Las nue­ve es­pad As te­ra­péu­ti­cas

TAO - Tomo II - - Acupuntura -

Huang Di, tam­bién co­no­ci­do co­mo el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo y au­tor del li­bro de me­di­ci­na Huang Di Nei Jing, re­cu­rrió a su maes­tro Chi Buo pa­ra que le en­se­ña­ra una téc­ni­ca de sa­na­ción en la que no in­ter­vi­nie­ran po­cio­nes tó­xi­cas ni nin­gún otro mé­to­do que im­pli­que agre­dir al cuer­po pa­ra lo­grar la cu­ra. Su maes­tro, com­pla­ci­do, le ex­pli­có to­dos los secretos de la apli­ca­ción de agu­jas, una téc­ni­ca que so­la­men­te él co­no­cía, ya que has­ta ese mo­men­to las sa­na­cio­nes se rea­li­za­ban con pie­dras afi­la­dí­si­mas con las que se ras­pa­ba la piel has­ta ha­cer­la san­grar pa­ra des­blo­quear la ener­gía; otros mé­to­dos re­cu­rrían a la in­ges­ta de hier­bas que, en al­gu­nos ca­sos, po­dían re­sul­tar tó­xi­cas. La in­ser­ción de agu­jas, en cam­bio, pro­vo­ca una he­ri­da ca­si im­per­cep­ti­ble, no pro­du­ce da­ños y ayu­da a que la ener­gía es­tan­ca­da en los me­ri­dia­nos vuel­va a cir­cu­lar evi­tan­do y cu­ran­do in­nu­me­ra­bles ma­les.

El maes­tro le ex­pli­có a Huang Di que exis­tían nue­ve agu­jas di­fe­ren­tes, nú­me­ro que re­pre­sen­ta al má­xi­mo Yang, fun­da­men­tal pa­ra to­dos los se­res ya que es el nú­me­ro de la vi­da. Tam­bién lo ins­tru­yó con res­pec­to a la ac­ti­tud que de­bía adop­tar el mé­di­co al cla­var las agu­jas: pri­me­ro la ob­ser­va­ción del pa­cien­te, por­que te­nía que ser muy cons­cien­te so­bre cuál era el ori­gen del pro­ble­ma a tra­tar; lue­go, su es­pí­ri­tu de­bía ser cla­ro por­que su pro­pia ener­gía tam­bién in­flui­ría en ca­da in­ser­ción. En la ac­tua­li­dad, los es­pe­cia­lis­tas en acu­pun­tu­ra aún si­guen las re­glas bá­si­cas im­par­ti­das por el maes­tro Chi Buo.

Téc­ni­cas de in­ser­ción

“Bá­si­ca­men­te las agu­jas ac­túan de dos for­mas: to­ni­fi­can­do y se­dan­do; lo pri­me­ro au­men­ta el cau­dal de ener­gía, la se­da­ción lo dis­mi­nu­ye, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

La in­ser­ción de la agu­ja, al­go que só­lo pue­de ha­cer un pro­fe­sio­nal au­to­ri­za­do, con­sis­te en in­tro­du­cir­la en pun­tos es­pe­cí­fi­cos den­tro de la piel, ha­cién­do­la gi­rar a la de­re­cha o a la iz­quier­da has­ta que la agu­ja que­de fir­me. La lo­ca­li­za­ción del pun­to exac­to se lo­gra me­dian­te el tac­to en el re­co­rri­do del me- ri­diano. Al to­car­lo su­til­men­te se sien­te una di­fe­ren­cia de re­sis­ten­cia a la pre­sión ejer­ci­da en la zo­na. El pro­fe­sio­nal de­be re­co­no­cer pri­me­ro cla­ra­men­te los pun­tos en su pro­pio cuer­po, re­cién ahí sen­ti­rá la ubi­ca­ción del pun­to en la otra per­so­na; si no se co­no­ce uno, tam­po­co se co­no­ce al otro.

La piel pue­de reac­cio­nar a la pun­ción de dos ma­ne­ras di­fe­ren­tes. Se pue­de atravesar fá­cil­men­te cuan­do se con­si­gue el pun­to jus­to y en es­te ca­so la ener­gía no ofre­ce­rá re­sis­ten­cia. O bien pue­de cos­tar atravesar la piel, prue­ba de que el pun­to no es el jus­to y en­ton­ces la ener­gía sí ofre­ce­rá re­sis­ten­cia.

Sue­le ocu­rrir tam­bién que la agu­ja no en­tre con fa­ci­li­dad de­bi­do a un te­ji­do re­sis­ten­te por a una con­trac­tu­ra muy fuer­te. Es­ta es una de las razones, en­tre otras, por las que con­vie­ne ha­cer un ma­sa­je pre­vio al pa­cien­te que se va a tra­tar con acu­pun­tu­ra.

Si con la agu­ja den­tro del pun­to se sien­te vacío, es­to es por fal­ta de ener­gía y re­quie­re to­ni­fi­ca­ción. Pa­ra ob­te­ner

Con­tra­ria­men­te a lo que mu­chos creen, las agu­jas que se uti­li­zan en acu­pun­tu­ra no son to­das igua­les ni sus fun­cio­nes son las mis­mas. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, su ori­gen es an­te­rior a Huang Di, pre­cur­sor de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, y se cla­si­fi­can se­gún su for­ma, ta­ma­ño y apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca.

una bue­na to­ni­fi­ca­ción, el pa­cien­te de­be te­ner al­gu­na sen­sa­ción par­ti­cu­lar, do­lor irra­dia­do en la di­rec­ción del me­ri­diano o del miem­bro tra­ta­do, o sen­sa­ción de que al­go se des­pla­za en la di­rec­ción del me­ri­diano. Es­ta sen­sa­ción hay que pro­vo­car­la con la ma­ni­pu­la­ción de la agu­ja.

Si con la agu­ja den­tro del pun­to se sien­te lleno, es­to es por ex­ce­so de ener­gía y se ne­ce­si­ta se­da­ción. La agu­ja de­be pe­ne­trar­se ro­tán­do­la de de­re­cha a iz­quier­da, y de­be que­dar fir­me. Es nor­mal que el pa­cien­te pue­da sen­tir al­go de do­lor o sen­sa­ción de pe­sa­dez du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos”.

Cla­si­fi­ca­ción de las agu­jas

Co­mo de­cía­mos más arri­ba, exis­ten nue­ve agu­jas dis­tin­tas pa­ra rea­li­zar el tra­ta­mien­to de acu­pun­tu­ra y las di­fe­ren­cias las de­ter­mi­nan la for­ma de su pun­ta y su lon­gi­tud, que se ex­pre­sa en Tsun. Un Tsun equi­va­le al an­cho del nu­di­llo del de­do pul­gar, 1,5 Tsun co­rres­pon­de al an­cho de los de­dos ín­di­ce y ma­yor jun­tos a la al­tu­ra de la ar­ti­cu­la­ción que se en­cuen­tra en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da fa­lan­ge; y 3 Tsun equi­va­len al an­cho, a la mis­ma al­tu­ra que el an­te­rior, de los cua­tro de­dos (ín­di­ce, ma­yor, anu­lar y me­ñi­que) de la mano uni­dos. De la com­bi­na­ción de la for­ma de la pun­ta y el lar­go sur­ge el nom­bre y la fun­ción de ca­da una (ver foto)

1- Da: mi­de 4 Tsun, tie­ne pun­ta re­don­da y du­ra. Se uti­li­za pa­ra ex­traer el lí­qui­do de las in­fla­ma­cio­nes.

2- Chang: mi­de 7 Tsun, po­see pun­ta fi­na y es muy larga. Se usa pa­ra qui­tar el do­lor en zo­nas lar­gas y pro­fun­das y pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

3- Hao: mi­de 3,6 Tsun, se ase­me­ja al pi­co de un mos­qui­to y es ex­tre­ma­da­men­te fi­na, ra­zón por la que pue­de de­jar­se cla­va­da du­ran­te más tiem­po. Se uti­li­za co­mo guía de la ener­gía y pa­ra ali­viar el do­lor.

4- Chue: tie­ne 1,6 Tsun; po­see pun­ta fi­na y se uti­li­za pa­ra se­dar el Chi Yang.

5- Pì: mi­de 4 Tsun de lar­go y 0,25 de an­cho, tie­ne for­ma

de es­pa­da y no se in­tro­du­ce en la piel. Se uti­li­za pa­ra ex­traer el flui­do de las in­fec­cio­nes (pus).

6- Yuán: mi­de 1,6 Tsun y tie­ne for­ma ova­la­da. Se­da el Chi in­ter­me­dio sin las­ti­mar el múscu­lo.

7- Tì: mi­de 3,5 Tsun y su pun­ta tie­ne for­ma de es­pi­ga. Se uti­li­za pa­ra ayu­dar a fluir el Chi.

8- Yuan Li: mi­de 1,6 Tsun y es un po­co más grue­sa que las an­te­rio­res. Se uti­li­za pa­ra se­dar la hin­cha­zón cor­po­ral.

9- Feng: mi­de 1,6 Tsun y po­see tres fi­los en for­ma de fle­cha. Se usa pa­ra ba­jar la in­fla­ma­ción.

El Chi pa­sa por los ca­na­les for­ma­dos por la re­la­ción del cuer­po, es de­cir los me­ri­dia­nos, y se dis­tri­bu­ye en to­do el or­ga­nis­mo. Cuan­do se des­ba­lan­cea la re­la­ción en­tre ellos es cuan­do se pro­du­ce la en­fer­me­dad, se de­ter­mi­na­rá el lu­gar exac­to de la en­fer­me­dad se­gún don­de se acu­mu­ló la ener­gía. Las agu­jas se de­ben cla­var a cier­ta pro­fun­di­dad, de­pen­dien­do el ti­po de Chi que se quie­ra equi­li­brar.

“La ener­gía de una per­so­na en­fer­ma se di­vi­de en tres ca­te­go­rías: la que se en­cuen­tra en la par­te más su­per­fi­cial del cuer­po, la piel y los te­ji­dos, es tó­xi­ca; la que es­tá en una zo­na in­ter­me­dia, es de­cir en los múscu­los y los li­ga­men­tos, se la de­no­mi­na su­cia y aque­lla pro­te­gi­da en la pro­fun­di­dad del cuer­po, den­tro de los me­ri­dia­nos es la pu­ra. En­ton­ces, es muy im­por­tan­te de­ter­mi­nar dón­de ra­di­ca el pro­ble­ma y lue­go de­ci­dir có­mo rea­li­zar la pun­ción de la agu­ja, de lo con­tra­rio se po­dría em­peo­rar la en­fer­me­dad o arras­trar­la más pro­fun­da­men­te. Otro as­pec­to im­por­tan­te de la acu­pun­tu­ra es que una vez or­de­na­da la ener­gía que pro­vo­có la do­len­cia so­la­men­te se pue­de vol­ver al tra­ta­mien­to pa­ra ayu­dar a que el Chi cir­cu­le ade­cua­da­men­te pe­ro la co­lo­ca­ción se de­be rea­li­zar de una ma­ne­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te”.

Los cin­co ór­ga­nos tie­nen cin­co pun­tos de ori­gen, es de­cir un lu­gar des­de don­de co­mien­zan, lo mis­mo ocu­rre con las vís­ce­ras y la re­la­ción in­ter­na- ex­ter­na en­tre ellos. El Chi es­tá per­ma­nen­te­men­te en mo­vi­mien­to, sube y ba­ja re­co­rrien­do to­dos los me­ri­dia­nos en for­ma or­de­na­da, te­nien­do en ca­da pun­to un vo­lu­men di­fe­ren­te y dis­tin­ta cla­si­fi­ca­ción se­gún su ubi­ca­ción.

Pri­mer pun­to es J ng: es el pun­to don­de co­mien­za el Chi, pun­to en for­ma de po­zo.

Se­gun­do pun­to Xing: pun­to del re­co­rri­do don­de se con­vier­te en un pe­que­ño arro­yo.

Ter­cer pun­to Shu: lu­gar don­de pa­sa a ser un ca­nal con ma­yor cau­dal.

Cuar­to pun­to J ng: pun­to don­de se con­vier­te en un río.

Quin­to pun­to He: pun­to don­de el río desem­bo­ca al mar.

“Cuan­do se in­ser­tan las agu­jas es fun­da­men­tal sen­tir cla­ro el pun­to y te­ner pre­sen­te es­te re­co­rri­do ener­gé­ti­co pa­ra dar­le ma­yor o me­nor in­ten­si­dad; tam­bién se de­be mi­rar al pa­cien­te a los ojos pa­ra con­tro­lar en qué lu­gar se en­cuen­tra la ener­gía y si es­tá vol­vien­do a su ca­rril o no.

De to­das las unio­nes ener­gé­ti­cas sur­gen 365 pun­tos más que cu­bren la to­ta­li­dad del cuer­po, en­tre ellos los lla­ma­dos Do­ce pun­tos de ori­gen, que son aque­llos pun­tos de los me­ri­dia­nos co­rres­pon­dien­tes a ca­da ór­gano que es ne­ce­sa­rio es­ti­mu­lar pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas gra­ves del or­ga­nis­mo. Pe­ro es­to se­rá te­ma de una pró­xi­ma no­ta”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.