La es­tra­teg

TAO - Tomo II - - Tai Chi -

“Cuan­do una per­so­na na­ce es sua­ve y fle­xi­ble, cuan­do fa­lle­ce se vuel­ve du­ra y rí­gi­da. Cuan­do las plan­tas na­cen son blan­das y tier­nas, cuan­do mue­ren se vuel­ven se­cas y rí­gi­das. Por eso lo du­ro y rí­gi­do son los com­pa­ñe­ros de la muer­te, y lo blan­do y fle­xi­ble son los com­pa­ñe­ros de la vi­da”

Lao Tse

Al na­cer el cuer­po es ab­so­lu­ta­men­te fle­xi­ble y re­la­ja­do, la ener­gía cir­cu­la ade­cua­da­men­te por ca­da rin­cón y no exis­ten obs­tácu­los pa­ra rea­li­zar na­tu­ral­men­te cual­quier mo­vi­mien­to. Pe­ro a me­di­da que pa­sa el tiem­po es­tas ha­bi­li­da­des se pier­den y si no se ha­ce al­go al res­pec­to, lle­ga­rá un mo­men­to don­de una ta­rea tan sen­ci­lla co­mo aga­char­se a atar­se los cor­do­nes de los za­pa­tos po­dría re­pre­sen­tar un gran es­fuer­zo o un pro­ble­ma.

En es­te sen­ti­do la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ade­cua­da me­jo­ra el es­ta­do ac­tual y actúa co­mo un buen an­tí­do­to pa­ra pro­ble­mas fu­tu­ros; cuan­do el cuer­po se ex­pan­de me­jo­ra no­ta­ble­men­te la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ener­gé­ti­ca, lo que pro­vo­ca que se man­ten­ga equi­li­bra­do a ni­vel fí­si­co y men­tal. En­de­re­zar el cen­tro del cuer­po, ex­pan­dir el pe­cho y la es­pal­da, es­ti­rar­lo to­do des­de aden­tro y for­ta­le­cer las ar­ti­cu­la­cio­nes to­ni­fi­ca­rá los múscu­los, re­du­ci­rá el can­san­cio y el ma­les­tar fí­si­co, ade­más de me­jo­rar el es­ta­do aními­co. Una de las dis­ci­pli­nas más com­ple­tas pa­ra ex­pan­dir y con­cen­trar la ener­gía in­ter­na es el Tai Chi. Prac­ti­cán­do­lo asi­dua­men­te se pro­du­ce un cla­ro me­jo­ra­mien­to en la cir­cu­la­ción de la san­gre, de la ener­gía, y una no­ta­ble me­jo­ría en la fun­ción car­día­ca, lo que con­tri­bu­ye a re­du­cir la hi­per­ten­sión y la ar­te­ros­cle­ro­sis. Tam­bién in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar, me­jo­ra la res­pi­ra­ción y la elas­ti­ci­dad de los te­ji­dos, múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes, for­ta­le­ce los hue­sos y la co­lum­na ver­te­bral. To­do es­to me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da y con­tri­bu­ye a desa­rro­llar cual­quier ac­ti­vi­dad de una me­jor ma­ne­ra.

“El Tai Chi es la ley de uni­ver­so, con sus ejer­ci­cios es­ta­mos res­pe­tan­do es­ta ley y así me­jo­ra­mos el or­ga­nis­mo, se­ña­la el maes­tro Liu Ming. A tra­vés del cie­lo y la tie­rra co­no­ce­mos la re­la­ción de la vi­da, de los in­ter­cam­bios de la ener­gía que pro­du­ce la ar­mo­nía. En la prác­ti­ca de Tai Chi se rea­li­zan es­ti­ra­mien­tos, pe­ro no se ha­cen des­de una po­si­ción ex­ter­na, es de­cir, es­ti­ran­do al­gu­na par­te del cuer­po mo­di­fi­can­do só­lo la po­si­ción de afue­ra; es­ta for­ma de es­ti­rar ex­tien­de la par­te ex­ter­na del cuer­po pe­ro ten­sa aden­tro del mis­mo al lle­var­lo a po­si­cio­nes que no son de uso na­tu­ral. Tai Chi es­ti­ra la par­te in­ter­na del cuer­po re­la­jan­do la ex­ter­na, ex­pan­de des­de aden­tro ha­cia afue­ra”.

Cin­co pa­sos, ocho puer­tas

An­ti­gua­men­te al Tai Chi Chuan se lo de­no­mi­na­ba U Bu Pan Men, que sig­ni­fi­ca 5 pa­sos 8 puer­tas. Es­ta prác­ti­ca in­clu­ye ro­ta­cio­nes, mo­vi­mien­tos de ex- pan­sión y con­cen­tra­ción, se tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te des­de el Dan Tien, cen­tro del cuer­po. El nom­bre an­ti­guo ha­ce re­fe­ren­cia a cier­tos prin­ci­pios que hay que lle­var a ca­bo en to­dos los ejer­ci­cios. Los 5 pa­sos se re­la­cio­nan con los cin­co ele­men­tos y son:

Jin: ade­lan­te, re­pre­sen­ta al ele­men­to Fue­go, el po­der, la fuer­za; ir ha­cia ade­lan­te.

Tui: atrás, re­pre­sen­ta al ele­men­to Agua, los cam­bios y el fluir de la ener­gía; ir ha­cia atrás.

Gu: iz­quier­da, re­pre­sen­ta al ele­men­to Ma­de­ra, el desa­rro­llo, co­mo una ra­ma que cre­ce en­tre las ro­cas; la aten­ción ha­cia el cos­ta­do iz­quier­do.

Pan: de­re­cha, re­pre­sen­ta al ele­men­to Me­tal, la for­ta­le­za y de­ter­mi­na­ción men­tal; aten­ción ha­cia el cos­ta­do de­re­cho.

Ding: cen­tro, re­pre­sen­ta al ele­men­to Tie­rra, la se­gu­ri­dad, la raíz. Equi­li­brio cen­tral, la ar­mo­nía. Los 4 pa­sos an­te­rio­res vie­nen de Ding, ca­da pa­so ter­mi­na por el cen­tro, es la es­ta­bi­li­dad del cuer­po.

Es­tos cin­co pa­sos se com­bi­nan con ocho puer­tas que se de­ben abrir pa­ra mo­vi­li­zar la ener­gía; és­tas tam­bién se re­la­cio­nan con los 8 tri­gra­mas del Pa Kua:

Peng: ex­pan­sión.

Lü: mo­vi­mien­to co­mo pei­nan­do un ca­ba­llo.

Ji: quie­re de­cir em­pu­jar con el cuer­po.

An: re­pre­sen­ta em­pu­jar con las ma­nos.

Cai: en­ros­car.

Lie: sig­ni­fi­ca rom­per el equi­li­brio de otro.

Zhou: gol­pe con co­do.

Cao: gol­pe con hom­bro. Si se lo­gra el or­den in­terno mo­vi­li­zan­do el Chi a tra­vés del cuer­po con la res­pi­ra­ción, en­ton­ces es po­si­ble or­de­nar el es­pa­cio ex­terno.

Có­mo ha­cer los ejer­ci­cios

Co­mien­zo (Foto 1). El cuer­po guar­da si­len­cio pa­ra ar­mo­ni­zar­se con la men­te, que lee las claves pa­ra abrir las puer­tas y pre­pa­rar el cuer­po pa­ra se­guir con el ejer­ci­cio. Bra­zos a los cos­ta­dos, los cin­co de­dos se unen y el de­do ma­yor to­ma con­tac­to con el per­fil de la pier­na. Jus­ta­men­te allí es­tá el pun­to lla­ma­do “Ciu­dad del vien­to”, por don­de pa­sa la ener­gía que or­de­na el es­pa­cio in­terno. En es­te mo­men­to se ex­ha­la y se fle­xio­nan las pier­nas, se ins­pi­ra y se abre la pier­na iz­quier­da ha­cia el cos­ta­do sin mo­ver el cen­tro de gra­ve­dad y sin cam­biar la al­tu­ra, lue­go se tras­la­da el cen­tro de gra­ve­dad al me­dio, los pies paralelos en­tre sí con una se­pa­ra­ción mí­ni­ma del an­cho de hom­bros; es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se y sen­tir có­mo, de a po­co, co­mien­za a per­ci­bir­se un mo­vi­mien­to ener­gé­ti­co in­terno que

se tras­la­da ha­cia arri­ba. Se lle­van las ma­nos ha­cia ade­lan­te pa­san­do a la si­guien­te pos­tu­ra.

(2) La ener­gía lle­ga a las ca­de­ras cu­brien­do to­do el es­pa­cio in­terno, las pal­mas de las ma­nos se co­nec­tan con la ener­gía de la tie­rra; ins­pi­ra y se le­van­tan los bra­zos ro­tán­do­los en for­ma de es­pi­ral has­ta la po­si­ción si­guien­te.

(3) Se­guir el mo­vi­mien­to de la ener­gía; los bra­zos co­mien­zan a ba­jar. Se mue­ve des­de el cen­tro del cuer­po, Dan Tien ori­gi­nal, con la ener­gía des­de la raíz lle­ga has­ta ca­da rin­cón del cuer­po, va ha­cia el cie­lo y vuel­ve ha­cia la tie­rra. Se lle­ga has­ta la si­guien­te.

(4) Ex­ha­lar y di­ri­gir la ener­gía has­ta las pro­fun­di­da­des de la raíz y la ener­gía con­cen­tra­da en Dan tien, las ma­nos em­pu­jan

ha­cia aba­jo y las ro­di­llas se fle­xio­nan, ayu­dan­do a mo­vi­li­zar­la. Los hom­bros se man­tie­nen paralelos a la ca­de­ra. Se mue­ve de iz­quier­da a de­re­cha, con to­do el pe­so en la pier­na de­re­cha, la pier­na iz­quier­da se jun­ta a la de­re­cha y se vuel­ve a abrir en dia­go­nal ha­cia ade­lan­te y pa­sa a la po­si­ción de la si­guien­te foto.

(5) Man­te­nien­do siem­pre el cuer­po con un es­pa­cio cla­ro, ex­pan­di­do, ins­pi­rar pa­ra lo­grar que la ener­gía suba nue­va­men­te; el pie de­re­cho (Yin) sos­tie­ne la ener­gía y el iz­quier­do (Yang) se abre ex­pan­dién­do­la, a su vez el bra­zo iz­quier­do se co­lo­ca pa­ra­le­lo al de­re­cho, se ex­pan­de, es de­cir Yang al­can­za a Yin. La pal­ma iz­quier­da ha­cia arri­ba y la pal­ma de­re­cha ha­cia aba­jo. Des­de es­ta po­si­ción se tras­la­da el pe­so ha­cia la iz­quier­da gi­ran­do to­do el cuer­po ha­cia el fren­te, si­guien­do el mo­vi­mien­to se avan­za con la pier­na de­re­cha ha­cia ade­lan­te has­ta la po­si­ción de la si­guien­te foto.

(6) Cuan­do el bra­zo iz­quier­do lle­ga al de­re­cho, és­te sube, fle­xio­nan­do el co­do al mis­mo tiem­po que sube la pier­na del mis­mo la­do, do­blan­do la ro­di­lla.

Es­ta pos­tu­ra ex­pan­de el Fue­go de un gol­pe, por eso la mano de­re­cha gol­pea so­bre la iz­quier­da si­mu­lan­do un gong y pa­san­do a la si­guien­te foto.

(7) Al mis­mo tiem­po que ba­ja la mano de­re­cha so­bre la iz­quier­da el cuer­po ba­ja lle­van­do con él la ener­gía a la tie­rra, las ro­di­llas que­dan fle­xio­na­das acom­pa­ñan­do el mo­vi­mien­to. De acá se pa­sa el

pe­so a la iz­quier­da, abrien­do la puer­ta iz­quier­da, y se le­van­tan los bra­zos en for­ma de es­pi­ral de­jan­do pri­me­ro las pal­mas ha­cia atrás y lue­go ha­cia aba­jo.

(8) Los bra­zos que­dan a la al­tu­ra de los hom­bros, la al­tu­ra de los mo­vi­mien­tos se man­tie­ne cons­tan­te. El pe­so se en­cuen­tra so­bre la pier­na iz­quier­da, la de­re­cha se jun­ta con la iz­quier­da y vuel­ve a abrir con un mo­vi­mien­to ha­cia la de­re­cha que­dan­do en la pos­tu­ra de la si­guien­te foto.

(9) Con el bra­zo de­re­cho es­ti­ra­do y el iz­quier­do fle­xio­na­do cu­brien­do el la­do de­re­cho, se pa­sa a abrir la puer­ta de­re­cha. Se lle­va el pe­so de la iz­quier­da a la de­re­cha for­man­do un círcu­lo con el bra­zo de­re­cho que va por arri­ba y otro círcu­lo con el bra­zo iz­quier­do que va por aba­jo. To­do se mue­ve uni­do al cuer­po, de es­ta ma­ne­ra se une el cie­lo y la tie­rra (arri­ba y aba­jo) y así se lle­ga has­ta la pos­tu­ra de la si­guien­te foto.

(10) Con es­te mo­vi­mien­to se or­de­na el Chi in­terno; la pier­na iz­quier­da se abre y sos­tie­ne la raíz; el bra­zo de­re­cho se ele­va y el Chi re­co­rre pri­me­ro el hom­bro, lue­go el co­do y fi­nal­men­te se con­cen­tra en la mano. Des­de acá se mue­ve el bra­zo iz­quier­do ro­tan­do la ca­de­ra ha­cia la de­re­cha, man­te­nien­do los hom­bros paralelos a es­ta y así se lle­ga a la si­guien­te pos­tu­ra.

(11) Ce­rrar el cuer­po co­men­zan­do des­de la par­te su­pe­rior, jun­tan­do los bra­zos ha­cia el la­do de­re­cho. Des­de es­ta po­si­ción se lle­van los bra­zos de de­re­cha a iz­quier­da for­man­do un círcu­lo des­de es­ta po­si­ción ha­cia aba­jo y ha­cia la po­si­ción de la si­guien­te foto.

(12) Los bra­zos se­pa­ra­dos en el mis­mo an­cho de los hom­bros. Con­ti­nuar con el mis­mo mo­vi­mien­to des­de es­ta po­si­ción has­ta el la­do de­re­cho. El mo­vi­mien­to se rea­li­za man­te­nien­do las ocho di­rec­cio­nes con to­do el cuer­po, gi­ran­do las pal­mas has­ta que que­den los de­dos en­fren­ta­dos, tras­la­dan­do el pe­so y lle­gan­do a la pos­tu­ra de la si­guien­te foto.

(13) Vol­ver al cen­tro, con las pal­mas de las ma­nos “apo­yan­do” en la tie­rra; las ro­di­llas le­ve­men­te fle­xio­na­das. Ro­tar las ma­nos co­mo si es­tu­vie­se gi­ran­do una gran pe­lo­ta, gi­ra el cuer­po has­ta que­dar de fren­te, el cen­tro de gra­ve­dad en el la­do iz­quier­do, la pier­na de­re­cha se jun­ta a la iz­quier­da y si­guien­do el mis­mo mo­vi­mien­to,

abrién­do­la ha­cia el la­te­ral iz­quier­do. Así se lle­ga a la pos­tu­ra de la si­guien­te foto, “lá­ti­go sim­ple”.

(14) Se tra­ta de una pos­tu­ra muy po­de­ro­sa. La pier­na iz­quier­da se abre y am­bos pies que­dan paralelos y el cen­tro de gra­ve­dad en la iz­quier­da. Los bra­zos ex­pan­di­dos, co­mo una ser­pien­te-dra­gón, apun­tan­do ha­cia el Es­te y el Oes­te. La mano de­re­cha, Yin, se cie­rra for­man­do un círcu­lo, re­pre­sen­tan­do un ci­clo y con­cen­tran­do la ener­gía; la iz­quier­da, Yang, se abre pa­ra man­te­ner el desa­rro­llo. Así se lo­gra la ex­pan­sión de ar­ti­cu­la­cio­nes, hue­sos y múscu­los.

(15) Con es­te mo­vi­mien­to se ex­pan­den las 24 vér­te­bras, las cos­ti­llas, los hom­bros y to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes del cuer­po. La mano y el pie de­re­chos atrás, la mano arri­ba es­tá en con­tac­to con el Dan Tien su­pe­rior; el pie y la mano iz­quier­da ade­lan­te, la mano aba­jo to­ma con­tac­to con el Dan Tien in­fe­rior. Lue­go se rea­li­za un pa­so ade­lan­te y pa­sa a la pos­tu­ra de la si­guien­te foto.

(16) El Chi cu­bre el cuer­po pa­sa por las axi­las; las ma­nos cu­bren el pe­cho, la de­re­cha aba­jo en con­tac­to con el cen­tro y la iz­quier­da en­ci­ma, pro­te­gién­do­la. La ener­gía cir­cu­la por to­do el cuer­po. Se ar­mo­ni­za con el cie­lo y la tie­rra y se pa­sa a la si­guien­te foto.

(17) Re­torno a la pos­tu­ra ini­cial.

“Si prac­ti­ca­mos re­gu­lar­men­te es­ta se­rie de ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to in­terno lo­gra­re­mos ali­viar los do­lo­res cor­po­ra­les y ar­ti­cu­la­res, in­cre­men­ta­re­mos el ni­vel de ener­gía, me­jo­ra­re­mos nues­tra fle­xi­bi­li­dad, es­ti­mu­la­re­mos la cir­cu­la­ción san­guí­nea y lo­gra­re­mos una ma­yor re­la­ja­ción, dis­mi­nu­yen­do el es­trés. Tam­bién po­dre­mos con­se­guir una ma­yor coor­di­na­ción y equi­li­brio en los mo­vi­mien­tos, me­jo­rar nues­tra pos­tu­ra y más con­cen­tra­ción, ar­mo­ni­zan­do el cuer­po con la men­te.”

1

4

5

6

3

2

7

8

15

10

11

9

17

16

12

14

13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.