El nú­me­ro del des­tino

TAO - Tomo II - - He Tu -

Los gran­des sa­bios de la an­ti­gua chi­na es­tu­dia­ron el or­den del Uni­ver­so a tra­vés de los nú­me­ros y cla­si­fi­ca­ron to­do se­gún la ener­gía que le otor­ga­ron a ca­da uno, de ma­ne­ra tal que de ellos tam­bién de­pen­día la bue­na for­tu­na o la ma­la suer­te. Ape­ga­dos y res­pe­tuo­sos de sus tra­di­cio­nes, aún en la ac­tua­li­dad los orien­ta­les no dan un pa­so im­por­tan­te sin an­tes con­sul­tar la nu­me­ro­lo­gía del Feng Shui, ar­te que en al­gu­nos ca­sos se con­vier­te en orácu­lo.

Los nú­me­ros tie­nen ener­gía pro­pia pe­ro no son má­gi­cos, e in­clu­so pa­ra los oc­ci­den­ta­les el sig­ni­fi­ca­do de ca­da uno tie­ne gra­vi­ta­ción y aun­que no nos de­mos cuen­ta, su in­fluen­cia es bas­tan­te más mar­ca­da de lo pa­re­ce has­ta en cues­tio­nes de la vi­da co­ti­dia­na. ¿Por qué con­ta­mos has­ta tres y no has­ta cua­tro pa­ra dar­nos áni­mo, por ejem­plo? Co­mo pri­me­ra res­pues­ta pue­de pen­sar­se que pe­sa la cos­tum­bre o la imitación de cier­tas con­duc­tas; la fo­né­ti­ca tam­bién pue­de apor­tar su vi­sión en el sen­ti­do de que la pro­nun­cia­ción de un nú­me­ro que sue­na pa­re­ci­do a una pa­la­bra ne­ga­ti­va in­flu­ye de ma­la ma­ne­ra. El ál­ge­bra y la fí­si­ca ser­vi­rán pa­ra ha­cer al­gu­nas otras apro­xi­ma­cio­nes, pe­ro pa­ra los chi­nos las razones que jus­ti­fi­can las di­fe­ren­cias de ener­gía en­tre los nú­me­ros son bas­tan­te más sen­ci­llas de ex­pli­car. Vea­mos.

1. Es el co­mien­zo del ele­men­to Agua, el ori­gen. Pa­ra la cul­tu­ra chi­na es im­por­tan­tí­si­mo ya que 1 es Tao, único, to­do el uni­ver­so tie­ne una úni­ca ver­dad y es Tao. Su sig­ni­fi­ca­do es el co­mien­zo de la vi­da, del uni­ver­so. Per­te­ne­ce al ele­men­to Agua por­que don­de hay agua hay vi­da. Tam­bién es la unión ideal de los se­res. Es el co­mien­zo de Yang.

2. Es el co­mien­zo del ele­men­to Fue­go; co­rres­pon­de a las re­la­cio­nes de a 2 ya que pa­ra que ha­ya fue­go tie­ne que ha­ber 2 sus­tan­cias que se com­bi­nen. Se vin­cu­la con las emo­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te con la pa­re­ja. Es de bue­na suer­te y, pa­ra atraer­la, siem­pre los ta­lis­ma­nes se co­lo­can de a pa­res.

3. Re­pre­sen­ta el co­mien­zo del ele­men­to Ma­de­ra. Lao Tze di­ce que Tao na­ce de 1 (Wu Chi), de 1 na­cen 2 (Yin Yang) y de 2 na­cen 3 (Tai Chi, que es el in­ter­cam­bio, la ar­mo­nía, de Yin Yang); es de­cir el Cie­lo, la Tie­rra y la Vi­da. El 3 es la sín­te­sis del Tai Chi, la ar­mo­nía to­tal. En el idio­ma can­to­nés (ha­bla­do en la ciu­dad de Can­tón, al sur de Chi­na) la pro­nun­cia­ción de 3 sue­na igual que la pa­la­bra desa­rro­llo, por lo cual se le da una gran sig­ni­fi­ca­ción y se con­si­de­ra que tie­ne una muy bue­na ener­gía. Tan­to en Oriente co­mo en Oc­ci­den­te, an­tes de rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad en con­jun­to se pre­de­ter­mi­na que el co­mien­zo se­rá a la cuen­ta de 3, es de­cir to­dos uni­dos en un mo­men­to de­ter­mi­na­do.

4. Co­mien­zo del ele­men­to Me­tal, que na­ce de la tie­rra. Se tra­ta de un ci­clo com­ple­to, por ejem­plo las 4 es­ta­cio­nes y tam­bién 4 for­mas, es de­cir Tai Yin, Tai Yang, Shao Yin, Shao Yang. Su so­ni­do se ase­me­ja a la pa­la­bra con­ten­to, sin em­bar­go en can­to­nés el so­ni­do es si­mi­lar a muer­te por eso mu­chos chi­nos evi­tan cru­zar­se con ese nú­me­ro; el te­mor lle­ga a tal pun­to que en los res­tau­ran­tes no ocu­pan nun­ca una me­sa que ten­ga el 4 o cua­tro si-

Cuen­ta la le­yen­da que el sa­bio Fu Xi des­cu­brió es­te dia­gra­ma di­bu­ja­do en el lo­mo de un ca­ba­llo que emer­gió de las aguas del río Ama­ri­llo. In­ter­pre­tar­lo per­mi­te co­no­cer la ener­gía de ca­da nú­me­ro y la in­fluen­cia que la pre­va­len­cia de al­guno ten­drá en nues­tra vi­da.

tios, tam­po­co acep­tan un nú­me­ro de te­lé­fono que co­mien­ce con él, una ha­bi­ta­ción de ho­tel, etc.

5. Co­mien­zo del ele­men­to Tie­rra. Es un nú­me­ro com­ple­to muy im­por­tan­te por­que es­tá di­rec­ta­men­te aso­cia­do a los 5 ele­men­tos; po­see to­da la po­ten­cia ener­gé­ti­ca de la Tie­rra, su par­te más pro­fun­da y prós­pe­ra.

6. Es el nú­me­ro del éxi­to, per­te­ne­ce al ele­men­to Agua que na­tu­ral­men­te flu­ye y con ese mo­vi­mien­to atrae la bue­na suer­te. Tam­bién se con­si­de­ra po­si­ti­vo por­que pre­sa­gia el desa­rro­llo tan­to en la vi­da per­so­nal co­mo en los ne­go­cios.

En con­tra­po­si­ción con la cul­tu­ra cris­tia­na, pa­ra la cual es el nú­me­ro del de­mo­nio, los chi­nos sue­len uti­li­zar el 666 co­mo sím­bo­lo de má­xi­ma for­tu­na.

7. La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad cam­bió a par­tir de la apa­ri­ción del fue­go y es­te nú­me­ro re­pre­sen­ta la fun­ción del ele­men­to Fue­go. To­dos los ci­clos com­ple­tos pa­ra la Tie­rra com­pren­den al nú­me­ro 28. Por ejem­plo, la Lu­na tar­da 28 días en com­ple­tar sus cua­tro fa­ses, es de­cir 7x4. Es un nú­me­ro im­por­tan­te tan­to pa­ra orien­ta­les co­mo pa­ra oc­ci­den­ta­les, por ejem­plo Dios hi­zo al mun­do en 7 días. Trae mu­cha suer­te.

8. Re­la­cio­na­do con el ele­men­to Ma­de­ra, es­tá vin­cu­la­do con el desa­rro­llo. Se co­nec­ta con el Pa Kua (los 8 tri­gra­mas), que re­pre­sen­ta los in­ter­cam­bios de ener­gía de la n atu­ra­le­za. Exis­te un ho­tel en Bei­jing don­de los nú­me­ros de to­das las ha­bi­ta­cio­nes ter­mi­nan en 8, por ejem­plo el 4° pi­so a la ha­bi­ta­ción 1 se le agre­gó un 8, por lo que ter­mi­nó sien­do 4° 18. Con es­te sis­te­ma lo­gró te­ner una gran clien­te­la. Es el nú­me­ro más re­que­ri­do pa­ra las ma­trí­cu­las, pa­ra la nu­me­ra­ción de las ca­sas, nú­me­ros de te­lé­fono, etc., y hay quie­nes pa­gan gran­des su­mas de di­ne­ro pa­ra con­se­guir­lo. La pro­nun­cia­ción del 8, tan­to en man­da­rín co­mo en can­to­nés, se ase­me­ja a las pa­la­bras cre­ci­mien­to, ri­que­za y ex­pan­sión, por esa ra­zón los chi­nos lo usan pa­ra in­vo­car la pros­pe­ri­dad.

9. Per­te­ne­ce al Me­tal, el ele­men­to más po­de­ro­so de la na­tu­ra­le­za, el nú­me­ro má­xi­mo. En Chi­na an­ti­gua­men­te era uti­li­za­do úni­ca­men­te por los em­pe­ra­do­res; por ejem­plo, en los por­ta­les de los palacios se co­lo­ca­ban he­rra­jes de oro y se dis­po­nían 9 en for­ma ho­ri­zon­tal y 9 en for­ma ver­ti­cal. Su pro­nun­cia­ción es si­mi­lar a la pa­la­bra du­ra­de­ro, por eso re­pre­sen­ta la lon­ge­vi­dad.

10. Es fun­ción del ele­men­to Tie­rra, es má­xi­mo de Yin. Sig­ni­fi­ca to­ta­li­dad, por es­to se lo re­la­cio­na con con­cep­tos abs­trac­tos ab­so­lu­tos co­mo la be­lle­za, blan­cu­ra, etc. Se usa pa­ra ha­ce re­fe­ren­cia a co­sas que lle­ga­ron a su pun­to má­xi­mo. Es má­xi­ma tran­qui­li­dad, por eso se usa en ám­bi­tos de re­la­ja­ción.

Es­tu­diar los nú­me­ro es es­tu­diar con­cep­tos, por es­to nun­ca ter­mi­nan de ex­pli­car­se com­ple­ta­men­te, só­lo se pue­de ha­cer re­fe­ren­cia a una par­te muy pe­que­ña de una de­ter­mi­na­da si­tua­ción, pe­ro el con­cep­to abar­ca mu­cho más que es­to.

In­ter­pre­ta­ción del He Tu

El He Tu es el dia­gra­ma que, se­gún cuen­ta la le­yen­da, fue des­cu­bier­to por el sa­bio Fu Xi mien­tras me­di­ta­ba a ori­llas del río Ama­ri­llo. Ocu­rrió que un ca­ba­llo emer­gió del río y al sa­cu­dir­se pa­ra eli­mi­nar el agua del cuer­po, que­dó plas­ma­do en su lo­mo un di­bu­jo. Fu Xi cre­yó que era un men­sa­je di­vino, se apre­su­ró pa­ra co­piar­lo y lo lla­mó He Tu, es de­cir di­bu­jo del río. De es­ta ma­ne­ra na­ció la cul­tu­ra del es­tu­dio y co­no­ci­mien­to de los nú­me­ros don­de ca­da uno se re­la­cio­na con una de­ter­mi­na­da ca­rac­te­rís­ti­ca y ener­gía.

Pa­ra com­pren­der ese dia­gra­ma mi­le­na­rio (ver dia­gra­ma su­pe­rior) hay que te­ner en cuen­ta que los nú­me­ros im­pa­res, re­pre­sen­ta­dos en co­lor blan­co, po­seen ener­gía Yang y los pa­res, re­pre­sen­ta­dos en co­lor ne­gro, ener­gía Yin.

El 1 se en­cuen­tra en la par­te in­fe­rior ya que de él na­ció el Agua; de­ba­jo es­tá el 6, que es el se­gun­do nú­me­ro Yin, y es el lu­gar don­de cre­ció el Agua, es de­cir don­de se en­cuen­tra la ma­yor can­ti­dad de ella.

En la par­te su­pe­rior del dia­gra­ma se en­cuen­tra el 2, que es el pri­mer nú­me­ro Yin, re­pre­sen­ta al Fue­go; so­bre él es­tá el 7, es de­cir el se­gun­do nú­me­ro Yang, es Yang pu­ro, y se re­la­cio­na con el cre­ci­mien­to de Fue­go y con los ci­clos de 7 días.

A la iz­quier­da es­tá el 3, se­gun­do nú­me­ro de Yang, que re­pre­sen­ta a la Ma­de­ra; a su la­do el 8, Tie­rra Yin pu­ro, don­de cre­ce la ma­de­ra y la raíz es pro­te­gi­da.

A la de­re­cha se en­cuen­tra el 4, Yin, el co­mien­zo del ele­men­to Me­tal y a su la­do el 9, má­xi­mo Yang, fun­ción de me­tal.

En el me­dio es­tá el 5, Yang, ener­gía del Cie­lo que ge­ne­ra el ele­men­to Tie­rra; la ley de la Tie­rra se ri­ge por el Cie­lo. Al­re­de­dor del 5 es­tá el 10, má­xi­mo Yin, el cre­ci­mien­to de la Tie­rra.

Es­te es­que­ma tam­bién re­pre­sen­ta los cin­co ti­pos de Chi y sus res­pec­ti­vas di­rec­cio­nes: el Agua es­tá en el Nor­te, la Ma­de­ra en el Es­te, el Fue­go en el Sur, el Me­tal en el Oes­te y la Tie­rra en el Cen­tro. En los an­ti­guos ma­pas chi­nos el Sur es­ta­ba en la par­te su­pe­rior y el Nor­te en la par­te in­fe­rior. Los sa­bios chi­nos se ba­sa­ron en que el ca­lor pro­ve­nía de la par­te de arri­ba de su re­gión y el frío de la par­te de aba­jo; a la iz­quier­da no­ta­ban que la ve­ge­ta­ción era muy abun­dan­te y a la de­re­cha que exis­tían gran­des mon­ta­ñas de ro­cas. Ba­sán­do­se en es­to, de­ter­mi­na­ron que arri­ba era Fue­go, aba­jo Agua, a la iz­quier­da Ma­de­ra y a la de­re­cha el Me­tal, la Tie­rra era con­si­de­ra­da el cen­tro de to­do. Así es co­mo fue­ron in­cor­po­ra­dos y ubi­ca­dos los 5 Ele­men­tos en el He Tu.

Los nú­me­ros y la sa­lud

Ca­da ór­gano de nues­tro cuer­po se re­la­cio­na con un nú­me­ro y tam­bién se co­rres­pon­de con un ele­men­to que a la vez se re­la­cio­na con un nú­me­ro al cual siem­pre se le de­be su­mar el 5, que es la ener­gía del Cie­lo que ge­ne­ra la Tie­rra. Ca­da ci­fra ob­te­ni­da po­see una mo­ral y de­pen­dien­do de si ella se res­pe­ta o no, sur­gi­rá un es­ta­do de sa­lud. Por su­pues­to, es­to tam­bién se ba­sa en el dia­gra­ma He Tu.

Las cin­co mo­ra­les de los nú­me­ros son:

RÉN: Ma­de­ra, hí­ga­do, nú­me­ro 3 + 5 = 8, Bon­dad

YÌ: Me­tal, pul­món, nú­me­ro 4 + 5 = 9, Jus­ti­cia

LI: Fue­go, co­ra­zón, nú­me­ro 2 + 5 = 7, Res­pe­to

ZHI: Agua, ri­ñón, nú­me­ro 1 + 5 = 6, Sa­bi­du­ría

XIN: Tie­rra, Ba­so, nú­me­ro 5 + 5 = 10, Con­fia­bi­li­dad

Cuan­do una per­so­na pier­de al­guno de es­tos pre­cep­tos mo­ra­les per­ju­di­ca al ór­gano con el que es­tá re­la­cio­na­do, por eso pa­ra la me­di­ci­na chi­na es tan im­por­tan­te el equi­li­brio en­tre la men­te y el cuer­po.

Es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to per­mi­te in­fe­rir que co­mo ca­da nú­me­ro se re­la­cio­na con un ór­gano, per­fec­ta­men­te se pue­den uti­li­zar pa­ra res­ta­ble­cer la ar­mo­nía per­di­da y re­co­brar la sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.