu­lán­do­lo a que cir­cu­le por to­do el cuer­po; se pue­de uti­li­zar un pei­ne de ma­de­ra o di­rec­ta­men­te los de­dos, siem­pre ha­cien­do un ca­mino mi­nu­cio­so so­bre el cue­ro ca­be­llu­do. An­ti­gua­men­te en Chi­na hom­bres y mu­je­res lle­va­ban el ca­be­llo re­co­gi­do, pe­ro en es­ta épo­ca la re­co­men­da­ción era sol­tár­se­lo y ai­rear­lo”.

Las emo­cio­nes tam­bién se en­cuen­tran a flor de piel, así que hay que po­ner aten­ción a los sen­ti­mien­tos que se re­la­cio­nan con el hí­ga­do por­que la ira, el enojo y la irri­ta­bi­li­dad pro­vo­can que la bi­lis suba y el or­ga­nis­mo pier­da su ar­mo­nía; por lo tan­to hay que uti­li­zar la ener­gía po­si­ti­va pa­ra con­tra­rres­tar­los y pre­ser­var­lo jun­to con la ve­sí­cu­la.

“Así co­mo en in­vierno es im­por­tan­te es­ti­mu­lar me­dian­te di­gi­to­pun­tu­ra el pun­to Su Zan Li pa­ra for­ta­le­cer la ener­gía que re­po­sa en el in­te­rior, en pri­ma­ve­ra es im­pres­cin­di­ble in­cen­ti­var el pun­to Tai Chong, ubi­ca­do so­bre el pie en lí­nea rec­ta a la se­pa­ra­ción que exis­te en­tre el de­do gor­do y el si­guien­te, tres de­dos ha­cia arri­ba. És­te co­rres­pon­de al me­ri­diano del hí­ga­do, ór­gano rei­nan­te en pri­ma­ve­ra con ener­gía ex­pan­si­va”.

“EL HÍ­GA­DO ES EL ÓR­GANO REI­NAN­TE EN LA PRI­MA­VE­RA, CON ENER­GÍA EX­PAN­SI­VA”

Ali­men­ta­ción taoís­ta

La ali­men­ta­ción es un as­pec­to fun­da­men­tal pa­ra pre­ser­var el equi­li­brio fí­si­co y men­tal y la cul­tu­ra orien­tal lo tie­ne muy pre­sen­te, nun­ca se so­me­ten a die­tas rigurosas y, sin em­bar­go, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res man­tie­nen una fi­gu­ra es­bel­ta.

La ra­zón es que si­guen res­pe­tan­do los man­da­tos an­ces­tra­les; en el ca­so de los prac­ti­can­tes del taoís­mo, a la ho­ra de ali­men­tar­se res­pe­tan la cul­tu­ra de Huang Lao Zhi Xue, es de­cir las má­xi­mas de­ja­das por Huang Di y Lao Tsé. En el li­bro Huang Di Nei­jin se se­ña­la que pa­ra co­mer co­rrec­ta­men­te un in­di­vi­duo de­be in­cluir en su die­ta los 5 ele­men­tos: 5 ti­pos de arroz (ce­rea­les), 5 ti­pos de car­ne (cor­de­ro, vaca, po­llo, cer­do y pes­ca­do), pa­ra to­ni­fi­car; 5 ti­pos de ve­ge­ta­les (se­mi­lla, flor, ta­llo, ho­ja, raíz ) pa­ra ex­pan­dir y ajustar el cuer­po, 5 ti­pos de fru­ta(me­tal, Tie­rra, Ma­de­ra, Fue­go, Agua), pa­ra ayu­dar a la di­ges­tión y man­te­ner­se sa­lu­da­ble. Es­to no sig­ni­fi­ca que en ca­da co­mi­da de­ban in­ge­rir­se to­dos, in­clu­so dis­cri­mi­na se­gún la es­ta­ción del año y si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les la con­sig­na a res­pe­tar es que cuan­do se desa­rro­llan tra­ba­jos fí­si­cos in­ten­sos, es im­por­tan­te una die­ta abun­dan­te y más ca­ló­ri­ca; y cuan­do im­pe­ra el se­den­ta­ris­mo, me­nos. Sin em­bar­go, to­do lo que se va a in­ge­rir de­be se­lec­cio­nar­se cui­da­do­sa­men­te. Por ejem­plo, pa­ra la fi­lo­so­fía taoís­ta es un des­pro­pó­si­to ma­tar ani­ma­les pa­ra ali­men­tar­se du­ran­te los tres me­ses de pri­ma­ve­ra, es­pe­cial­men­te las aves, ya que es el mo­men­to en que se re­pro­du­cen y desa­rro­llan. Ha­cer­lo aten­ta con­tra el equi­li­brio

de la na­tu­ra­le­za. Por eso se re­co­mien­da que la ba­se de la ali­men­ta­ción sean los ve­ge­ta­les, que en es­te mo­men­to y en par­ti­cu­lar las ver­du­ras de ho­ja, po­seen una ener­gía es­pe­cial muy fa­vo­ra­ble pa­ra el or­ga­nis­mo, y dis­mi­nuir el con­su­mo de car­nes.

El arroz es el com­ple­men­to ideal de los ve­ge­ta­les y cu­bre la ra­ción dia­ria de hi­dra­tos de car­bono, por eso nun­ca de­be fal­tar acom­pa­ñan­do ca­da co­mi­da; tam­po­co hay que ol­vi­dar agre­gar hue­vos a la die­ta pa­ra desa­rro­llar la ener­gía in­ter­na.

Los taoís­tas tam­bién son muy res­pe­tuo­sos de los ho­ra­rios pa­ra co­mer; co­mien­zan a al­mor­zar a las 11,30 y ter­mi­nan en­tre 30 y 40 mi­nu­tos más tar­de. En­tre las 17,30 y las 18 ho­ras ce­nan; lue­go y to­man té y se acues­tan a dor­mir cuan­do ano­che­ce.

In­fu­sio­nes pa­ra per­der pe­so

El té es un des­in­to­xi­can­te po­de­ro­so, eli­mi­na la gra­sa acu­mu­la­da en ar­te­rias y ór­ga­nos y evi­ta que se se­di­men­te en la ma­sa muscular; ade­más ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, eli­mi­nan­do más rá­pi­do to­do aque­llo que el or­ga­nis­mo no ne­ce­si­ta, y po­see un ex­ce­len­te efec­to diu­ré­ti­co que im­pi­de la re­ten­ción de lí­qui­dos.

A la ho­ra de ele­gir una va­rie­dad de té se de­ben te­ner en cuen­ta dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les,. En pri­mer lu­gar que exis­ten dos cla­si­fi­ca­cio­nes del té, ro­jo y ver­de, y ca­da una tie­ne mu­chas va­rie­da­des, ade­más de aque­llas que se pre­pa­ran con un agre­ga­do de flo­res o fru­tas. El se­gun­do as­pec­to a te­ner en cuen­ta es que el té ver­de ayu­da a desa­rro­llar la ener­gía y es de na­tu­ra­le­za fres­ca, por lo cual es con­ve­nien­te con­su­mir­lo en pri­ma­ve­ra y en ve­rano, y es más ade­cua­do pa­ra la gen­te jo­ven; en cam­bio el té ro­jo to­ni­fi­ca el Chi, por lo tan­to es me­jor con­su­mir­lo en las es­ta­cio­nes frías y es más con­ve­nien­te pa­ra las per­so­nas mayores.

Al­gu­nas in­fu­sio­nes de hier­bas son otro buen re­cur­so pa­ra com­ba­tir la re­ten­ción de lí­qui­dos y la cons­ti­pa­ción, cau­san­tes mu­chas ve­ces de ma­les­ta­res e hin­cha­zón ab­do­mi­nal y en las pier­nas.

Dien­te de león :Es­ta hierba es con­si­de­ra­da una me­di­ci­na ya que di­ri­ge el agua del cuer­po, ayu­da a ori­nar me­jor y evi­ta la acu­mu­la­ción de lí­qui­dos; se tra­ta de un diu­ré­ti­co ex­ce­len­te. Ade­más su raíz es muy bue­na pa­ra re­for­zar el hí­ga­do. Agre­gar dos cu­cha­ra­das de dien­te de león se­co en una ta­za de agua hir­vien­do y de­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos. Be­ber tibia.

Bar­ba de cho­clo: Es­ta par­te del maíz es la me­nos uti­li­za­da, sin em­bar­go tie­ne un gran po­der diu­ré­ti­co. Pa­ra ha­cer la in­fu­sión hay que her­vir la bar­ba de 5 ó 6 cho­clos en me­dio li­tro de agua du­ran­te 30 mi­nu­tos, de­jar re­po­sar, co­lar y be­ber aún ti­bio.

Adiós a la pan­ci­ta

Ba­jar la pan­za sue­le ser una ta­rea ti­tá­ni­ca más allá de lo ri­gu­ro­sa que sea la die­ta. Sin em­bra­go, al­gu­nos secretos de la ali­men­ta­ción taoís­ta pue­den con­tri­buir no­ta­ble­men­te pa­ra re­du­cir cen­tí­me­tros del ab­do­men. Por ejem­plo, es me­jor ha­blar me­nos cuan­do co­me­mos por­que se tra­ga mu­cho ai­re y tan­to el es­tó­ma­go co­mo los in­tes­ti­nos se lle­nan de ga­ses,

pro­vo­can­do hin­cha­zón.

Tam­bién acon­se­ja mas­ti­car co­mo mí­ni­mo 33 ve­ces ca­da bo­ca­do pa­ra que la co­mi­da lle­gue al es­tó­ma­go bien des­me­nu­za­da y los ju­gos gás­tri­cos la de­sin­te­gren fá­cil­men­te.

Be­ber lí­qui­dos du­ran­te la co­mi­da no es tan bueno co­mo pa­re­ce, ya que di­lu­ye la sa­li­va y los ju­gos gás­tri­cos di­fi­cul­tan­do la bue­na di­ges­tión. Lo ideal es be­ber me­dia ho­ra an­tes y me­dia ho­ra des­pués, y en lo po­si­ble evi­tar las ga­seo­sas. Las me­jo­res op­cio­nes son el agua, el vino tin­to y el té, es­te úl­ti­mo me­dia ho­ra an­tes o des­pués de co­mer. Fi­nal­men­te, un sua­ve ma­sa­je ab­do­mi­nal en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj ayu­da a di­ge­rir me­jor y a di­ri­gir el Chi.

La cons­ti­pa­ción fre­cuen­te tam­bién es una de las mayores res­pon­sa­bles del ab­do­men abul­ta­do.

Pa­ra ali­viar­la se pue­de re­cu­rrir a una in­fu­sión de ho­jas de oli­vo o de sé­sa­mo en ayu­nas.

Por úl­ti­mo, el maes­tro Liu Ming di­se­ñó es­pe­cial­men­te es­te me­nú taoís­ta de pri­ma­ve­ra cu­yas re­ce­tas acom­pa­ña­mos (in­clu­so pre­pa­ró con sus pro­pias ma­nos el pri­mer pla­to), pa­ra po­ner a pun­to el or­ga­nis­mo y dis­fru­tar de la me­jor es­ta­ción del año. “Pa­ra fi­na­li­zar quie­ro re­ga­lar­les es­ta con­mo­ve­do­ra his­to­ria que in­vo­lu­cra a un re­cor­da­do poe­ta chino. Dis­frú­ten­la”. (Ver re­cua­dro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.