Guan yin, la dio­sa De la mi­se­ri­cor­dia

TAO - Tomo II - - Mitología -

Cuen­ta la his­to­ria que cuan­do su ma­dre la dio a luz to­da la tie­rra tem­bló, que una ex­qui­si­ta fra­gan­cia inun­dó el lu­gar y que del cie­lo ca­ye­ron flo­res ce­les­tia­les. La gen­te de to­do el país es­ta­ba sor­pren­di­da, la ni­ña na­ció lim­pia y lu­mi­no­sa, y su cuer­po es­ta­ba cu­bier­to por nu­bes de co­lo­res. To­dos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que esas eran las se­ña­les de la en­car­na­ción de una san­ta que ayu­da­ría a me­jo­rar el mun­do.

Bu­da fue su maes­tro y pu­do ele­gir con­ver­tir­se en in­mor­tal, sin em­bar­go, su amor por la hu­ma­ni­dad era tan pro­fun­do que des­pués de ha­ber lo­gra­do la ilu­mi­na­ción, en lu­gar de as­cen­der a la con­di­ción de Bu­da eli­gió con­ser­var la for­ma hu­ma­na y per­ma­ne­cer en el mun­do de las ilu­sio­nes, has­ta que to­dos los se­res in­di­vi­dua­les so­bre la tie­rra ha­yan lo­gra­do su pro­pia ilu­mi­na­ción, li­be­rán­do­se de sus an­gus­tias y los ma­les te­rre­na­les.

Su pa­dre era un di­ri­gen­te muy ri­gu­ro­so, in­clu­so sus hom­bres de con­fian­za so­lían mal­tra­tar a la gen­te in­jus­ti­fi­ca­da­men­te. Y co­mo Guan Yin era una mu­jer de buen co­ra­zón, es­ta si­tua­ción la po­nía in­có­mo­da y tris­te, por lo cual, con­tra­ria­men­te a lo que opi­na­ba el pa­dre, ayu­da­ba a huir del lu­gar a las per­so­nas que acu­dían a ella. En una opor­tu­ni­dad se ge­ne­ró una re­vuel­ta po­pu­lar y los mi­li­ta­res sa­lie­ron a re­pri­mir sal­va­je­men­te a los re­bel­des, quie­nes en su hui­da se to­pa­ron con un río que les im­pe­día se­guir avan­zan­do; cre­yen­do que era el fin de sus vi­das im­plo­ra­ron ayu­da a las di­vi­ni­da­des y sor­pren­den­te­men­te des­de el cie­lo ba­jo un

Miao Shan, más co­no­ci­da co­mo dio­sa Guan Yin, fue la hi­ja de Miao Chuang Yen, uno de los re­yes de la Di­nas­tía Chou, en el Si­glo VII. Se­gún su nom­bre es la que es­cu­cha y atien­de los la­men­tos de los des­po­ja­dos.

gran puen­te que les per­mi­tió cru­zar el cur­so de agua y se des­plo­mó cuan­do pa­só la úl­ti­ma per­so­na, de­ján­do­los a sal­vo en una is­la. Con el tiem­po su­pie­ron que en reali­dad era la hi­ja del rey quien ha­bía acu­di­do en su ayu­da por­que por su bon­dad se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los cua­tro dis­cí­pu­los de Bu­da y, por con­si­guien­te, en una di­vi­ni­dad. Y la is­la don­de que­da­ron ha­bía si­do el lu­gar adon­de ella acu­día a me­di­tar y prac­ti­car sus po­de­res. Esa zo­na aún exis­te, se lla­ma Pu­tuo-shan (El Mun­do de La­pis­lá­zu­li), es­tá cer­ca de Pe­kín y allí se en­cuen­tra el pa­la­cio sa­gra­do de la dio­sa, don­de arde la lla­ma de la mi­se­ri­cor­dia, el amor, y la com­pa­sión pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes de la tie­rra.

Guan Yin es muy po­pu­lar en Chi­na, don­de se la in­vo­ca cuan­do una per­so­na es­tá mal de sa­lud o no le va bien en la vi­da. Sus fie­les di­cen que ella siem­pre acu­de rá­pi­da­men­te, siem­pre y cuan­do quien im­plo­re sus po­de­res ten­ga un co­ra­zón no­ble.

Sus pro­di­gios for­man par­te del acer­vo cul­tu­ral, co­mo la le­yen­da de aquel hom­bre a quien es­ta­ban a pun­to de de­ca­pi­tar con un sa­ble de hie­rro y que, al pe­dir­le ayu­da hu­mil­de­men­te, el ar­ma se rom­pió en mil pe­da­zos. Tam­bién cuen­ta la his­to­ria que su pa­dre la re­cha­za­ba de­bi­do a su buen co­ra­zón y a que no que­ría obe­de­cer­la y con­traer ma­tri­mo­nio co­mo el res­to de las hi­jas, por eso la en­ce­rró en un con­ven- to, del cual hu­yó y se re­fu­gió en la is­la. En una opor­tu­ni­dad su pa­dre es­ta­ba muy en­fer­mo y na­die po­día sa­nar­lo, en­ton­ces un mé­di­co le di­jo que pa­ra cu­rar su mal de­bía to­mar una me­di­ci­na pre­pa­ra­da de ojos y bra­zos de una mu­cha­cha pu­ra y que él sa­bía de al­guien que po­día pro­veer­lo de ta­les ele­men­tos vo­lun­ta­ria­men­te. Así ocu­rrió y el rey se re­cu­pe­ró rá­pi­da­men­te, an­te tal mi­la­gro pi­dió al hom­bre que lo lle­ve an­te la jo­ven que ha­bía he­cho tal sa­cri­fi­cio por él. Una vez fren­te a ella se dio cuen­ta que se tra­ta­ba de su hi­ja; sin po­der creer lo que ella hi­zo por él, a pe­sar de lo mal que la ha­bía tra­ta­do, le ro­gó per­dón por el mal que le ha­bía cau­sa­do; ella le res­pon­dió que no ha­bía su­fri­do do­lor al­guno e in­me­dia­ta­men­te una luz di­vi­na le otor­gó mi­les de ojos y mi­les de bra­zos.

Ver­dad o no, lo cier­to es que en Chi­na es fá­cil to­par­se con su ima­gen y se la sue­le re­pre­sen­tar de dis­tin­tas for­mas y jun­to a di­fe­ren­tes ob­je­tos. El más im­por­tan­te es el co­llar de cuentas que cuel­ga de su mu­ñe­ca, que se­gún cuen­ta la his­to­ria usa­ba pa­ra me­di­tar y con­tar los man­tras; a sus pies des­can­sa un pez lla­ma­do Niu, que sim­bo­li­za la per­se­ve­ran­cia pa­ra al­can­zar los objetivos en la vi­da. Ocu­rre que las hem­bras de es­ta es­pe­cie desovan úni­ca­men­te de­trás de las ver­tien­tes de agua pa­ra que las crías naz­can a resguardo de los pre­da­do­res. Pa­ra lle­gar a ese si­tio de­ben ven­cer a

la co­rrien­te de agua que ba­ja con fuer­za, lo que re­pre­sen­ta un es­fuer­zo ca­si so­bre­na­tu­ral; sin em­bar­go, in­sis­ten has­ta lo­grar­lo, aun­que mu­chas ve­ces mue­ren en el in­ten­to. En otras imá­ge­nes tam­bién pue­de ver­se a la dio­sa Guan Yin cru­zan­do el mar sen­ta­da o pa­ra­da so­bre un loto o con sus pies so­bre la ca­be­za de un dra­gón, lle­van­do una ca­nas­ta de arroz. Es­to quie­re de­cir que a los que acu­dan a ella nun­ca les fal­ta­rá el sus­ten­to.en al­gu­nas re­gio­nes es se­ña­la­da tam­bién co­mo la pro­tec­to­ra de los ni­ños y las mu­je­res, es­pe­cial­men­te de las em­ba­ra­za­das, y se ase­gu­ra que es­cu­cha las ora­cio­nes de aque­llas pa­re­jas que no con­si­guen te­ner hi­jos.

Otra ver­sión re­la­ta que cuan­do Guan Yin vi­vió en la tie­rra era muy co­no­ci­da por ca­si to­do el mun­do de­bi­do a su mi­se­ri­cor­dia y que a me­nu­do la gen­te se di­ri­gía a su tem­plo pa­ra que ella los asis­tie­ra en la trans­mu­ta­ción de su pro­pio karma des­truc­ti­vo e im­plo­rar mi­se­ri­cor­dia. En esa épo­ca ella vi­vía en un tem­plo, pe­ro en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos del año via­ja­ba con su cor­te es­pi­ri­tual a lo lar­go de gran par­te del Asia Orien­tal pa­ra ayu­dar a la gen­te que no po­día rea­li­zar la larga pe­re­gri­na­ción has­ta su san­tua­rio. Par­ti­cu­lar­men­te, ayu­da­ba a los ni­ños y a sus pa­dres a re­di­mir sus kar­mas des­truc­ti­vos, pa­ra que pue­dan ma­ni­fes­tar más rá­pi­da­men­te la per­fec­ción de sus pro­pias al­mas. Cuen­tan que bau­ti­za­ba con fue­go vio­le­ta a los ni­ños que eran traí­dos a ella pa­ra la ben­di­ción y que du­ran­te la ce­re­mo­nia los sos­te­nía en sus bra­zos y tras­mu­ta­ba el karma, in­vi­si­ble pe­ro des­truc­ti­vo, de los pe­que­ños an­tes de que pu­die­ran ex­te­rio­ri­zar las aflic­cio­nes del al­ma, men­te, y cuer­po, ener­gías des­truc­ti­vas ge­ne­ra­das en vi­das pa­sa­das, li­be­rán­do­los de to­do mal.

En la ac­tua­li­dad es ve­ne­ra­da en va­rias re­gio­nes y sus de­vo­tos sue­len agra­de­cer su in­ter­ven­ción en di­ver­sos asun­tos me­dian­te una ple­ga­ria a ella de­di­ca­da que di­ce: “Nun­ca bus­ca­ré ni re­ci­bi­ré sal­va­ción in­di­vi­dual, ex­clu­si­va; nun­ca en­tra­ré a la paz fi­nal so­la, sino que pa­ra siem­pre y en to­do lu­gar, vi­vi­ré y pug­na­ré por la re­den­ción de ca­da cria­tu­ra en el mun­do de la ilu­sión de la exis­ten­cia con­di­cio­na­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.