Prohi­bi­do mo­rir en pri­ma­ve­ra

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

Du­ran­te la di­nas­tía Tang (618-913) la gen­te se po­día ex­pre­sar li­bre­men­te y exis­tía un gran sen­ti­men­ta­lis­mo en­tre la po­bla­ción. En esa épo­ca vi­vió un poe­ta lla­ma­do Cui Hu, de es­pí­ri­tu li­bre y enamo­ra­di­zo. En una opor­tu­ni­dad, con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, de­ci­dió sa­lir a dar un pa­seo por el cam­po pa­ra dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, pe­ro en un mo­men­to da­do sin­tió sed y co­men­zó a bus­car con la mi­ra­da al­gún lu­gar don­de po­der con­se­guir agua.

A lo le­jos, en el me­dio de dos flo­ri­dos du­raz­ne­ros di­vi­só una pin­to­res­ca ca­si­ta y se di­ri­gió ha­cia allí. Una vez en la puer­ta gol­peó y fue aten­di­do por una her­mo­sa jo­ven que se en­con­tra­ba so­la en la ca­sa; al ver­la Cui Hu sin­tió una gran emo­ción por te­ner en­fren­te tan­ta be­lle­za, ha­bló lar­go ra­to y se sin­tió enamo­ra­do, lo que lle­vó a pro­me­ter­le que vol­ve­ría a bus­car­la pa­ra con­ver­tir­la en su es­po­sa. La mu­jer so­la­men­te es­cu­cha­ba y son­reía, no pro­nun­ció ni una so­la pa­la­bra. Al ca­bo de un ra­to y lue­go de be­ber el agua el hom­bre se mar­chó, pen­san­do que, si la jo­ven so­la­men­te se ha­bía li­mi­ta­do a son­reír se­gu­ra­men­te no es­ta­ría in­tere­sa­da en na­da de lo que él le ha­bía pro­pues­to.

Pa­so un año y nue­va­men­te lle­gó la pri­ma­ve­ra, el hom­bre re­pi­tió su pa­seo y, má­gi­ca­men­te, dio en el mis­mo lu­gar que el año an­te­rior. Al ver la ca­sa re­cor­dó lo que ha­bía ocu­rri­do y se acer­có pa­ra sa­ber de la chi­ca. Gol­peó la puer­ta y es­ta vez sa­lió un hom­bre ma­yor.

Al­go de­cep­cio­na­do, el poe­ta le con­tó que ha­bía es­ta­do ese mis­mo día el año an­te­rior y ha­bía con­ver­sa­do con una mu­jer.

El hom­bre, fu­rio­so, lo acu­só de ha­ber ma­ta­do a su hi­ja. An­te tal sor­pre­sa pre­gun­tó qué le ha­bía ocu­rri­do, en­ton­ces el pa­dre de la jo­ven le con­tó que ella se que­dó es­pe­ran­do que él vol­vie­ra a bus­car­la, pe­ro co­mo es­to no ocu­rrió, de­jo de co­mer y reír has­ta que mu­rió de amor.

Cui Hu no po­día creer lo que es­cu­cha­ba, in­me­dia­ta­men­te se sin­tió vacío y nun­ca más pu­do re­po­ner­se ni vol­ver a enamo­rar­se. Lue­go es­cri­bió es­te poe­ma: El año pa­sa­do, es­te mis­mo día, en es­ta mis­ma puer­ta, Tu cara re­fle­ja­ba el co­lor de la flor de un du­raz­ne­ro. Hoy no se dón­de se fue,pe­ro aquí aún si­guen las flo­res son­rien­do an­te la bri­sa de la pri­ma­ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.