No más ca­mas mo­ja­das

TAO - Tomo II - - Niños -

Se apli­ca en el pun­to Puer­ta de la Vi­da, ubi­ca­do en­tre la 2° y 3° ver­te­bra dor­sal. El me­jor mo­men­to es a la no­che, an­tes de dor­mir.

DE PIES

Es im­por­tan­te an­tes de dor­mir rea­li­zar un ba­ño de in­mer­sión de pies y des­pués abri­gar­los con me­dias, pa­ra pro­te­ger el me­ri­diano del ri­ñón.

#ONTENCIØN

Los ni­ños que mo­jan la ca­ma sue­len sen­tir­se muy mal y vol­ver­se te­me­ro­sos, es­ta emo­ción agra­va el cua­dro. Hay que apo­yar­los y no re­cri­mi­nar­los.

-ENOS LÓQUIDO

A par­tir de la ba­ja­da del sol el or­ga­nis­mo se vuel­ve más lento, ya que la ener­gía se re­trae y el cuer­po se pre­pa­ra pa­ra el des­can­so, por esa ra­zón los ni­ños de­ben to­mar me­nos lí­qui­dos cuan­do ano­che­ce. “En la an­ti­gua Chi­na se uti­li­za­ban al­gu­nas re­ce­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra tra­tar es­te pro­ble­ma uti­li­zan­do la ve­ji­ga y el ri­ñón del cer­do o el es­tó­ma­go del cor­de­ro. Se usa­ban es­tas vís­ce­ras por­que son muy bue­nas pa­ra re­for­zar la ener­gía del ri­ñón. Pe­ro hoy esas prác­ti­cas han que­da­do en desuso por­que son di­fí­ci­les de con­se­guir y ade­más no son tan ne­ce­sa­rias ya que con los con­se­jos que les se­ña­lé más arri­ba al­can­za pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma”, con­clu­ye Liu Ming

La enure­sis es la di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar las mic­cio­nes noc­tur­nas en ni­ños mayores de 6 años. Cuan­do ocu­rren an­tes de esa edad se las con­si­de­ra nor­ma­les por­que aún no han al­can­za­do la ma­du­ra­ción neu­ro­mus­cu­lar. De acuer­do a la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Psi­quia­tría Infantil y Ado­les­cen­te, el 15 por cien­to de los ni­ños mayores de 3 años se ori­nan en la ca­ma mien­tras duer­men y es­ta si­tua­ción per­sis­te en el 30 por cien­to de los ni­ños de 4 años.

En lo que la ma­yo­ría de los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den es en que tam­bién pue­de ser pro­vo­ca­da por ten­sio­nes emo­cio­na­les que sue­len en­fren­tar los ni­ños, co­mo el na­ci­mien­to de her­ma­nos, la se­pa­ra­ción de los pa­dres, mu­dan­zas, etc., y se la con­si­de­ra un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Lo que de­be que­dar cla­ro es que la ma­yo­ría de los ni­ños que se ori­nan en la ca­ma no tie­nen pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos ni uri­na­rios, es­pe­cial­men­te si el pro­ble­ma es so­la­men­te por la no­che. El pun­to de vis­ta de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na con res­pec­to a la enure­sis es al­go di­fe­ren­te:

“Pa­ra la me­di­ci­na orien­tal exis­ten tres razones que ori­gi­nan es­te pro­ble­ma, se­ña­la el maes­tro Liu Ming. De­bi­li­dad del pun­to Ming Men o pun­to de la vi­da, ubi­ca­do en la es­pal­da en­tre la 2° y 3° vér­te­bra lum­bar. Si es­te pun­to tie­ne una de­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca, en­ton­ces tam­bién apa­re­ce­rá el can­san­cio ex­tre­mo y, por la no­che, la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca in­con­ti­nen­cia.

El Chi del ba­zo y el pul­món, es­tán dé­bi­les. El pul­món con­tro­la el Chi de to­do el cuer­po, man­tie­ne li­bre el pa­so de cir­cu­la­ción de los lí­qui­dos y los dis­tri­bu­ye a la ve­ji­ga. El ba­zo con­tro­la la ener­gía del sis­te­ma di­ges­ti­vo, ab­sor­be y dis­tri­bu­ye los lí­qui­dos y ali­men­tos. Am­bos con­tri­bu­yen al buen fun­cio­na­mien­to de la ve­ji­ga. Y por úl­ti­mo, El me­ri­diano del hí­ga­do tie­ne mu­cho ca­lor y hu­me­dad, de­bi­do a la ma­la ali­men­ta­ción”. Tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les

!GUA DE ARROZ

Es muy efec­ti­va pa­ra re­for­zar el ri­ñón y la ve­ji­ga, es­pe­cial­men­te cuan­do es es­pe­sa y pe­ga­jo­sa, de­bi­do a que con­tie­ne la esen­cia del ce­real. Dar de be­ber al ni­ño una ta­za de agua de arroz, aún tibia, dos ve­ces por día, has­ta que el pro­ble­ma es­té re­suel­to.

-ASAJES

Un sua­ve ma­sa­je pa­ra re- for­zar los me­ri­dia­nos de ri­ñón y ve­ji­ga a lo lar­go de la co­lum­na ver­te­bral, a la de­re­cha e iz­quier­da de la mis­ma, su­bien­do y ba­jan­do. Allí se en­cuen­tra el me­ri­diano Du Mei, de ener­gía Yang.

La fal­ta de con­trol de es­fín­te­res noc­tur­na es un pro­ble­ma co­mún en ni­ños mayores de 6 años y se le atri­bu­ye a pro­ble­mas ma­du­ra­ti­vos y emo­cio­na­les. Pa­ra la me­di­ci­na chi­na tie­ne que ver con de­fi­cien­cias ener­gé­ti­cas. Co­mo so­lu­cio­nar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.